Varón negro

Varón negro        x+
marqués de honor.
Picón de brasero
en cuencos de arroz.

Zumo de naranja
con sabor a limón.
Cólico nefrítico/
asqueroso dulzor...

¿No sería más fácil
reventar tu chichón?
¿No sería más viril
dinamitar tu alusión...
o derramar tu sangre
sobre nichos de adiós?

¿Por qué no callaste
atrevido simplón?
¿Por qué te colaste en la lata
del flácido corazón...?

¿Acaso no sabes
que tu sabia embriaga,
que tus insinuados flirteos
provoca constantes devaneos a la razón?

¿Acaso olvidaste,
sueño de algodón...
que tus nervios sólo son 
un mero y casual revolcón?

P.D.
Nada aflige más a nadie
que una realidad mal entendida/atendida...
La noche 
en un intento de hacer las paces con ella
lo echa todo a perder
-porque no atina-.

En la oscuridad/ como la luz 
ciegan la visión objetiva del entendi-miento
convertiéndolo todo en tormento/
tormentas
donde el globo del tiempo se aleja
mientras se desinfla
silbando tu canción favorita...
quedándote en los puros huesos/
chupado/goteando por su boca 
las babas-saliva de tu alma afligida.

Somos prisioneros 
del que sin estar lo parece...
Somos los rehenes 
de un secuestro fallido/ficticio
donde nadie nos espera más allá de la espera.
Somos una muestra de la nada 
delante 
del espejo de Alicia.


Vale mucho más

Vale mucho más             x+
el momento que llega     
cuando te sorprende sin cita previa
-y no lo esperas- 
al que te invitan/tenías apalabrado
ya sin remedio...

Vale mucho más imaginarte el saldo/
saludo de un beso 
en el rostro del cariño evocado...
que mil abrazos del mismo
tras el rastro de su  deseo esclavizado.

Vale mucho más cien sueños,
-los mismos gritos que diste al silencio-,
aquella tarde cálida 
mientras el sol calentaba tus sesos...
que cientos de realidades 
que te dejen después perplejo.

Valen los mismos pájaros, que en su vuelo,
con su canto alegran la pesada carga/
-tarea en la colmena-
colgando de sus nidos la atragantada desazón
que se convierte cada mañana en una celda.

Valen igual tus cálidas añoranzas
navegando sin rumbo... 
náufragas entre las naves esquivas,
que intuitivas conquistaban
a más enemigos de los que huían.

Vale mucho más el fiel suspiro
que se coloca, -ajusta la corbata-
ciegamente fiel a su cita
encerrado en la caja de Pandora
antes de que vengas abrirla.

Valen más las pequeñas acciones
cuando se prestan y no te las devuelven,
que las camisas sudadas
en este campo/cuerpo de pasiones.

Valen o ¿no vales?
Es algo que debes saber...
¡cuanto antes!

P.D.
Tanto el mal como el bien están por igual
al abrigo, en el pecho de cada uno.
Siempre es más cómodo y divertido
hacer el primero,
porque lo sufre y/o padecen los otros,
el segundo, apenas lo disfrutas.

El mal es un deshecho/lastre desheredado
que hay que soltar,
porque si no...  arraiga en nosotros 
y echa raíces
en la distancia entre tú y el yo de antes.

Tanto el mal como el bien se piensa, se siente
porque forma parte del alma del instinto... 
-no puede ser neutro-
ni en sexo/pensamientos/ni de futuros.

Somos el ser que quemando sus naves
cree alcanzar el cielo...
-un payaso de función de tarde
para niños huérfanos-.

Somos un sueño atrapado en la red de araña
del cazador de sueños/cerebro... 
jugando a la guerra en sus trincheras
mientras morimos -incosciente-mente felices-
creyéndonos de verdad/a la fuerza
fuera del sueño.










Reportero castrense

Reportero castrense     x+
en burdel de alcoba.
Privilegio de sapo
en el salón de los castigos...
Espía eventual
de carcajada marital.

Nunca querrás morir
porque muerto estás...
Nunca querrás vivir
sin el más allá.
Nunca será poco
hasta que dejes de soñar...

Recuerda que la vida
es un movimiento amable
en la supervivencia/sepultura 
de tu ser animal 
-desenfundado 
de la cartuchera del tiempo-.

Puede que algo diferente...
con los mismos colgajos
-mejor o peor-
pero como los demás.
Sólo eres otra oportunidad
de un mundo casual.

P.D.
Y tú abrazado/agarrando farolas
como un borracho perdido
en mitad de la noche.
Con los ojos extraviados
por los reflejos de la luz
en el cielo de los charcos...

No podemos escapar
de esta trampa.
-Somos la cobaya
en la mesa de experimentos
del laboratorio de Dios-.

Somos lo que nos dejamos hacer...
Mientras sigamos sin conocernos
nunca sabremos contra quién luchar/
Amén.

Esto es como un juego…

Esto es como un juego...        x+
disfrutas en no perder
y si ganas te disculpas.

Todo da igual,
nada hay que merezca la pena...
hasta que llega alguien y lo pervierte/
lo hace atractivo.

