Me pareció otra cosa…

Me pareció otra cosa...                    x+   
             pero no era ni fue así,
             -aunque atrajo toda mi atención-.

Acostumbrado como estaba a rendirme/redimirme/
recluirme ante su belleza.
       -Y pensé contrariado...-
¿Qué lógica hay según la cual cada cosa es lo suyo
y de lo que nos falta su reclamo?

Ante lo inminente de la idiotez
                 e innecesaria necedad de la pregunta
-que se suicidó al momento-
se sucedió rodeándome con su abrazo de guerra
                                              y muerte 
-al son/sonido de la luz de un  nuevo crepúsculo-
un muro de palabras con sus torres infumable/
salobre y salitroso.
Con bloques de ideas retorcidas...
entre mortero de algodones.
Como una cinta alrededor de la medida de mi pensamiento
              que se desnudaba nada más apareciste tú.

Y nos fuimos a la cama
-como siempre lo hemos hecho...- de mentirijillas.
A dormir el sueño.

P.D.
Nada es lo que parece 
hasta que te ves delante/ -en desuso- desnudo.

* Publicado anteriormente 2/JUNIO/19


Envuelta en la voz

Envuelta en la voz de tu acompañante      xx
te veía follar/flotar radiante, ardiente, inmaculada,
                     hipnotizada por sus palabras...-
¿Acaso no era eso lo suficientemente grave
como para echarme a hervir de puros celos?
Hermosa, bella y siempre sonriente, -a la espera...-
¿De qué más...!

Parece que nada haya cambiado desde entonces
-y no me digas dónde estamos- porque no llevo la cuenta...
Te veo pasar en la distancia que me diste/dejaste 
cuando iba a tu lado,
conmigo...  
¿No te suena eso?  -No sé de qué...

A veces creo que todo esto no es más que un maldito sueño
que se repite/repta, retuerce recurrente 
en el enigma
estigmas de la noche.
Que te abraza y te arde, -ya sabes con qué intención-.
-¿Para que no le hables a las nubes...?

Nuestros enfados/discusiones, supuestas riñas
-amañadas, o no, por el subconsciente-
siguen su curso durante el sueño
en azogues interminables entre la colcha y las sábanas.
Ese veneno recuperando el latir de nuestro cuerpo
mientras duerme...

¿Qué importa eso ahora? -me dices,
¿después de tanto tiempo?
¡Pagué el billete, pasé y me senté! 
¿Y para qué...?

Vuelan/vuelven siempre como si fuera ayer
y me castigan en el honor de mi hombría sin tapujos,
-y para más inri- en la cama... 
¡Qué locura!
Como si sucediera de verdad.

-Pobrecito pez/sapo... 
¿Has probado a quedarte quieto?

Sufro igual que antes, y no lo entiendo...
                              ¿Hasta cuándo?
Menos mal que a veces los distingo y logro separarlos 
de la realidad
a base de pequeñas alquimias, -ensayos y licencias-
que voy maquinando en vías/pos de mi salvación...

Cuando me despierto lo hago bastante cabreado/confuso
al amparo de su larga fogata agotado...
Y me confisco tenebroso en esa jaula/cepo que te atrapa
para devorarte el ogro de pasos de siete leguas 
del pantano/páramo del pensamiento nocturno 
así viciado.

Hasta que descubro que ha sido una nueva mentira
y la obvias olvidándolo...
Pero tardo en soltar amarras, -la rabia
de mi cuerpo se resiente apesadumbrado-.
Sin descontar para nada 
la cuota del descubrimiento de la verdad
mis yoes y yo nos vamos inventando así un muerto 
para cada día/ un Vietnam
incluidas sus bombas de napalm y las secuelas/
                            traumas mentales
de los combatientes al volver/-verse de nuevo 
las caras en casa-.

Y así llevo toda la vida, discordante/callejeando.
Si lo llego a saber...
habría cortado de cuajo en aquel maldito/preciso momento
en el que empezó todo a delinquir/destruirme.
-¿Qué se te ha perdido allí, ni se ve a nadie ya...?

Y podría no haber vuelto de las escusas/exclusas
con sus candados abiertos sueltos en los bolsillos.

El escenario es idéntico, los comentarios los mismos...
Los supuestos/pruebas de superación
de nota muy deficiente
ya no alcanzan el aprobado -ni en el mejor de los casos-.

No salgo del bache, de su mundo perfecto.
Y al otro lado lo mismo peleando...
Reflejo en el agua temblando mientras cruzamos el puente 
de la oscuridad más ciega
sin luna...

Y me exprime sacándome el jugo/me dejan tieso, muy seco...
Igual que una momia en su desierto de arenas movedizas
eternas
dando vueltas y más vueltas en sus conos de cristal/
                     mundo vertical para lelos.

Y entonces en un alarde de valentía me remonto/
retomo...
Pero no hay nada
sólo basura de la descomposición/descomprensión
a los pies de mi lecho de muerte...
Jugando a la pelota con los calcetines sucios embrollados
del antes de acostarnos.
Y ese hilo dental/mental tan prometedor/higiénico
con el que te lo quitabas todo de en medio
en un rincón del cuarto/en el suelo
junto a una pata de la mesita.

Pero ya somos mayores
con más polvo -que no claridad- en nuestras cabezas.
Y lo soportamos porque no podemos escapar
atrapados en su danza sufí.
¡Es lo que hay...!

