¡Ay, tu… hoy/

¡Ay, tu... hoy        xx+
ya casi ayer/pasado.
No te preocupes ni desanimes...
sigo aquí contigo.
Incluso después de ti/
ante el asesinato
por/de uno de los tuyos.../sobre mí.

¡¿Qué sucederá?,
¿nos volveremos a ver...?
Y entonces ya no tendrás clemencia/
ni compasión conmigo... a que sí?!

Quedaré en suspenso/ 
como lo serás tú/por ti después
...en lo que fuiste.
-¡A mí esto 
se me está quedando pequeño!,
¡Corta ya...!

La nada de tu existencia pendiente...
es mi muerte diaria.
Lo que hacemos hoy... es el mañana del pasado.
-¡Ufffff... y dale...!
Ni que tuvieras un reloj en el pecho.


A esta mañana…

A esta mañana... -con su habitual pereza-         xx
mi cuerpo desde la cama se acerca.
Las sábanas arrugadas de tanto ajetreo/
de tantas vueltas...
ensoñiscado me calientan
y me dan un poco más de crédito.

Abriendo una esquina por donde asoma mi mano
buscando el reloj, tiento despacio/sin acierto,
en la oscuridad temprana
-mesita de noche de mi desgana-.

Sólo uno o dos minutos me faltan...
De un brinco me pongo al filo del colchón,
busco mis calcetines, zapatillas, toda la ropa;
los encuentro y me voy al aseo de mi esperanza.

Más tarde, en la cocina... caliento la leche,
desayuno, cojo el almuerzo,
las gafas, los guantes, el chambergo,
y un beso a mi madre si la he despertado.

Salgo de mi casa/bajo las escaleras;
un pestillazo, ya estoy fuera en busca de la cochera.
El Dyane 6 o la Vespa Sprint 150, -me da igual-
los dos me desperezan y despiertan...
ponen tiesa la carretera, se la saben de memoria.

El Dyane es un vaivén continuado.
La Vespa una fresca que atormenta...
me vibra/me entumece,
a veces me suelta a tumba abierta
es muy guapa y traviesa.

Así, día tras día... recuerdo y me inundo
de los mismos paisajes que veía cuando era crío.
Cuando en el autobús del colegio (Sanje)
hacia el mismo recorrido.
Casi siempre
sentado junto al conductor,
-en primera línea de ataque-.
Era como una deliciosa excursión,
nunca quería llegar a mi casa
ni a clase/ ¡por supuesto...

Allí me esperaba el estudio/o la picaza, 
el capazo, la merienda...
En el asiento iba "volao" como pasajero en el tiempo/
no quería acabar nunca el viaje,
...ahora ese gusto ya no lo tengo.
Voy a la fábrica de escayola de mi tío Jesús,
-polvo y agua para mis locuras/tormento-.

Aunque se hizo de rogar/sin querer... aquí estoy,
El perro en la puerta, helado como yo, -nervioso-
lanzándose como una fiera cuando busco el candado.
Le grito estrofas de mil demonios...
hasta huyen los angelitos por el cielo
entre las ramas de los olivos, el algarrobo, los almendros,
los eucaliptos, los limoneros, los cipreses medio rapados.

Todos muy despiertos, con sus aromas en lo más alto.
Él baja la cabeza sumiso, con recelo
sólo quería lamerme las manos, los dedos...
es un asco que me da y no aguanto
-tanta sumisión así de temprano/la detesto-.

Entro... sujeto las puertas abiertas/ato al perro,
aparco en la sombra, esa que cambia como yo
conforme pasan las horas;
-según donde te da el sol así contesto-.

Subo las persianas/conecto los paneles de fuerza,
me pongo el mono blanco
lleno de pegotes de escayola secos.
Es el atuendo que mejor me califica
lo llevo con mucho cariño y esmero.
Es, -sobretodo...- 
la imagen con la que mejor me sincero
los dos solos, medio encueros.

El ruido de la moto/el coche de algún compañero,
-aunque no hayan llegado- 
los huelo en el mono colgado junto al mío, en el perchero.
Son su doble, como el espíritu cansado...
ese que no se fue nunca de la fábrica
esperando que vuelvas y lo preñes de nuevo.

