Se estremece…

Se estremece...              xx+        
               ha recogido sus alas.
El odio helado del invierno está aquí, su grito/
rostro agónico que se pliega 
hacia el interior de la memoria...
-satélites de un sol ya fuera de órbita-

Cada día se me revuelve mejor el estómago/
                   me vuelvo más patán/
-el viejo anunciado...- 
oliendo a príncipe de los gusanos.
Con mi ropa de muerto preparada en el armario
asfixiadas ya la totalidad de las polillas/
pesadillas del cuarto de las ratas
....ratos que pasamos juntos -él y yo-
con nuestras vidas jugando al escalextric.

Cada uno leemos para nuestros adentros... 
-en esta tórrida siesta- 
cuando nos acordamos del océano de los ojos/ 
sus mareas/... -todo aquello que alguna vez amamos- 
Y hablamos solos, nos escuchamos solos 
nos estamos volviendo locos.../ -muriendo solos-.

Todos nos cruzamos en el camino 
con/en la otra mitad de nuestro enigma... 
                                       -origen- 
Somos cosa única/bolsa de secretos y excrementos/ 
el primero de la fila al darnos la vuelta.
-Siempre hay una salida, no te preocupes... -Me digo
aunque sea volver...-

La mañana se levanta/la luna se enturbia 
y desaparece en el azul. 
El amanecer con sus manos abiertas nos empuja y crece 
como si nos invitara a continuar o/ a enviudar... 
de la enfermedad de ser humano. 

No hay solución, no hay espacio... sólo abismo solar/
silencio roto/hondo/hostil y bestial... 
despiadado ogro de la laguna/
lengua arrancada de cuajo con las últimas palabras
de la boca de la promesa.
Y todo ese dolor llorando a su vez 
por el ojo de buey de la nave espacial
para hacer el mar todavía más sólido/ y salado.

La casa del horror permanecerá abierta 
                  por unos días...
Todo cuanto ves delante del espejo
no te da por vencido, si acaso preso
            en pos de la comedida/sabia rendición...
La blandura/blanca circunferencia y sus aristas
ya limadas intuyen algo también
desde la colina de su cielo inmóvil brillante
                  pupila de ciego/luna negra...
piel de sapo/

Lo que existe está en nuestros ojos,
               cada uno lo sabe... 
-como de las mentiras que no echamos fuera
cuando las dijimos-
Ahora su frontera/presencia es un obstáculo.
Somos forasteros/espantapájaros en mitad del sembrado...
Nuestra confusión la trajo la palabra
que no se llevó su herencia entre las ofrendas
de la sibila 
para que la suerte nos fuera vencida
                      y no revelada...

Nuestro calor/color y el eco del miedo 
lleno de sus patrañas/
pestañas arrancadas en lenta agonía...
 -fragancia de su tortura- 
junto al latido de la cuchara contra el cristal 
del vaso vacío de su corazón 
                culminarán este/ último acto. 


La Tierra y los planetas no obedecen
      a la estrategia de esta gravedad del ser.
Un ser que no tiene otra salida que morir...
Temblamos, nuestras piernas tiemblan
                       al acercarnos al precipicio...
Sólo nos conocemos por una referencia errónea/inútil, 
-Dios-.

Ahora mi cuerpo en su presencia y comportamiento... 
                            se siente débil
sin que me sirva ya de mucho a estas alturas;
      -como soporte de calavera/ y poco más...

Los aminoácidos son una leyenda urbana.
-Ya, pero no era eso...





2 comentarios sobre “Se estremece…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s