Cuando yo crezco

Cuando yo crezco destruyo/    xx?
se amplía mi reino.  
Mis conquistas, victorias o derrotas 
son el cementerio de los demás con los que muero 
-cuando pierdo/cuanto tengo-.

Te llamas desastre pero desconozco tu identidad/intención/
motivo/ santo y seña...
Me acuerdo de ti -incluso antes de conocerte-
y de cómo era el mundo.
¡Te vengo suponiendo tanto tiempo entre mis sueños 
antes de despertar!

De la razón que me das hoy/dado jamás...
escualos rondan el bote, -la balsa pinchada-
en busca de otro disparo que acabe contigo
-aviador camicace-/ 
desconsolado mi espíritu.

La inmundicia, los reproches... 
todos abordo de la nave
se echan/vierten en el vaso de tu cráneo vacío
-ya sin ilusión- mezclados en el depósito del carburante 
para indigentes/gente inteligente que brinda/
brincan de contentos- junto al otro yo 
que espera en el acantilado de las respuestas
antes de tirarse/saltar al abismo ya sin esperanza.

En legítima defensa me declaro culpable/desheredado
desenhebrado de la aguja que me ha de coser
en estos pespuntes de nuestra aflicción agónica...
En el tanatorio de la verdad más cercana sentados.
-Realidad de tardes espesas/ 
con neblina-/ 
y los ojos en blanco dentro de las tinieblas de Lucifer.

Cómo la “graná” una vez seca
zarandeada contra el tronco/ramas del árbol
-su música forma parte del tedio que nos atormenta-.
Soy cáscara sin grano tierno...
casa refugio de los insectos que corroen/conocen
de la inexistencia de mi otra vida paralela 
ya sin fruto/futuro.
Posada del pájaro parapléjico minusválido a tiempo parcial 
y de su establo habitante
destajo de obras inacabadas prisionero.

Perdóname mientras reposo en esta lánguida morada
-laguna/charco de excrementos-,
pero es que me he vuelto a quedar dormido en el retrete
sin notar acostumbrado el olor a mierda;
con las manos en la sien atajando sin querer 
la circulación de la sangre al cerebro.
Todavía no es la hora/locura 
y no te puedo atender como te mereces... -amada mía/muerte-
Estoy en huelga de huesos/huevos caídos/
dentro de la consoladora bolsa refugio del escroto 
de los futuribles renacuajos de mis pensamientos castrado.

¿No ves cómo se me escapa el ánimo/ ebrio?
Ese murciélago/vencejo de corazón y pluma negra en la noche
atravesado por el dardo venenoso del pigmeo/fe
mientras intentaba cruzar vadeando el bosque de cañas
cañaveral/campo de alcanciles lilas en flor... ofrendas/
-esa gloría prometida para mi alma-.
No resuelta/

-Y todavía quieres que te atienda...
Huye conmigo, es tu lugar/-ese espacio del universo
lo que buscan- lo no nacido/ y el tiempo perdido... 
su vacío.../ Que les hagas un sitio propicio al disparo 
para que mueras/ pero aún no ha llegado
el final de tus días.
Llora desconsolado entonces en mis brazos...
antes de que te arrepientas 
arruines/oxidada en la nada nuestra alma.

No, yo no soy el que buscas. 
Ha sido todo un error del apuntador -de cuanto he dicho-
mientras se caía asustado  al verle las bragas al diablo.
Eran rosa y de encaje¡?
-¡Qué pasada...! 
Está la función/-vida- que no hay quién venga/

* Publicado anteriormente 02/07/18


Tengo toda la tierra

Tengo toda la tierra encima        xx
y debajo, yo.
Sin sentir un ápice su acento/peso.
Cada estación es la misma... 
cada año pasa igual 
sin decirnos nada nuevo el uno al otro.
No nos importamos/importunamos
-como los pájaros/roedores/hormigas de ahí fuera-.

Aunque me busquen entre las cenizas
no darán ya conmigo...
Ni los mosquitos/moscas/ ni las sabuesas avispas
abejorros/molestos gusanos/graznidos. 
-Ahora en calma todo hacia mí-.
No me pueden oler ni seguir el rastro en el polvo
tras mi incineración...
-igual de imposible que en una foto 
o de un papel en blanco verme de nuevo tal como era-.