Rápidamente me sitúo
en la calle de los moldes de caucho
tapas de metacrilato, hierros y chapas temblando.
Es la maquinaría que se enrolla con estruendo
al pulsar el botón del sinfín
que me trae la escayola de los silos
al cubo de agua, la batidora y la fibra de vidrio.
-Las ventanas siempre abiertas
la brisa que me pela, todo perfecto...-

Empieza la función,
es el calabozo donde me recreo.
Alguien conecta la radio,
esa amiga con la que viajo despierto...
Es la música, crisálida que seca el barniz opaco
que mana de mi cuerpo, como de un pañuelo húmedo
entre cansancio, sudor y tiempo,
alboroto desatinado con el que me entretengo...

Hoy no sé cuántas vueltas daré... -casi siempre doce-.
Soy escayolista, peón especializado,
fundidor de placas a destajo;
por cuatro pesetas y veinticinco céntimos
maltrato, y despeño a este cuerpo que tanto quiero.
Cuando termine hoy, no sé si tendré ganas
de ir a la facultad, que no me quedan, -casi nunca...-.
La filosofía pura me desteta,
es como mi nave nodriza, pero nunca despega.

Creo que anularé la prórroga
y me iré a la “puta mili”.
Allí dicen que te haces un hombre...
me haré también en cualquier esquina de mi vida
que a partir de entonces y de ahora
no tenga sabor como a recién parida.
Esta se quedó aquí, abonando la semilla
de ser un animal translucido casi de “na”
que escribe, pinta, se escudriña los sesos...
en el filtro de su devoto y santo desconsuelo;
coqueta caricia con la que casi siempre muero
o me duermo...

Alguna vez, el reflejo de lo que vea
se acercará a lo que tanto amo y pierdo...
entonces, creo que me daré por contento.
Mientras tanto, voy dando tumbos
a diestro y siniestro.

Hasta luego corazón...
Ya nos veremos.


Si una de tus palabras

Si una de tus palabras vuela        xx
con la más leve esperanza
de quebrantar cualquier morada
y en silencio la requisas
reduciéndola a la nada...

Si recoges en el cuenco de tu mano
las esencias más íntimas
de la madre naturaleza
y las enseñas y compartes con aquellos
que la confinan y atropellan.

Si logras desmoronar hoja por hoja
el frondoso árbol del sueño...

Si una mirada te produce mil emociones
y una a una la saboreas y quieres con gana.

Si modelas con tus manos
el barro de tu cerebro
en cuando más cocido está
ni siquiera te consideras alfarero.

Si el silencio es tu guardián,
la soledad tu aliada,
la noche tu compañera,
y el alba tu almohada...


Si consigues que tu imagen
sea por siempre
la identidad de tu espíritu,
puede que entonces...
-en esta tierra-
además de polvo
hayas plantado/
...criado algún matujo.




Tengo un juguete

Tengo un juguete que me da alegría           xx+
...suele estar medio atontado
hasta que se deslía.
Parece enojado/como que desconfía.

Algunas veces... me pide muy amable,
para dormirse, 
que lo meza en mi mano
sin arrullos, ni cantos.
Y se duerme muy de prisa, como “embobao”.

Le gusta estar meloso
por aspersión o por goteo,
...rebozadico por las charcas de brasas
en busca del Dios del trueno.

Lleva dos ruedas de repuesto,
por si pincha o padece sobre esfuerzo.
El siempre es muy atento...
-no deja nada al azar-
al destino lo lleva de pleito en pleito.

Tiene un sueño muy profundo cuando duerme,
y otro perpetuo cuando está despierto;
...hacer con su badajo slalom en la campana,
hacer que tomen vuelo las palomas por el cielo.

Yo me lo llevo de paseo,
porque mantiene el tipo sin muchos esfuerzos,
tiene garbo, es coqueto y muy tierno.
Se dice que es puro veneno,
porque le gusta matar muriendo-
y muere cuando no muere, me dice...
Es tan místico y espiritual
que a veces, aunque quiera,
no lo entiendo.

