Trato de pasar

Trato de pasar inadvertido         xx+.  
        a la clandestinidad de mi cerebro,
en la soledad/-independencia de mis silencios...-
pero me conozco de antes, y lo sé.
Es imposible.
-La buena sintonía/conjunción entre mis diferentes "yo"
es pura casualidad -una utopía-.

Me despierto retorcido
     -como los brotes tiernos del naranjo
              acosados por el minador o las agujas
del sarmiento agarradas al alambre guía-
aplicándome calmantes de todo tipo
por cualquier orificio/
agujero...

¿Cómo recuperar el tono de lo que me toca ser/
sanar/sonar bien... 
acorde con el mundo sensorial/interestelar 
     del que me siento no menos que cebo de ratón?
...por lo pronto antes del Apocalipsis/exterminio-
                               para que el gato/
              látigo del creador siga dormido
y no se cebe demasiado en el erial de mis carnes...

Esa crueldad incierta, lívida, vilipendiada
a la que me voy acercando/sometiendo
como una promesa 
compartiendo/compatible hasta ahora con mi holocausto, 
contaminando el bosque salvaje
de una escarcha maléfica/maldecida... 
                             -mi melancólica-.

Me siento abatido, alcanzado...
vuelto/disperso/dispuesto "nivel mil"
                             a la contra/ 
contraria de cualquiera que se me acerque... 
    -como un perro atado al carro de su amo celoso
en celo-. 
   
Me voy reduciendo, arrasado/arrastrando
sin sabor a nada/ni caso a nadie, 
ni oído, casi mudo...
con la desesperación y la rabia ahora triunfante
a flor de piel... -pero sin caer en la provocación-/
                 copado/campando a sus anchas... 
                           por cualquier camino que vaya.

En la parte trasera del descodificador/desfibrilador
decorado de este teatro ambulante
espero a que pase el resplandor de los flases/
                            -luciérnagas de la noche
relámpagos del miedo-
...y vuelva a ver con nitidez tras el espejo
en la profundidad 
la imagen del ser que pudo gobernar...
-El sol en su bola de cristal anaranjada de pitonisa
        nos saluda como un candil/canario en la mina-
Y nosotros fuera, siempre fuera...
esperando el fruto.

Apostaba contra mi indisciplina y perdí...
todo para desagradar
-como un borde-.
Se trataba de una pulsión visceral no intelectual...
No seas/ni vivas de las mentiras mientras puedas, me digo/
pero sé que soy de sentidos/sentimientos opuestos
encontrados... descontrolado!

Ese burbujeo de tristezas manando/
-como dialogos de Platón...-
pompas de mocos en el pañuelo negro de la rendición/
arriado con la cabeza arrancada al enemigo en ciernes
                               en los puros huesos.
Tibia/fémur y humero
haciendo la señal de la cruz bajo la calavera
en la capilla/barco de los despropósitos... 
como un asesino proscrito por los mares/males del mundo
                         en el infierno de los sueños.

Las "granás"/tripas y corazón de mis entrañas desgajadas
ondeando al viento entre las balas de cañón;
razonamientos 
que rompen el casco 
cáscara/cascarón del huevo de las ilusiones, 
       y me hundo... -me hundo rápido y pelágico-
Hasta alcanzar la planicie del asco/ocaso.
Como el galeón fantasma de Piratas del Caribe
va mi tropa por el fondo del mar/ 
       igual que por la pila del agua bendita
       en busca de la salvación/ y de la paz eterna.

En bloque con todo mi ejercito 
doy un paso inorgánico al frente -absorbido en vida- 
                               carne sin sangre 
que alimente ni un minuto más el cuerpo de mi alma
            allí-así entregada/en ofrenda al redentor...
-vampiro de las tinieblas-.

Blanco y frío 
para la última foto del sepelio/fin de curso,
          mirando al techo de la capilla
         dentro de mi caja de madera toda lacada...
-ante las faldas del altar-/en un carrito bien mono 
guiada por los operarios del Señor
del templo que he de pisar conquistado ya 
desde mi nacimiento con un nombre
                   en su pila/capilla del bautismo.

