No quiero

No quiero saber nada    x    
de ese estúpido bastardo
de ese concepto crítico/cretino...
¡Cómo si alguna vez lo hubiera conocido!
¡Já...!

Dicen que
cuando te posee te encadena/
encarcela.
Si te olvida, lo deseas.
Si lo abandonas, te deja.
Si lo buscas, no lo encuentras.
Si lo tienes, te sobra/te devora.
Si lo vieras, no lo conocieras.

Cuando crees haberlo presentido,
antes de que acabes completamente loco,
su zumbido te deja sordo,
te vuelve idiota de solemnidad.
Hasta el aborrecimiento,
hasta el culo del mundo,
hasta reventar
en cada y a todo momento...
Sus demonios/dominios no conocen
ni conceden fronteras.

Se retorcía/

Se retorcía/liaba el pelo     xx?   
-los cabellos entre sus dedos-
igual que lo hace la lumbre/flama nerviosa
remontando/insuflando/absorbiendo
el aire de todas partes
    -las cosas de su alrededor...-           

Ahora la puedes besar. -Pensé.
Si, lo deseo... atacaré sin cuartel.
-Pero tampoco me ayudó la idea
   porque me puse algo nervioso-.

-¡Anda!...
Señor, don no merece la pena,
tu nombre me da risa...
¿Pero por dónde/de qué? 
¿Qué hiciste al final...?

Nada.

P.D.
Muchas veces nos quedamos mirando/-absortos-
imaginando lo que vamos a hacer
de manera que después no sabemos
si ha pasado/-está pasando- 
o ha sido todo un sueño/alucinación...

El caso es que lo descontamos como real
-de la vida misma-
incluso lo sentimos como hecho.
Esa doble identidad del yo pensante
que deja aturdidos al resto
en su lecho de muerte...

La intención no basta/pero es suficiente
-satisface- en la mayoría de los casos-.
Somos de/para lo que queremos
un obstáculo más...





Una soledad

Una soledad intransferible...     xx
¡Única!
Sólo mía, para mí.

Fría, sin tapujos
congelada hasta el éxtasis.
Para sentir en su cubierta
el crujir de las grietas
con el agua tibia 
del sueño de tu presencia
cuando decidas volver...

Una soledad lisa y blanca
en el hondo de la huevera
esperando el ligero golpe
que le abra el cascarón/caparazón
para soparle la yema
con pellizcos de pan vivo...
-Mollas de un corazón
absorbiendo a otro-.


Encaramado a la bolsa de los desperdicios

Encaramado a la bolsa de los desperdicios     xx
busco en el latido/lacito que tan mono le anudas/abrochas
un cordón, condón, pendón del perdón
donde estrangularme/asfixiarte/ahorcarnos juntos los dos
antes de que pase el portero/bedel y lo retire/LA BASURA.

Con su aullido/ascensor/canasto de goma
y el whatsapp, suspiritos al borde del pene
irreconciliable con tanto trajín en los bolsillos...

Que si las llaves del calabozo/las monedas de la libertad
los vales para el circo del retiro, la cara de cartera
el cuerpo en general que genera gangrenas...

Tanto temblor, tanto grito, comidillas de Tele5
en las auditorías de la escucha furtiva
con el aroma de ir piso por piso
recorriendo la campiña de esa ciudad en miniatura.
Reducido pueblo empaquetado en ladrillo
con papel de alba al amanecer y de plástico
cuando anochece.

Todo un delito estentóreo que vemos catapultar el tiempo
a nuestra puerta del cada día
mientras que permanecemos encerrados voluntariamente
en esta prisión de la misericordiosa resignación
apostólica y romana. 

En el epicentro mismo/incógnita del dedo en el gatillo
esta insoportable/insostenible delicateses.
No patinan/resbalan sus reivindicaciones
como las tuyas de las mías.      

