Se retuercen

Se retuercen las virutas del tabaco/carne        xx? 
       en la boca de la pipa/
-tripa de la vida...-.
Abrasándome/abrazándote un poco más
con cada chupada, en cada suspiro.

Desgranas diagramas/jeroglíficos de cicuta
en los aledaños de la cinta de tu bragueta...
Y apareces tú con el mismo gesto/enfado/
                 ...empalme de siempre. ¡Pop!

         Las chicas están tan preciosas! (?)...
         tan bonitas e interesantes/
¡Como no las recordaba ya... -ni de antes-!
Germinan a la vista sin detenerse al pasar/
a tan sólo unos metros/décimas de segundo
                              de mis pensamientos.

Giro la cabeza y oigo el crepitar de la brasa/¡Crac!
Babosa pisada, larga como una serpiente...
   -bufanda al abrigo de mi cuello/cintura y castigo-.

Me crece el deseo a la velocidad de la luz.
¡Voy en un tiovivo!...
Con ese mareo extraño, raro/misterioso/“Stradivarius”...
de cuando frenas y no sabes si el otro
continua o no en movimiento.
-ni alcanzas a ver la retahíla de faenas
                      que hay pendientes-

Vuelvo a pisar con fuerza
el pedal del embrague/calzoncillo
pero el disco patina... ¡Hiiiic!
Los frenos echan chispas, ¡Están que arden!
Le presento mis disculpas/escusas...
     -"Aquí mi melocotón/ allí tu cuchillo"

Exhalo exhausto, extenuado, consumido
el aroma que rezuma su piel/pelo... ¡Sigh!
-Por los cuatro puntos/poros cardinales
costado de este infierno-,
en los quijeros de mi fugaz letanía...
Nervioso suceso/encuentro/secuestro furtivo
con síndrome de Estocolmo.

En el reposo/repudia de la desdicha -en este infortunio-
emerge-fluye el almíbar ámbar
de la angustía/ sugestiva respuesta subcutánea.
También veo notas de arrepentimiento/
    cariño en suspenso y puentes colgantes...
Sujeto -a penas-, por las yemas/punta de los dedos 
que esperan su vez pendientes de caer al vacío
en el aire que me falta/inhabilita.
            -Entran en mí... se va/sale-.

Abro la ventanilla un poco más
para brindar/invitar a relajarme/
        regalarme cierta descongestión...
El semáforo empieza a parpadear, su tono me da la salida.../ 
salgo...sigo firme, tieso/enfermo.
Pero ella continúa a lo suyo...
con su garbo; paso a paso -atuendo del demonio/
¡Ufffff!...-
Dejando caer pequeñas migas,
-imágenes/imanes de hojadelata-
a los que me uno/pego/adhiero/muerdo rabiando, 
persigo/dilato/delato en mi suicidio del sano y
                      pérfido/perdido juicio...

Tachuelas que me hacen pinchar/desinflo,
aterrizando en la puerta de mi nada, 
causa/cosa/casa...
a la que llego todavía enfrascado, 
tan fresco con la manía/memoria del duelo y del luto
...lustroso cuento de musas/del nunca acabar/
...y fin.

Nunca dije que el más allá fuera un sitio/ -me digo...
ni que habitara en algún lugar.

-Ni yo... 
es una manera burda y obscena de mirar para otro lado
...de quitarnos de encima la pesada losa 
de la noche más oscura/
del sueño eterno.
¿Pero a qué viene eso ahora...?
Por si me preguntas si he quedado con la chica.



* Publicado anteriormente 30/03/2019

También se adelanta

También se adelanta tu mordida...       xx?  
aceptándome alimento con la mirada que me niegas
que mis ojos se sienten presos/ocultos
bajo los parpados 
por el miedo/asedio/al que se ven sometidos.
-deleites que de ti parten...-

Te reconozco por lo que llevas puesto en la boca
cuando te marchas.../-porque me asusta/suena-
Me di cuenta por el tacto de que ya no eras tú
ni respondías igual a mis caricias/
que no gemías como otras veces...
-te habías olvidado incluso de fingir-.

Me haces cada vez más fuerte/inimaginablemente hábil
...con las nuevas oportunidades que me das para vencerte.
-¡Tú estás loco...!

Ni lo sabes.../lo bien que me sienta.
Ni te importa, ni te interesa lo atractivo/importante 
que es la estrategia/ 
tragedia de clases de la guerra.

