Hay un día crítico,

Hay un día crítico, no siempre       xx?  
ni tiene que ser muy a menudo... 
              -cada equis periodo de tiempo-
                    en el cenit de la balanza. 
 En el que los acontecimientos te empalman/
       aplastan y empalan atravesándote 
-de abajo arriba- 
hasta detenerse en el hueso cóncavo
puntal fetiche de la batalla... 
             Tu pobre y desmadejado/hueco craneal.
 
Mientras el goce reposa ya tumbado en la losa manuscrita 
del destino/
los cuervos, -medio descompuesto tú- 
te van sacando los ojos de sus cuencas/órbitas 
tirando de los hilos, 
   y los echan al aire a navegar juntos, a volar/rotar...
Pero esta vez 
en medio de la parábola de la galaxia de lo que nunca 
                                     vas a llegar a ser.

Navegando a través de planetas/placentas 
                                      inimaginables
y de angustias inconcebidas pretéritas, como latigazos,
serpientes rodeando el cáliz/árbol de tu cuerpo,
cuenco del veneno 
que el mundo ha de beber...

Ajustando las sabanas de la carne de tu alma al colchón
con el vaso de agua en una 
y las pastillas en la boca del perro guardián del cementerio
...esperando a la puerta de tu casa 
                           porque huele a muerto.

Noto como me corroe/recorre en mitad del duelo/sueño 
un aire extraño 
en esta noche, final del plácido verano...
         y me noto como si estuviera despierto

-Praesente instable cavene perdas hoc tum (cuídate 
de no perder el presente inestable).


La luna pálida/

La luna pálida/ la tierra se agrieta,    xxx
                  el mar que se abre  
                             el sol en llamas
-porque no aguantas más...-.

Me gusta andar a tientas, con los ojos vendados
     y escuchar la salva por los fallecidos en combate
en el campo santo,
al otro lado de la colina/calima...
Y que me bese en la nuca el vaho del ánima/
                               de cada uno de los fusiles 
             todavía ardiendo/sedientos,
           con un proyectil en la recámara... -por si acaso-.

-¡Bah!...
Vuelve a poner/coloca la luna y a los otros en su sitio
y déjate de chorradas...
Descansemos juntos de las ganas/del agobio
del desasosiego.
¡Perroflauta!
Que eres un lindo pulgoso, sarnoso.

           ¡Y corta el rollo de una puta vez...!
¡Huevón/gonorrea, tripa de manteca/pendejo!
¡Joder...!, ya no me quedan más insultos.

Eso está bien, ven/ 
            oremos... 

 

Detrás de las ventanas/ojos…

Detrás de las ventanas/ojos... ¡“Joder”!       xx?
      Cuánta vida fresca y nueva hay que desconozco.
¿Cuántos tipos/modelo de envidia puede uno tener, Señor...?
 
Le doy vueltas y más vueltas, -súbdito de mí-. 
Es fuerza/atracción que me pone alas... lo noto, 
                  como si fuera a despegar.
Porque sea viejo no estoy vencido. -Me digo.

-¡Evítame si quieres corazón, pero escucha... 
veo tu luz, ¿oyes La Voz?
       Estoy atrapado/déjalo, no te preocupes...
       Son cosas de la edad que te hace presa 
                          como un tormento desgarrando, 
descuartizando/desvalijado el cerebro.

En lugar de verlo todo más claro, es justo al revés.
             Sé que algún día, cuando menos me lo espere
todo esto terminará... ¡seguro! 

Soy un plasta, -prototipo de humano fallido-
que se desajusta/desmonta/
desmorona con sólo su resistencia centrípeta...
                   con el dedo acusador en el pecho!
Ya he sufrido un par de avisos, como en las corridas.
Todo lo que empieza debe de tener un final... 

-¿Descontento de qué, ¡no te quejes hombre...!?
A veces el futuro sufre un accidente... -no seas bobo-.
 Ven y pasa un rato más conmigo, 
          todavía está el pan caliente.
         