-¡Basta ya... "pesao"!
Ni escucho lo que te digo,
perdona/pendona ha sido un lapsus...

Otra vez los días

Otra vez los días se hacen largos/ -lagos    xx 
tan grandes por San Juan...-?

Memoria prodigiosa conviérteme en tu diablo/
aliado y esclavo;
me recuerdas tantas cosas que ya no existen.
-querida mía-/
He recibido llamadas muy extrañas
en el hogar/ocaso de mi sesera/
estoy tan inquieto...

-Aquí me tienes, ¡desembucha!
Soy todo tuyo...
¿Qué he hecho esta vez?
Sabes que soy sincera/clara/atractiva-mente inconclusa.

¡Ahora lo entiendo...! 
Desde aquel entonces nada ha vuelto a ser igual?

Mansedumbre del ignorante rescatado de su ocio
odio/oído genital/cenital y amparo...
¡Dime que lo he interpretado mal.
¡Vamos...! ¡Dímelo!

-Tú mismo...

P.D.
Nos hacemos pasar por bobos inocentes/
-como el que nunca ha roto un plato...-
Cuando sabemos de sobra 
lo que buscamos y nos interesa 
a cada momento.

Después del festín/
-orgía mediática con uno mismo-
lo enmarcamos en el recuerdo 
con lucecitas de neón.
Y luego nos quejamos de que se ve todo lila/

Está claro que el ayer tiene su valor
como moneda de cambio del presente
invirtiendo en futuros...
Pero se nos olvida la verdadera realidad
-la de los hechos- 
cebados de por vida
con lo que quisimos/ o queremos creer.








Me gusto

Me gusto al recordarte     x
en el saber de que nada de todo esto tendrá fin.
Por más veces que pienso/contara esa historia
una y otra vez...
siempre me parecería cada una de ellas diferente,
única a la anterior.

Así descubro nuevas posibilidades,
nuevas aventuras/aberturas instándome a escuchar
a pasar, a explorar
en las deidades nacidas y en las no nacidas
para nunca jamás...
En esa ciudad desierta/decrépita/absorbida
por el animal antropófago infalible
que te llevó a navegar.

Por esas calles inundadas de tierra 
donde se van empinando/apilando
las imágenes caídas
a la orilla de la travesía/camino,
saludándote/haciéndonos una reverencia
una vez que tu adiós
parece que es para siempre...

Saca/libera

Saca/libera de esta nube de polvo mis pies   xx? 
que sea la tibieza de la arena de tu playa
la que grabe/module mis pasos
para crear una nueva dimensión...

-¿Qué si no cambio?
Pero si sólo pienso en ti.../ -lo hago todo por ti-.

¿Nos apartamos/apareamos por separado...?
¿Es eso lo que quieres/
quizás haga que mejore nuestra relación.

P.D.
La modernidad del intercambio de/en la pareja
el ir y venir a un terreno imposible de conquistar...
El abandono y la consiguiente fatiga
de sus contendientes rendidos a su suerte
hace factible que la entrega en porciones
empache -y no de lo mismo-.

¿Quién puede saber nada de uno y del otro
cuando el mundo es un completo engaño?
Cuando las mentiras campan a sus anchas
y la verdad se esconde avergonzada...
¿Quién puede dirigir un destino sin alma?

No, los experimentos son diversidad
-y aunque en la variación está el gusto- dicen...
Necesitamos cierto cúmulo de certezas:
una es donde nos dirige el instinto del corazón
y la otra es olvidarnos de todo.

Nunca una relación podrá saber de su final,
deconstrución/descomprometerse...
pero está claro que existe
-como ese sol que alumbra-
Por lo tanto... 
no pienses ni te castigues inútil-mente 
sólo actúa/ el tiempo dirá.





Vamos paseando

Vamos paseando       x
y nuestras almas contiguas
se van haciendo cada vez más amigas
cogidas del brazo incluso
de la mano.

