Quién no ha jugado con una mosca…

Quién no ha jugado con una mosca    xx?
y le ha cortado/arrancado sus alas.
Quién no ha aplastado una hormiga con el dedo.
Quién no ha pisado un caracol sin ir distraído...
Quién no le ha dado un puntapié al perro/gato "a casico hecho".
Quién no ha puesto veneno para los ratones/ratas
o ha echado insecticida para los mosquitos, avispas, cucarachas.
Quién no ha pensado tomarse alguna pastilla de más, tirarse
por el balcón/a las vías, o a la vecina...

A quién no se le ha pasado por la cabeza lo absurdo
del papelón que ensayamos, para no debutar nunca
ni ser jamás aplaudidos/comprendidos
más que por el director gruñón de la obra
que todavía confía en nosotros y de que todo acabe bien.
O en el mejor de los casos...
  de que todo esto sólo sea una gran mentira/"metía"
y no nos valga para nada.
Quién no ha pensado alguna vez si merece la pena...
O en ese supuesto, ¿por qué a mí, así...?

¿No sería mejor haber sido una lagartija/una araña?
¡Qué sé yo!, ¿o un saltamontes?
Por decir algo...

Mira, todos menos a este del que me quejo,
ni de todo cuanto conozco y deseo..., 
a él, -mi yo-
es al único que no me llevaría otra vez de viaje.

-Pobrecito mío, lo vas a dejar con el moño hecho.
Siempre echándole la culpa de lo que te pasa.

No te preocupes más por mí ni por él, tú...
Aquí puedes largar y no te cuesta dinero
ni visitas al médico de la cabeza.
Lo importante es que te encuentres
y te sientas bien...

Gracias “mini yo”, qué comprensivo eres,
pero el día menos pensado os voy a borrar a todos del mapa,
-ojo al parche- que estoy en ello.
-Ya,  
pero que sepas que... el que avisa es un traidor
porque después nunca lo cumple.
¡Que valiente eres, colega... al otro lado de la nada!

Me gusta pensar…

Me gusta pensar        xx 
que nuestra existencia/vida 
navega por una plataforma/frecuencia de onda 
espacio tiempo en su cápsula...
Que lo que ya está pasado o está pasando
se queda grabado, ocupa un lugar
y nada lo va a adulterar, modificar,
atrofiar ni detener una vez haya sucedido.

De cuando empezó o cuando acaba,
¿qué nos importa?
Entre otras cosas, porque nos pilla muy lejos.
Una vez que tenemos conciencia de nosotros
-y eso es lo interesante-
Una vez que sabemos que somos alguien,
de que hemos sido posible,
es todo cuanto necesitamos saber.


Estamos en una cuadrícula/mapa del universo
viajando a gran velocidad desde el inicio 
de la gran explosión...
Y no cesará hasta el infinito
de la conjunción de todas sus fuerzas 
en un punto único, de nuevo.
Y así una y otra vez, sin fin...

En eso consiste la eternidad, 
y no en cualquier nimiedad/remedio casero.
¿Para qué aspirar a otra cosa menos insignificante?
Pero cuando pienso en el descalabro/descanso de mi cuerpo
reposando en su ataúd para siempre, me da flojera.
Pero también me da ánimos reconfortantes para no desfallecer
al pensar que mientras sintamos con ilusión
que tenemos una tarea que cumplir 
todavía no estaremos muertos.
-Y yo tengo un montón.

Entonces pasarán, pesarán los días y en un tiempo, no muy lejano,
al doblar una esquina como tontos, tantas veces,
se divisará, nos veremos en otro horizonte que desconozcamos
en el que no valdrán los “GPS” 
ni la cartografía digital de rabiosa actualidad.
Porque estaremos borrados del mapa de los hombres.

Allí te espero alma de hoy, corazones afines
leyéndole la mano a la gitana a las puertas del cielo.
Mientras San Pedro y Lucifer se lo echan a suerte.

Colgajos, sólo colgajos…

Colgajos, sólo colgajos              xx?
atados al palo del hechicero/druida
con cara de perro pachón de pelea 
porque no le compran ni un décimo, ristra
para la suerte que ni él mismo da
porque no la tiene.

Quieres un anticipo de lo que te deben
por el sacrificio, ¿verdad?
Te gustaría saber algo más del viaje de vuelta.
¿A que sí?,
pues a mí también.

-Hay pocas distancias que salvar.
¡Que lo sepas!

¿Cómo de accidentada
debe de llegar a ser una vida?
Te preguntas.

A mí me gusta pensar que todos,
absolutamente todos, alguna vez 
-en la igualdad de lo justo-
hemos sufrido algún tipo de daño
en mayor o menor cantidad.

-Así que mal de muchos...
alivio de majadero.

¿Para qué aspirar a otra cosa?
Si todo apunta en una única dirección.
Al fin y al cabo esto parece que nos va a llevar
en el mismo tiempo al mismo sitio...

