Noto como tiemblan

Noto como tiemblan mis pies bajo tus pasos...     x+ 
          -antes de que llegues ya te siento-
como si no quisieras molestar.
Pero el filo/hoja de este cuchillo 
están por abrirle una zanja mayor al destino
hacia ese túnel que te haga volar de mi mano 
-hasta las entrañas de la tierra...-
que se compriman desgajando/descarnadas 
                en ese dulce sosiego...
la tensión/dolor que ya no soportan.

Cruje la columna de tablas del puente colgante
cada vez que vienes y lo cruzas... lo sabes?/ 
Te espero estirado 
a ambos lados del camino/campo de batalla
entre esos rosales/-rosca- llenos de rocío
que no aguantan más
dejando caer uno a uno sus pétalos...

La curvatura de los desniveles de tu piel 
con su máscara de afrodita despeinada
cubre la concha/-cancha del ring-
y los gestos se mudan de escena
en función de esta pesadumbre/
representación que observo 
desde la primera butaca...
-Son de lo mejor de este lado del mundo-.

Y bajas y te sientas otra vez encima mío
para empezar de nuevo el viaje/viraje...
                 Giras, te subes a la noria
mareada por el vértigo que se alimenta
de los dos -que somos uno en la misma sombra...-.
patinando en el parque/palacio de hielo
del amor 
que se raya a nuestro compás
enhebrando los crujidos/ 
truenos y rayos de la tormenta 
abofeteando al cálido silencio de la nada...
donde nada nuestra humilde aventura.

Nos enganchamos una vez más del mismo sitio... 
-como los caracoles en primavera-
buscando... si es que quedaba algún resquicio
para desentumecer/encender/desprender la pólvora 
de su mecha...                 Lenta letanía/
credo insobornable metamorfoseándose
que no entiende de otra cosa
que no sea llegar lo antes posible al Edén...

Pero de diferentes formas/manera
hasta agotar las ganas de preferir el sueño, el comer
o de echar un cigarro sin antes ladearnos 
cada uno hacia su precipicio/-principito azul
del aviador ese...-
degustando el fruto del trabajoso vuelo 
de las abejas/avispas fatigadas
que han dejado de libar.

Aguijones cuya herida/picor insensibles 
descansan con su gusto a medio palmo/foso del fin...
Verdad que sí cariño?

-¡Cómo dices...?!
Anda ven y déjate de tanto rollo...
-que siempre estás hablando/escribiendo-.
A ver si te fijas, te centras más/mejor 
en lo que haces...

* Publicado anteriormente 20/JUNIO/18





Bebo de tu imagen

Bebo de tu imagen              x?
conforme mana de mi memoria.       
Un anillo en el colmillo del lobo del miedo
       con un contrato social austero vira 
por la fuerza del viento
convirtiendo en ventilador la veleta pez
que se hace vela y nos empuja al arbitrio
de un echarlo a suertes... 
-de feria-.

La luna como un borrador de nata 
ha abierto un pozo en el pecho de la noche...
Un rodillo trazador de sastre recorre el patrón 
del dibujo que alguien sugirió 
y que las estrellas están hartas/
          cansadas de tanto latir 
en medio de la nada...
-No dan abasto ante la profundidad insaciable
de la oscura negrez de lo sin luz-.

Inerte piel 
entre miles de diminutos cálices de eucalipto
con la tapa del copón/-casco árabe-
como una púa genuina a la descalza ambición
            de dejar marcada la naturaleza 
-porque tú has pasado/posado ahí-
con una foto de almanaque relámpago...

Una mancha de galipote/gelipollez
                 en el talón que tizna la chancla.
Una trenza de soga de cabellera abundante la recoge
en su tripa de intestino grueso a lo largo
del barreño de los juguetes.
Un tendedero lleno de gotitas como un cable 
de golondrinas de cristal puestas del revés...
                 Una pinza amarilla olvidada, 
                 un niño con el tirachinas tenso, 
-una inercia que nos conduce a temer lo peor-.

La calabaza de tu termómetro de opinión
ha derramado una gota de mercurio/lágrima 
sobre el cristal de la nieve 
haciendo un pozo vertical 
que mina hasta la base de su tronco/cuerpo 
-como la sangre del Octavo Pasajero...-

Una hormiga se ha adentrado por el laberinto
del esqueleto abandonado de un caracol macho
        adosado a la pared de cal fallecido 
desde que se escondió a pleno sol 
desde el balcón de nuestras miradas...