La música/las palabras dejarán de impregnar mis oídos.
Los colores del día, el azul/su luz, todo
habrá desaparecido de la memoria mimetizada...
aburrida de no reponerse sus ficheros
ni responder a la voz del mesías/
-mentiras/ sueños nada más...-

Ya, espina clavada/ llena del pus y de dolor 
-volviendo al presente-.
La carne circundante en mi rededor
avisa de la infección/-enfermedad existencial-.
Me quiere echar/sacar de aquí con los pies por delante.

La misma que en vida no te cura 
te va a dar la única muerte que mereces; sí o sí
por más especulaciones que te hagas
...pero sin descabello. 
Tus días tocan a su fin/
-¿Necesitas algo para la desazón/zozobra?
¡Porque te noto/veo fatal!

¡No! 
No ves que sólo son cuentos chinos, -del ayer
del hoy y del futuro...- ¡zopenco!
Y mira para otro lado, por favor, que voy a ver si meo 
sin mojar/salpicarme los pies/zapatos.
¡¡Qué me pones de un nervioso de atar!!

-Que sepas.../ que no soy yo el culpable, querido!
¿Acaso eres tú el prefecto/perfecto Hijo del Padre 
que todavía estamos esperando sin tino/timo
aqui en la tierra de cada una de nuestras carnes...?
¡Tú si que estás mal del perol/olla! Anda... ayúdame a recoger 
no sea que me pille la chorra o los testículos
de Jehová.


* Publicada anteriormente 15/05/18


¡Oye…!

¡Oye...!, aguarda un momento.     xx+
Una pregunta...      
¿Llegar a viejo es un premio o un castigo?

Y digo yo...
¿A qué hora deja uno de lado el saber que sabe?
¿En qué momento los discos/dioses del embrague patinan?
¿Dónde, cuándo y cómo...?  

Empezamos con pañales y terminamos con pañales.
¡La leche Nicolás!
¡Eso... la leche/los potitos, los purés, el pan de Viena, 
los croissant, las cremas, los pechos de mamá/
los de la vecina...

Cuando llegas a una edad en la que sólo te dedicas
a comer y a dormir
tu cuerpo se va arrugando como el de un acordeón
y un día de repente se desinfla/ sin más...
sin hacer ruido
-sin ningún sonido digno de mención-.

Nos consumen los años/ 
nos beben los días,
nos violan las olas de las horas...
nos matan los segundos con su latido a golpes de azada.
Nos cavan/hacen una sepultura a la medida,
al gran vacío/bulto/ideal... “dildo”
-de un alma errante-
que se entierra/entrega a su voluntad 
sin decir ni “mu”... abatida.

¡Un dato!
Lo del asilo.../-cementerio de zombis-
se trata de una desgracia como otra cualquiera, que conste.
Yo no quiero ir/ni que me lleven.../muerte voluntaria/
eutanasia. “Exit”... mientras haya tiempo/que lo tengo.
"Per se" Por siempre.

Otra vez con el mismo pitido/soplo en la oreja.
¡Jo, qué tío...!
¿De qué te preocupas...? Todavía eres joven, 
estás hecho un chaval y te conservas perfecta-mente en forma.
¡Ya... en formol/ 

* Publicado anteriormente  24/05/18

Llegué berreando

Llegué berreando y me iré en silencio.../     xx? 
-quiero y me complace imaginarlo así-.

Sin miedo ni paliativos/aditivos/
ni adictivo en supercherías para el más allá...
Tan sólo una mochila repleta de colgajos en su exterior
-mis señas de identidad-
y vacía, hueca por dentro/-como yo...-

Dios/ el destino me trajo al mundo
y Él me lleva/ -me saca de aquí también...-
En sus manos encomiendo el mal trago/
trato que he llevado/pasado 
por su reiterada indiferencia
-por otra parte/
generalizada a todos los seres vivos de este planeta-.

Le doy las gracias por nada
de lo que me ha sorprendido/gustado.
Pues no se las merece ninguno de los tres...
-maldito seas mientras maldiga tuya mi suerte-.