Normalmente se presiente en la escucha/
por el ruido del resbalón a la entrada de su puerta
corriéndose liberado por el cerrojo...
-que he de estar despierto/prisionero hostigándome-
Como la espada de Conan el Bárbaro.../ de peineta...
me inclino para que te la arranques del pelo/
trenzas del moño... y me ejecutes
antes de que te meta de nuevo/ otra vez
en la lámpara/cascabel de ¡hAla!-dí-no/

Allí... bajo aquel enorme árbol/ 
-por el que trepa la serpiente- hagamos de nuevo el amor 
aumentemos las criaturas del mundo
-de ese modo que tú y yo sólo conocemos...-
justo donde descansan los cuarenta ladrones/
con el papel en la mano leyendo la exhortación
pasados a limpio/Olimpo en el que me replicas 
cuando no te hago caso y preferimos echarnos la siesta.

Luego vendrás a secuestrarme/ -sin que esté despierto-
en un carruaje fúnebre... /de ruedas plateadas
y de corceles negros -a la luz de la luna-
porque sabes que me gusta la luna/ y me encanta el negro.
Pero no me convences.../ de que todavía 
nos fuguemos juntos/de que me fume contigo
el último pitillo -el del último gran polvo-.

Siempre me lo has anunciado  –y sé que vienes-
aunque me haga el triste/el escondido/el condolido...
Como el reloj de la torre -apresurado dando la hora- 
mientras las palomas asustadas
huyen en cada uno de tus arrebatadores ángelus.

Y no me pellizques más en el muslo/culo...
-que no nos ha visto/ni oído nadie-
ya he aprendido hablar con sigilo-abonico contigo.
-La soga floja y su coeficiente de durezas/ cuenta...?-.
¡No...!

No estoy todavía para eso... ¡Mi alma...!
-¿Y el látigo...?/ 
Tampoco.
Pues bájate los pantalones que vamos a jugar 
al veo/veo, al teto... -según te portes...-
¡Soy todo tuyo... lo sabes muy bien
-qué a tus pies florezco!-

¡No te pases...calamidad/ que sólo es un juego!
¿!Tiras tú... o tiro yo!?
¡Anda... deja que lo piense!?
¡Estás tonto... yo, 
de siempre/

* Publicado anteriormente  27/03/2019

¡Y yo aquí…/

¡Y yo aquí.../ lo que es inevitable!             xx.
Con una sencilla avería/fisura/rotura del reactor atómico
desde su eje al núcleo de la tierra... @

Ella tenía razón...
Su fuga/ [la del reactor] rara indiferencia/
condensación de mejunjes
no significaba falta de consideración.
Por eso me resultaba tan atractiva
por su indolencia/-saber estar- tan bien disimulado.

Te acuerdas de aquellas tardes/en aquel jardín.../
-sentados uno encima del otro- en los bancos de piedra
en las sillas de metal... -solos-
Cuando nos mirábamos midiendo/contando las estrellas
calculando la esfera/galaxias de uno 
en los ojos del otro 
con un beso...
Pues desde entonces y hasta hoy.../ te sigo queriendo
-en ese recuerdo...- ¡claro está!

Deseas traspasar la frontera que hay entre nosotros
pero.../ aunque aún no te lo creas
no me da ni chispa de gusto ni celos.../ -que lo sepas-
El que lo hagas o no lo hagas/que lo consigas o no
es cosa del tiempo...
¡Qué llueva o salga el sol... me da igual!

En tu fuga/ se esfuma contigo parte de lo que me gusta;
y lo siento igual que si me cortaran un brazo/
el corazón...
Te abriste camino hasta mí indultando
cada uno de mis desatinos/ y no era cierto...
Yo no fui de esa manera tan esquiva/ ni equivocado
-...es tu visión de los hechos-
Tu clase/mi dejadez... coinciden en darse una tregua
un armisticio descafeinado.

Cuanto queda de ti en mí/ me cita en el burladero
y la necesidad de entrar a matar también...
¿Dime... /es miedo eso que huelo?
-No, y no hace falta que seas tan grosero.
Bueno.../es la única manera que conozco de entendernos.

