La luna pálida/

La luna pálida/ la tierra se agrieta,    xxx
                  el mar que se abre  
                             el sol en llamas
-porque no aguantas más...-.

Me gusta andar a tientas, con los ojos vendados
     y escuchar la salva por los fallecidos en combate
en el campo santo,
al otro lado de la colina/calima...
Y que me bese en la nuca el vaho del ánima/
                               de cada uno de los fusiles 
             todavía ardiendo/sedientos,
           con un proyectil en la recámara... -por si acaso-.

-¡Bah!...
Vuelve a poner/coloca la luna y a los otros en su sitio
y déjate de chorradas...
Descansemos juntos de las ganas/del agobio
del desasosiego.
¡Perroflauta!
Que eres un lindo pulgoso, sarnoso.

           ¡Y corta el rollo de una puta vez...!
¡Huevón/gonorrea, tripa de manteca/pendejo!
¡Joder...!, ya no me quedan más insultos.

Eso está bien, ven/ 
            oremos... 

 

Detrás de las ventanas/ojos…

Detrás de las ventanas/ojos... ¡“Joder”!       xx?
      Cuánta vida fresca y nueva hay que desconozco.
¿Cuántos tipos/modelo de envidia puede uno tener, Señor...?
 
Le doy vueltas y más vueltas, -súbdito de mí-. 
Es fuerza/atracción que me pone alas... lo noto, 
                  como si fuera a despegar.
Porque sea viejo no estoy vencido. -Me digo.

-¡Evítame si quieres corazón, pero escucha... 
veo tu luz, ¿oyes La Voz?
       Estoy atrapado/déjalo, no te preocupes...
       Son cosas de la edad que te hace presa 
                          como un tormento desgarrando, 
descuartizando/desvalijado el cerebro.

En lugar de verlo todo más claro, es justo al revés.
             Sé que algún día, cuando menos me lo espere
todo esto terminará... ¡seguro! 

Soy un plasta, -prototipo de humano fallido-
que se desajusta/desmonta/
desmorona con sólo su resistencia centrípeta...
                   con el dedo acusador en el pecho!
Ya he sufrido un par de avisos, como en las corridas.
Todo lo que empieza debe de tener un final... 

-¿Descontento de qué, ¡no te quejes hombre...!?
A veces el futuro sufre un accidente... -no seas bobo-.
 Ven y pasa un rato más conmigo, 
          todavía está el pan caliente.
         
¡Y dale que te pego!
¿Es esa tu intención/la estrategia que piensas seguir?
-No, ni te la imaginas...

Trato de pasar inadvertido

Trato de pasar inadvertido         xx?   
        a la clandestinidad de mi cerebro,
en la soledad/independencia de mis silencios...
  pero me conozco de antes, y lo sé.
Es imposible.

La buena sintonía/conjunción es una casualidad.
    Me despierto retorcido
     como los brotes tiernos del naranjo
              acosados por el minador
aplicándome calmantes de todo tipo
por cualquier orificio,
agujero…

¿Cómo recuperar el tono de lo que me toca ser/
sanar/sonar bien... acorde 
con el mundo sensorial/interestelar del que me siento no menos 
                                           que cebo de ratón?
Por lo pronto antes del Apocalipsis/exterminio...
           para que el gato/látigo del creador siga dormitando.

Esa crueldad incierta, lívida, vilipendiada
a la que me voy acercando/sometiendo
como una promesa 
compartiendo/compatible hasta ahora 
    con mi holocausto, contaminando el bosque salvaje
de una escarcha maléfica/maldecida... melancólica.

Me siento abatido, alcanzado,
vuelto/disperso/dispuesto "nivel mil"
                             a la contra 
contraria de cualquiera que se me acerque... -como un perro 
atado al carro de su amo...-.

Me voy reduciendo, arrasado/arrastrando
sin sabor a nada/nadie, ni oído, casi mudo
      con la desesperación y la rabia ahora triunfante
copado/campando a sus anchas por cualquier camino que vaya...

