En la ardua atmósfera

En la ardua atmósfera                  xx   
de la perpetua perspectiva perspicacia...     
como la flor del cardo/-alcancil- 
me coroné de lila y azul.

Inclemente en su cáliz/-lecho de amargo sabor-
ardía en ascuas de la desazón/sofoco...
que por ti abrigo en el seno
...al amparo de mis criaturas.

Ya te conocía antes de que fueras así, Tú...?
Ya robabas el agua del mar como si quisieras secarlo.
Nuestro reino de amor.../neutro laurel 
florezca en sus orillas a nuestra costa.

¿Y me pregunto yo...? 
¿Me eres fiel/-refiero en interrogar
valientemente cobarde o siniestro al suponerlo-?

Te doy gracias Señor porque no sé lo que me digo/
ni hago... 
-Me contestó mirándose la bragueta...
Un escalofrío recorre desde entonces mi cuerpo 
con todo este lio...
-¿¡No te arrepentirás ahora!?   
[Adhuc tempus (“Aún hay tiempo”)] 

Un viejo escrúpulo en su velatorio... 
                         -diciéndome-:
¡No somos nadie! 
Y fue entonces cuando me di cuenta 
de que no estaba con el muerto señalado
a quién tenía/iba a despedir...
-¡Vaya corte...!

Sí, pero en el fondo de la  caja/cajón
todos nos parecemos.
-Será eso...

P.D.
Muchas veces nos sobrecargamos a nosotros mismos;
-no sabemos ni lo que queremos-.
Eso sí, buscamos y analizamos encargos/
perdidos en cualquier cosa...
como si de una reválida interminable se tratara.

Piensa en lo dulce/delicado y sencillo
                      que resultaría 
dejarte llevar embobad@ en brazos del musculoso
seductor y tierno destino.
Dejándote ir -a lo mejor ni vuelves...-

Busca en el reverso…

Busca en el reverso...        x+
                 sin resistir   
           -qué sé yo-/ por hablar de algo.
                Te mantiene entretenido/erecto
ocupado en la esfera/cuadrilátero del tablero.

          Esa es la condición del soldado
                       patrón, rey y peón.
Hasta que te devuelva de su patria/partida
a la levedad de la nada...

Mi única realidad es mentirle a los engaños
                              a su vez... 
                             -o eso pensé-.
Les ponía veneno, los retorcía/emborrachaba...
los extraía de/entre mis remordimientos, 
                        -sus entrañas-
pero como rabo de lagartija
para despistarme 
se desprendían/liberaban poco después.

Y esa tensión del universo en sus ojos, 
tiritando
mirando tan fijamente...
-lo bien que me la habían metido-
angustiándome/atosigado
bajo los efectos-desechos del descubrimiento.

La niebla nunca corre y se despeja... -Me dije
         gatea embobada/emboscada/enturbiando/
-confundiéndonos de lugar-.
No era posible que me pudiera despedir
-así como así/ de cada uno de ellos-
sin besar su cráneo, -el de mentira-
caparazón de caracol vacío/
cáscara de nuez... 
con la tierra seca taponando su boca, 
y el dibujo/espiral del devenir...
sin más salida que ninguna.

-Estoy cansado de llorar para mis adentros
                      por cualquier tema-
-¡Por Dios... me-a/burro!!
Migajas de cristal que han sido robadas -hoy-
por los pájaros furtivos del bosque/
-sociedad-
las cristalinas/petos del zagal que fui.
Ahora no sé cómo volver...
¿Qué ha quedado/ hay algo de mí 
en todo esto?
                             
-Ya... 
El dolor que buscas no existe/ -es un bulo-. 
¿Entonces crees que me quejo de vicio?

-No, pero si de nada estamos seguros...
para qué preocuparte por nada?
         Resuelve y encontrarás/


Hay una línea

Hay una línea que lo divide todo,     xx   
una mano que traza y separa el lápiz de la tiza/
                       tinta del boli/pluma...
un punto delante de ti... -insalvable-
Y nunca se sabe hasta cuándo.../
-en qué momento se va a detener todo esto...-
y aprovechar esa pausa para saltar al otro lado...
y que la mano siga allí/donde quiera que ahora esté...
y nuestro brazo no sea el suyo/
y nuestro cuerpo igual tampoco.