Qué muñeco más complejo tengo.
De todos... el mejor,
el más flexible y alborotador,
el más reflexivo y explosivo,
el más tremendo.

En el fondo... es muy simpático y bonachón,
por eso, a mí me gusta
tenerlo siempre contento
y juego a menudo con él,
-siempre que puedo-.








Alucino/aterrizo de júbilo

Alucino/aterrizo de júbilo     xx+  
            -en tu planeta y su satélite-
en los perfiles de su esfera.../ 
arrecife que modela mi mano cuando te recorre.
La figura se adentra y le miente a mi mente
como un ciego en el agua dulce del esperma/estanque
                 lleno de pececillos mordisqueado 
                   sin dar con la moneda...
                                    óvulo/óvalo del amor.

Y me acuerdo de ti/
y te restriego en mis ojos/te reconstruyo aun cuando no te veo
      en ese fotograma/programa informatizado
                  que mi robot/aflicción sabe de memoria
echándote de menos en/a cada milímetro
que no te tiene ni me sientes...

Cincelo la semilla del diablo de este teatro de esperpentos
con el rostro lleno de carbón/cabrón
betún de Judea/
sal que araña 
del sudor/olor a jornalero
recluido en esta mina a campo abierto -por ti-
de angustias y desasosiego.

Y entonces te repites en mis venas/versos
como una flor que se abre al viento desprendida de sus alas
Un desafío/escalofrío me recorre
                          envolvente/involuntario,
        estrellando el flujo de la auto-compasión/-tu no...-
               contra mí frente/-indiferencia errante- 
sin seguro a terceros... Ni muerte, ni gran invalidez, 
                            ni dinero para el taxi.

En lo que tardo/cuesta el conocerte 
he comprendido y comprendo que el concebirte...
           es lo que más me duele al no tenerte completa
...y aun así sigo soñando contigo.

Es un misterio/sistema de algoritmos indescifrable/
                   una religión que no me puebla, ni cura
que me pueda salvar desde el púlpito con sus oraciones.
Y es así, estés o no a mi lado...
Y ese es mi mayor error,
                  no poder extraerte/sacarte de mi cabeza/
                                                   corazón.
Me siento como un caracol feliz-mente dormido...
-pegado a tu pared-.

Cuerpo/mente pobre árbol tú.

Cuerpo/mente pobre árbol tú.    xxx
A ella la enseñé a volar pero claro...
        era nave suave, hilo de baba.
Ahora contigo/los dos
                es imposible.

¿Pero antes de ti quiénes fuimos...?
    Que hemos dejado atado/atrapado en la rueca/
bastidor del viento/hebra/hijos de la memoria...
Que huecos/huesos, arterias y hambres por saciar/llenar
  confinar y ejecutar quedaron lisiados atrás...

Que vacío atrayéndonos se empeña/despeña en/con nosotros.
Que falta nos hace volver al nunca jamás
                                      del hoy pasado…
Que peso llevamos a cuestas sin todo eso/con todo eso
      o el todavía/después, que no nos deja en paz...

¿Dime, por qué sabe tan duro, áspero/amargo
cuesta tanto digerirlo/olvidarse de uno y de su griterío...?
Y ser, sólo ser nuevo, como recién parido
y descubrirte presente
para morir en el acto/en uno mismo, ante el disparo 
                                     de cada latido/
en la injusta indulgencia/sentencia del tiempo 
que no olvida...

Y no teniendo otra oportunidad que la perdida
que te de exactamente igual.
A ti, y sólo a ti.../contigo mismo y de lo pendiente
porque lo demás no importa
                                    y descansar
                   como si nada hubiera pasado/sucedido.

Porque tú eres sustancia única/finito consciente/
ente constituido
    que anida en la unidad de un dolor/...-tu vida-.
Y de su final, 
que  siempre andará muy cerca/sin que lo sueltes
     como la sombra persigue la luz... 

       Todo nace/crece, se sucede, muere... 
y no hay nadie que le ponga freno. 
Eres la secuela/restos de un acto de amor heteróclito.
Sólo eso.../ahora sí, the end.