Cuando abandonamos ese lugar
ellas continúan vagando
recreándose en las vaporosas escenas.
Lloviznando condensados mejunjes
de afecto y añoranzas...
-Cobijándonos-.

Aún después de habernos ido,
de haber pasado unas horas juntos
unos días, unos años,
incluso de desaparecer...
nuestros espectros de almas gemelas
continúan tal como las dejamos
porque ellas
sí quieren conocerse mejor.

Se recrean acariciando la huella
de todo aquello que fueron/fuimos
de lo que formaron parte
de lo que vivieron juntas.
Incluso juguetean con la punta de los dedos
antes de despedirse...

Me llamas y te obedezco

Me llamas y te obedezco       xx  
con la mirada a la altura de tus ojos
pero ya no ves lo mismo que yo.
Mi objetivo es ninguno, mi nombre cualquiera.
¿Te acuerdas de la varita mágica?

Tengo que reconocer que siempre me gustó
eso de la varita mágica
después de todo sigo siendo como un niño.
¡Qué más quisiera yo...!

Tócame, tiéntame con la pluma blanca de la luna 
en la creciente de su alocada mengua
desinflado el globo...
Tócame, tiéntame como sílaba a fuego lento
haciendo pompas en la cazuela junto a tu blog de notas...
Tócame, tiéntame con la mutación/fermentación 
del fruto en su jugo, en su pulpa, carcomido por el gusano
que todo cuanto roza lo destruye mientras lo deleita...
Tócame, tiéntame con la deriva de unas melosas insinuaciones
sin tren de aterrizaje en las explanadas de tu piel...
Tócame, tiéntame con la moneda de nuevo cuño
en la trastienda del corte de sastre en las vertientes de tu uve...
Tócame, tiéntame con tu sexto sentido, 
con el sexo claudicando
junto a la mantequilla, la mermelada, la miel,
el bol de las sopas con ron y el café de grano aclimatado
y mucha, mucha nata rebosante
para que te ahogues tú sin mí; estúpido tubo de buzo...
Tócame, tiéntame en el cerco que te aguarda
cuando te persigo por la feria de las atracciones de la especie.
Tócame, tiéntame para dejarme donde me encontraste, igual
que cuando me trajiste de donde me llevas cogido...
Tócame, tiéntame con las sogas/púas del cactus,
con las agujas de los relojes parados
en la sirena/simetrías de la escombrera del aserradero
en el barbecho de tu mesita/risa pícara de la noche
y sus profecías supurando amor de andar por casa descalzo...
Tócame, tiéntame para que no se detenga el rulo
que aglutina la grava y el alquitrán
a punto de darse la vuelta la dicha de la vida.

"Tócala otra vez, Sam", pero no la dejes salir...
No la dejes que abandone el local, el sitio
sin escuchar entera la canción.

Cada vez que me endulzo con tu lúpulo
el luto del reguero de mi muerte/mente prende la yesca 
ennegreciendo el índice y el pulgar cuando detengo la llama.
Intento encender el cigarro de la desesperación a la fuerza
semejante a un nudo de corbata que ahoga, 
arremolinado en la maleza/mecha del chisquero aguardo...

Entonces un solo soplo/toque de tu voz hace 
que prenda de nuevo...
y ardo ante ti/para ti 
cuantas veces sean necesarias.../y haya gas...

Ya lo sé,
que todo eso sólo está en mi cabeza
         pero lo cuento y parece de verdad...es chulo/muy chulo...

Y dime, ya que te pones a decir cosas...
¿Qué somos? ¿Lo que vemos/lo que queremos/lo que soñamos
o la nada esperandonos de nuevo?
¿Es ella o nosotros, verdad?
Porque no me aclaro...
Hay veces que no sé si las cosas pasan o las estoy soñando...

Bueno, a lo que íbamos...
Si me dices ven lo dejo todo,
             que hasta ahí llego... -cortito pero lo justo-.