¡Y dale que te pego!
¿Es esa tu intención/la estrategia que piensas seguir?
-No, ni te la imaginas...

Nada de todo esto ocurre/existiría

Nada de todo esto ocurre/existiría      xx
                            si no lo escribo.
    Hágase la luz, pues la oscuridad ya estaba...

¿De qué otra manera puedo asegurarme y demostrar
                     que esto no es un engaño...
                                     o un maldito sueño?

Escribo como si todo valiera, y eso no es.
-Invita a la perplejidad/confusión, 
¿cierto?...
¡Tengo tantos/tan grandes proyectos para ti,
                                          mi yo!

-La muerte me ha pedido un autógrafo, 
-en la presentación de nuestro libro-, ¿lo sabias?
¿Por qué no bailamos ahora después con ella...?   
      ¡Venga, ven!

No, no la escuches, te seducirá. 
Hagamos mejor las maletas/recoge
        vámonos de aquí, que ya nos conocen...
                   y no te olvides de pagar las copas.

¡Os quiero chicos, ha sido divertido!   
-Oye, que nos tiene apuntados en su agenda/
                               carné de baile...!?  

¡Corre!!!  

 

Creo que estoy muerto

Creo que estoy muerto,           xx?        
desfallecido en la tela de araña.
     Cascara hueca de seso, la nuez, la calavera y yo.

Noto como si algo se hubiera adueñado de mí.
¿Serán los gusanos que me devoran por dentro...?

¡Oh Dios/Jesús de Nazaret!, 
          ¿por qué me has abandonado? 
¡Ten misericordia de este pobre pecador/
                        pescador del mal... como Tú!

Inciso: hablo pero no soy yo.
Cabalgamos en el racimo de la explosión/lomos del Universo,
                    palma y envés de la mano
                                            del tiempo.
Y en nuestra mente, la oscuridad más absoluta del cosmos
tras los párpados llenos de estrellas/
fuegos artificiales nada más cerrarlos...
  Sin ninguna posibilidad de que encuentren la luz/salida, 
    como un rey Minos torpe y tramposo.

En este coleccionable de caricaturas, 
-aptitud de hombre mediano- hay un montón de cromos/
                               "estampitas repes" 
que nadie nos va/ni puede cambiar hasta completar el álbum
                  aunque sigas comprando, 
                               que tampoco...

Ahora Señor, tus lágrimas se hacen eco en el polvo 
                                       del camino. 
Siempre serán un peto/
feto envainado en el barro original 
con el que jugaste para hacer muñequitos...
Hijos del fruto de una piedra mayor en su desprendimiento 
            otra vez llorando/cargado por nuestra culpa 
con el árbol de la angustia de todo el sufrimiento del mundo
                                   tallado en forma de cruz.
                      -Gran parte de lo que hacemos 
                      al final se torna en nuestra contra...-

He vuelto.
-Toma un trago, ven y relájate. ¿Necesitas ayuda?
Cuéntame, ¿cómo te fue la vida al otro...?
¿Viste al menos la luz?

Si te digo...
   que no pude abrir los ojos de fuerte que era.
   Mi Padre ha puesto focos/alambradas de concertina
y cámaras de seguridad 
por todo el perímetro de cielo.

-Yo diría, -más bien- que estabas tirado, borracho 
        delante del camión de la basura del mundo 
                 después de la Última Cena. 

Y tú, veo que sigues igual, tan necio, vacío,
lavado de cabeza como al principio del poema...
-Soy lo que me digas que sea
y tú lo sabes...

No, no... no te confundas chaval. No te refugies en eso
para sentarte cómoda-mente a esperar el Juicio
-igual se suspende...- 
por falta de prueba o malversación de caudales públicos.
Recuerda... 
que cada uno debe elegir su ración/cuota de vida
y la porción equivalente de su muerte.
                         Aunque yo sólo fuera un "mandao", 
               todos somos responsable de nuestro destino.

-Ya, siempre y cuando se pueda elegir... no?