¿Es el perdón acaso/ o la penitencia de alguna culpa?
¿Y para qué quiero yo esa palabra?
Arrepentimiento,
-que por cierto- suena tan mal, como a pendón 
                                  de la mentira.

Sí, parece que todo sigue igual.
¡Uffff...!
Ya no sé en qué mundo me encuentro.
Llevo puesto el automático sin haber tocado fondo
y me da la sensación 
de que todavía se puede seguir cayendo...

El tiempo siempre tarda lo mismo de quién esperas
se pueda aliviar tu corazón de su carga.
Creo que no tengo arreglo... 
Tanto los buenos
    como los malos sentimientos se reproducen solos,
son hermafroditas.

Y buscamos excusas.
¡Nada era tuyo ni mío!
Sólo tratamos de congeniar/compaginar...
y me topé/nos chocamos los dos.
¿Pero qué nos pasó? 

Y tejerlo/aliñarlo con tanta pegada, -púgil de palabrerías-
Ya no éramos unos críos y crecimos...
                      aunque a veces me parece que no.
                    ¡No es que seamos muy tontos 
para no habernos dado cuenta antes!
¿Qué nos creímos? 
Sólo había que descifrar el texto...

Menuda lata nos espera/te estoy dando/nos contempla.
¡Nos jodan!
Con una única condición, -a gusto...-
                                Mi amor.

No, no hay tregua ni etiquetas para ese descosido, 
ni aguja que remiende los rotos del corazón/
musgo de la piedra así engañada
al abrigo/-sombras de la desesperanza...-
Regurgitada, fuera de su refugio 
la marmota en pleno temporal...
Ahora abrasa, araña con el filo de sus uñas 
las paredes de la garganta que estrangula el sueño 
al tragar
Out of time... 

¿A qué se debe, a qué sabe...?
Sé que eres tú de nuevo.
¡Oh, no...!
Ya has dicho que sí y yo ni siquiera había terminado
la mitad de una parte... -y se lo zampa-.
Y volvemos a lo mismo sin ninguna intención 
a salvo.

Mientras me rebozo/mezo en la laguna de tu boca 
con la lengua llena de palabras ausentes...
Antes nos estorbaban -¿Te acuerdas?- 
pero ahora nos buscan
y nos sobran.

Esa angustia/dualidad de lo femenino mascullando
que fermenta en el estómago del que lo come
y se expande a todo el organismo intentando cuadrar
el ángulo
de la bisectriz del cuadrado de la hipotenusa
y gestionarlo con la tablet/wasap
aspirina...

No, no hay cuartel/ni cordel suficiente en este laberinto/
laboratorio de encrucijadas/ratonera...
para sujetar al minotauro. 
Ni tejer la salida/
sólido puente, ni red que atrape al monstruo...
Precipitados en una bola gigante de seda
en la que ha puesto sus huevos Spiderman 
y El Octavo Pasajero a la par, 
-a la misma vez...-

Posada del diablo que hemos engendrado argumentando y 
regentamos en su maldición/nos deslizamos juntos
-no se sabe dónde...-
Pero antes, cuando aterricé en su planeta, 
hasta la tripulación,
todos habían muerto... menos el gato.
Tal vez sea el infierno palacio de Little Nicky.

¿Qué quieres, qué buscas cada noche, ...sueño?
Aullando como un lobo hambriento en celo
y otras vas por ahí/me enloqueces 
          con el orgasmo de tu silencio...

Y lo que escribo/concibo nunca ha sido para ti nada especial,
-sólo sospechas...-
Juguetes del destino que tan arbitrariamente defeca/
ha posado sus nalgas sobre mí 
obligado a observar sus genitales 
como si fueran el cielo...

Y no me arrepiento de nada de lo que fui
ni de lo que he sido/ ni de lo que sigue viniendo/
venciéndome...

Hoy duermo junto a esa mujer, la de antes, la del mañana,
-esclavos...-
Y me conjuro en rebeldía ante una retahíla de voces
viles, inexactas precavido... 
presumiéndome a salvo.
Estrujándome ultrajantes la sinfonía del cuerpo
y de la savia de sus monsergas.
Moraleja vertida a los pies del altar del Dios sordo 
de nuestro cariño ya enterrado vivo.
Como dos amantes sacrificados 
pasados por la piedra/puñal en Totonaca/Michoacán...

Al final sólo somos el fruto alimentado de la sangre 
vertida/bajando de la pirámide...
Pobres polluelos helados cercados en su nido de huesos
brillando como calaveras por la escarcha
  ya en el frígido frío 
de nuestro invierno...

Puedo imaginármelo como algo eventual,
-pero no...- Nada de esto me va a pasar factura
            más de la que pueda soportar/pagar...
Ni me cansa, ni me causa sorpresa/frenesí 
ni vigilia innecesaria
más que aquellas que le permite mi flaco saber/naturaleza.
A la que el destino le pasó/gestionó una mala jugada
haciéndole trampas por debajo de la mesa.

Es una pesadilla violenta, -por entregas- ¡qué te cagas!
en algunos tramos lacerante e inequívoca
que nunca perece...
ni parece que vaya a terminar/-a perpetuidad-.

Pero yo la agarro, también en mis sueños ¡claro!,
del cuello y le saco los ojos, 
le muerdo la lengua hasta arrancársela de raíz...
Le meto el puño hasta las entrañas por el ano/ojete
y le hago presa entre alaridos.
Mientras la desgarro con mis encías/
dientes de leche de Abyzou
hasta ver su alma en el suelo    
     zafa de los desperdicios.
Que por cierto...
sabe a limón y miel de su desobediencia/
inocencia perdida 
de la que me relamo reclamo.

