Hojas plateadas de colores

Hojas plateadas de colores         x
no cayendo/deambulando...
Nadando en el coso del estanque
entre el acantilado de cristal
que aglutina/contiene su medio
cerca de la puerta de la entrada
junto al arco del pasillo.

Tirado en el sillón
es cuando más me gusta verlos
lo miras y él lo sabe...
Se pone impaciente de un lado a otro
en su jardín subacuático artificial,
esperando que lo atiendas.

Te mira fijo mandándote besitos,
mensajes envueltos en papel de plata...
Correo que se vacía
expandiendo su aliento/silencioso mensaje.

Lo hace muy tierno/mimoso
desde su torre de Babel transparente,
lloviznando gotitas de plomo
ensoñiscado, pero al revés
para que no te molesten.

Entonces, por un momento
te das cuenta de que sabes menos
que él de los dos.

En su cáliz delirante embrujado clama:

En su cáliz delirante embrujado clama:  xx?   
-No sé qué.
Cavernas mohosas, deidades sustrajera…
-¡Qué mal, qué mal…!, ¡fatal!

La probable disculpa se suavizó intacta,
te conceda tibieza con la presente respuesta...
Yo ensayando para el papel principal.
-Up…

Cruenta en ti reposa la ensoñación aletargada
hogareña/halagadora perdida ya para siempre.
-Cuesta creerlo, pero vas a tener que decírselo…
¿El qué?

Disculpa, se ha largado… no hay manera…
-¡Pedazo de cafre…!

Para mí la gente se define sola.
Todo lo que existe es lo que tienes.                
El mundo cambia...
Debemos hacer balance
     y que la gente/tú reflexiones,
despierten...

Creo que con esto nos podemos lucir.
-Debí imaginármelo que te pasaba algo raro…



 

La sombra se cae conmigo al brazal

La sombra se cae conmigo al brazal        x
pero soy yo el que se moja.
He resbalado en la hierba
deslizándome hasta el fango
mientras ella permanece tirada, sin inmutarse,
como si no nos hubiera pasado nada.

Al salir me di cuenta de que la bardiza
tapaba la escasa luz que procedía
del poste del alumbrado de la senda.
Creí por un momento que pasaba de mí.

La pobre no estaba/había desaparecido...
Una guadaña de oscuridad
la había seccionado por la cintura
lejos de la otra mitad
fragmentada por el alambre y las cañas.

Ahora sé cuando recobro la verticalidad
y la observo entera en la pared
que sigue pareciéndose a mí.
Anda algo torcida
como si le doliera algo...

 

El tiempo pasa la tierra cambia…

El tiempo pasa la tierra cambia,         xxx   
el hombre perece bajo ella y sobre él
porque también cambia
     pese al grito.

Atrapado, apretado entre los dos mundos/ambos...
y no puede por menos que sacarle filo al colmillo
     que lo mantiene preso y desangra.

Somos prisioneros en superficie
y del peso de su angustia por desbrozarnos...
Atravesados de continuo por los biorritmos de
          nuestro organismo/espíritu.
Opacidad espacial que germina
como el grano de oro de Belcebú
 en los labios del hada madrina de Heidi.

Somos plantas, suelo, foso de sonrisa y serpiente/
cosa, presencia, rumor,      alivio sobre las noches
en la gran ciudad de los sueños...

Divinidad palpable/realidad confusa
minutos de ausencia en su celda de castigo.
Olas de escarcha sobre el capó
     del descapotable del rey Midas
en la fiesta 
donde nos hemos perdido.

Tu desconsuelo viste de Prada
con bragas de esparto y calzón de alcanzabas/
                         calabazas...

-¡Te deseo suerte colega...!

El esqueleto de algún fulano/fauno

El esqueleto de algún fulano/fauno      x
se ha quedado por fin seco.
Un maravilloso artista/artesano
de titiritero de marionetas
le intenta dar forma.
Lo está reconstruyendo/recomponiendo...

Le ha hecho unos agujeros
en la punta/base de las extremidades
pasando unos hilos anudados
para sujetarlo a su parrilla/atril.
Le pone algunas lañas
cuando así lo requieren
las zonas de cerámica/porcelana rota.
Incluso lo ha vestido
acorde con lo que cree/debió ser...

Ahora lo pasea por los parques
y jardines del infierno/cielo.
Representando con él
escenas de todo tipo
para entretener a los demonios
y angelitos niños
que aún no les ha salido
la cola, las alas
ni los cuernos...

-¡Joe!

De lo que seré, su eco

De lo que seré, su eco        xx?
de la otra dimensión huye despavorido
poseído...
Me gustaría adentrarme en el espejo y escapar.
Jamás rendido así ante nadie...

¿Me equivoqué de sitio donde lo esperaba?
¡Seguro!

Efímeros orgasmos/orgías de mi vida perdida
   con una sonrisa siniestra en los labios 
se esconden de alguien
que en algún lugar me esperan... 
Lo sé. 

Esa jaula de grillos y su exterminador de plagas
         blande su látigo/-Ni puede nombrarme rey
               más de una vez hoy conquistado...-

¿Cómo es posible que ya no quede nadie/ nada?
-Usted no tiene la culpa, va por túneles que se pierden. 
Ha creado un laberinto sin salida.

No lo entiendo, en fin, algo sin importancia.
Cuesta despedirse de uno cuando todavía hay tiempo...
-¿Y cómo te las apañas?
Hago cosas bastante feas...

Entre dos páginas el tíquet de la bibliotecaria
marca por donde vas.... ¿Lo sabes?
Son de los mejores de mis recuerdos favoritos
                                 olvidados.
Ahora que lo pienso,
     ¡quitaos de en medio!

-¿Podemos hablar de esto en privado?
Un segundo, pensemos de nuevo... pero esta vez con lógica.


En la excursión de un solo día

En la excursión de un solo día     xx
en este mundo.
Desde la insomne displicencia
de una muerte transgresora...
Donde te das cuenta
de que el corazón
en medio de tanta víscera,
sólo podía bombear sangre.
De que la verdad no es la tuya.
De que no te perteneces...

He encontrado algo mejor
y más barato,
pues prefiero tu recuerdo
a mi certeza...

Este campo continúa lleno de minas/
de flores que aún no he pisado
Así que me devuelvo...
   en cuanto encuentre
el tiquet de compra.