Hay días que hacen más días,

Hay días que hacen más días,          x+
horas que ruedan como norias
y segundos que se cuecen a presión
guisado en caldos sin ollas.

Hay ratos que hacen más ratos,
momentos que escuecen sin gloria
e instantes royendo jubilosos
el claustro que los deforma.

¡Ay, cuántos hay!
Mesura que no cesa,
granel destartalado,
abanico que te corteja.


P.D.

Somos matadores del tiempo...
Una gota minúscula/
lágrima del dolor de Dios 
que también se pregunta el porqué 
de todo esto.

Morir no hay que entenderlo
como un castigo... 
es una necesidad de la naturaleza
-pero que nos iguale la muerte 
no significa merecerla-.

Nunca sabremos 
a qué cuento ha venido todo esto.
Y eso es lo más desconcertante...
-no saber
lo que se oculta detrás de la vida-.






Se muere la deuda

Se muere la deuda contraída          xx
en la lejana templanza,
con el lívido gorgoteo
de respirar -con tu babosa...-
en el fondo de la charca.

Se marchita la hoja fresca
en el umbral/ -abandonado el día-
por el cálido viento/beso de la carne
que la arruga y fulmina.

Se encoje el joven pellejo
en espinosa atonía
desecho de infortunios
arrebato ilógico de alegrías.

Ya no acuñas ni con yeso de alabastro
las agallas de tu hombría;
eres un capullo.../esculpido rebote
de pelotas en alferecía.

Lo que tanto clamabas al cielo
hoy te entierra en vida.

P.D.
Cuando algo no se corresponde a las expectativas,
un pétalo es arrancado del ojo del cariño...
vaciado de su alma y de su mirada para siempre.

Cada realidad es un disparo al corazón
del niño que se había escapado de clase,
harto de tantos engaños...
-Nada vuelve ni retorna de sus cenizas-.

Somos... de lo que queremos, sus restos
de lo que hemos soñado, la mentira
de lo que nos amó, un suspiro.

-Al final siempre anhelamos ser 
el otro que no hemos sido
convirtiéndonos en su sombra...-













Yo quiero buscarme

Yo quiero buscarme por los barrios        x+
y paredes de podridos ladrillos
para sentirme mundo y carne
del degenerado desquicio.

Yo quiero rendirme
a ese martillo furtivo
para colocar en su base
el más fiero de mis latidos.

Yo quiero trasnochar
en el granero del infierno/del olvido
para contemplar tras su cristal
las semillas fértiles de lo que he perdido.

Yo quiero vivir y devorar
a pecho descubierto la madre naturaleza
y, fundido en su vientre placentero,
navegar en el consuelo
de no haber -nunca- nacido...

P.D.
No sirve de nada lo que no ha pasado/
salvo para no olvidarlo...
y, martirizarnos con lo que habría podido ser
de todo cuanto de haberlo conseguido
ahora no estaríamos hablando.

Somos el acabóse del tiempo,
un tachón de carmín en la boca del diablo.
Ni arriba ni abajo -hay paz-
para los que no se conforman...

El hombre nunca alcanzará ni será lo que quiere
porque siempre verá/creerá que hay
algo más esperándole...
Le pase lo que le pase -hasta que no lo encuentre-
no verá su verdad/la realidad de las cosas.

El deseo del ser es un pozo sin fondo
y, la suerte un sueño de dos caras
en el que nos la jugamos.
Mientras la moneda está en el aire...
la vida parece que tiene sentido.






Para cuando te llegue

Para cuando te llegue   x+
el aroma de las flores...       
tu corazón habrá partido.
Para cuando te llegue el silencio del alba
rompiendo la oscura noche,
tu cuerpo estará dormido

Para cuando te llegue la luz
del sentir profundo...
tu espíritu se encontrará desnudo.

Para cuando te llegue el cansancio
en forma de dulce delirio,
no habrá nadie contigo.
¿Acaso recordarás alguna vez
haber vivido...?