Siempre hay una línea roja/una línea blanca/
esa línea/raya negra más profunda 
de lo que nos podamos imaginar...
y esa no tiene cuerpo/ni mano/ni articulación alguna
para que podamos arrancarla del papel 
y echarla a volar.

Lo escrito no te devuelve a ninguna parte
pero sí puede hacer que vivas como eres
y te identifique donde estás...
Ser letra/palabra, también es ser.

Vivimos en la reencarnación de nuestra conciencia
-que para dirigirse a nosotros 
necesita hablarnos-.
Sólo eso... 
Somos el médium entre la nada 
y algún otro tipo de nada.

¿Y mientras tanto qué? -Diría si no fuese yo...
Pues vamos vagando 
como una pareja de novios
suspirando por conocernos/-o meternos mano-
en este extraño/entrañable y manido jardín
                               del diablo.



Se estremece…

Se estremece...              xx+        
               ha recogido sus alas.
El odio helado del invierno está aquí, su grito/
rostro agónico que se pliega 
hacia el interior de la memoria...
-satélites de un sol ya fuera de órbita-

Cada día se me revuelve mejor el estómago/
                   me vuelvo más patán/
-el viejo anunciado...- 
oliendo a príncipe de los gusanos.
Con mi ropa de muerto preparada en el armario
asfixiadas ya la totalidad de las polillas/
pesadillas del cuarto de las ratas
....ratos que pasamos juntos -él y yo-
con nuestras vidas jugando al escalextric.

Cada uno leemos para nuestros adentros... 
-en esta tórrida siesta- 
cuando nos acordamos del océano de los ojos/ 
sus mareas/... -todo aquello que alguna vez amamos- 
Y hablamos solos, nos escuchamos solos 
nos estamos volviendo locos.../ -muriendo solos-.

Todos nos cruzamos en el camino 
con/en la otra mitad de nuestro enigma... 
                                       -origen- 
Somos cosa única/bolsa de secretos y excrementos/ 
el primero de la fila al darnos la vuelta.
-Siempre hay una salida, no te preocupes... -Me digo
aunque sea volver...-

La mañana se levanta/la luna se enturbia 
y desaparece en el azul. 
El amanecer con sus manos abiertas nos empuja y crece 
como si nos invitara a continuar o/ a enviudar... 
de la enfermedad de ser humano. 

No hay solución, no hay espacio... sólo abismo solar/
silencio roto/hondo/hostil y bestial... 
despiadado ogro de la laguna/
lengua arrancada de cuajo con las últimas palabras
de la boca de la promesa.
Y todo ese dolor llorando a su vez 
por el ojo de buey de la nave espacial
para hacer el mar todavía más sólido/ y salado.

La casa del horror permanecerá abierta 
                  por unos días...
Todo cuanto ves delante del espejo
no te da por vencido, si acaso preso
            en pos de la comedida/sabia rendición...
La blandura/blanca circunferencia y sus aristas
ya limadas intuyen algo también
desde la colina de su cielo inmóvil brillante
                  pupila de ciego/luna negra...
piel de sapo/

Lo que existe está en nuestros ojos,
cada uno lo sabe... 
-como de las mentiras que no echamos fuera
cuando las dijimos-
Ahora su frontera/presencia es un obstáculo.
Somos forasteros/espantapájaros en mitad del sembrado...
Nuestra confusión la trajo la palabra
que no se llevó su herencia entre las ofrendas
de la sibila 
para que la suerte nos fuera vencida
                      y no revelada...

Nuestro calor/color y el eco del miedo 
lleno de sus patrañas/
pestañas arrancadas en lenta agonía...
 -fragancia de su tortura- 
junto al latido de la cuchara contra el cristal 
del vaso vacío de su corazón 
                culminarán este/ último acto. 