Sí...
La pose que huele,
que lleva la gente
de sus retretes diarios/celestes
-enfermeros/y ATS de su muerte-.

Entonces pereces
junto al instante/un segundo
que nunca debió existir
que no se detiene
-con su cojera-/
Con tu oreja pegada
al silencio de la caracola
en ese mar interior, de lo tuyo...

Es el perpetuo desquicio...
Decir sólo al papel
que no estás conforme;
que no das con la solución...
que no tienes lugar ni sitio
en este teatro/bosque/burdel de mentes.

P.D.
Todas las derrotas, victorias/culpas
y deshonras de la humanidad
se pueden guardar/caben
en un solo hombre... ¡tú!”

Gusta y disfruta en utilizar
todo lo que te rodee/-acosa hoy-
para romper su cerco
antes de que no te dejen salir a flote...

La mejor herramienta para deshacer
es hacer de lo que gustes/buena-mente puedas...
El que lo intenta se contenta a/de sí mismo 
-o algo por el estilo-.

Tampoco hay que velar/ -de continuo-
inventar en/a cada instante
un lugar sublime-singular 
donde se podría/puedas vivir 
para el resto de la eternidad.
¡Tampoco es eso...!

Ya tienes bastante contigo/ 
-ahora es el momento-
¡Tú eres el modo/
mundo de todo cuanto existe!
...El secreto no está en la masa,
ni en el pastelero/panadero/sepulturero...
está en el organísmo que lo consume
-seas gusano/tierra/hueso-.

Tú eres el Dios de tu vida,
el ser de tu sueño.
Tú eres lo que nunca volverá 
de ninguna parte ya/
ni en forma... -más que esta-.

Entretanto te lo piensas...
¿Notas el sabor a verde de la muerte 
en la saliva?
O es el barro/beso del amor que te debes?
Por si un caso, ¡traga!
Mientras humedeces tus labios
y pules tus palabras/actos...

-Esa es la vida-
sentirte único/como algo capaz 
de generar más vida...
Somos el otro hacedor
-de lo que sea-.
Todo vale, ya nada tiene precio...

A esa cotilla fulana

A esa cotilla fulana      x?
de tantas ganas frustrada
que encuentra en sus vecinos,
como presa del sadismo,
como fiel alimaña...
el más asqueroso de los consuelos,
el más ruin de los desvelos/
ser su espejo teatrero.

Su lengua lanceolada
se funde con sus ansias y añoranzas...
se tritura pisando telarañas,
se perfuma de mierdas enlatadas
de andar por charcas mundanas
...y resulta salpicada
sin dejar de ser una rata.

A esa monstruosa paridez
engendro del globo terrestre...
a esa prostituta en desidia
la quiero ver acurrucada,
mordiéndole a la madre naturaleza
en sus genitales mal olientes.

O tal vez... engarzada
en las muelas de un molino
rebobinándola como una lombriz,
picándola en cada risco.

O mejor... desnuda
de cualquier aforismo.
Simplemente
retorciéndole el pescuezo
donde la pille
-allí mismo-.





No siento

No siento que esto empiece        x+
solo que pueda terminar.
No quiero que nada pase,
sólo que deje de pasar...

Me gustaría recogerme en mi yo
y pedirle a los dioses
que me ayuden con mi torpeza,
con mis faltas en general.../
reducto de mi incultura social
e intelectual.

Me gustaría tener algún principio,
aunque fuera uno...
antes de marcharme hacia el juicio final.

No consigo entrar en órbita/ni despegar,
arrancar hacia lo más alto.
Estoy preso, no entiendo nada...
-navego de calamidad en calamidad-.

P.D.
Es una bendición y una gran satisfacción,
tener las ideas claras... -cuando lleguen-
aunque tarden toda una vida/
aunque duren toda una eternidad.

Sobre los bosques de cemento

Sobre los bosques de cemento     x
trillados por el astro rey,
exultante en su demencia
la luz quiere colarse otra vez.

Pergaminos de alabastro se abanican
por las fachadas en tropel
tapizando hasta las sombras
de tan símil vetustez.

Trovadores furtivos
entre cristales, persianas y pared
despiertan al vulgo,
con la ortiga danzarina
de réquiem y amén.

Es el efebo
que abdica su desnudez
tributando con monedas
de jaspe y miel.

Sus pestañas de oro
ornamentan los esqueletos
de la cabeza a los pies.

En derredor, su calor,
-blasón enjuto-
tiñe cualquier palidez
con la esmeril mortaja,
emblema coqueto de doncel.

Sus guijarros son chispas
que desperezan al vulgo
en el paréntesis de su timidez,
hasta en esas horas de siesta
de la engruda idiotez.

Cansado, al atardecer
se desviste entre las montañas
de su traje de arlequín,
devorado en el estanque azul
con su traje de rubí.

Hasta que tire del cordón
que le lance al sumidero gris,
su amada, la luna,
esa señora
que le viene a despedir.

Y así, entre cabezas de alfileres
que zurcen al escondite
su brillo por los aires...
con las velas arriadas
se sujeta en el mástil
de su ir y venir.
Como casto
y cumplido embalaje.
Cobijo esperado/
fiel bisturí.