Si una vez grité llorando
cuando vi por primera vez la luz,
cuando esta se apague definitivamente/
me pillará con toda seguridad desprevenido.
-por lo que no sé en lo que estaré ocupado-
Ni me podré preparar para el evento/encuentro y tal.../
-a la debida/ o adecuada manera-.

A todo esto...
Y por si acaso resulta igual que lo pienso/presiento.
Un saludo y un abrazo viril para todos...
Aunque no lo parezca ha sido un placer estar/
convivir con ustedes/
-todos vosotros-.

Hasta luego, hasta pronto, hasta siempre
hasta nunca jamás/. 
Por los siglos de los siglos...
Amén.
Sint Felice “Sean felices”.
¡Ah...! Y una cosa
que todavía no me he ido
(...esperad que sigo aquí).
Por ahora he decidido que me quedo
en lo que atañe a mi voluntad?
-y eso parece.../espero-.

¡Si no hay más remedio!
Tened piedad/me tengan paciencia; como al Chapulín. 
Es que... no hay más tu tía, para mi amortizado/
atemorizado siervo 
de la nada más falluta/fallida.

Tampoco significa que os compadezcáis/
apiadéis de mí, sino de vosotros mismos.../con moderación.
Quid valet hic mundus “¿Qué vale este mundo?”
Su precio en oro/ dirán algunos!

Porque largo es el camino y el cirio corto;
-como decía aquel-.
Y que la fuerza/salud/cuerpo/mente nos acompañe.
                         -como decía el otro-.
Hasta donde nos llegue/guie/lleve
el espectro de la conciencia que nos hemos creado/criado... 
-alma-. Por ponerle un nombre de lo más común.
Ad interin “Provisionalmente” ¡Claro está!
Somos cultivadores de un espíritu
cuidadores y sanadores de un destino/alma en rebeldía
de nuestra mudable inmediatez esclavos.
-Sólo eso...-.

Tener la percepción de que somos diferentes
es como si existir tuviera sentido.
¡¿Verdad...?
Pero nadie es único/ todos somos un complejo compuesto/
conglomerado/la parte del mundo que nos toca
y nos corresponde.

Somos lo que no vemos/ni nos deja/ni se deja ver,
otra cosa que no sea propia/
característica nuestra/miopes de nuestro martirio
martillo que nos clava a la cruz boca abajo
para que la sangre de la vida se recree en el cerebro...
Somos un hueco, una limitación, una falta
que se ocupa vacía/ -sólo por uno de nosotros-
viciados de continuo por él mismo/mínimo movimiento
misterio del cuerpo y de la linfa/humor
que nos recorre/ corroe por dentro...
Y sin ninguna atención se subleva/ovilla
hasta estrangularnos en su vuelta al corazón.
Somos el anillo/collar de la serpiente mordiendo su cola...
que espera de su propio veneno la muerte.

-¡Hala! Más de lo mismo... “Pesao” Tú!
Mira... le tengo tantas ganas a todo/que no sé 
por donde empezar 
ni por dónde/ ni cuando acabar¿?


* Publicado anteriormente 23/05/18



No tengo nada…

No tengo nada... y lo tengo todo/      xx+ 
Igual que antes y ahora sólo seré eso.
Vuelta de tornillo de la piel que se esconde...
-alimaña virtual en algún aparato 
/paraíso alienígena-.

Mientras mitigo en litigio
escampa la objetividad que me arde, huye...
Sube/trepa hasta mi garganta
             con el suspiro más hondo y profundo.
Aprovechando la marea de la respiración
convertida en perversa congoja/...compasiva.
Ofrendas/ofensas.../ofuscamiento
ofertón del día impronunciable/improrrogable 
de ultimísima hora del "Todo Todo" de la compra
en el supermercado del Universo.

Fui a pedir ayuda... en la noche/
Vine y noté que de nuevo había amanecido.
¡Vaya... y no me ha pasado nada!
¿En qué estaría pensando/maquinando el amorfo?