La Tierra y los planetas no obedecen
      a la estrategia de esta gravedad del ser.
Un ser que no tiene otra salida que morir...
Temblamos, nuestras piernas tiemblan
                       al acercarnos al precipicio...
Sólo nos conocemos por una referencia errónea/inútil, 
-Dios-.

Ahora mi cuerpo en su presencia y comportamiento... 
                            se siente débil
sin que me sirva ya de mucho a estas alturas;
      -como soporte de calavera/ y poco más...

Los aminoácidos son una leyenda urbana.
-Ya, pero no era eso...





Ordenando/

Ordenando/ordeñando los apuntes    xx  
he retrocedido mil o dos mil años... atrás!

Soy el templario de los mocos de la incontinencia/
inocente-mente encontrado...
camino de la liberación del pueblo oprimido... [Yo].
Sin haberte conocido aún/ni pretenderlo 
      de por vida cautivo 
veo y leo que sigo siendo el mismo
que todos los yo de antes...

¡Oh vida/ oh responsabilidad!
Despójate/guárdate de los fragmentos menudos/
mundanos y no me salpiques ni me solapes...
La piedra también se desmorona/gota a gota
mientras deja seco al cuerpo de su sangre
-... mis agallas escurridas por la desgracia-.

Partir/viajar/ver sin ideas preconcebidas...
-una utopía-
Volver sin haberte conocido/confinado
en un manojo de carne y de huesos/de libros
y de papeles revueltos en el mismo caldo del diablo...
Nacer de nuevo y romper con todas las tormentas
mentiras de lluvia de las costumbres/escombros,
ese cordón umbilical del mono.../feto desnudo 
que nunca nos abandonó dentro del pozo madre/
traje de buzo donde nadamos/meamos seguros
alguna vez.

La descomposición de nuestra redención continúa...
Lo que no sirva que no estorbe.  -Me digo
Y si se ha de ir, que vuelva cuando yo no esté.
Somos los despojos de la carnaza/presa del león 
a la espera/para los buitres carroñeros y las hienas.
Somos ese vacío en la última sílaba/órbita/gota 
del cáliz de oro de la esperanza... 
y en su brillo/espejo de fondo
ver la cara de la muerte que se te parece.

Deforme y mutilada... 
-una imangen al margen de la perfección/convenenciera-
Vagamos por el mundo recomponiéndonos 
con los trozos arrojados a la basura 
del circo de los ricos/
sabios y poderosos que han convertido
y confinado la tierra en su heredad...
No somos menos esclavos que Jesús El Nazareno
ante el poder de Roma... -el capital y sus influencers-
camino de la cruz  -nuestro calvario-. 
Su ejemplo fue para que le sigamos
-no al cielo con su padre-
sino... aguantando lo que aguantó en La Tierra.
Y nos dicen: si lo hizo Él que era el hijo de Dios
por qué no lo vas a hacer tú...
cacho perro!

Por eso cuando me leo y releo creo ver 
el resumen del mismo lobo/hombre bobo de siempre...
El mundo es una pecera en la barriga del pez gordo
que transparente/acristalado del más fino oro
y diamantes
se regodea ante el universo
como pez chico de la otra pecera.
Al final del todo... somos lo que no sabemos,
ahora -enredados- entre los cables de la computadora.
Dios ya no existe si Tú no quieres/

¿Y si todo fuera un cuento chino/ficción...
y si todo esto no ES en realidad?
¿Acaso seríamos menos justos con uno mismo?
No... -sea lo que sea- no parece nada sencillo
pero tenemos que afinar/afilar el lápiz o la espada/
escopeta 
quizás sea la única solución, 
nuestra salvación... 
-aquí en la tierra como en el cielo-
Amén!



