Cuando quieras a alguien…

Cuando quieras a alguien...         xx+
esconde tus ojos en el cajón,
tus manos/en el armario;
tu cuerpo... 
en la casita de muñecas,
-o en el Fuerte Comansi-
/tu corazón, en la esfera del reloj.

Así... 
tu mirada/no será atrapada,
ni tus manos acariciadas...
Tu cuerpo jugará complacido,
y tu corazón latirá fiel
al ritmo que debe ser.

P.D.
Recuerda y no te engañes...
El amor sólo es
un tibio copo de sueños aventando/
lanzado desde el hueco de la mano
con mil eneidas florecidas
en un sentir encontrado
de dos seres sacado
de sus frutos robados.
-O sea, ¡nada!-








Pasas igual

Pasas igual que una densa nube...             x+
que, lenta y tímida, 
crea una forma/
para más tarde, 
en cuestión de segundos,
comenzar a deformarse y, 
en un descuido,
cuando quieres retener su imagen,
se fuga transformándose 
en leves sombras.

P.D.
-No llegues a querer algo lo suficiente...
que la simple alusión a perderlo
quiebre tu cuerpo como agua hirviendo
en un mal puchero-.


Tantas tardes

Tantas tardes 
esperando tu llamada...        x?
Tantas veces quise 
gozar de tu compañia.

Otras muchas 
ni sabia donde andabas...
otras que vendrías/
otras que llorabas,
otras me moría.
Otras te alejabas/
...entonces aborrecida.

Por tantas y otras te cuelgo/ 
hasta mañana...

P.D.
Hay profesionales de la espera...
ya sea por educación/cariño,
deseos infundados/espectativas inconcretas
El caso es... que no dejan de esperar/

Luego, cada uno se justifica ese tiempo perdido
como mejor le satisface...
El caso es dejar en manos de otro nuestra vida.
Un suicidio/por no decir... -un asesinato en toda regla-.

De quién te haga esperar/desiste.
Si a él no le importa tu tiempo, tampoco le importas/
Y si te dice que siempre ha sido así, -impuntual-
pues mejor me lo pones... -ya no tiene arreglo
                                 ni remedio-.



Como una mariposa

Como una mariposa ronda la col       x?
mi cuerpo mantienes en tensión...

Tu sonrisa es brisa/
tu mirar... mi vagar.
Tus movimientos, un temblor;
tus lágrimas, el rocío,
tus alas, el fuego
que aviva mis entrañas...
Tu boca esquiva
me mustia/me mutila 
si la retiras.

En cambio... 
yo solo tengo:
un nido de babosas
con caracoles creciendo/
unas cochinillas,
unos pulgones,
un puñado de tierra oliendo,
un dilatar de ganas...
un corazón inflamado/
inhiesto, sin afecto.
Unas arterias explosivas
de tanta sangre latiendo,
...un montón de nada
clavada en el suelo/
un puñado de futuro incierto.

Después de todo esto,
sólo es cierta una cosa.../
sigues sin hacerme caso.
Pero soy paciente,
no me importa.

Para cuando pase todo,
sabré que fui fiel
al que llevo puesto...
a este magnifico esperpento,
que no estrenaste nunca;
-lo dejaste casi nuevo-.







¿Cómo recorre una araña

¿Cómo recorre una araña mutilada la pared?     x+
Casi no anda, y se precipita al vacío
tal vez... su fino hilo la salva.

¿Cómo vuela la mosca mutilada al atardecer?
No vuela, camina desesperada
como festín de alguna noble panza.

¿Cómo salta un salagustín mutilado por el vergel?
No puede, no avanza,
casi siempre se queda estacionado...
formando pasto fiel para cualquier alimaña.

Por todo ello te pido que me dejes en paz/en reposo,
y no remuevas mis esperanzas...
Ellas me pueden traicionar
apagando totalmente esta pequeña brasa.


Encantador muñeco de trapo,

Encantador muñeco de trapo,             x?
podrido te rompí...
Tus manos se transformaron
en botón de mil ojales
navegando sobre palacios de rubí.

Y hoy te balanceas
en las cuerdas de tu adiós/
suspendida en el hall de mi jardín.


P.D.
Nada es más decepcionante
que una promesa rota, descosida...
-sin motivos aparentes-
que te asfixia/estrangula con sus recetas/certezas
imaginarias o reales -mientras lo intentas-/
o cuando llegas a entenderlo.

Lo que se arregla... -de alguna manera-
ya no es igual a lo que se rompió.
Nada vuelve a ser lo mismo
y menos... cuanto más te empleas/empeñas.







Entre tú y yo…

Entre tú y yo...           xx
hay dos palabras ausentes,
una la trajiste desnuda,
la otra la callaste para siempre.

Entre tú y yo
hay dos palabras pendientes,
una la encerraste entre rejas,
la otra es salitre de paredes.

Entre tú y yo
hay dos palabras que duelen,
la una es tosca/medio cruda,
la otra horada las sienes.

Entre tú y yo
hay dos palabras tenues,
una es doncella irreprochable
la otra te engalana de laureles.

Entre tú y yo
hay dos palabras casi alegres...
una deja en cinta mis quijales/
la otra se va cuando tu vienes.