Nada cura…

Nada cura... y aun así en el mismo cajón      x?
de nuestra mesita de noche/
junto a las pastillas...
de una muerte prematura.

Volamos como un pájaro disecado/resucitado
libre de lo contrario que éramos
o ahora somos... y que nunca será ya
lo que fue.

Y ese miedo terrible/irreversible
a convertirnos en estatua de sal 
     -condimento para la bestia-
si volvemos la vista atrás... 
          que nos persigue.

Todo nos da igual.../
la importancia nos viene de fuera:
la paga/las facturas/la gente...
Atrapados en la llama del tiempo/
en el hambre del espacio que vela/vuela
en torno a nuestra agonía
como ave rapaz... 
-los que nos buscan como clientes-
/y de verdad...

Esa pequeña fortuna de lo imborrable/bienes
que amamanta la vida y sus castillos de cera
con la amenaza de encendernos
en misa de doce... -si no nos entra el zapato-?
Y el sacristán tirando de la soga/badajo
ojos y lengua de tu cabeza arrancada.

Somos las campanas al vuelo de un cielo/ciegos 
tanteando con la varita atrancada/sujeta 
por las manos/voluntad de un ente superior
que nos menosprecia... 
-a nuestra suerte engañados-

No tenemos solución
porque tampoco somos un problema...
-para nada ni para nadie-.
Tanto lo bueno como lo malo 
-en todas sus vertientes/variantes...- 
está en potencia o en acto en cada uno 
                                 de nosotros/ 
Ahí radica/está la salvación...
en saber la dosis-dirimir 
en que territorio nos dejamos conquistar.
-el que busca termina encontrando-.






La tarde vestida

La tarde vestida de piedras preciosas  xx   
a cual más embustera...
Falsas gemas/cristal de “lapis lazuli”/luz huidiza;
oferta/ofrendas de final del día/crepúsculo 
                        repitiéndose cansino.

La bola roja de nieve ha rodado hasta precipitarse/
hundirse/caer al abismo...
Ahora su fantasma vaga por la oscuridad/
filo de la concha/tapia/sinergia
         más pálido que el hielo. 

La noche se engalana de estrellas. 
Fin.

¡Vamos a ver...?
¿Las señales del camino estaban ya...
o ha sido uno de mis enanos majareta
en un ataque de rabia/locura
que los ha ido poniendo...?
-Ahora no te estoy escuchando.
Perdona.

Anda... quita/saca la mano de mi bolsillo 
que por aquí hay mucho tarado.../ y
malpensado.
¿¡Vale!?

¿Te has dado cuenta... qué día
con tan poco fuste?
Días así... -como el de hoy- se diluyen/mezclan 
entre los demás
como si no hubieran existido/sucedido nada...
-Sí, eso también pasa.

P.D.
La mudanza tan igual de la jornada
provoca una indiferencia 
-en su esencia... criminal- 
hacia los detalles de la naturaleza
empeñada en llamar nuestra atención.

La costumbre nos mata con sus balas
de fogueo hasta que llega la de verdad.
El juego empieza cuando se descarga el arma/
alma del vientre que nos parió/
y dio la vida.

El tambor de su revolver -desde entonces-
lo cargan -a duo/y a gusto- el diablo y el Señor
...pero apuntando a tu sien.
-Feliz Apocalypse Now/The Deer Hunter...
colega!



No dura mucho

No dura mucho lo que tengo...       xx?
de un día para otro ya es pasado.
Me arrastro/
funciono como un muñeco-pelele
en las manos de un niño cabreado/con enfados.

La noche nunca llega tarde... -a su hora-
Detrás de mí me convierto en otro... 
que sale y actúa.
Se me encoge el espíritu entre las cosas que quiero 
                                      y no puedo... 
Y a su vez... ¡no sé qué coño es!

Estoy real/francamente destrozado cuando me pongo
delante del espejo...  -¡eso es otra!-.
Envidio/enviudo de la imponente simplicidad de llorar 
amargamente por nada,
...por la noche sobre todo.
Mientras me puede o venzo al dolor
ante la muerte en su expositor/vitrinas de adopción
incapaz de hacer algo/nada ya por mí...

Me entreno/
estrecho el cerco a base de nostalgias 
como anticipo de lo delicada-mente tierno que soy...
como si de una ramita/persona sensible se tratara;
-sabios mejunjes de Zoroastro trasnochado-
queriendo dar el pego... 
-Sobre todo con lo de tierno y sensible.
¡Qué ya no se lleva... tío!

La forma/tipo de cuerpo en su retirada/me mira 
           tanteando-tentado de manera brutal 
en el burdel de esfuerzos por salir de ahí.
Quiero volver al río/ser río...
a sus playas 
y tumbarme cogiendo puñados de arena
y dejarlos escapar entre los dedos... y verlos caer.

