Respiro tus aires de abandono

Respiro tus aires de abandono            x+
y se gangrena la nariz de payaso
del espectro que te quiere... 
-que no es el mío-

El hilo de araña que te sorprende
y te molesta en la cara
es de tu propio huerto.
Las hojas en su vuelo
parece que esperan otra oportunidad
-que yo no te pido...-

Noto que gozas con deleite
sorbiendo del mediador tiempo
unos granos de arena que nos jalean...
-que no sólo a ti te pertenecen-.

Sé que te entretienes
jugueteando con la manivela...
Que te sobran piezas
después de desguazar el mecano
-que ya no te sirve ni obedece-.

¿Por qué no le preguntas a la abeja
que es lo que hace...?
¿A qué dedica el tiempo libre
en ese vuelo de intermitencias
lleno de zureo/zumbidos sordos
a los que tanto te pareces? Cariño/
¡Turroncito...!
¡Terror/
pesadilla antes de Navidad...
           -del hacer menos que nada-


* Publicado anteriormente 21/ABRIL/18

Bajan chorretes brillantes

Bajan chorretes brillantes           x+
descolgándose por la pared del cristalino...
bichos translúcidos/"filocardos"
paramecios y amebas.
-Mientras intento mantener la mirada
después de lo que me has dicho-.

Echas a rodar un bola de nieve
sin nada que la detenga
fecundando el óvulo del silencio prescrito
en sentido contrario a las agujas del reloj.
-Para que no se pueda marcar con el dedo
corazón la hora que más nos convenga...-.

Tensas con su fina lluvia/-copos
de agua cernia-
ese puente de soga siniestro
que no lleva ni trae nada a ninguna parte.
¡...Y no bromeo!

Sé que estuviste alguna vez muy cerca
porque tiemblan tus piernas
cuando intentas cruzarlo...
Pero te detienes
como un ángel impostor,
un ángel malvado, deleznable
a hombros/espaldas de unos ojos
hundidos en sus cuencas
desaguando un mar de rencor.

-¡Ni yo ni nada,
-pues vaya tela/vaya un plan...-!


* Publicado anteriormente 20/ABRIL/18

Hay otros ojos

Hay otros ojos tras de mí/-tuyos-              x?
al lado de tu espalda/espada
-sobre los hombros-
que me devoran y observan
que me miran lamiendo los linderos/
arrancando las matas de cuajo/raíz...
Dejando un bolo/bala de especulaciones
en el hondo del margen
que me hace un daño extraño...
                  insoportable
-resoplo al pasar-.

Cosa que ni noto ni dudo
-en mi abolengo alegato/letargo-
porque sé que me engañas
con esa mirada tuya tan sumisa/mustia
entre reconocimiento y recato.
Cuando presiento del revés desafío...
escudriñando en el sebo 
de las tripas
de la razón del corazón.

-¡Puaf! 
Sin empujones... colega!

Es que/ palpo una breve pausa 
-suspiro de tiempo-
al respirarte/al poco del quizás...-
-¿Un réquien?
¡Pues claro...! Esto no iba a acabar 
                      de otra manera.

* Publicado anteriormente 19/ABRIL/18


Hablas…

Hablas... como si no oyeras.     x+
Te sellas como el caracol
en el hueco de la pared/
al tronco seco de nuestro árbol...

Nivelas con la orilla de la mano
lo dicho/-echado sobre el mantel-
recogiendo/amontonándolo todo
para tirarlo a la bolsa de los desperdicios.
Embotándose con la piel arrastrada 
de lo callado -en el silencio-
patinando sin poder ahondar más...

Astillas de una voz ausente 
que me clavan como a un Cristo/
Que te agarran entre sus uñas de plata
-bien afiladas- 
mientras te suben/empotran al madero
para que no escapes...
Señales demasiado confusas a ambos lados 
del camino del sacrificio
haciendo larga/tortuosa 
el regreso... 
-nuestra vuelta a casa-.

Harto ya de brozas y de zarandajas...
Harto de quitarme el barro salpicado
-de tus correrías/...-
de los ojos, zapatos, botas de goma/
Voy por esta calzada de empalamientos
procurando no caer...