-Espero que te vaya bien -en toda regla- en la otra vida
porque en esta...
Si puedo lo haré, colega.
¿Qué tal si vienes conmigo o me buscas en otro mundo/momento
cuando termines de leer este rollo?
Sé de un sitio en mi ciudad/Trapería/Café Drexco
donde hacen un chocolate/bizcocho para chuparse los dedos...
Y nos podemos entretener viendo pasar a la tropa.
¿Te apetece?

Piensa que soy un maldito “exagerao”, nada es ni la mitad
de la quinta parte de lo que parece que te cuento.
Es por hablar de algo, 
siempre he sido bastante fantasioso.

¡Ah!, si no te gusta el bizcocho tienen churros/galletitas/
tapas...y gente guapa.
Sí, ¡Murcia es muy maja!
-Como diría Juan Rascón-
Pero se pelean por un trozo de pan y una longaniza/chorizo
en el Bando de la Huerta, ¡sí!
Cosa de “murcianicos”. En cuanto bebemos un poco...
¡ya se sabe!
Un beso.

¿Oye, de qué hablaba antes?, que ya ni me acuerdo!
-Ni yo...
¿Quedamos?

-¡Acho no seas impaciente!
¡Descansa, anda, tómate un respiro...!

* Publicada anteriormente 26/ABRIL/19




Mientras fregaba los platos/

Mientras fregaba los platos/ se me ha ocurrido esto...    xx+ 
-como el que no quiere la cosa-
Pon, presta atención
es para ti.

Hay veces que te echo de menos... a la espera 
de encontrar tu respuesta en mi provocadora llamada 
                                     del internet.
Sé que me sigues porque tengo tu cara en un listado, 
-en un círculo-
como esas fotos antiguas de mamá/mis abuelos.
Pero aquí estás a todo color y muy natural...

¡Muy guapa tú!
Incluso atractiva, llena de sugerentes zalamerías 
y del encanto que cada uno necesite, 
-le quiera dar explayándose...-
Pero a mí/ como a todos los demás, nos engañas
                  porque sólo es un plano
y sabemos que lo has elegido porque te tira,
te atrae esa que ves convertida en foto. 
Casi como un desafío en curso/al concurso 
de los tribunales de justicia, 
graderío/
agrado nuestro...

El otro día, -una vez más- tu imagen estática/impasible
me saludaba... incluso descubrí algún pequeño detalle
que hizo que me fijara menos en la cuenta 
de las otras embobado.
-Desde lo impasible/imposible a lo justo
               para empezar a tomarte cariño-.
Y qué decir de los que tienen dibujitos, escudos/
tras los que nos escondemos...
Un beso y un abrazo viril para tod@s.
¡Fluyan!

Las primeras fotos de este álbum siempre van a ser/
       -serán las mejor posicionadas en mi memoria-.
Igual que cuando eras un crío y te echabas nuevos amigos
                 al cambiar de clase, colegio,
                                      trabajo, vida...

¡Te espero!
Ya te lo he dicho antes, lo mucho que te espero.
A la espera de leer/ver 
en lo que te has estado entreteniendo desaparecida
en ese lapsus de tiempo 
en el que no te he visto en la red.
Al desabrigo/
  desarraigo del más allá de la diosa pantalla.

Noto que vas dejando un rastro 
                     en la pared de luz que persigo
intentando averiguar por tus palabras... de qué vas?
En el túnel del tiempo 
no pasa otro tren que el tuyo -por ahora-
aunque sea de mentirijilla pues llevo otras, 
unas cientos o algo más/ así...

Y lo deseo para ti y las demás,
                    que no acabe nunca el camino,
que las migas de pan duren -aunque duras- para siempre...
Se hagan eternas en este lío de cables.
Que nunca alcancemos el precipicio donde hay que pararse
a mirar/apechugar y decirnos/decidirnos 
                                   si saltamos o no...
Y que podamos jugar mientras tanto juntos en el bosque
antes de que lleguemos
a la casa de la pradera o la de la bruja del chocolate
-en polvo o a la taza/ me da igual-.
Como dos tontos, trozos de capirote colgados 
para su venta en el bazar,
acantilado del diablo 
donde los niños no tienen hartura...

Qué bonito parece lo que uno se imagina 
mientras no es verdad...
-con su primer consejo/bosquejo-
Somos tan libres como prisioneros de nuestros deseos,
                                   apetitos perdidos 
-como de lo que callamos o decimos su presa...-
Pero es que me acuerdo de tu cara, la pose, el gesto
los ojos, la boca,
el tacto cambiante/fulminante de esa mirada 
y no la de al lado...

Y parece que estás ahí cerca 
a punto de llamar a mi puerta/móvil...
Con ese casamiento de conjeturas de chaman intrigado/
entregado insisto por los apetitos del instinto
y de la carne.

Estoy,
sigo perplejo...
embutido en una piel de culebra
de agua/parafina y luz fría como la verde del teclado.

Pero no.
Esto es como todo/ una tremenda mentira...
Nos conmueve, sí, lo perdido/deseado 
como fin de una búsqueda.
De ese chantaje/broma melosa/molesta 
que te las vas a tragar/creer/creyendo despacito
pedaleando/paladeando para que no te hagan demasiado daño.
Supervivientes de una falta que ansiamos encontrar.
¡En fin...!