Destrozo la verdad que he soñado -heredada-
observando con anterioridad a la mentira...
-pues nada es/ ni me resulta igual 
o más desagradable
que un engaño asumido sin pelear-.

Sus estaciones/vías/trenes... ya son de otro mundo
partieron tiempo atrás repletas de mis yoes
-cuando tadavía no sabía de la vida lo que hoy sé-.
Ahora sólo hablo de aquello en función de sus fotografías
/película muda en el aljibe del recuerdo
ciego... por un rayo de sol-realidad... 
-ojos que no querían/ ni supieron ver-.

Ya nada sufre/emociona/palpita/corre como antaño.
Todo lo nuevo/por primera vez/cada vez/
en cada ocasión que se presenta...
es un timo/escuálido timo
y yo su Cuasimodo 
detrás
buscando a Esmeralda.

Ayer, hoy...  mañana, ¿para qué?
¡Si todo va a terminar igual!
-en el pilón de los azotes
o cayendo al vacío...-


Mi padre y yo…

Mi padre y yo...       xx+
en el aseo/baño del hospital.  
-De pie los dos 
frente al gran espejo-.

Mientras le voy limpiando el culo...
él se mira zarandeando sus genitales
a lo que le digo: estate quieto
que no puedo ponerte el pañal.

Y le comento:
¿Te conoces papá?... ¿Sabes quién es ese...?
-Pues claro hijo.
¿Cómo has cambiado... eh?  Y asiente con la cabeza.
Por qué no me afeitas, -Me dice.
-¿Esa enfermera tan simpática viene esta tarde,
verdad...?

Lo senté en el sillón... y me miraba como un búho.
¿Qué pasa papá?
-¿Qué es eso que lees...?
Poesía le digo.
Y se encoge de hombros.../ toma su vaso de plástico
de la mesita y le da un sorbo al agua.

Sigue mirándome sin parar...
¿Te pasa algo/te encuentras bien?
Y encoge los hombros de nuevo
mientras se entretiene mirando a una señora
que deambula sin parar por el pasillo.

Me vuelve a mirar...
-¡Qué buque!
Me suelta sin ningún complejo.
-¿¡Has visto eso.../ qué buque!?
Insiste.

Le hago un gesto de censura -que al parecer no entiende-
pues el compañero de habitación 
seguro que lo ha oído...
-no se da cuenta de que el camisón 
la hace enorme-

Ese es mi padre...
Haciéndose el tonto/despistado cuando algo no le interesa.
                                         -Si le riñes...- 
No sé si darlo por cosa/causa perdida o encontrada.
Es curioso el “jodio”, ya está muy mayor
es mi bebé viejo...
93/diez de ellos de malísima calidad/Ictus.

Lo miro y me veo...
Nos miramos y seguimos sin conocernos,
aunque hayamos hablado largo y tendido en bastantes
...insuficientes ocasiones -parece-.
Otras sólo de escucharnos entre los demás.

No lo conozco todavía y menos ahora de esta manera...
Algo tendríamos que haber hecho antes de estar así/
tan al final de nuestro contacto.
-O mejor no-.
¿Quién lo puede saber?
¿Qué es lo que podría mejorar/a él/a mí
...nuestra relación a estas alturas?

No, 
no hay que calentarse mucho la cabeza...
-eso es lo que creo-


Tórridas veladas/

Tórridas veladas/   x?            
con periódicos húmedos tirados 
ensuciado/embarrando el suelo de negro...
Y mis "yo" mirando desde la sierra al valle
desde la entrada de la salita al salón.
Me sugieren cuando les pido una cita a solas/ al oído
-para leernos el futuro o echarnos las cartas-
que los deje en paz.

Ansiaba oler una vez más su aroma -en la oreja/pelo-
aquel viejo gel/champú
tan explosivo recién salido de la ducha
                con el espejo empañado...
El cuerpo era joven/desnudo
seduciéndome fresco y animoso 
hasta que me descubría -otra vez- en la realidad.

Ahora los veo en la memoria tal como éramos 
y me acuerdo muy a menudo, -sin exactitud-
aunque piense en lo contrario...
Hablan de todo conmigo...
-por ejemplo:/de la caótica coherente/cobardía-
o en la resurrección de los sueños perdidos...

Pero ninguno presta la suficiente atención/ 
                     al otro lado de su vida
     y de los nuevos caprichos hoy prisioneros...
Manipulación-manutención que echa por la borda
cualquiera de nuestros/sus planes 
esos que algún día creímos vencer... para este presente.

Se instalan como mensajeros/viajeros del espacio sideral
ese tiempo ambiguo en desuso
por el que gravitamos tanto tiempo...
Oportunidad inmejorable 
que no la voy a volver a tener jamás
...de haber mantenido un entente cordiale
más próximo a la reconciliación que a la pena/quejas
abatido por la desesperación y el llanto fácil.