P.D.
La suma/tumba/cúmulo de afrentas anula el rédito
reduciendo su interés a cero.
Ningún crédito es para siempre -todo vence-
...por muy interesante que este haya sido/sea
-y de los buenos recuerdos ya en olvido
también sin escatimar en prenda/se parten-

Cada palabra que se diga a partir de ahora
                       es una fosa insalvable/
abismo lleno de culebras y de serpientes venenosas
hambrientas.
Al final... su resultado/ siempre será el descontento
-desconcierto- 
ya que la suma de los dos catetos
será igual a la resta de los improperios
dividido por el cuadrado de la hipotenusa/
hipoteca gastada y pago 
liberados de su compromiso...

No hay que ser muy listo para saber
que se crece a distintos niveles -el tiempo es dispar-
...que es pura casualidad o sometimiento
el coincidir -del todo- o en parte alguna 
para siempre jamás
-Nada está perdido... sólo gastado-/.
Fin.

Nota:
Lo que es bueno y dura 
es porque se insiste en su beneficio/busca y captura
-...lo que no todo mortal aguanta-.
La ansiada felicidad se convierte así en una quimera
de tira y aflojas.
Una balsa de aceite donde flota la mariposa de la esperanza, 
cuya llamita se agota nada más se deja de atender.

¡Y qué se busca...? Si no algo de sustento
para el alma y el cuerpo...
Pues el corazón navega entre dos aguas
y su -timonel/mente- se rige por el viento.
Si todo cambia... 
por qué el amor iba a ser diferente?

* Publicada anteriormente 26/03/2019


Tengo una bolsa

Tengo una bolsa de agua caliente/            xx?     
                    de pecho estrecho 
de la que no puedo aflojarle la palometa de su rosca.
Vaciándose a base de congojas/suspiros,  
boca abajo en la pila 
volcado al vacío su líquido elemento... Yo.
Y tu mano al pescuezo 
para que lo vomite todo bien.

¿Y una vacuna anti ti, mi yo contigo? -Me pregunto... 
¿Acaso le salen alas al viento cuando anda descalzo?
Resígnate corazón a ser pisoteado/trasplantado;
después de esto no hay cuerpo 
que te pueda volver a engendrar/ni soportar...

¡No me jodas en el suelo/a pelo cariño! -Me dice, 
habiendo sillón y camas... 
Yo puedo odiarte tanto o más de lo que te deseo, 
con/en la misma proporción/
              conjunción de los astros.
Clavando los números pares en los impares
creando un edificio hasta el infinito
...en cualquiera de los orificios 
   del espacio interestelar.

Los hierros/brackets de las fauces de la fiera 
haciendo figuritas a base de modelos de escayola/
                        las ganas-manías tuyas... 
Y las Hermanitas de la Caridad de excursión 
por el Monte de Venus
me han pedido que te asomes a la ventana
que te quieren borrar la cara de idiota que se te queda
                                      con un saludo.

-Sigo sin entenderlo... ¿Estás enfermo/  no...?
De amor, me dijo el orá-culo del médico.


* Publicado anteriormente 05/03/2019


No hay argumentos

No hay argumentos reales...          x?.
ni razones, 
ni viceversas/
vísceras que sigan funcionando
después de vaciadas del vientre del animal que somos...
-del que durante tanto tiempo nos hemos creído/
                            criados como su amo-. 

Puto punto de mira del destino/deseo. 
-quizás porque eso no es lo que esperabas necesitado- 
Ni nos salva de esta muerte mutua/segura
             mutándonos a cada momento...

Hagas lo que hagas/la cagas siempre. 
Somos la deposición de una fracción de segundo/
                           frustración sin alma, 
                porque ni tú ni yo sabemos nada de la nada 
que nos supera en número ante el acantilado/abismo 
por el que pronto nos empujará
nuestro pasado 
                  en busca de su futuro...

Aparcamos el aire de nuestra triste figura  
-caballero andante-
              con nuestras palabras de luto arrodilladas
              en el monte del Gólgota donde se derriten/
entierran los todavía "podemos cambiar" vivos 
ansiosos 
y los -no pudo ser- del corazón de la razón...

¿Te acuerdas esa vez cuando volábamos juntos? 
Liados en la barca de la laguna/lengua de nuestras bocas
en un beso con rosca
y sin monedas para Caronte
-salvo la de chocolate con leche- con papel plata de oro-.

Nada es si no toma/cobra forma de su sabor en el paladar 
de la palabra/acto/obra, 
                              u omisión
y te atreves a sacarlo que vea la luz... 
Para que el otro lo entienda.
¡Te queda claro!!