Aún, cuando no suceda nada,
pasará a la historia de tu libro
como lo que no ocurrió
en un determinado suspiro.

P.D.
Ser y estar... es acción/ 
                      lo mismo.
Somos pasar/ 
y a cada instante destrozamos 
al que hemos sido. 

Nuestro futuro está marcado 
por el empuje del ser/ a ser...
Mientras se avanza 
nos confirmamos ante uno mismo
en la deconstrucción de su ruptura...

Nuestro instinto/deseo de supervivencia
                             nos agita.
Cada ser evacúa la intención de su pensamiento 
con la mirada.
Somos el reflejo de lo que queremos 
en el espejo de nuestros ojos...

-Una estrategia/falacia más...



 






Baja de tus manos

Baja de tus manos           x+
la vaina enroscada
del más lúcido proceder,
salvando escollos ambiguos,
sobre nenúfares en pie...

Vespertino eje de gemas/
chapoteo oblicuo del ser.
Tu quijada de pulcra cuna...
trenzada en batallas de mil infantes,
te hunde en su colchón mullido
alejado del patán desastre.


P.D.
La fortuna de la prudencia
es la virtud bien trabajada
y no la suerte del novato.
Nuestras acciones nos favorecen y
dan valor al negocio de la vida.

El juego de la paciencia y la cordura
son el patíbulo y la soga del reo condenado
esperando hasta el último momento 
un disparo certero que le atraviese el corazón 
antes de verse colgando, meado y empalmado.

-Al final sólo el cuerpo responde
a las expectativas...
Vivir cuesta morir
como el despertar de un zombi sonámbulo.





En un círculo cuadrado

En un círculo cuadrado             x?
me tenía encerrado
el purgante pasado.

Y ardiendo en ascuas
de aquel fogoso hablar
me fundía en su sepultura,
gruta abismal.
Péndulo rubio/
gris pesar...
Era el silencio
en su hora fecal.

P.D.
Los recuerdos nos hablan
continua-mente.
Se contrastan/contraen en el tiempo
al ritmo de lo que nos sucede.

Otras se esconden
como si nunca hubieran existido;
casi desaparecen...
igual que la imagen se deforma
en espejos turbios/rotos.
Pero -aún así- su hueco/
el echarlos en falta, los delatan.

Siempre dependerán de ti/ 
-en exclusividad, a perpetuidad-
su motor es tu ánimo.
Los recuerdos nos recuerdan...


Turbia quisiera mi nada…

Turbia quisiera mi nada...         x+
que para mostrar su sabia venganza
quiere servir a mil vasallos
escoltados por senderos de acacias.

Turbia quisiera mis ganas
y manchar de gris su añoranza
en el perpetuo socorro...
de las horas que se escapan.

Crudo encierro
negro de astas.
Templo de dioses/
enjambre de hadas.
Pastel sin cocer,
...colina de malvas.

Sólo una cosa te falta
y es no volver a peregrinar
por los caminos que andabas...

P.D.
Hacer/ o no hacer...
-todo nos lleva a lo mismo-
Una aventura/desventura más del ser.

Somos actitud/acto puro y duro.
-Ser es hacer-
Y es imposible no repetirnos...
siempre se vuelve al hogar
de lo que ya conocemos.

El tirón del animal que somos
sólo se detiene ante el peligro...
Y una vez allí, 
se bate en duelo con la muerte
en el salto de las agujas/manecillas
del reloj/de un instante a otro.

Somos un suicida que se reproduce 
a sí mismo en potencia...
Nos jugamos la vida a cada momento
porque no nos importa quien gane ahora;
en el fondo/al final sabemos... -sí o sí- 
                       que vamos a perder.

-La vida tiene el mismo sentido/futuro 
que un cacahuete
en la jaula/planeta de los simios.
Somos el King Kong y la chica rubia a la vez...
junto al tánden -Dios/demonio- pilotando los avioncitos.
¡Já!