Estamos en el paraíso de la repetición/
represión/reproducción controlada, asistida
de ver tanta riqueza, tanto saber, tanta belleza 
ante nuestras narices...
Y el estrés/depresión, desesperación contenida/reprimida
que nos empobrece -de ante mano ya víctimas...-
Para que no los abramos/abrasemos a balazos 
ni los abordemos y matemos a todos
     los que no comulgan/son como nosotros, 
                             ni sueñan igual.

Cortarles/sacarles los huevos -o varios- 
cordones de los zapatos para que tropiecen y se caigan.
A esos que nos chupan la sangre como lampreas.
Parapetados en mitad de la calle/río/plaza 
por doquier/dique/duque 
al que llaman realidad que nos venden -la moto 
de David Bowie- y volverías...

Esto último es una quimera 
del auto-descubrimiento del absurdo... caducado/perplejo.
¡Bórralo de tu vista, ha sido un lapsus 
del más exquisito lujoso lupanar de la vieja Roma, 
la de sus cachorros amamantados/mamando...
Se me estaba yendo el hilo 
y me abstraigo/absorbo absorto...

Volviendo a lo de antes... ¡Qué me gusta más!
Sigo esperando tu respuesta, 
sé que estás ahí/por aquí dentro...
¡Anda! 
Salta desde donde estés -con lo que lleves puesto-
                                      ...sobre el teclado.
Alcanza/calza el espacio infinito de las ondas 
descerebradas del cosmos
y fundámonos/démonos un fuerte abrazo
de los que arranca la piel y el alma sale flotando flagelada  
y le hace el amor a la de su antagonista...

Un beso tierno/devoto/melódico en el cuello/también...
-es que me gustan mucho-...
Y un manotazo para las otras intenciones.../
                                si no te atrapan antes.

Te espero montado a caballo
                      en mi sillón del escritorio.
Soy tu príncipe azul cobalto tirando a malaquita/mariquita.
Sé que pronto aparecerá el instintivo/indicativo/invitándome...
de que me has oído o has vuelto a brillar/en este cielo
de hordas salvajes para-sensoriales
                   para el que las sabe capturar/captar...
El tuyo y el mío a solas... y el germinar de los "porqués"
dándonos infinidad de atentas explicaciones -a nuestra velada
al fin liberados-
en la inmensidad de la pantalla de la oscura noche sin luna...
Pero llena de pequeñas "lucecitas" azules y blancas
como estrellas que se palpan...
                  -cuando me sueltes de la mano-.

Todo ese eco de luz que nos deslumbra 
                         a estas horas del mundo...
                 desde la linterna mágica/aciaga/opaca 
del acomodador del Universo
que busca donde no hay más que lo que uno quiere ver...
Cáscaras de pipas, bolsas vacías/rotas, vasos de plástico/
de papel
estrujados con las servilletas llenas de pringues 
hechas añicos en el asiento del piloto/guardián/
                         galán de la/nuestra película...

¡Bueno, al tajo!
¡Que no sé qué leches hago, pero me pierdo en/con “na”.
Que te digo... que estoy aquí pequeña, que sigo esperando.
Y no me haces ni puñetero caso –o a lo cursi-
¡Joo, venga/ven...!

¡Sabes lo que creo... que no me estás leyendo!
Eres sólo una porción más de la brizna
ceniza magnética congénita/cognitiva 
congeniada por los siglos...
Vagando en su cuadrícula/nave por el firmamento
ahora conectada a/con mis ojos por el nervio de algún dios
benévolo/benigno que ha bajado a la Tierra
         para que tomemos contacto/abduccirnos...
Huyendo de sus/los otros universos para-lelos.

¡!No, mejor... tan sólo eres un cromo en el parabrisas
                   de mi gafa de sol del verano aquél
                   que pasamos/-pensemos futurible...-
En el repaso de faltas/faldas/pantalones 
                                  y chanclas de arena.
Cuando todo duraba/cundía una eternidad... ¿Te acuerdas?
-Entre lo que pensabas y lo que luego terminabas haciendo...-
Y no siempre lo programado que nos gustaba más
incluso que lo otro... ¡narcóticos trabalenguas
del cárter de Santiago de Cali. 
¡Jesús!

Hasta la fecha de hoy seguimos soñando igual...
Imaginando hasta que nos damos de morros
                       con la cruda deslealtad
del otro yo que recapacita 
y nos trae de vuelta a las mazmorras
de la realidad prematura/-verdad punzante...-
De que no somos dueños de la sensación de sentirnos libres
                                             ni felices
      porque es una palabra trampa inducida, un invento
en el invernadero mestizo/
mezquino de esta sociedad de consumo.
Cebo para que estemos ocupados, -de que no nos fijemos-
apartados de la hoja de ruta...
        de ese nuestro honor y lealtad a/en ser persona.

Donde copulen las ganas con el saber desdibujada la cordura
a un mero reciclaje de la experiencia/didáctica digerida.
Y tumbar/hacer temblar al genio/
                     gentío maligno que todo lo puede
                     redundante poder y el -don dinero-.

Debemos emborracharnos olvidadizos entre trompicones...
Buscar algo donde apoyarnos 
para echarle el brazo/un vistazo
planear por encima 
y atraerlo hacia nosotros/olerlo
para no olvidar lo que somos...
Animales de casa/caza de carne y hueso.
       Y prestarle toda nuestra atención
hasta que sintamos lo mismo por cualquier otra cosa
y cambiar sin el menor vacile/temor/remordimiento...   
                            -nuestros miedos ancestros-.

