Ánfora sin cocer

Ánfora sin cocer,          xx
alquimista de esgrima.
Navaja de carne y sed...
vil pesadilla.

Podría rasurar tu vientre
ardiendo en su lidia.
Podría navegar en tu cuerpo
hasta perderme sin vida...

Ayer creé mil fantasías
y hoy, una a una,
me lapidan en agonía.

Ayer fui seducido y seductor
de los encantos de cada día,
...y hoy no veo ni las tripas
que evacuan mi desquicia.


P.D.
Estamos preñados -en cuerpo y alma- 
del barro/
rebabas
sobras en los dedos del alfarero.

Somos lo que Él ha hecho de nosotros...
-el reflejo de su ideal/
un pensamiento de polvo/agua y tierra- 
                                           Nada.

-¡Ya ves! En lo que creas/crees...  
te termina matando.





Tu mundo en cinta…

Tu mundo en cinta...     xx
una cita sin despegar/despejar?

Polvo en los tobillos, cueva/solar donde tu ego entra
                                        y se multiplica, 
           -se mutila en su eco de letanías...-
           La peonza girando con el rostro desencajado.

Con los años ya no te imaginas ni dibujas 
       viéndote en el reino de los cielos,
                                ya paraíso perdido
                     aquí en La Tierra...
-Ni el cura ni las monjas te han convencido de nada-.

Te has convertido en barrio a las afueras.
El odio al sonido/silencio del cansancio, la resignación 
            se puede convertir en una pistola a la sien... 
                   Prende la envidia y nos decapita/
           precipita al vacío tras la bala de su disparo...
A veces se acostumbran a tu olor sin acercarse ni atacarte
/son los perros de la noche.
-Ya he tenido bastante pasión por hoy... -cuelga cariño-.

Si nadas contra corriente puede que te arrastre 
                                     cuando no puedas más.
                       -¡Puto Karma... deja ya esos libros!


                           

Se camufla en la sombra

Se camufla en la sombra        x?
el nervioso de un decir,
y entre barro de algodones
la idea se quiebra en mil.

Paladeas la suave brisa
puntiaguda y bruja de una frase,
...y entonces das comienzo al frío
que congela tus engranajes.

Y así... se ahorca la lengua
en el filo de tal fraude
guardando en el nicho de tu frente
lo que ignoras, 
lo que sabes.

P.D.
¿Saber o no saber?
esa no es la cuestión.
La cuestión es 
saber lo que se sabe...



El día se parcela

El día se parcela                 xx   
en estadios llenos de espectadores/  
    depredadores observando/pendientes de lo que hagas...
Los cuatro puntos cardinales del Universo en vilo 
esperando que te decidas.

¿¡Verdad que no!?
¡Verdad que la vida es más sencilla!

¡Qué te lo crees mucho tú...! 
         ¡Bobo, que eres un bobo!

-No, yo no creo en nada a lo que no le pueda tirar piedras...
¡Eh... qué es para el otro lado!


Que siempre haya alguien más listo…

Que siempre haya alguien más listo.../    xx-    
                            audaz que tú.  
Incluso que haga que te entiendas y conozcas mejor 
cuando lo lees...
Sólo es una coincidencia, un extravío de la casualidad/
canto de ave/duendes invisibles...
Claustrofóbica alucinación que te proporcionas 
en digna mímesis/teletransportación
                convertido en Capitán Memo;
                            -para más inri-.

Tu auténtico demonio.../ángel verificador
espera 
a las puertas del cielo... 
con la única copia de la llave maestra 
             con la que puedes entrar.
¡Eres único, -idiota-!

Nadie/ni nada... por más que lo parezca
debería, ni nos debe hacer sentir                  
                como lo que ni ellos saben que son
-es una aproximación al catón del parvulitos
que nunca nos dejamos atrás...-
Ellos largaron y punto.

A la postre... la eterna complejidad de los elementos,
y sus fisuras en el cosmos
no debe darnos pie 
a aceptarnos hijos adoptivos/putativos
de nadie
-credo ideológico/influencer, religión, poetas...-.

Todos ellos, perros/-guerreros- en el magisterio 
de la santa cloaca/incombustible don de la palabra...
imagen 
que alguien ha procurado preservar 
                     hasta nosotros. 
Y por consiguiente... 
rechazaron/aniquilaron a otras.                  
Por lo que todo tiene de turbio.../injusto, arbitrario.

Desde Homero que pudieron ser más de mil,
hasta el Eclesiastés que lo fue...
Pessoa que se amargó a sí mismo con su soledad/
al Ovidio complaciente.
Shakespeare plagiando a sus coetáneos 
o Cervantes a una mano.
O el Papa Francisco, todo rellenito... 
que les sigue repartiendo hostias/su bendición
y generando santos, beatos, etc.
-todo sea por la causa-.
Igual que otras multinacionales del interés propio...

Algunos entre el saque y los bosques de bambú
a los perdidos.../malditos del absenta.
Pérfidos 
de la sociedad alcoholizada, 
colonizada por una filosofía pura radical...
Suciedad actual confesional de entes/antes y del ahora
vomitiva,  
en la que todos nos vemos dispuestos a seguirles; 
al menos de mente
hasta la muerte global de nuestro espíritu
                                  así secuestrado...   

Pues no, no hay nada nuevo bajo el sol/ o sí...?
-Como esto...- todo está dicho y además
en múltiples ocasiones, en todas las direcciones de las lenguas
y a todo color.
Sólo queda vivir la vida... la que llevamos entre manos/
nos pertenece.
Eres su dueño, no te dejes embaucar/
embadurnar con los Santos Oleos 
             antes de haber muerto/ y de verdad.

Nadie nos va a salvar...
ni aquí/ ni en cualquier otro mundo.
Esto/eso es todo... cara de conejo/ojo derecho de Elmer Gruñón.
Ya has visto como acaban 
          sus preferidos/...   -llenos de perdigones-

Y no sé... pero es que/ si sigo... no acabaría nunca...
¡Es tanto lo que no me encaja y desajusta!
Tal vez sea el recipiente o la serpiente...
                                      ¿Quién sabe? 
Y si no fue ella la que nos creó y/mordió 
como mascota 
que somos de Dios -a su imagen y semejanza...?-
 -pues qué no lo entiendo!
O tal vez sea la nada preparándonos para el sacrificio.

-Más bien eso último... 


Unos días vividos sin marcas;

Unos días vividos sin marcas,    x?
unas preguntas secas de escarcha,
unos pasajes, unas romanzas...
Todas la noches paridas
                  en volandas.

La música sugiere un exceso
mientras que su ritmo
te deja algo tierno...
Todo el embrujo que manaba
se fuga por el cable
que te sujeta al suelo.

Ya nada aumenta su tamaño...
te pierdes en el trastero.
Céfiro asalariado.
Empuje postrero.

Por no valer, ni sales,
olvidado en tu encierro.

P.D.
Cada día es el huerto
donde plantamos nuestros sueños/
el verdadero colchón de la noche.