Enciendo el aparato/

Enciendo el aparato/             xx             
pero no sintonizo ni indago frecuencia...
Vibro/cauterizo las hondas -megabytes- 
“Dios te bendiga” -me pienso para mis adentros-

Consúmeme oído... estoy contigo en el retiro/
chillidos de la ambulancia por la carretera
camino al hospital/habitáculo de hierro
...desatado me amargas con ese olor 
a baquelita ardiente/tostada.
Un pacto te acomete/ave fénix desatada 
yo sigo igual, sin tregua 
en mi no saber donde estoy.

Dios con sus dedos apagando mi tea
me susurró al oído un secreto...
-ante ti lo hago valer/ 
una vez que no he muerto todavía-
Sin haber hecho uso/acopio de la eternidad prometida;
mortal, -como bien sabes que lo eres...-
también desterrado hoy no vienes conmigo. 
-Y calló...

Eso ya lo sabía... -pensé, 
porque... aunque el dolor
me era tan intenso como desconocido
así que le entregué mi cautiverio
arrancándome del pecho el corazón inútil/ 
a Él debido; por alguna razón 
me estaba escapando de su parecer/perecer.

Esperaba ver disiparse blindada la aguerrida fantasía
con la mano del silencio sobre mi frente mojada.
Los ojos clamaban al cielo en litigio
-tembloroso entre balbuceos constantes-.
La luz que se resistía en aquel sueño tan extraño/efímero...
intermitentes rojas y amarillas como las llamas 
/brasas de Vulcano.

La proyección de lo inigualable suprime y supera
a la imaginación de lo susceptible/concebible. 
Pregunté...?
¡Ah! Eres Tú.
Al descubrirlo a mi lado exclamé.

Por ti mi orgullo muerto/flor en rebeldía.
Ante la palabra inventada pues... del hombre
en un convento de clausura mis votos anulé 
como un sordomudo en un mercado de abastos.
Una huida hacia adelante y la desintegración total.
-A deshora/en deshonra...-.
Pero no sucedía nada del otro mundo
y aburrido cerré los ojos de nuevo.

Berridos/halagos brincando de un suspiro/latido a otro
parecía que no tuvieran hartura... -en el monitor
mis rayitas de fantasma en su cárcel de cuadros-
y ya sin calzón, con una bata de cocinero abierta
por el trasero...
¡Qué no es ninguna nimiedad...! -Le dije
Por favor. -Le insistí...
¡Ahora! 
-Le grité. Esto es una vergüenza...
Ahora es el momento.
¡Hey...! ¿Pero cuál? -Contestó enrabietado.
¡¿A qué te refieres, pequeño saltamontes?
¿No te he dicho que aún NO?
-Y no supe qué decir-.

Una sábana celeste de la nada me cubrió la cabeza.
Él volaba desde la quietud... -no sé a dónde-.
Pero sé que de alguna manera había contactado conmigo.

¿Revelación?
¿Todo esto para qué?
¿Buscarle un sentido...?, no sé.
Nada por pasar/nada por sentir, un pesar atrás/
a ti/de ti...
aunque ya somos ceniza
necesito un espacio para vivir. -Pensé

Cada palpitación es un sitio.../una huella/
una muesca en el revólver.
Somos los pistoleros del tiempo/destino...
Todo termina alguna vez.
Vivir... es olvidarse de uno.
-¡Demasiado tarde! 
Somos para siempre la pesadilla de un loco
en la chatarrería/fundición del infierno.
OK.

¡Ay, tu… hoy/

¡Ay, tu... hoy        xx+
ya casi ayer/pasado.
No te preocupes ni desanimes...
sigo aquí contigo.
Incluso después de ti/
ante el asesinato
por/de uno de los tuyos.../sobre mí.

¡¿Qué sucederá?,
¿nos volveremos a ver...?
Y entonces ya no tendrás clemencia/
ni compasión conmigo... a que sí?!

Quedaré en suspenso/ 
como lo serás tú/por ti después
...en lo que fuiste.
-¡A mí esto 
se me está quedando pequeño!,
¡Corta ya...!

La nada de tu existencia pendiente...
es mi muerte diaria.
Lo que hacemos hoy... es el mañana del pasado.
-¡Ufffff... y dale...!
Ni que tuvieras un reloj en el pecho.