Y te veo/te acecho sentado
-tomándome un descanso justo-
junto al mojón que separa nuestros cuerpos
de la grieta/fisura de la finca
del desamor...
Donde aparece grabado un número
con caracteres romanos
para devolvernos a la gran manzana/
de nuestra ciudad...
Para lo que todo esto
ya no tiene el menor sentido posible
-ninguna razón de ser-.

Y entonces es cuando más me gustas...
Porque ya no entiendo
       ni siento nada/

* Publicado anteriormente 18/ABRIL/18



Mis poemas…

Mis poemas...          x+
son cartas de recién casado
a una amante ficticia que no tiene corazón.

Son cartas de rencor/resentimiento
con las señas confusas por el matasellos.
Son cartas buscando que se abran de par en par...
con la yema de los dedos y no con el cúter/bisturí.

Mientras te vas chupando la sangre
por el corte producido en el filo del sobre/papel
de esa tu última intención...
Al querer imaginar/entender, -descifrar
su contenido-.

-¡Venga ya...!

P.D.
Lo más cómodo para uno 
es tratar de entender lo que se conoce.
Escribir tu diario/rosario de penas
nunca será suficiente
si no te deslían desde el primer momento.

Al final creas más problemas
de los que has intentado salir...
La rueca/rueda de las palabras-vida
también actúa como una apisonadora
sobre tus pobres sesos
-escalfados-/

Nuestro mundo 
nos deja entonces solos
-su tiempo lo hereda el que nos lee-.
Lo que al principio actuaba como terapia
termina siendo una tumba...

Cada poema es un disparo a nuestro interior.
Una muesca/palada a la tierra que nos espera...

-Vivir/morir/escribir- sólo son retazos 
de un alma errante que se desnuda
antes de adentrarse en el mar/
océanos de la nada... 
-nuestro gran e inmenso vacío- el ser.

Nunca nada nos dará por satisfechos...




* Publicado anteriormente 17/ABRIL/18



Dices que mis escritos

Dices que mis escritos tartamudean...           x+
que carecen de fluidez -invitando a la confusión-.
Que son imprecisos/intoxican los sentidos
cambiando la orientación de lo simple o natural
hacia lo turbio y complejo.

Que lo convierte todo -como a otra religión-
dándole la espalda al rezo común de sus oradores
-dejando sólo en el vuelo 
sus esperanzas de salvación-.

Sabes una cosa/ sabes qué te digo...¡?

Yo puedo ponerles algún tipo de cebo
para que acudan las emociones más primitivas
condensando en botes de hojalata
una porción/noción de significados coherentes
para colocarlos en esa alacena que todos alcancen
o bajo la losa fornida 
de lo que a ti más te plazca/convenga...
-imposible de levantar-.

¡Entonces, tú me dirás... en qué quedamos? 
¡Cariño!


* Publicado anteriormente 16/ABRIL/18

Escribí una vez…

Escribí una vez... en mi piel          xx-
las iniciales de tu nombre
con la punta de acero de un bolígrafo
-girándolo-

Corté bajorrelieves en porciones
con círculos minúsculos 
hasta que brotó la sangre
-seguro del daño que me hacía-
equivalente al gozo que sentía por ti.

Pasado algún tiempo
intenté borrar la marca
en alguna ocasión, -sobre todo
cuando discutíamos-
...o aparecía otra chica en el panorama.

La primera vez lo hice
con la cabeza de una cerilla ardiendo.
Su cúpula/pompa opaca de la piel
marcó un soberbio cerco
-más amplio de lo esperado...-

La carne viva de su interior se llenó de "agüilla"
que al secar niveló lo escrito pacientemente
hasta quedar fundido como un parche/
-parecido a las vacunas de antes...-
en la corteza terrestre del cuerpo
con su costra/ -en recuerdo 
de su otra media naranja-.

Más adelante hice algún que otro retoque
-justo ahí/o al lado-
conforme se me iba calentando el corazón...

Uno fue con la brasa de un cigarro
generando un cráter.
Otro con la cuchilla de afeitar rallándolo!
O con insistentes restregones
por los zócalos de alguna pared de cemento.

-Para estos últimos escarceos-
creo que ya no estabas...
Es posible que a esas alturas de la contienda/-vida-
ya hubieras partido/desaparecido.

Hoy... 
cuando miro la cicatriz de mi muñeca
compruebo/ -que todo ese empeño por cambiar
lo pasado- fue en vano.
Que no sirvió para nada...
-porque sé lo que esconde-.