¡Ufff, todavía respiro... 
                Absuelto por momentos!! ¡Menos mal!!!
mientras plancho en mi mente los pétalos 
             de la margarita del destino
antes de arrancárselos de cuajo al azar/
La suerte de la vida... esa que creé y crié en mis días
de navegante por los libros
y de las palabras de la gente esclavo;
lleno de cenizas/confianzas 
porque parecían brotar desde la mismísima hoguera
verdad de Dios y de La Tierra
engendrando una cadena de mentiras...
-grilletes a los tobillos y la razón-.

 -Diáfano en lo esencial- junto a todos los fieles
puestos en fila para el sacrificio...
"corre ve y dile" de mis pensamientos
...imaginados ya indispensables/imposibles/muertos de risa
en los labios que me besan al despedirse 
del cadáver florecido, aún virgen 
en el prado de esta maldita/inhóspita pesadilla
      pues veo que todo no deja de ser un sueño...
-ufffffff y otra vez... ¿¿¡menos mal-/

Ardo en la lumbre/brasas de la noche... 
sin encontrar justificación/ni argumento válido alguno.
Se agitan dentro como en un cóctel/
corazón, testículos, nervios y mercurio, -fervor distante-
en la indolente hecatombe, 
cascada/ceremonia de liturgias 
                        repetidas hasta la saciedad
con el beneplácito de un ideal utópico suicidándose/
colgado de un almendro/olivo/
olvidado igual que Judas...
nunca perdonado/
confundido/pervertido por el pecado y el dolor.

La serpiente del sufrimiento
repta huyendo por las cavernas huecas 
                           del flujo de la memoria,
        túneles vaciados de su líquido elemento
       sorbidos por el monstruo del deseo... 
hecho a sazón/espadachín que me tienta/
tiene de espaldas contra la pared
por falta de buen juicio... -y ni lo he notado
por la fuerza de la costumbre-.

Ahora... chorros de oro
del manantial de la gloria de tu divinidad futura
                            buscando el cielo...
dan cuerda al reloj/noria del viejo molino
en la vaguada de Dante. 
Talentoso recuerdo hecho añicos/convertido en polvo
igual que lo vas a estar tú, en un "pis pas"... 
 

La crisálidad de la cristiandad ha encontrado en su Biblia
todos los cuentos (Salmo 23)
que te harán dormir para siempre
                         ya tranquilo en su Amén.
-No te despiertes mi niño, el hombre ya te alcanzó.

¡Por Dios...! ¡sigo dentro del sueño! 
...Es que no te das cuenta¿?
                 ¡Por favor/ quiero salir de aquí, 
que alguien me ayude/sáquenme de aquí/ quiero huir...
Ser otro, en otro lugar, en otro cuerpo
en la nada tal vez.../también¿?
envasado al vacío como una nave/cámara de gas congelada
hibernando sin despertar 
para el resto en la existencia/espacio-tiempo...

-¿Pero no estás ya así...?
...Todos andamos/estamos necesitados de escribir 
alguna tontería -de vez en cuando-
aunque sea con los ojos de la imaginación en la lectura/
¡Qué sepas, que cierta clase/tipo de frialdad/crueldad... 
¡espabila!

Ya lo sé, guapetón... 
por eso te llevo a ti de guardaespaldas/ y las pastillas.
Anda, cántame esa canción de Whitney Houston.
-¡No, que rompes a llorar...!

*Publicada anteriormente 03/09/18

Mis asedios

Mis asedios son mis caprichos...    xx+ 
¡Oh mundo/yo 
         qué difícil me lo pones/estás!

Te conocía desde que era niño/-un activista
                                  víctima tuyo-.
No deberías hacer eso conmigo...
Yo que te perdoné la vida y te mimé en tantas ocasiones.
  Eres mi problema ahora,
                     si pierdo esta batalla estoy acabado.
-¿Quién eres tú desde el más ínfimo hueco del olvido
en el alivio de la profundidad más profunda/insoldable/
                                        resucitar!?