No mirar ni medir bien los pasos antes de echar a andar
                       es lo que nos reprochan...
Siempre nos estarán apuntando/apuntalando con el dedo índice/
palmeta... en este planeta.
Al que le corresponderemos con nuestro dedo corazón empalmado
señalando al cielo con los demás agachados.
Y si les molesta/ les diremos que a las dos perlas 
de nuestros ojos es lo que les gusta... Sí,
                                el disfrutar...

¡Nos gusta la aventura y si no... pues nos la inventamos.
Que para eso somos el muñequito venido de otra galaxia
dentro del cerebro/"Men in Black"
   justo a la medida de nuestro cráneo/conocimiento.

Pero el pan de la merienda y el hambre
no ligan siempre bien en el cine...
salvo que estés bien acompañado 
          y tengas alguien con quien compartir
los “bocaos” y la buena bebida/vida.
Volvamos... 
-que me despisto como un enano en un estanco-.

Es interesante descubrir una vez más
              que nada ha cambiado.
Que desde nuestra niñez somos los mismos
y ahora con este jueguecito en nuestras manos...

¡Para colmo...
les decimos a nuestros hijos/criaturas que con tanta pantalla
se van a quedar ciegos  -ya nos lo dijeron de las pajas-
y mira lo bien que vemos...
O de que hagan los deberes.
Al final todos aprobamos de una u otra manera
                            alguna que otra cosa/vez...

Que vivan las conciencias de lo que somos.
¡Fuerza... gloria y honor!               ¡Gladiadores!
Y a todas las criaturas así capturadas en las redes.
¡Gocemos...!!!
Chapoteemos desnudos en los charcos de la electricidad!

Pero por favor...
una vez más te estoy esperando... -sí/a ti-.
       ¡No me ves/lees... cómo te llamo?
Que no me ha subido lo suficiente la cosa...
                        -el coeficiente de mi tonteo-.
Columna de entradas de mis me gusta/mis me sigues
mi saco de conquistas...
ni me saco los colgajos/piojos/-pijo del lugar...-
¡Tonto Don Juan de la modernidad, 
                          qué necio tan ridículo?!

Y sé que estás por ahí dentro, con otr@s   
haciéndote la despistada, -la estrecha en mí tubo de cristal-
vasija/probeta del infierno eterno, templete en ebullición.
¿No te llega el humo...?
Es ácido/tirria que irrita la nariz/las pupilas gustativas
de mis pupilos en sus pupitres esperándote. 
Ya le falta poco
para soltarlos al recreo/-los toros menudos...-

¡Ven, anda...
que te estoy esperando. Ven a experimentar contigo
para sacarte fuera del recinto
para decirte cosas bonitas al oído
                     que nunca hayas escuchado jamás.
-ni después de mí-.
Tu fiel servidor a la escucha/vista cansada 
                          y a expensas espera...

Sean felices y coman muchas perdices –los unos y las otras-
de lunes a domingo...
Y colorín colorado este cuento interminable
parece que termina.
¡Al fin!

¡Eh!
Estoy aquí... ¿Qué pasa? ¡que te sigo esperando!
Me gustaría/ -te pienso sacar de esta-/la sala de baile
que lo sepas...
En la que se convertirá/recuerda... nuestra canción 
                                        de cuna favorita.
¿No la oyes...?
¿Notas el temblor bajo tus pies/culo, es la música
que se nos adelanta al vacío!

¡Espera... suma esto!
Una caricia/mordisco en el cartílago de la razón 
así guillotinada por un adiós que nunca ha existido
                                          ni existirá...
Y un chao con "Cola Cao" en el vaso de la infusión/
                                      ilusión flotante.

¡No te hundas corazón, hay buenos botes/salvavidas 
y el yate de recreo del marqués!
Bye.
-Y se despojó de su chaleco y flotó/soñó
             hasta donde la llevó l@ corriente...-

-¡Ajá! 
¿Ya no me dices que me esperas?
¡No, porque me estoy hundiendo... has tardado demasiado!

¡Y tanto rollo para esto! ¡No sé/qué esperabas sacar...?!
¡Ufffffff....!!!!
Más de lo mismo/ Nada.


* Publicado anteriormente 23/ABRIL/18


De la noche más oscura…

De la noche más oscura... a la mujer más oscura         xx?  
                               y levantarse hoy.
¡No, no ves cómo se retuerce nuestro tren/-sus vagones-
la oruga reventada en el suelo, 
aferrada a sus propósitos/
vías...
Ahora sé a lo que me uno/ y de lo que huyo...
Apósitos ulcerante, reminiscencia de un cabreo, arrebatos...
-es eso y no el sexo de lo que sangra-.

Todos nos mentimos del mismo modo
   igual que crecemos/creemos decirnos la verdad.

Ahora preferiría a alguien menos divertido/desventurado... 
-en serio-
más perruno...
Como cualquier vagabundo de Hamelín, por ejemplo¿?
¡Pero es que me da igual...! 

De nuestra incomprensión/daño primitivo/repetitivo 
-somos su patria y hogar- partida de gentes.../
criaturas que nos habitan en nuestro interior
                              por una equivocación.
Y han dado con la víctima apropiada/acondicionándola
en su caza y captura.
   Ya desde entonces del inicio de los tiempos/tormento 
                                   -trofeo en la pared-.

