Tropecé…

Tropecé...         xx?         
Luego quedé en recobrar el equilibrio/...
Seguí adelante... y tropecé bobo, 
como un payaso de circo.
Volví por donde había venido y tropecé de nuevo/
pero esta vez como un chico de ciudad.

Me acuerdo cuando se cruzaron mis pies por delante
al echar a andar por primera vez/... y tropecé...
Era pequeño/ casi recién nacido,
y me asusté bajo la atenta mirada de mi madre
que intentaba consolarme.../ y también tropezó.
Cayó sobre mí/ nos caímos los dos...
y nos echamos a llorar; y a partirnos de risa después.

Yo no sabía hablar todavía...
entonces no me dolía nada/ estaba en brazos de mamá;
-mi madre del alma-
Ese querer que la locura/ictus... ha despojado/
desalojado/desvalijado.../
apartado y volatizado al absurdo abstracto;
-arrancándolo hacia el ostracismo...-

Y tropecé al querer besarla/ y me miró
y nos preguntamos sin hablar...
/ya con la mente puesta en otras cosas...
¿Qué nos ha.../había pasado desde entonces
...desde esos años de mi niñez
y de su edad genial/robustez y hermosura?

Ya ninguno hemos sabido responder/respondió
ni lo sabe/ sabrá...
No, no sabemos nada/ por eso tropezamos.
Aunque intenten arreglarlo, educarnos/enseñarnos;
no tenemos remedio, ellos, nosotros... 
                    -todos tropezamos-.

Y así hay que entenderlo/ como una ley más de tantas.
Y de cómo nos convertimos en carne idiota.../
necios/imbéciles -o más dulce-mente seniles.../esquivos-
chivos expiatorios de la especie/debatiéndose 
 en su propio declive...
minados/mirando de cara al precipicio
...presa de su temblor/vértigo de lo infinito.
Esa etapa inútil/en colectividad.../
selectiva atrofia generalizada/camino de su destrucción/
en la deconstrucción/aniquilación de su mundo.

Porque el que te ha querido se olvidará/... 
                               igual que tú de él/
se tengan las expectativas/perspectiva que se tenga.
Y tropezamos.../
tropezaremos con ello/s sin comprenderlo
ni conocernos/ como almas en pena, sin reposo/sin cabeza
sin corazón... -por los siempre jamás-.

Somos pompas de jabón a su merced.../ esclavos del tiempo
y del viento que no cesa, ni deja de soplar/
salir de los labios de la divinidad del Universo...
Empujándonos a todos hacia el mismo lugar/
el abismo de la incomprensión.

P.D.
Cuantas más tonterías voy leyendo... 
más torpe y lento me noto -a mí y a mi cerebro-
Apenas alcanzo a distinguir entre lo bueno/
mediocre o de lo malo.
Y claro... el escrito es mi refugio/
                                  su reflejo.

No sé si alguna vez dejaré de repetirme tanto/tonto...
El caso es que no tengo a donde ir/ nada más que contar, 
creo que debería dejarlo
antes de que alguien me pegue un tiro/
-con todas las de la Ley-
-¿Y mamá... dónde queda/a todo esto...?
En su sillón -medio adormilada- con la tele puesta.





Mi padre y yo…

Mi padre y yo...       xx+
en el aseo/baño del hospital.  
-De pie los dos 
frente al gran espejo-.

Mientras le voy limpiando el culo...
él se mira zarandeando sus genitales
a lo que le digo: estate quieto
que no puedo ponerte el pañal.

Y le comento:
¿Te conoces papá?... ¿Sabes quién es ese...?
-Pues claro hijo.
¿Cómo has cambiado... eh?  Y asiente con la cabeza.
Por qué no me afeitas, -Me dice.
-¿Esa enfermera tan simpática viene esta tarde,
verdad...?

Lo senté en el sillón... y me miraba como un búho.
¿Qué pasa papá?
-¿Qué es eso que lees...?
Poesía le digo.
Y se encoge de hombros.../ toma su vaso de plástico
de la mesita y le da un sorbo al agua.

Sigue mirándome sin parar...
¿Te pasa algo/te encuentras bien?
Y encoge los hombros de nuevo
mientras se entretiene mirando a una señora
que deambula sin parar por el pasillo.