Sé, que de alguna manera 
me echabas en falta/de menos.../ 
                           pero tendrás que olvidarme
                          -creo que es tiempo de cambio-
  igual ya no me sirves¿? Ahora soy un hombre razonable.
-Elige arma, sitio, paraje... ¡Mocoso de mierda!


* Publicado anteriormente 01/10/18



El día…

El día...              xx+
nuestro lecho de muerte.   
       Ayer, un suicidio. 
     El mañana... una agonía. 

Hoy y sólo hoy pensaré/
que pasaré por alto todo esto.
   Porque yo.../ 
yo sigo a lo mío.

-Manus  lavatmanum (“Una mano lava la otra”.)
Así es como desfila/desinfla
se desangra uno...- 
[Es el tempo de la vida]


* Publicado anteriormente  19/9/18


¡Qué ganas tengo

¡Qué ganas tengo Señor/ -de no hacer nada-!       xx+
Ufffff...
  qué ganas tengo.

¿Habrá algo más terrorífico que eso?
    -unas ganas insaciables del tipo que sean-
ingobernables/inagotables... 
acaparadoras de ipso facto, 
que te hagan presa/pis al instante.
¡Pero qué ganas tengo de no hacer nada, -por Dios-!
                              ¡Qué ganas tengo...!

Y desde el ático de la nada contemplar el cielo 
fuera de la presión de las tareas cotidianas.
       Fugitivo precoz/a priori, -de ante mano...- 
       para lo que he sido creado,
                 y no hacer salvo lo que me guste
necesite o recree mi instinto/explosivos 
del ser en fiesta.

¡Qué ganas más hermosas y lindas tengo...!
                            -babeo con sólo pensarlo-.
Desahuciado/vacío de cuantas manivelas/
prisas nos meten por el culo 
o vienen infiltradas,
camufladas hasta nuestra reconvertible ignorancia.

¡Pero qué ganas tengo... por Dios/ de no hacer nada!
      Unas ganas tremendas, 
      -que me las hago encima todo el rato- 
casi tanto que me ahogan/asfixian
con su presión en quejas-.

Me gustaría que no se quedase aquí, sólo en estas líneas...
este cuarto/-canto de sirena a la desgana-.
Quiero hacerlo presente/
               patente, real/viral, vital... virtual,
                                       -el no hacer-
el descansar y “tirarme/tumbarme a la bartola”
abiert@ de piernas... ufffffff, que gusto/ 
por Dios... al cuadrado/% x % 
a la enésima potencia.

¡Sí!, qué felices seríamos entonces...
-cada uno de los míos- 
tomándonos/ un café/cola al fresco o viendo la tele, 
mirando la gente pasar... comiendo hasta reventar: 
pastelitos dulces/helado de chocolate,
          carne, verduras, pan/ conejo de campo...
Y no importarnos nada... -ni las noticias-
ni el dolor, 
ni el puto intermedio de seis minutos de media.

Nada... solos/ la nada y tú cogidos de la mano
                              enganchados del brazo
                      -preñando el tiempo de gustos-
          y que se jodan los que nos enseñaron a morir
de esa manera tan indigna...     siempre trabajando/
haciendo continuamente cosas... 
         -por no sé qué causa-.

Dicen que para nuestra salvación/realización personal
-que nos hará libres...- 
                           ¿De qué coño hablan?
¡No, mil veces no!

Porque ya he perdido el rumbo/horizonte de la razón
        con tanta mierda, basuras que han vertido
                      encima de mi alma... Acomplejada
ahora sin atender ni saber a quién escuchar... 
-ni adónde ir-.

¡Qué ganas tengo Señor,
                    de no hacer absoluta-mente nada...!
De coger mi corazón liado en su hatillo/cuerpo
y viajar por el mundo de lo real 
o el de los sueños imaginados/preñado de las ideas 
                  vagabundo/bandolero... y sin prisas/
-¡Pero si ya no puedes ni con tu sombra, criatura!