Al despertarme me levanto
         y me siento distinto,
-pero en la funda del de ayer...-
Incluso el de antes/
el de hace escasos instantes/
incluso el de hace un leve segundo.
-El tiempo justo que ha durado la pesadilla-

Voy pisando desde la mañana hasta el ocaso
las sombras que me persiguen/
sobras del día...
-mientras paseo por las calles en silencio-
desperdicios de mi tiempo tonto en el extrarradio del todo.
Con el túnel negro de la porcelana blanca de mis ojos
como herramienta -espiral de mis pupilas- 
trazo líneas en el cuadrante
en la juguetona euforia recalcitrante/efervescente 
de lo que me tienta en ese jugueteo discontinuo 
en la variable de las cosas que tiene el querer la vida.
Y así me va...!

Me quedaría con todo lo que veo y encuentro.
Por probar.../ -la mayoría de las veces-
Por ver si encaja/cuaja/cuela o no
con lo que ya he amontonado/encontrado de mi agrado.
Y le hace cambiar/combina un poco el proyecto/de aspecto 
al otro ignorante que me ronda...
de lo inútil de nuestra talla 
en este salto sin pértiga.

¿¡Hasta dónde me fiará la eternidad?
Hay libélulas más leves/breves que yo.
Charcos/ventiscas
-por ejemplo...-

Ir a cuerpo gentil arropado/
abrigado de inquietudes pasmosas, promiscuas, pías...
-No ayuda para nada-
Ni ser feliz se convierte en meta alguna/
-ni alma que le acompañe en esa/ tu conquista...-
Porque yo soy el culpable 
y me entierro/encierro en mi mismo cada día/
               entrego vivo así a la muerte.

-Uffff


* Publicado anteriormente 21/05/18



Estoy aprendiendo

Estoy aprendiendo a leer entre líneas...    xx
en la desesperación de encontrarme tal y como me veo.
-¡Lo que soy... 
el mismo "yo" de siempre!-

¿Somos lo que somos porque lo hemos elegido
o porque no nos queda otra solución/ ni más remedio?
Así, ¡Al tun tun!  ¡Por decir algo...

No sé...   
Yo creo en directo y en diferido 
-sin ningún tipo de ficción/fricción- holgada-mente/
Que soy lo que me gusta...
una parte de todo aquello que tengo y disfruto
bajo la conjunción ser en libertad. 
Anónimo, antónimos y sinónimos... todos ellos  
simios encaramados/subidos en el mismo árbol.

La tripa del entendimiento
          y... -sobre todo- las mentiras
A todos los voy ahuyentando
sujetando con la correa a la cintura
                    de mi pobre esqueleto.
Relleno forrado de grasas y de sebo, -tipo michelín-.
Roñas, hambres atrasadas/cataratas de desechos
que no encuentran, -ni de coña...- 
la luz de entrada a la salida.

Alguna vez he atinado a clavarles/
hincarles la garra, el puntal de la hebilla
en el agujero justo -como el matachín-.
Evitando que me apriete/reviente/chillen como fieras
esos posesos
llenándolo todo de mierda y de sangre
-sueltos sus esfínteres...-

Somos el marcapasos de la naturaleza/
tambores de guerra en el horizonte. 
Trueno encurtido  de su ciclo reproductor destruyéndonos.
Arena que se inventa a sí misma cayendo en cascada
de su caja/seno de cristal/huesos molidos 
de una parte a otra del artilugio¿?

Momia desliada/destilada hecha papilla 
para su estudio incierto y guardador...
Radiografía, foto, crucigrama de ficciones
en el cerebro/foco oscuro/agujero negro del universo
                             que se cree/crea un Dios
    para sujetarse y tocar con su dedo índice el cielo/
desde la punta de otro dedo también hombre...
El renacido/

-¡¡Anda ya!!
¡Todo eso y nada es lo mismo! Miguel Angel-DiCaprio 
de pacotilla...



* Publicado anteriormente 20/05/18



Me agobian…/

Me agobian.../ me duelen tantas cosas 
que se empujan queriéndose hacer sitio 
para que sea ella -en concreto- la primera que atienda
sin deparar que tengo tiempo para todas.
¡Qué tontas...!