Morimos tan lentos en nuestra mente.
Es tan suave la inercia del viaje/viraje 
hasta las huellas de la última frenada...
Y esa angustia del retroceso/retorcimiento/receso 
con los recuerdos 
induciéndonos al vómito sobre las sotanas 
del cura/cura amañada por el confesor...
-Ese intercambio de intermediarios entre lo divino
y lo que nunca sabrás-.

¿Para qué, y a quienes va dirigido este espectáculo?
¿Y qué gano, saco yo con ser el actor doliente/principal?
Si al final nada cuenta en nuestra defensa,
sin ningún otro premio sonante
que no sea el fluir del alimento espiritual en proceso 
hacia ese alma/arma que nos han adjudicado
invisible/insaciable hasta reventar...
En el solo y loco bancal/
              soliloquio de la promesa.

Todos los libros sagrados y sus detractores/
afines doctores en la ciencia de lo oculto
nos invitan a lo mismo desde los confines de los tiempos.
Al no saber... Para que sea sólo suya la respuesta.
¡Menuda bobada!
Pues/puestos a ignorar, ignorémosles a ellos también.
Porque esto es más sencillo de lo que parece, 
o así creo...

Todo empezó mientras flotábamos...
al despertarnos aterrados entre sangre y llanto
enganchados a la tripa de mamá. 
-La que cortaron de un seco/severo tajo para siempre-.
Trauma del que no nos liberaremos nunca
igual que no lo pudo hacer el Coronel Kurtz 
con el tema de la guerra, en Apocalypse Now...

Y nos dormiremos en el soñar del mejor de los sueños
el de la pesadilla que se muerde la cola 
que se inmola entre maderas a orillas del Ganges
entre la piedra, el agua, la tierra y el ladrillo.
Mascullados por la zalamería de algún rezo
o asesinados por el agente intruso/instrumento
enviado de la CIA/JHS.

En esa ceremonia insignificante de rutinas/ruina
como saludo y adiós a la vez 
de lo intangible hacia lo ininteligible.
-Queda muy bien, -me lo imagino-
por aquello de la gente que te quiere
y te vienen a despedir con su acto de respeto/silencio
sabiendo que nunca volverás a estar 
de cuerpo presente (o al menos con el mismo) 
entre ellos.
Y si lo adornan con el Salmo 23, "El Señor es mi pastor..."
pues de tralla.


¿Qué más da de donde vengas o a donde vayas,
o qué hacemos aquí...?
Esa última sería la pregunta correcta,
por lo que tiene de ireal.
Pero tampoco me preocuparía mucho...

Al final lo mires por donde lo mires
sólo vamos a ser eso...
Otro puñado más de nada encima 
o debajo de la pobre madre Tierra.
Ceniza insignificante como consecuencia
de un polvo estéril y volátil
acabada nuestra ración/cota/corta misión... 
Sin haber conocido al jefe 
ni los designios de sus objetivos para con nosotros.
Porque eso de "a la imagen nuestra o de su semejanza" 
también parece que sea de pega/un engaño.
Nada más, sólo eso...

-¡Pues bueno!
¿A qué hora se cena?, 
después o antes de la resurrección...
que ya me gritan los culebros de la barriga

¡Que va en serio tio!
Ten/pon un poco de cuidado/gasta algo de formalidad.
-Es que tengo más hambre que Dios...

Te sobran tantas cosas como te faltan…

 

Te sobran tantas cosas como te faltan,   xx?
y nunca te dará igual ni te pondrás de acuerdo
con ninguna de ellas para evitar/impedir 
que la cabeza se te salga de su rosca.
Por la cantidad de vueltas que le das.

Estás tan resentido/decepcionado
con todo lo que te rodea
que no le das tregua al vacío 
para llenarte.

Una convulsión paranoica-orbital
te va sacando/expulsa del eje gravitatorio
de tu caja de Pandora, cerebro.

Un monstruo/bicho espacial, depredador
venido del más allá/lado oscuro/oculto...
estriptea, aletea, liga con tu alter ego
en el club privado de las horas.

Comedia que te lleva a hombros
al cementerio de los hombres grises
bajo la batuta inconmensurable
de las agujas, lanzas
    danza caníbal del reloj. 

La macolla de raíces sacudida/conocimiento
es una melena sobre tu bola del mundo/casco.
Calavera donde se agarran/zambullen tus dedos
por el hueco del ascensor de los ojos 
hasta el laberinto,
trincheras de barro de tus sesos 
ya duro.

Eso que esperas
orquesta para ti una sinfonía sublime
-música infinita-.
Cada vez más sordo tú.

P.D.
No hay nada más mezquino/dañino/deleznable, 
cruel y villano...
que una falsa/sabia esperanza.
Lux et veritas (“Luz y verdad”)

-¡Eso digo yo!