Por eso... ahora que no puedo.
Deja que sea yo el que se descubra -todo educado/
el tatuaje- 
para cederle paso a la muerte...
Y no que me empujen con sus urgencias endiabladas/
los indeseables medios/médicos de la comunicación...
toxinas de reproducción asistida al cerebro-
bulbo raquídeo, testículos o varios.
Abyectas/directas a la sangre 
           que las reparte por todo mi ser
envenenando el sentido de la vida, ya cautivo
atrapado por los cuernos/
camino del matadero...

-¿Y las ganas en qué quedan? 
         ...esas de las que hablabas antes¿?
Está bien claro, te estoy pidiendo que me dejes en paz
                                         -de una vez-
quiero reposar la gloria del sueño. 
¡Qué -por otro lado- también estoy harto de tanto cuñazo 
de que la vida es sueño!!
¿Es que no te enteras...? Estoy harto de todo/
pezuco.
-¿Apago la luz?
Apágala!

* Publicado anteriormente 06/09/18

Parecía que despuntara el día

Parecía que despuntara el día          xx+  
                -pero no era/ni fue nunca así-.  
Estábamos al final de las fiestas del pueblo, agosto.
La luna olía a romero/romance    
tomillo de monte, espliego macho en la mota del río.
Las matas/cañas en la cola del brazal
como sables brillantes postulando...

La baranda del puente más mojada que nunca
                                    por el relente
como una siembra/serpiente de perlas.
El aroma a jazmín de la última puerta
                         por la que habíamos pasado
junto al galán de noche de turno
todavía atosigando,
incrustados en las papilas/pupilas
        del pensamiento de lo menos grotesco.

Iba atrapado en unos ojos de chispa de estrella envolventes
fuera de su cuerpo, levitando/llevándote con ellos
en su frasco de pequeñas esencias.
   Parecía/creías que lo entendiste todo
              pero no había/ -nada estaba claro...-.
Ni la generalidad del ahogo que te iba creciendo
como un borrego entregado al olor del pasto.
[¡Qué fea comparación!] 

Pero era feliz...
Y me dejaba caer hundido en el tacto de sus labios
en la piel de la punta de sus dedos
                 que se plasmó pespunteando la mía
                -dando saltitos de reconocimiento-.
      Que te apretaban conforme sentías cada pulso/
paso/latido suyo...
Era la voz de la carne hecha hombre/hambre elástico
que me llamaba ardiéndome.
-¡Ya me estoy pasando!-

Ni siquiera recuerdo si la besé del todo bien.
          Llevaba un vestido de cuadros azules
atado al cuello y la cintura
-a medida, elegante/altiva, y sus hombros de cera...-.

Sus brazos los sentía apoyados en el hierro 
esquivando mi costado
       justo cuando mi vecino...
-el de la casa de la huerta de al lado de mis padres-
apareció/se acercó hablar,
a saludarme.
Me había reconocido, quería echar un vistazo, 
                             ver con quién estaba.
               Y nos jodió bien el jodido, -de lleno!-
la posible/presumible aventura...

Ella no lo entendió/ni yo... -lo de mi corte-.
Y nos fuimos de allí callados, en absoluto silencio
hasta muy lejos
             sin que nos hayamos encontrado aún.

Todavía lo recuerdo como si fuera ayer.
Y me da pesar como si fuera hoy
                    -y no se me olvida...-

* Publicado anteriormente 14/ABRIL/18






¡Ay, tú… hoy/

¡Ay, tú... hoy        xx+
ya casi ayer/ pasado.
No te preocupes ni desanimes...
sigo aquí contigo.
Incluso después de ti/
ante el asesinato
por/de uno de los tuyos.../ -sobre mí-.

¡¿Qué sucederá?,
¿nos volveremos a ver...?
Y entonces ya no tendrás clemencia/
ni compasión conmigo... a que sí?!

Quedaré en suspenso/ 
como lo serás tú/por ti después
...en lo que fuiste.
-¡A mí esto 
se me está quedando pequeño!,
¡Corta ya...!

La nada de tu existencia pendiente...
es mi muerte diaria.
Lo que hacemos hoy.../ es el mañana del pasado.
-¡Ufffff... y dale...!
Ni que tuvieras un reloj en el pecho/
marcapasos.