Su escultura/túneles de nácar albergan el contorno/ 
       moldes del cuerpo que debíamos haber tenido,
del mismo tamaño al que abandonó en vida...
Una babosa se restriega con el tronco que lame 
su caldo viscoso ante el inmutable -ajeno ya-.

¡¿Te imaginas la boca con cierre de velcro/
                                      cremallera,
cosida con hilo palomar, sin poder articular 
palabra alguna, ni poder estropearlo mejor...
       Una serpiente con escamas de escarcha
corre veloz por el cauce de la voz que no acaba.
El poso que enturbia el agua ya ha ocupado su lugar.
Condones llenos de no vida se secan 
en la orilla de la carretera.

La cresta de gallo flácida desajustando/
destartalado el canto de la mañana...
Una cabellera de lombrices rojas o de algas/
pelos verdes mecidas en el fondo del estanque
al compás de la corriente de las aletas 
                  -de los peces de colores-
mientras renacuajos ocultos son devorados 
por la araña buzo que sabe de su escondite.

El amanecer incendia la casa
con el reflejo brillante del cristal de la ventana.
Un arco de sables en columna se clavan en su interior.
El botón pausa de la noche no significa nada,
la grabadora sigue a lo suyo...
El postre/disparo es el último camino. 
El punto final a todo.
-Y no volver sin haberte despedido... ¡qué valor...!
Cada día me conmueves y lías más/
Ya no sé si esos escritos -a trompicones- 
significan algo más allá de las palabras...


* Publicado anteriormente 19/JUNIO/18




Te voy pensando/

Te voy pensando/pausando/pisando     x+
          en la huella que dejas.
La hierba del césped huele a sangre verde
                           -recién cortada-.
Miro tus piernas y sueño contigo dentro
como si fueras mía/apetecida/
esparcida en el cajón de mis pertenencias...

En una tierra fértil
divido tu imagen en dos mitades iguales
a la forma que le ha dado la vaina a la semilla...
-Una para cada cavidad del corazón/nido
            en el cual deseo que habites
y de su siembra alcanzar la floración.

Globos de viñetas pululan llenos de aire rosa
por la acería/cacería del zorro 
                             de mi cerebro...
Cornetines/perros y jamelgos estimulan
los alambiques/estambres/alfileres 
de un sol radiante 
que los atraviesa con su luz
haciendo un striptease integral/
                                  radiografía
cuando te despiertas y revientan sobre los dos
-en esta hoja del cómic/TBO de ciencia ficción-
porque siempre adivinas o/
                      sabes lo que te pienso...

De regalo/de vuelta a casa 
mientras cavilo acostado en el colchón del desierto
       me pliso en tus curvas/-las de la serpiente-.
Donde tiembla el fuego de la hoguera...
Donde yace el rocío como un collar de perlas
que de su hilo se quieren soltar.
Donde encuentro sólo espera
-a poco que me desnude tan rápido de mí-
     y empiece a contarte las batallitas
de las que vencido he perdido todo un imperio...

Ánima sin estrías/a cara descubierta 
        del maquillaje de los sueños.
Cera repugnante/amarga/taponando las quejas
junto a lo que no se quiere oír...
Beso en la cola del cometa 
mientras levanta -la nueva-mente- el vuelo.

Soliloquios de gusano de manzana en mis entrañas
cautivo de tus mañanas en melocotón de almíbar 
que yace/hace cosquillas en la entrepierna
       de la lengua mientras tragas saliva
-hueso que se ha de chupar como un caramelo-.
Nudo de congoja que se precipita/arrojas 
al mirar hacia dentro de la verdad 
de lo real que estoy viviendo/-mientras baja-
rasgando el esófago de la ilusión...

Ruleta rusa/pomo de la puerta corrido
rueda de seguridad de la caja fuerte
           dando vueltas y más vueltas...
sin parar ni poder salir de mi asombro
ante el abismo de la inconcepción
de esta nada interminable...
del sin perdón ni revancha
desquite o destrucción global/

Abrir/cerrar qué me puede importar ahora...
El pincel ha patinado en el encharcado lienzo
del abstracto garabato... -de lo que parecía
que nos apeteció-
Lo tomas de la mano chorreando/borracho
como un boceto/bostezo más del buzo
en el fondo del mal...
Y lo cuelgas al lado de los otros ya secos.
Tu salón del geriátrico al completo
con obras de arte sublimes 
-de todo tipo- 
          del desamor...