Te pedí que no lo hicieras del todo o lo contrario
                           y te negaste en redondo.
Por si acaso era una cosa o la otra a la vez... 
¡Así de radical!
Hasta el éxtasis de las palabras más vomitivas
y de sus bártulos...
-Estanques inconmensurables 
llenos de pautas desechando el deseo-.
Había llegado la hora/
el día licuando su proyección en los ojos
-a mis expensas harto-.
¡Oh, parece interesante...! Y te volviste a dormir.
¡Finge ahora sí puedes “garita”!

Soy un ser desubicado, caduco y faltón 
fortuito infortunio abierto al ancla de la verdad
          -de cualquier puerto de papeles su protesta-.
Irrecuperables panfletos 
que duelen oliendo desde su bragueta/
a musgo de sesos y orín...-  

   ¡Lo siento, no me basta/no te preocupes/
no me esperes!
Me convenció de su adición/coqueteo 
y me apacigüe dócil 
en la represión sin dilatarme...

Una entrega sin límites no es suficiente, 
la reclusión tampoco... –pensé-
¡Ahora tu soledad esta de suerte querida!
Flotando como un vampiro muerto de hambre
           en el desinterés del mundo/-pata del mulo-.
Y temo/  tengo tanto de mí en ti 
de lo que se opone a lo que me empuja
en la perpetúa indiferencia del prepucio socorro...
¡Qué tétrico, fantasmal/Otilio!  
    ¡Tú siempre tan despistado!

¿Qué somos.../ Señor?
Lo que me pregunto también es un lazo/nudo al cuello
del ahorcado/ -otra trampa-.
Lo agarro para deshacerlo igual que se agarra a un pájaro
para darle el alimento y lo suelto con el buche lleno.
Pero regresa a tu mente, -empachada de la mala suerte- 
sin apetito, desesperada...
e intenta salvarnos/colapsados pero ya no puede volar. 
Manipulación en/al filo de la navaja, 
y luego pene-trarla...
¡Tampoco es eso!

-Hoy elijo zapato/correa, caña de bambú 
para que jueguetees a lo que gustes...
Y de placebo sexo dispar, 
sesos de cobayas y ratón de laboratorio.

¿Qué fue de nuestro afecto/cariño? 
Me oscureces...
Sucio, enjugado y de nuevo sucio. 
Siempre huyendo de los dos lados.
Ya sé que lo que se quiere es destruido/ni reconsiderado.        
            Se desintegra a lo bonzo casi de inmediato
con el roce -sin tocar-. 
Como una llama de cera/cerca 
y esas ganas tuyas por arder in situ...

Descuélgate por el hueco del ascensor del cielo.
No dejes que te golpeen/atrapen otra vez allí 
                             de donde viniste
ni tampoco que te quedes a su vera.
Nada es perfecto... todo es pasajero.
¡Sicario destino!¿?

El pie cansado/descalzo. ¿Y tú qué... mis chincheta?
Lo he intentado con el miembro tirando del pantalón 
                                      hacia afuera.
-No, no me refería a eso... ¡nenico! 
¡Pues habla claro!

¿Y Eros...?
Ese regustillo/ o el tema de las mariposas...??
El gusto malhechor de la boca cambiante por los besos 
y la lengua haciendo de las suyas en medio/mitad de todos
con ese sabor viscoso –aunque no estés-
                a los nuevos aromas/efluvios...

Y el tacto desde/donde no te lo esperabas.../
y calarte hasta los huesos/huevos.
Una cárcel, sí... a lo Conde de Montecristo -o un chiste-
chisme ya viejo en ruinas/mejor con barba 
                                    de más de 2000 años.

¿Y el cansancio/desesperación del espejo 
en el que se reproducía/te mirabas cada mañana 
a lo largo y ancho de los días...
Tú y tus malditas quejas -plagas/pajas a solas-
con los ojos vendados.
O el quedarte dormido con las ganas/gafas puestas
     con el libro abierto sobre el pecho 
a punto de caerse de todo cuanto se te pasó/
                  soñaste/naufragó por tu cabeza...

¿Qué los mató... di? ¿dónde están? 
¡Dios sabe donde...?!
-¿Es una broma, verdad... 
porque yo no recuerdo nada de todo eso?

No, otra vez no...
Recuerda que no hay ninguna estación sin humos
                        -es su estado natural-.
Atuendo/vestimenta/traje/trajín del carbonero/
cabrón que no dijo basta
y se comió/mordió otra vez la lengua/
yugular de las mentiras...
Esa es la falta/factura que hay que pagar   
por haber tropezado/
defecado siempre en la misma piedra/traviesa del andén.
     Y haber perdido de paso el correo de la noche
     siempre corriendo hasta ultimísima hora
     como si no tuvieras/te quedara más tiempo.

Voy y vuelvo a falta de ti... -ya lo veo imposible 
                                       pero justo-.
Nada me detiene ni entra en mí
                   ni me saca de todo esto...
¡Ufffffff, que lio!
¿Te guarda luto verdad...? 
La muy p*** y tú imbécil en su carril bici/
contrario "erre que erre"... 

Ir roto, desajustado/desdibujado y avanzar horneado...
Engullir el vértice/vértigo de la parábola/parodia
saltar/correr a su interior
y desaparecer congelado...  ¿Estás dispuesta?

Yo también quería eso... pero no así, -insisto-
Quizá un poco más a lo que “El viento se llevó”, 
“Mujercitas” La naranja/cabra mecánica, 
El Frankenstein y la Mary Shelley
paseando conmigo y su amante por París... 