Por esas cosas y muchas más... la tinaja de los turbios
con sus quimeras -dimes y diretes- ya marchitos
y un vaso de lo que no vino 
en cada mano
se dejan desflorar/desplomar hasta caer rendidos 
                                            en el suelo
                          ahogados en su propio vómito...

-Bueno, no todo va a ser con final feliz.
¡Qué no me tienes paciencia.../ cielo.
Reconozco/ que tus chocolatinas estaban bien ricas...
de muerte.

* Publicado anteriormente 02/11/18


Y entre todo ello…

Y entre todo ello... apareciste tú,      x?.
como un campo de minas/espigas doblegado el talle
                        por el peso de su fruto 
al que voy a cortar/segar, -o al menos eso intento-.

Cuando lo recorra.../sus crestas puntiagudas 
cosquillearan las líneas de mi mano/amo
                                   -como en Gladiator-
guiadas por las ramblas de los jeroglíficos de la corteza
celeste de las ganas/fortuna, 
rozando cada sima 
de la edificabilidad indivisible de nuestros cuerpos
      con gritos de aleluya... 
-si antes no ha explotado alguna razón de peso 
                y lo dejemos para otra ocasión-.

Todo esto es sólo un juego de palabras trampa 
para el imbécil/idiota galán del turno de noche, 
                                 vampiro de la ilusión...
mendigo colgado/abocado al camión de las basuras del día, 
sin temor al guante ejecutor del operario 
que no le quita ojo
ni le queda más remedio que apretar tu botón
para cargarlo/echarlo hasta el robot triturador/
de nuestro maldito juego de tronos, egos...
                              empalmados.  
Aún a riesgo de que salte por los aires/
romper la maquinaria del amor.

No me tomes demasiado en serio ni en broma, -mi cielo-
                                       y disfruta... 
como las olas del mar que se tienden a lo largo 
y ancho de la playa al llegar a la arena/
cota/costa de nuestros cuerpos
y ni la sienten... 
Ya sé que eres ajena a todo esto, 
-ni siquiera me reconoces como algo tuyo-
       por eso lo hago
y te lo cuento/digo así... 
de esta manera/marea que no cesa. 

Diviértete igual/o a la par que yo lo intento 
aunque todavía no sepas de qué va/
-ni de qué se trata todo esto- 
La vida siempre emite/admite nuevas soluciones/      
                                            prueba¿¡! 
-¿Estás ligando?
No, estoy dando vueltas entre las sábanas. ¡Corazón...!


*Publicado anteriormente 31/10/18


Yo puedo devolverte

Yo puedo devolverte al vacío del que vienes...    xx.
              -ardiendo en las ganas de tenerte- 
      al amparo de la profundidad del sueño abisal 
                       en cada una de las cabezas 
de todos los muertos del cementerio del amor.

Veneno que vomito -muy despacio-/
desprendiéndome del enganche anzuelo trampa
de ese afán... 
 -una y otra vez por el aire volando 
antes de ir a parar al cesto-
                   Porque he creído ser parte tuya...
atravesando una jornada entera del individuo que soy/
                                      -sólo para ti-.

Yo puedo hacer pompas con agua de jabón 
                     en las que flote tu imagen, 
con la luz de una ventanita a cuadros en su costado/
            por la que se asome tu anunciado adiós...
y mi otro yo en la baldosa llorando.

Yo puedo juntarte los brazos a la espalda 
mientras te muerdo los hombros/
con el sabor de tu piel en mi boca
y chuparte la vena yugular
        de lo que dices o callas... 
   con su patito feo en la piscina del manicomio
desplumado hirviendo/.

Y jugar después a/correrme como Peter Pan 
entre tus naves conquistadas y Tic Tac al acecho...
         velas gloriosas de ala de mariposa/ 
sufragada del polvo de Campanilla
antes de que te vuelvas cri-sálida. 

Que sepas... que apuesto 
con las ganancias de lo que he de perder 
                          en cada sueño...
Y me esfuerzo/enfrento a esa ingeniería genética/
ignorante siempre con lo que llevo puesto
 -o nos traemos entre manos-.
Pero no lo veo claro... 
¡Nunca/
¡¿Y tú corazón... cómo lo ves?

-Yo... lo de siempre/... -un bombón-. 
Café con leche condensada, azúcar, ron 
          y un trozo de bizcocho de uvas pasas.
¡No, no era eso cariño... no?!

* Publicado anteriormente 30/10/18