Se amontonan/acomodan sacándome de quicio... -y mucho-.
Pero hay pastillas para cada  una;
-sea de la cuestión e índole que sea...-
y la calma elimina/ y te sosiegas/las borra del todo
-incluso lo que no está dicho, ni escrito.
Aniquilan tanto la queja como el llanto
...el desamor propio/la pena/el orgullo, la devastación/
deforestación de la selva de lo incomprensible, 
en esta soledad liviana del infierno.
Sacos de escoria/tripas llenas de mierda/
problemas a rebosar... sin resolver
                     -oliendo a lo que llevan dentro-
y su peineta de autoestima/pandemia de amos.

Ese es el dolor imposible, el de verdad...
el que mina por dentro tus órganos vitales
abriéndose paso con nuevas galaxias/galerías 
-cada vez más profundas- cuando quieres escapar.
Los demás son de pacotilla, -de andar por casa-
A esta edad en la que empiezas a conocer tu cuerpo
/instrumento... por los parches/achaques que te dan/
opacan y/sufres.
Aferrado a la traición/atracón de lo imposible
-ese mundo del futuro que nunca llegó-.

Tengo el tiempo justo para contaros esto
antes de que me dé... –un día de estos-
otra nueva tanda de mareos
vértigos imposibles/ y me desplome en mal lugar.../
de mala manera.
O algo mejor, más fulminante/IAM que acabe conmigo
y me resulte menos gradual/así de lento  
lo inevitable...

Prueba de lo mal que lo llevamos -yo y lo que me queda/
o lo que me rodea y yo... sin nada de valor
es el ejemplo de que he invitado a mi sombra 
-la de siempre...- a tomar una copa con tapa
en el bar de la esquina -para charlar-
                        y no ha podido ni doblarla...
O mi perro que tampoco se levanta de su siesta habitual
para despedirse cuando me voy
-sólo me mira sin saber que hacer...- como yo a él/
O la de gente que hay en el pueblo/ -por donde vayas- 
que ni conozco.
¡Algo está cambiando, sí... 
y el primero/siguiente de la lista en caer
creo que lleva escrito mi nombre/

Paz con la mirada abierta de par en par o perdida...
es lo que necesitan mis entrañas; las del pensar
y las del sentir/
Esa es mi paz... con la que sueño/ o me desnudo 
mientras me detesto/desteto del ahora vivo 
...sin conseguir -la ansiada transformación-.
Arrinconado detrás de las ideas que he forjado/
creador visionario de lo que me gustaría...

Doble filo que se vuelve en tu contra/
abismo por el que te van a tirar encueros,
sentado a horcajadas con las manos atadas a la espalda
y con la lengua fuera humedecida en el aceite del motor 
de la brasa/grasa del embrague... 
-bragas en las que se puede plantar campos de arroz 
por la excitación puesta en ello/celo-
Mientras le saca punta a la hoja de la navaja/lápiz
el borde de tu ángel de la guarda
ligando con el sepulturero.

Que sepas... que en el límite de un principio/precipicio
es él el que nos llama o te empuja/ 
-anima a que saltes- 
no sólo por la flaquedad/rendición en tus piernas/
cerebro... sino por el vértigo a lo desconocido.
Su atracción es latente/letal/inevitable
por la fuerza de la gravedad de los significados ambiguos
-de las palabras- y el deseo de lo que nos falta 
por conocer.
¿O no es así...?

Derogado asciendo hoy desde mi caída libre
sin haber tocado fondo.
Me han debido de cubrir/ tapado ya los ojos -todavía vivo-
con alguna moneda del cepillo de misa de doce
entretanto te iba contando todo esto
          ...porque no entiendo ni veo/ ni torta.
He notado el dulzor del agua del sponsor en la boca
y ese olor a rancio de la iglesia.

¿Qué hago?, ¿dónde estoy? ¿qué es todo esto...?
¿Tú lo sabes?
¡Jesús, qué lío!

-Las horas/olas del mar llevan tu nombre escrito..."inri"
y te declaman/clavan con su golpeo lento al madero
-púas de la ignorancia-.
Nos amortajan con el lienzo de su espuma/
túnica del redentor resucitado...
beso con lengua en cada uno de sus aullidos/latidos
bramando por los océanos y tierras de Dios
del mundo
-lanzas/flechas de su no clemencia...-    Hostia 
                         dentro de tu boca ardiendo.

-¡Ufffff, me estás liando más...! ¡Para!


* Publicado anteriormente 19/05/18