Es tu pifia, ¡qué le vamos hacer...!
-nada es lo que no es-.
Moví/ladee el sol buscándote pero no estabas allí
-sé bueno al menos/contigo-
-Me dijo... uno de ellos.

Le devolví el gesto con algunas palabras:
tú que tienes la suerte de cara/de verlo todo tan claro... 
-continué.
Tú que hablas de interioridades... sin ningún pudor/
ni reparas en gastos... dime 
en qué hueco te has trabado,
en qué piedra te has convertido...
di, de qué gran árbol el fruto equivocaste su sabor
en tu boca
y de su busca/hueso aún no has salido/sabido...

Haz que albergue alguna esperanza -pensé
siempre estaremos juntos/así/aquí...
Y nos divertiremos... ¿verdad?
Sí... sin ningún ápice/chispa de duda... -me contestó

Si es literatura/ linterna fácil... cabe
tal o cual predilección... ¡qué más da!
-no tener objetivo también es uno-.
Como el sentir que no se ama o se es amado 
-o que te pique el culo...-.
Todo pasa... ¿qué importa?

Escribe/sigue así... algo saldrá...
para dispararle/dispersarte/refugiarte/resfriarte/
redimirte/agotarnos/
aburrirnos a todos con tus ninguneos.
¡Qué no paras...! ¡Por Dios!

Y que no te quepa la menor duda/ni lo olvides jamás...
Tú y yo nunca vamos a ser/somos el mismo.
¡Ni por asomo!
Por eso... haz lo que quieras
que yo haré lo que tenga que hacer.
Amén.

P.D.
Nunca nos creemos responsables de nuestros actos
pensamos que ha sido el otro;
otro de tantos desconocidos/del descosido corazón
                             que nos habitan...

Nunca asumimos la culpa sin creernos victoriosos
-antes- ...en algún rincón del ánimo.

Somos de nuestra negación la única realidad
                           posible que conocemos...
Sólo podemos salvarnos con la búsqueda
...en encontrar cierta utilidad/sentido 
a lo que hacemos.
Somos una tarea por realizar/ -y punto-
una máquina de matar 
y de muerte.


El bosque

El bosque de la mitología con sus faunos...       xx?
hadas madrinas/ninfas/musas/sátiros 
seduciendo a los dioses.
Machos y hembras semidesnudos con apenas una gasa, 
visillo/bata finísima transparente 
-de las de andar por casa
para seducir al amante/marido...-
¡Yo os penetro!

-¿Oye... pero qué dices/en qué piensas?
¡Se te ha ido la olla!
Estás hablando en voz alta... 
además estás bloqueando la puta cola del super/
hipermercado...

Quiero ver si contesta-contenta a alguien
-me dije con tono grotesco/siniestro-
observando las situaciones tan curiosas que se dan
según la teoría de colas...

-¡Pues estamos "apañaos...! ¡Desde luego que sí...!
Aunque nunca dejas de ser un animal hay veces
que te pareces bastante.
-¡Qué te folle un pez...!

P.D.
Nuestra mente/celda imaginaria de ingeniería
se suele saltar las reglas...
Nuestra lengua enmudece ante los ojos
del presunto adversario/enemigos.
Y no tenemos -por poco- que contentarnos
mudos con 
"Los mundos de Yupi".

Hablar y soñar es lo mismo en silencio
...si no hay nadie que nos escuche/
acompañe.
Somos animales sociales imbécil-mente 
conquistados por el entorno
y de las circunstancias su esclavo.
Para ser... debemos medir primero nuestros actos,
y eso -que yo sepa- 
no tiene ningún sentido/nada que ver con SER.

La libertad no se negocia... se conquista.
Cuanto más amplio sea nuestro imperio
más pequeño nos parecerá el mundo
...y a la inversa.

-De huevo tío... lo has clavado.
Sí... hasta la bola.
Ahora límpiame la sangre/babas/sudor
que me chorrea...
¡Ufff, cuánto trabajo nos manda el Señor!



Tumba de arrecifes…

Tumba de arrecifes...     xx
            la voz mártir.
La palabra... -casa del poema- 
sustituye a la imagen
como si no hubiera modo de escapar
                   al ojo fascinado.

Grieta/herida en la pared del papel.
          Gota/caldo que clama
colma el vaso de lo dicho.
Rosa y espinas de su misma piel 
arrancada de un sueño
...echada a volar como el fuego/
en un canto de sirenas/neurona
ya en calma.

Día a día nacen del silencio/
de lo callado
como navío que se echa a la mar...
Llave/pezuña tierra adentro
en busca de los caminos de su corazón 
-alivio y olvido-.

Las páginas de lo bello son olas/alas
que doblegan/miden, calculan
bifurcan y rayan el cielo.
Grito, 
danza/rincón de residuos...
Ruido/luz del alma 
y su condena.

Escribir y vivir
es como hacerlo dos veces...