En la parte trasera del decorado/de este teatro ambulante
espero a que pase el resplandor de los flases/-luciérnagas de la noche-
    y vuelva a ver con nitidez a las espaldas del espejo.
-El sol en su bola de cristal anaranjada nos saluda...-

Apostaba contra mi indisciplina y perdí...
todo para desagradar
como un borde.
Se trataba de una pulsión visceral no intelectual...

Ese burbujeo/pompas de mocos en el pañuelo negro de la rendición/
arriado con la cabeza arrancada al enemigo en ciernes
                                        en los puros huesos/
tibia/fémur y humero
haciendo la señal de la cruz en la capilla de los despropósitos... 

Las "granás" de mis entrañas desgajadas
ondeando al viento entre las balas de cañón que rompen el casco 
cáscara/cascarón del huevo de los sueños, 
y me hundo... -como el galeón fantasma de Piratas del Caribe
va mi tropa por el fondo del mar 
                   hasta la pila del agua bendita-.

En bloque -con todo mi ejercito- doy un paso inorgánico al frente
absorbido en vida, carne sin sangre
    que alimente ni un minuto más el cuerpo de mi alma
allí entregada/en ofrenda al redentor...

Blanco y frío 
para la última foto de fin de curso,
          mirando al techo de la capilla
ante las faldas del altar/en un carrito bien mono del
templo que he de pisar
conquistado ya desde mi nacimiento con un nombre
                      en su pila de bautismo.

Ufff, todavía respiro...
Absuelto por momentos, 
        diáfano en lo esencial,
-"corre ve y dile"- de mis pensamientos
...imaginados ya imposibles/muertos de risa
en los labios que me besan
al despedirse del cadáver florecido,
aún virgen 
en el prado de esta maldita/inhóspita pesadilla
pues veo que todo no deja de ser un sueño...
-menos mal-/

Se agitan dentro como un cóctel/corazón, nervios y mercurio,                
fervor distante
en la indolente hecatombe, cascada/ceremonia de liturgias
repetidas hasta la saciedad
con el beneplácito de una razón utópica suicidándose/
colgada de un almendro/olivo/olvidado igual que Judas...

La serpiente del sufrimiento
repta huyendo por las cavernas huecas 
                           del flujo de la vida,
túneles vaciados de su líquido elemento
sorbidos por el monstruo del deseo... 
                   hecho razón/espadachín que me tienta/tiene
                               de espaldas contra la pared...

Ahora chorros de oro
del manantial de la gloria de tu divinidad futura
          buscando el cielo...
dan cuerda al reloj/noria del viejo molino
en la vaguada de Dante. 
Talentoso recuerdo 
hecho añicos/convertido en polvo
igual que lo vas a estar tú, en un "pis pas" de tiempo... 

La cristiandad ha encontrado en su Biblia
todos los cuentos (Salmo 23)
que te harán dormir para siempre
ya tranquilo
                       en su Amén.
No te despiertes mi niño, el hombre ya te alcanzó.
¡Por Dios...! ¡sigo dentro del sueño...! 

-Cierta clase de frialdad/crueldad... ¡espabila!
Ya lo sé, guapetón... 
por eso te llevo a ti de guardaespaldas.
Anda, cántame esa canción de Whitney Houston.
-¡No, que rompes a llorar...!

El tiempo pasa la tierra cambia…

El tiempo pasa la tierra cambia,         xxx   
el hombre perece bajo ella y sobre él
porque también cambia
     pese al grito.

Atrapado, apretado entre los dos mundos/ambos...
y no puede por menos que sacarle filo al colmillo
     que lo mantiene preso y desangra.

Somos prisioneros en superficie
y del peso de su angustia por desbrozarnos...
Atravesados de continuo por los biorritmos de
          nuestro organismo/espíritu.
Opacidad espacial que germina
como el grano de oro de Belcebú
 en los labios del hada madrina de Heidi.

Somos plantas, suelo, foso de sonrisa y serpiente/
cosa, presencia, rumor,      alivio sobre las noches
en la gran ciudad de los sueños...

Divinidad palpable/realidad confusa
minutos de ausencia en su celda de castigo.
Olas de escarcha sobre el capó
     del descapotable del rey Midas
en la fiesta 
donde nos hemos perdido.