Me vuelve a mirar...
-¡Qué buque!
Me suelta sin ningún complejo.
-¿¡Has visto eso.../ qué buque!?
Insiste.

Le hago un gesto de censura -que al parecer no entiende-
pues el compañero de habitación 
seguro que lo ha oído...
-no se da cuenta de que el camisón 
la hace enorme-

Ese es mi padre...
Haciéndose el tonto/despistado cuando algo no le interesa.
                                         -Si le riñes...- 
No sé si darlo por cosa/causa perdida o encontrada.
Es curioso el “jodio”, ya está muy mayor
es mi bebé viejo...
93/diez de ellos de malísima calidad/Ictus.

Lo miro y me veo...
Nos miramos y seguimos sin conocernos,
aunque hayamos hablado largo y tendido en bastantes
...insuficientes ocasiones -parece-.
Otras sólo de escucharnos entre los demás.

No lo conozco todavía y menos ahora de esta manera...
Algo tendríamos que haber hecho antes de estar así/
tan al final de nuestro contacto.
-O mejor no-.
¿Quién lo puede saber?
¿Qué es lo que podría mejorar/a él/a mí
...nuestra relación a estas alturas?

No, 
no hay que calentarse mucho la cabeza...
-eso es lo que creo-


¡Ay, tú… hoy/

¡Ay, tú... hoy        xx+
ya casi ayer/ pasado.
No te preocupes ni desanimes...
sigo aquí contigo.
Incluso después de ti/
ante el asesinato
por/de uno de los tuyos.../ -sobre mí-.

¡¿Qué sucederá?,
¿nos volveremos a ver...?
Y entonces ya no tendrás clemencia/
ni compasión conmigo... a que sí?!

Quedaré en suspenso/ 
como lo serás tú/por ti después
...en lo que fuiste.
-¡A mí esto 
se me está quedando pequeño!,
¡Corta ya...!

La nada de tu existencia pendiente...
es mi muerte diaria.
Lo que hacemos hoy.../ es el mañana del pasado.
-¡Ufffff... y dale...!
Ni que tuvieras un reloj en el pecho/
marcapasos.


Viviré detrás de mí

Viviré detrás de mí             xx           
atraído por el empujón/balanceo donde me columpio...
¿Hay alguien ahí?
¡Derrota, ansias.../ contestad!?

¡Transmigraciones oíd/huid!
¡Por favor concédeme esto...!

¡Uy qué bien!
No puedo preparar/pensar en nada más.
-¿Qué vamos a hacer, -pasa de mí-?
Hoy ya he visto/tenido demasiado...
       -el día se me ha hecho muy duro/-.

Como Dios manda apuñalo/fiebre/desventura
a la muerte luciérnaga/siguiéndola
sanguijuela a su cuello-desventura enganchada.
No me lo puedo creer...
y sin embargo me consume el pensarlo/
suponerlo... mientras la estrangulo
con las mismas ganas/manos que me sujetan.

Meditación... lástima me das/al más alto nivel/
con el más mínimo detalle veo que te fustigan
con un salario/saldo injusto para vivir.
Hoy huérfano y profano te admiro
-oí el estruendo.... la voz de dentro-
-No, hoy no...
No soy yo el que vive para alimentarla
ha sido todo un engaño.
Te he dicho que pases de mí...

A medida/mierda que pisan/pasaban las horas...
y desde su cumbre/que jamás/nunca se fueron,
como un decorado de cera-cara plana/reloj
-de orejas de piquillo-
el tiempo de su mundo/los números...
son tachados uno a uno por la lanza/
flechas que tartamudeando 
vuelven a por más
de mi pecho traspasado hasta el corazón
oliendo a cliché.

-La has tomado conmigo...
¿Alguna cosa más?
¿Por qué haces que piense así?
¿Acaso no soy yo el que va a morir por los dos?

No... eso no es todo/
por ahora.
¡Y vuelve a tu cuarto/burdel/cárcel
del difunto en el que nos estamos/hemos convertido!

P.D.
La vida de cada individuo está llena de matices;
tantos o más como conciencias persisten/presienten
             que le abordan y deben reconciliar.
-Ser a expensas del no ser/o de una ilusión
tampoco está mal...
pero hay martirios que no nos merecen.