-Grave, muy grave-. Voy a ver que se puede hacer...
¡No lo sé/
Fabriqué desprecio y obtengo rencor.
¡Bonito bumerán! 

Ahora observo en lo fugaz de su marcha/mancha, 
la sombra de su silueta
    carismática envoltura e insolente a la vez...
                        Colgado del campanario 
             al son del badajo de ninguna esperanza
y la cuerda del sacristán agarrada a mis testículos.

Testigos que se diluyen/resuelve/engullen
entre los demonios que se mimetizan
saltando desde los murales de la iglesia/Pantocrátos 
                                    hasta atraparme.
Materializada la convicción del miedo eterno     
               en la fractura de la embestida
tocada por la irreversibilidad de los actos/hechos al fin...

Acontecimientos que por entregas/
                       fascículos de nuestra ambrosía
galopan a la grupa del caballo del Zorro/Correo del Zar
atravesando a galope tendido el templo 
de todos los ídolos/dioses paganos de la Tierra.         
-A veces rinde mejor el oprimido...-

-¡Cielos... para/ que me falta el aire!
Ya, ya...
es que las espuelas vician y el látigo se calienta.

¡Eres idiota! -me digo...
Andando entre dos aguas/orientaciones/
cascabel de la serpiente de la patria perdida...
En esta región/religión de oraciones transitivas y copulativa
que gotean paradas/paredes en cascada 
a punto de desplomarse como las fichas del dominó.
Como las que separó Moisés huyendo de las plagas de Egipto/
al que me uno...-
      Porque le rejuvenecieron –por cierto- 
hasta hacerlo imperecedero/pero mártir/santo tampoco... 
¡No!

A eso me refiero, al baño/a las caricias de antaño/
Egipto
el canasto y eso...
El faraón, los esclavos, las doncellas, 
los cocodrilos del Nilo/coño...!
Y echar ese último “pitillo/peta"
la última calada que sabe a juntos/juncos/maquillaje/
perfume, y las miradas cómplices
      sumergidos hasta el lodo sin que te encuentren..

La falta de oxígeno me marea y me nubla la vista
-y la consciencia-
     en cuanto tardo un poco sin verte/respirar.
Pero sigo... ahí/donde más te gusta.

Voy rumbo de perder el Norte... 
-a las pruebas me remito/asevero-.
El parpadeo/martilleo de las manecillas 
            y de la cuerda del reloj por el experto...
Desde el interior de la caverna/calavera 
me recuerdan que toca vestirse de mimo/
arlequín para divertir/entusiasmar al rey.
          Reencontrarnos ante su séquito
antes de ser ajusticiados como malos actores/perdedor...

Esto es un aeropuerto en pos de ser clausurado... 
[lo nuestro]
Un castillo de naipes, logos/lejos/legos sin estanque
         estambres ni pistilo pero con ovarios y corola.
Que se va enfriando la pista/
ni los insectos vienen a polinizarnos...
Donde nadan los pececillos muertos en los charcos
                     envenenados por la contaminación 
del aceite hirviendo vertido desde el motor al enemigo.

-No te calientes más la cabeza
que pronto nos vamos a olvidar, -tenlo por seguro...-
Igual que se olvida uno del pasaje/paisaje/
del equipaje...
quizá también del niño solo en casa y el árbitro
que no pita el fuera de juego y da por válido el gol.
Y los del VAR celebrándolo en el Bar
muertos de risa...

Tienes que ir más al cine/teatro/lecturas/
tv entretenida/salir/entrar
solo o con alguien... -a tu gusto-.

Tal vez sea lo mejor, esto/aquello, la gramática
la carne, el verbo
             no sé...
¡Pero podríamos empezar de nuevo/otra vez... 
si quieres...?
He alquilado una peli porno/de humor ácido
y una comedia de enredo:
“Mejor imposible...” 
y "Blancanieves con los siete enanitos".

P.D.
El peso del vacío/vacile de la nada, 
las ilusiones y los sueños
y su nata montada...
Sin las instrucciones/intenciones a salvo/-sus secuelas-
y soportarla en su justa medida junto al resto del mundo
de común acuerdo/de buen grado...
No requiere de ningún truco ni don especial, 
ni alzar la vista 
con plegarias al espacio exterior...
Porque nos sale solo, lo llevamos dentro.

¡Somos inmortales...!
No en vano nacemos todos los días 
como adelanto del préstamo
-y que lo devuelvas o no- lo disfrutamos/
gozamos por igual
como bebé en la cuna/Luna...

¡Sean felices!
Y perdonen por las molestias.
Un abrazo de “colgao”/koala para todos/
-me tengan paciencia...-

-Y otro para ti de canguro.../Ana Conda
a ver si no te alargas tanto 
y echas un poco el freno/PESAO!!


* Publicado anteriormente 21/ABRIL/18



No grites…

No grites... no queda nadie,     xx+
    ni hay salida por la puerta de atrás.
El mundo no es suficiente/diferente porque tú lo quieras/
                                   te lo parezca
o porque tú lo mandes.
Ni amable como te gustaría...
Sólo lo presientes entre la piel de tus piernas
                   de vez en cuando húmeda
    por la sabia saliva y las babas de caracol...

Si quieres salvarte ven conmigo/
                     yo sé dónde ir/-donde llevarte-
y lo que te conviene...
Apenas es lunes
y ya hemos aprendido a pasar
de los fines de semana sin extrañarnos demasiado.