P.D.
Fíjate que ni siendo/sientes que la nada sea.
Ni la solución o sentido a lo que no deja de no ser
                                     a cada momento. 
Ni de lo que te digo o me dices...
dura más que el tiempo tardado en lo dicho.

Con cada paso que se da, nos encontramos ante dos abismos;
...uno de frente y, uno nuevo debajo de cada huella;
un pozo sin fondo/
acantilados hacia tus espaldas 
aprisionando/atando tus alas con la correa del miedo
al talle de tu cintura/criterio... 

Ya no podemos retroceder, 
sólo nos queda huir en la nave de Odiseo 
perdidos en un mar de tormentas que chocan contra un muro/
cráneo del cosmos...
Somos el relleno entre los agujeros/guijarros del tiempo/
huellas laminadas por el carnicero/
atrapadas en el papel cebolla/film, multiuniversos.

-¿Y el árbol ese del que hablabas...?
Es un cuento chino, para adornarle el viaje/potaje 
                                    al peaje. 
¿A que te ha parecido que vivías en un planeta azul, 
el cual compartías con otros seres animados?
¡Pues no!, eres un fotograma, 
                    de una peli para no dormir.
inventada por algún realizador de otra dimensión.

-¿Y el sueño...?
El sueño no existe...
-¿Y nuestras pelis de verdad... las de La Tierra?
Pues eso, como tú... una ficción.

Nos multiplicamos como un subproducto manufacturado
para una finalidad reproductiva predeterminada/
ponderada concreta.
Nos elaboran/educan en una secuencia/
                            conciencia colectiva pareja/
pasajeros humildes del tiempo y de su historia.
Nos dan lo justo.../esclavos de un salario limitado
para que no podamos escapar 
y tengamos que volver a por más.
Y encima le sonreímos al estrechar su mano
como si les debiéramos algo, cuando es justo al revés
sin nosotros, -el consumidor- 
no tendría movimiento el capital.

¿Díme acaso si eso no es un montaje genial de campo
de concentración y aniquilación total de la raza/
y las subespecies...?
¿A que es una buena jugada.../-de quién sea-, 
no me importa, pero lo es.
Porque lo ha hecho y lo vienen haciendo muy bien, 
demasiado... para que no podamos reaccionar.

Siempre cambian algo... movidos 
por una u otra revolución de turno
                      en el momento más crítico,
que nos despista del verdadero objetivo/     escapar.
Y creemos haberlo conseguido, y volvemos a casa 
a descansar, mientras ellos piensan en la próxima jugada...
¿Te acuerdas del Gato Pardo...? pues eso/ 
                      
El caso es que tú y yo seguimos obedeciendo
como zombis -muertos vivientes-
-Por si alguien quería saber lo del sentido de la vida...-
Somos el suelo del subsuelo de una civilización en crisis/
global-mente amañada
en su prostíbulo de placer y del sufrimiento
      bien acondicionados/olvidados del tramposo.

-¿Y las religiones/las creencias/el amor?
Chocolatinas/golosinas para entretenernos.
Uffff. pues ya me has dado/amargado el día.
¡Que no!, que es una broma... tonto/
¡Casi cuela?
Vamos a leer algo por ahí, 
            a ver si nos envenenamos un poco más.

P.D. 2ª
Los libros tienen un pacto con el diablo; 
nos cuentan cosas 
mientras nos secuestran de nuestro verdadero yo.
Engañados después de cada lectura 
ya nunca -nada- será igual,
ni se alcanzará asumir/reunir la suma/saber necesario
para pagar nuestro rescate.

Las palabras son la causa/las cadenas del mundo... 
la lengua sus hojas, 
alas abatidas convertidas en compost/complot.
Nuestro árbol se termina secando de la pulpa/sangre/savia
así arrebatada/robada desde la más tierna infancia
con el primer chupete/capirote de bobo, 
para convertirse en palo/polvo/ceniza
          del brasero a los pies de Dios.

Entiéndase a Este último como el culpable 
ya que todos los ojos/leyes/poder, le apuntan como valedor.
Ya sé que sólo es una palabra inventada/como una meta 
que debamos seguir.
¡Es que si no...! 
¿Cómo íbamos a obedecer sin saber a donde ir?
-Y termino...
Cuerpo/mente, pobre árbol tú.