Tu desconsuelo viste de Prada
con bragas de esparto y calzón de alcanzabas/
                         calabazas...

-¡Te deseo suerte colega...!

Él… mi eco del corazón/

Él... mi eco del corazón/              xx?    
transformado en líneas blancas, verdes
y amarillas;
saltando sobre el fondo negro de la pantalla/monitor
con rayajos/tachaduras 
                en rojo y azul.

La bola sebosa de gel recorriendo mis costillas
guiada/conducida por el sabio doctor.
Y lo oía... -a mi corazón- como si estuviera fuera
mejor que en mi propia hacienda/
humilde morada.  

¡Y cómo resoplaba el fulano!       Ansioso/
medio ahogado, faltándole el aire...
Parecía que suspirara afligido por mí.

“Escuchaaggg.../escuchasggg, buen hombre
–Me decía...
Aún respiroggg/escuchaggg con qué fuerza lo hago.
“Escuchaggg, escuchaggg...me    por favor"

Y lo escuchaba... ¡Pues claro que lo escuchaba!
¡Cómo no lo iba a escuchar, clavado en mis oídos
como lo tengo a todas horas?

Mientras el médico con su bata blanca
        y su cara de hacerse el interesante
trazaba líneas en su cuaderno de bitácora
conforme le iba sugiriendo/apeteciendo.   O cavilaba
/cambiaba el rumbo
del sin sentido de lo que allí ocurría...

Creí ver en algún preciso/precioso momento a un duende
que saltaba en equilibrio
                   entre los alambres/muellecitos/
tirolinas de mis arterias... Y los claros del bosque
de la zona ostial en la DA hacia el camino viejo
del tanatorio más cercano/UCI.
      Por el que presumiblemente pasaría mañana
de vuelta a casa o para quedarme tieso, si es al otro lado/
ardiendo...

Bueno, eso no lo sabemos...
¡Qué exagerado soy!!!
Tampoco es un prueba de magistratura o
examen del Juicio Final.

Ahora se infla, no se decide, cae y se levanta/
expande su líquido.
Bufa/mengua parece que se afloja.
Apaga/se crece, coge brío y ronronea acomodándose
                                contento.
-Después del susto que se ha llevado el pobre hijo mío...-

Se contonea contándose/cantando a ritmo del segundero
para apaciguarme...
Y aguanta, me aguarda/espera.../esperamos juntos...
-Lo que sea que tenga que venir-
Está que se sale el puñetero.
¡Algo nervioso
          sí que parece!

Y me ruboriza lo que no nos hemos perdido
      en desaprovechar las cosas de nuevo.
Con una fraternidad/lealtad endiablada/envidiable
como si tuviera derecho    
a algo...

P.D.
Lo que no bucea asfixia invasivo
y te retuerce/supera.
             Supuran las ganas de cuanto no hayas hecho
al punto de querer volver a por todo...
                        Pero ya es tarde,
ni él ni tú estáis para tanto trote.
Ahora descansa encerrado/agotado
  dentro de tu seno
como un bebé viejo perdido en el parque.

-¡¿Qué le vamos a hacer!
   Ya has oído al doctor...
                 Mañana puede que sea otro día?!
Si el Señor tiene a bien...-

Que echen a rodar las cabezas/

Que echen a rodar las cabezas           xx+
cortadas a temprana edad. 
Lancémonos en peregrinación/persecución
cuan balones fueran...   y juguemos con ellas
como si nunca hubieran tenido vista/oído/
olfato.../    ni cuerpo...

Dejemos volar la imaginación del dragón dormido/
del conjunto de la estatua de bronce
en lo alto del edificio/azotea...
Dejémosle soñar para cuando despierte otra vez
buscando donde caerse muerto.

Levantemos con fuerza la tapa de nuestro sepulcro
y arremetamos con ella al gentío.../
-cortejo fúnebre en retirada-.
Aplastemos con la voz de nuestro nombre
la cucaracha de vida mundana/     insana...
de la que nos hemos ido alimentando día a día. 
         Para volver... y descansar para siempre
en un lugar apartado/cautivo pero con honra.
Donde los malos hierbajos no enturbien nuestra mirada
al incorporarnos por última vez 
                    a contemplar la tierra...