No grites... no queda nadie
-es tarde ya-
        lo nuestro pasó.
Anclado/ atrapado a un recuerdo/remanso/recuadro/
  fotograma del almanaque
que al romperlo por sus cuatro costados/
de sus puntos suspensivos
nos estamos cayendo,
               nos hemos tirado de lleno al vacío...  
Sí,
la nueva hoja de ruta, con su cuchilla bien afilada
y su partitura de música
sin señales/notas/números ni rumbo
      desconoce nuestro destino final/futuro.

No grites...
no hay remedio para lo que nos ha de pasar.
No hay ninguna salida de emergencia
                   para esa/ -esta nuestra última vez-.
Nuestra flor en el culo se pudre/desfallece, se ha rendido.

Los capullos de la crisálida/disgustos/disjuntos 
-como espuma en un capazo- y las agujas de los pinos,
perdón de las puntadas atravesándonos la ropa
al echarme junto a ti.
Nos ha noqueado, ni nos dejan en paz un solo minuto/
segundo/ ni de seguido...
-Así me lo parece?¡

Antes de conocerte ya desfallecido me faltabas...
o al menos eso imaginé alguna vez 
mientras te adoré.
¿Y qué... 
si no fuera porque ya todo me da igual¿!?

Antes en mi cabeza todo parecía mejor, 
-como más limpio-.
Y no entiendo qué ha podido cambiar
     con el transcurso de los años. No lo sé/


* Publicada anteriormente 19/ABRIL/18

No hay un sólo pie

No hay un sólo pie que conquiste el mundo          xxx  
ni camino que no sepa dónde está...
 No anda el hombre 
es el cielo/la tierra los que le obedecen y retroceden 
asustados ante él/        -los pasos del infectado-.

Nada me separa más de lo que busco
que no saber lo que quiero después de verlo y contemplarlo
         sin que lo pueda evitar,    -el vaivén...-
Tanta piel haciéndose almíbar en los labios sin un beso
      sin poder apreciar el verdadero sabor de su boca.
No te vale.
Turbiedad compartida
y más abajo lodos/-nodo del largometraje-.    
-¡A mí no me culpes...!

Llegué acostumbrarme y ahora te busco
    para cuando todo decline/mengüe/se acabe...
       -¡ya sabes para qué!-
-Me admira que puedas aguantar ni un minuto más
con esta tu charla/soliloquio absurdo al abstracto...

Si la piedra fuera barco.
Si la profundidad de lo bello ser.
La hoja aljibe/
la boca rama.
El pájaro fruto...
Y crecer libre/erguido como el elegido
    -y entrar para no volver-.

Ser el polvo, hilván de la mirada hecha barro/fósil
      vasija/restos/color
de lo que una vez amé y te llamé...
Y el exacto extracto de las cosas prohibidas 
                                sorprendiéndonos.
Y el claro del bosque, el aire fresco, su calima...
y luego no poder seguir 
porque nada nos esperaba -solos-.

Y que te diga que se ha vuelto... ¡Es que no lo entiendo?!
Sin previo aviso, a mendigar
en el hambriento perfil del ridículo pasajero evitándome/ 
olvidándome...

Como botín de lo lamentable me declaro lagartija de pasillo
huésped que persigue
a la mosca de la luz con su nuevo elixir...
-me huelo en él-. 
Ven, acompáñame;
 de habernos encontrado antes seríamos hoy mejores/
                                     buenos amigos...

¿Y el texto...? -Me pregunto 
¿Qué ha sido del texto?
   De aquello que pensaba decirte y escribirte
         -sino explanada de aterrizajes/reclamo mudo-.
Ya no los mimas ni miras como en otro tiempo, 
ni los lees...
Su resplandor, el ácido de las gotas de la cueva/
saliva de la tierra de un cuerpo que los asusta. 
Lo entiendo, sí...
pero creía que no te ibas a hartar -nunca jamás-.

¿Y qué podemos hacer...?
Cuando/ como fascinado -siempre huyendo- 
perdemos la licencia del ser. 
Y nos convertimos en menos que nada, ¡nadie!    
                           ni siquiera su fantasma/   
remolinos de arena en el desierto 
-sombras de su condena...-
¿Qué se puede hacer? 

De haber sido algo... quizá un tipo cualquiera/
                                   duro o frágil.
O que nos hubiéramos encontrado en otro mundo, 
               de otro modo, en otro momento
en un ambiente más dulce, -lugar de hogar...- 
También eso me gustó/ y nos costó!.
¿Acaso todavía seguiríamos juntos?

No sé a qué se debe todo esto que nos pasa...
 pero/ por algo será.


* Publicado anteriormente 14/ABRIL/18


Vamos a columpiarnos

Vamos a columpiarnos  pausada/mente...   xx+
Dejémonos llevar hasta detenernos
con suma tranquilidad y elegancia.
Mientras el brillo irritante
del colmillo del lobo
empieza a iluminar el parque
con el arranque brusco del motor
de su garganta...
-porque nos teme/a nuestra felicidad-

Hagamos juntos un agujero
en esta tierra tan suelta/tan tierna
tan blanda y suave...
Un hueco para defendernos
de la luz/de la oscuridad del cielo
...-donde acurrucarnos
hasta que nos venza el sueño-.

P.D.
Mientras dure dura la confianza
el cariño, la ilusión...
crecerá muy alto el árbol
y sus frutos serán deleite
de los que consigan alcanzarlos.


* Publicado anteriormente 4/MAYO/18