P.D. 3ª...
Esta, te la dejo a ti.
Tuyo es el poder, tuya es la gloria por siempre. Amén.
-Y ya va siendo hora de que nos devuelva 
lo que le hemos dejado...-

Coletilla...
¿Qué queremos que nos devuelva 
y a quién se lo estamos pidiendo...?
En primer lugar: la palabra y su retórica de adornos 
-que nos la preste o devuelva- para crecer/
igual que Él lo ha hecho.
Los templos para reunirnos/oírnos/hablar e intentar
solucionar en vivo y en directo nuestros problemas...
                                          actuales.
Y no los de hace 2.000 años, atrás/
aunque sean parecidos.

Los donativos para los más necesitados/desfavorecidos
-la institución que se lo curre...-
El acondicionamiento de las circunstancias de la fe
            es fundamental y su mayor atrayente, 
a la vez que nuestro mejor argumento 
para volver a poner los pies en La Tierra.
El cielo/paraíso... o el limbo/purgatorio y el infierno
se los puede quedar.
-Yo con un poco/palmos de terreno que nos baste para crecer 
                                                     y morir-.

Hay que volver a los corros de opinión activa 
al calor de los amigos/alrededor de una buena hoguera, 
con bailes, bromas/bebida
y que nada dure más allá de satisfacer 
           nuestras necesidades reales
nacidas en el marco de lo espontáneo.

El mundo y sus cataclismos de cambio debe ser observado
y tenido/sopesado en cuenta conforme 
y a la par fluyen 
de/con los nuevos útiles
instrumentos/herramientas de comunicación/combustión
transmisión de conocimientos
acometido y cerrando sus ciclos. -Sin ruptura no hay avance-.

El daño no debe interferir 
o al menos ser inferior a los resultados positivos. 
El balance de las cuentas se hará de acuerdo con los
                     dos principios: de equidad/igualdad.
El respeto/la educación cívica, el trato en general... 
será directamente proporcional 
al esfuerzo en común 
del sacrificio voluntario individual.
Todo se tendrá en cuenta, nada se dejará de lado, 
mientras haya una sola persona, ser, animal 
                  o cosa que lo requiera.

El orden jerárquico/jurídico debe prevalecer 
mirando desde la cúspide de la cabeza/realización personal
de cada hombre, hasta llegar a sus pies... 
y en su reinado proteger al animal que somos/llevamos dentro 
y de las especies en general/garante/guardián
de su supervivencia.
Ninguna muerte fuera de la ley natural. 
Ningún castigo fuera
de la concordia/solidaridad con el prójimo. 

El igual no significa que sea como tú, 
       pero si que lo trates con respeto.
Sin más payasadas de "ama a tu prójimo como a ti mismo" 
o "no desees para él
lo que no quieras para ti"... bobadas///, 
-cada uno es cada cual- 
Respeto, sólo respeto.
Abandonar todo tipo de frases muleta, 
-ya que seguimos cojeando...- 
ningún bien ni falta nos hacen
salvo para encasquillarnos más en la casilla de salida.

Todo, absolutamente todo debe adaptarse a los nuevos tiempos...
Los tiempos proveerán de los medios suficientes 
para valerse cada uno por sí mismo 
en una parte/ 
y el resto dirigido hacia el avance de la comunidad. 
El hombre es un monstruo social, 
y eso no es negociable
no se puede renunciar 
ya que hemos sido abocados a tal situación
imposible de suprimir o de sustituir por otras, 
por lo costoso
posible arbitrariedad, y pérdida de recursos y tiempo.
Se estudiará...??

En fin, sigue pensando cosas que nos puedan mejorar
yo estoy casi exprimido/
-soy tan simple...-
Y las apuntas, y luego las destruyes, 
cuando se pase su fermento.
No las dejes que se pudran en las hojas del papel de los libros
-huelen fatal/a rancio, a perro muerto-
Ni las dejes que se calienten con la luz blanca/
fría de la pantalla.
Dales muerte, eso es... así.
Ya vendrán nuevas ideas... confía en ti.
¡Ufffff!!! Corto y cambio? 
Zulú.