Está claro que el hombre es un ser engatillado
                               ya muerto/
lo único que hace es dar vueltas y más vueltas
en el ataúd/nave espacial por el cosmos de su mente.
           Somos una/la chispa eléctrica de conexión
no más allá de un cuerpo que late por la corriente
de lo corriente...
Cuando fluye/sufre un paro/ -lo que es deja de serlo-
y lo que ha sido deja de funcionar
y lo que él pensaba que sería también/ 
-aunque nadie lo sabe...-

Somos la cadena que nos suelta y ata al mismo tiempo
en un espacio/hueco que sólo podemos llenar cada uno.
Somos el tapón de cualquiera de los agujeros
del queso que Dios le ha puesto al ratón de la razón...
Nada más que unos condenados del cepo alambre
mientras que confundidos olisqueamos 
el taco de madera con las huellas dactilares
gravadas en su costado por la grasa en los dedos
del que nos viene a cazar y la ha afinado
para liberarnos muertos del después...

Del otro lado -qué sepas- nos espera otro igual
que a su vez espera a otro y a otro y otro, y así...
¿Acaso sales/sabes tú de algo diferente?
-Pues yo creo-veo sucesiones/secesiones del yo...
desperdigadas mientras caemos por el abismo.
Y no sé si alguna agarrará y echara de nuevo raíces...
Ya!









Dios está por hacer…

Dios está por hacer...   x?
¡Hágamoslo digno de nosotros!
-Hablaré poco más/menos así de todo esto-
¡Atento a mi obra...-

Ayudo a Dios a depilarse/despiadado como es Él...
Soy el etéreo etero/heredero,
el elegido que me invento
en mi halo/retablo de santo traicionando a Jesús/
su hijo y mi amigo.
-¡La “hostilina” tú...!

Para ser profeta primero hay que fabricar un mundo...
Y yo no he fabricado nada, -ha sido quien ha sido-/?
-¡Clítoris arrogante! ¿Eso es una broma no?
¡Menuda pasada...!
¡Crucifícate junto/pegado a Él, que te haga lugar
que bajen de la cruz a los ladrones 
y al Nazareno!
¡Alegraos! Fue su elección...
dirán después.

¡Buen trabajo... ¿Salimos de aquí colega?
El ensayo no ha estado mal, verdad?
-¿Y Pilatos?
Creo que iba al aseo.

-¿Mañana echamos otro polvo/día a los marranos?
Mejor pienso... -o lo empalamos!?
-Ufff.

Oír/huir al reloj

Oír/huir al reloj rugiente/susurrando        xx+
a su engranaje fiel de posos/
pozo/pasos hacia la muerte... 
-y que no te despiertes-.

Resulta un alivio mirarlo y escapar...
-sin encajar un sólo golpe en nuestro corazón-
Crujido a crujido/traste dándole al traste/
consuelo y eco firme.

¿Cuántos latidos se pueden esquivar/
o equivocados aguantar en esta puta vida
en paralelo a la máquina infernal?
¡Piénsalo bien...
-¡Déjame, traidor!
¡Suelta, suelta de una vez!
-¡Aguanta, por Dios...! ¡Qué prisas!

Las horas más tempranas discutiendo...
-así somos todos-. 
¿Las oyes tú también?


Postre…/

Postre.../                 xx
todos esperamos al postre.     
Te dan/ y olvidas lo que más deseas... ¿Cierto?

He de mojarme/decídete de una vez... -pensé.
Algo pasa... ¿Y qué es?
¿Qué lugar es este/en el que estamos?
¿Qué locura es esta...?

-Creo que ya se lo he prestado/presentado antes
quizás una o ninguna... 
Sí tú no lo recuerdas/anda que yo...?
Ufff, -qué lío-
¡No estoy soñando... verdad?

-Lo que quieres que pase y nunca pasa
es muy difícil que se olvide...
Abriste la puerta y se escaparon las pelusas.
Sí.

P.D.
Estamos contaminados... 
La verdadera levedad del ser
es la reminiscencia de donde acabarás/
de su administración/dosis...
-nada que se parezca a lo que haces hoy-
El juego/espectáculo continua.

Cada cuerpo es el hogar de una muerte,
el azar sólo es el destripador/
repartidor de las cartas.
Todos queremos vivir a costa de lo que sea
perseguidos por la presión de continuar...

Somos náufragos/espectadores 
de nuestra propia supervivencia.

Ser es saber lo que pronto olvidará.