Ardo/perezco en el fuego del vicio siempre…

Ardo/perezco en el fuego del vicio siempre...       xx

Una lengua roja/amarilla hincándose, abrazándome,
abalanzándose en el aire con los dedos abiertos.
Desplegando abanicos de manos para intentar atrapar
al escurridizo pájaro de la noche,
-el deseo-.

Atravesado por el cosquilleo de sentirme abrazado
de cientos de horquetas de sirenas crepitando...
-Sí, y no las de Ulises de vuelta a Ítaca-.

Palomillas de alas translúcidas que desaparecen
casi antes de haber alzado el vuelo
regateando con sus pies sobre las brasas
por los cambios de temperamento/
tempestad...

Cabezas de alfileres, agujas que cosen/
zurcen el traje oscuro de la noche
con los ojos de la siembra/sirena ilusión
desparramando semillas de ceniza viva al cielo...

Humo tachando/emborronado 
por el negror de los tizones
es lo que queda a su más limpio 
y cálido amparo
de la infinita oscuridad...

Buque insignia de la nave nodriza 
de una flota que huye emboscada/abarrotada 
embobada hacia la nada
donde ahora asfixio/se ahoga mi dragón.

-[Keep it up (“Sigue así”)]
¡¡Fantástico tío, que vas a llegar lejos!

Cada vez que lees,

Cada vez que lees,                xx?
ves una peli/comes/sueñas  
o mantienes una conversación/una relación;
pintas, escribes, contemplas el paisaje, a la gente...
Te vas repasando/recorriendo/corrigiendo
conociendo un poco más.

En la interpretación, actitud que tomas/adoptas
te adaptas/te coges cariño y de la mano también.
Incluso te/le pides una cita, porque sin saberlo
estás enamorando de continuo contigo mismo.

Te gustaría salir a cenar, compartir el silencio
de una noche de estrellas de verano
con esa luna tímida
y el sol dormido en la más absoluta 
clandestinidad...
Hablando juntos de esas cosas que os pasan/
han pasado
o de las que os gustaría...
a ojos cerrados.

Mientras en tu cabeza se acorrala
acomoda esa/la idea...
sólo te cabe un único deseo.
-El mejor pensamiento/actitud posible-.

Acurrucarte a su lado/lecho y hacerle el amor.
¡Echarle un buen/gran polvo!
Que tiemblen las galaxias bajo sus párpados...
¡Hasta el “nú”, hasta la bola!
Quedando pa l’arrastre,
agotados. 
Y fin.

Ligar con cualquiera de tus "yo"
o lo que sea, 
bajo su punto de vista/cita
no significa nada
si no muere y resucita 
una parte de ti en cada acto
o en el empeño... 
-La petite mort-

-¿En tu casa o en la mía?
¡Me da igual, como se te antoje...!

Cuando yo crezco/destruyo

Cuando yo crezco/destruyo     xx?
se amplía mi reino.  
Mis conquistas, victorias o derrotas
son el cementerio de los demás
con los que muero cuando pierdo
cuánto tengo...

Te llamas desastre pero desconozco tu intención/dirección,
santo y seña, ni tus apellidos.
Me acuerdo antes de conocerte de cómo era el mundo.
¡Te vengo suponiendo tanto tiempo...!

De la razón que me das/has dado,
escualos rondan el bote, la balsa pinchada
en busca del otro disparo que acabe contigo...
-Aviador camicace-

La inmundicia, los reproches -todos abordo-
se echan/vierten en el vaso de tu cráneo vacío
para brindar por los dos
y el otro yo que espera en el acantilado 
de las respuestas...

En legítima defensa me declaro culpable/desheredado
desenhebrado de la aguja que me ha de coser
en estos pespuntes de nuestra agónica agonía...
en el cementerio de la verdad más cercano.

Como la “graná” una vez seca
zarandeada contra el tronco/ramas del árbol.
Soy cáscara sin grano tierno,
casa refugio de los insectos que conocen
de la inexistencia de mi otra no vida paralela
ya sin futuro.
Posada del parapléjico minusválido
a tiempo parcial y de su destajo prisionero.

Perdóname mientras reposo en esta lánguida morada
laguna poco profunda de mis excrementos,
pero es que me he vuelto a quedar dormido en el retrete.
Todavía no es la hora
y no te puedo atender como te mereces...
Estoy en huelga de huevos/consoladores caído.

¿No ves cómo se me escapa el ánimo ebrio?,
ese murciélago/vencejo de corazón y pluma negro
atravesado por el dardo venenoso del pigmeo
mientras intentaba cruzar vadeando el bosque de cañas/
cañaveral/campo de alcanciles lilas en flor...

Y todavía quieres que te atienda,
pendejo...
Huye conmigo, es tu lugar lo que buscan
y el tiempo perdido/propicio
para que mueras aún no ha llegado.
Llora desconsolado por fin en mis brazos...

-No, yo no soy el que buscas. Ha sido todo por un error
del apuntador mientras se caía asustado 
al verle las bragas al diablo.
Eran rosa y de encaje.

-¡Qué pasada...!