Un momento...
Si miras.../y te fijas en el segundero con atención...
el tiempo parece que se detiene...
¡A que sí...!?
-¡Eh! Que hemos llegado...
            ¡Ya está bien por hoy!

Pues/eso...  /otro beso con queso.
  -¡Qué besucón eres.../fantasma!  

En mi corazón hay huellas secretas

En mi corazón hay huellas secretas                xx+   
que desconozco su procedencia/particularidad/hondura.
Que sólo él tiene presente/ajeno a mí/
sin que yo pueda hacer nada por remediarlo/
ni influir…
-Es que.../convertirse tan pronto en rehén…
menudo rollo, menuda martingala-.

¡El cinturón y los cordones…!
No podemos arriesgarnos a tropezar y caer...
deberías de apretártelos más.
Discurre/edifica… tómatelo con calma...
-¡Ya lo sé Tom…/tranquilo...!

Sólo se trata de un autoestopista/
una autopsia de balancines/banalidades veniales/troncales…
Alas de mosca descuartizada/secas en el filo/borde.
Abordaje salvaje/alfeizar de la ventana/
restos de la caravana de hormigas/guiones de la carretera...
"Somos rumiantes/tasadores/pasadores de tiempo".
-Ve al grano…

Pues que lo dejes pasar… /ábrete el esternón
y quítatelo.¡Acaba de una vez…!
-Ya estoy dentro…
-Qué rapidez… ¿Estás bien?
Trasplantado/irreversible…
Me lo he arrancado de cuajo/está glamuroso/chorreando.
¡No es tan rojo como lo pintan/dibujan...!

Pues ahora vas a hacer lo mismo conmigo que contigo…
Recuerda que este cuerpo, -su cuerpo- es igual
que el de antes/ que el de después.../tenlo presente
-¿Seguro...? Por lo de la anestesia/medicamentos/
conocidos/amistades y eso…

Los enemigos/la duda… empiezan a resquebrajarse;
quebrantar su eco golpeando las traviesas de su cascarón
cada vez que te cuestionas.
Y deja de latir ecuánime/su cadencia habitual
se desplaza/e inquieta/cruje...
Y eso no te gusta/por la fuerza de las olas/
marea/memoria/minas de profundidad/caballitos de mar.

Tienes que salir de tu cuarto oscuro
mirar a los gatos… /¡Cómo andan!
como que estuvieran perdidos…
¿De dónde vienen o a dónde van?
¡Pobres miserables…!
Y parecido a ellos transformarte en Batman/Super Ratón.
Acabar con los misterios de la noche.
Ese enigma/miga musculosa en el gaznate
del estrepitoso estropicio/estereotipo desconcierto del azar
que se resiste a que te largues...
-Que la tragues sumiso
y crezcas robusto y confiado-.

No seas plasta y acarícialo más a menudo.../ ten confianza...
Deja a tu corazón que suene/que haga bailar a tu cuerpo:
Si tiene secretos, para él también lo son…
Si se acelera para él pierde…
Si le gustas.../te amará…
No lo defiendas si no te merece…
Cuando notes que cambia su ritmo haz
como si no te dieras cuenta…
Dale un beso de despedida al acostarte…
Salúdalo cuando te levantes…

Y respira hondo…/que sienta el apretón
del cariño entre tus vísceras... apaláncalo/
arrinconado contra las cuerdas de tu costillar.
Y sal del rin/emborráchate con él
y con su novia/ la vida…
¡Y olvida lo demás!

-¿Café con leche?
Cortado/gracias…

¡Disculpe...! he cambiado de idea.
Me va a poner un corto descafeinado de condensada/
con ron/"bombón"... y unos trocitos de bizcocho.
Churros con chocolate bien espeso/
y si le quedan... un plato de buñuelos y paparajotes.
-¿Nada más señor...?

Por ahora/con eso me basta...