Hay un extraterrestre o algo así en el parabrisas/
                una mancha que parece una pedrada
o las vísceras de algún insecto atropellado...
Palitos de juncos amontonados sobre la mesa
jugando a ser rey/Kubb/Mikado... 
-No sé qué coño estás mirando ahora 
                           -me dice/ 
mientras esperamos en el semáforo.
El cristal cariño, el cristal... -le digo.

...A veces sufro de pequeñas alucinaciones/clises
-no importa donde ni el tiempo que duran...-
El caso es que las sufro.
Miro mi mano y la imagino en plena descomposición/
efervescencia
                              ya muerto...
O veo a mis vecinos y me acuerdo de los que
a su lado ya no están/ y me pregunto 
-por qué fase su cuerpo 
la tierra se lo está tragando...-
Sólo somos supervivientes/-matizo-.

-No sé a qué viene todo esto...
                las dos últimas estrofas.
¡Pues que hay cosas peores en qué pensar/
-¡Vaya tela!

* Publicado anteriormente 18/JUNIO/18




El amor

El amor en la sala de espera/   xx
despiece -se momifica-.       
Es un saco de pulgas a rienda suelta
en la perrera de tu vientre/mente.
Liberándose de su vendaje 
se desmorona hecho un montón...
-como en las pelis donde gana el bueno
aniquilando al fantasma-.
En su caída el polvo difumina/
enturbia el lugar de la fría catarsis.

Donde se pose 
sólo habrá muerte futura...
Igual a la descomposición/descompensación 
descompresión de su lucha de clases 
en todos los tabiques/compuertas del corazón
-y demás mundos para lelos-.
Así pelea sin saberlo
y lo va desgastando/agotado
-al límite del infarto-.

Las relaciones inciertas 
           al final nunca funcionan
aunque tampoco ninguna de las otras.
El cambio/movimiento de sus polos/extremos
incluso ecuador/trópicos
nunca se produce a la misma velocidad/intensidad
-ni se realiza a igual dimensión esa unión...-
Con la misma fuerza/vigor que antes les unía
será la repulsa/huida/separación/
descalabro... -la desesperanza-.

El ritmo de los cuerpos ni de la mente
                                es acompasado... 
-ni puede conducir/seducir por igual al otro- 
en equilibrio de por vida.

Recuerda esto... -por si un caso-
Si leve, siempre leve...
Si duro, no sé qué decirte.
-Pues estamos en las mismas...

Pues está bien claro...
que el alcance de tu respuesta 
debe ser proporcional al estímulo/de los actos...
-nada fuera de sí es compatible con lo que sea-

Y contando que todo es relativo
y que la percepción de las cosas -no es la misma
y una- para ninguno... 
¿te puedes imaginar el final/


* Publicado anteriormente 17/JUNIO/18




Esta noche

Esta noche he notado     x+
el vuelo de unos gansos del norte
batir sus alas al fresco por mi espalda
-en sentido contrario a las agujas del reloj-.
En el vello erecto/de punta se aprietan 
buscando refugio...
He alargado la mano buscando la sábana
y he chocado con tu rodilla.

Ayer fueron tacos,
dientes de marfil -tipo... Bram Stoker-
cavando un tímido nido de barbecho.
Un tamiz de vocablos/bocados 
a lo largo del costado del gusto del diablo...
por el talud de mi espalda
según se sube desde la cintura.

Vuelvo a jugar con el papel carbón/de calco
para no equivocar la trazada...
-que todo se parezca
a lo que quiero que sea hoy de nuevo-

Con miedo de que no suceda igual
al que he grabado de tu imagen
sobre el sitiado cuerpo... -ya prisionero-
Lapicero y pluma cabalgan
a lomos y/ritmo de estampida/estampitas 
con su trazado ejecutor guiado por su maestro
-mi fiel/imperecedero álbum de deseos-.

La mañana surca así ese mar de la carne,
entre las llamas/llanura de penumbras ensoñiscado
mientras se calienta mi cuerpo
al son/sol del tuyo...
Despierto o no -todavía de su tacto atado-
el navío suelta los cordajes/amarras
y navega a la deriva derritiéndose
de cualquiera de las potenciales maneras... 
vertientes/lodos junto a la playa
donde se amansa
-cerca de la cueva del tesoro
del pirata...-

Que sepas que me dueles desde tu boca 
hasta el alma -al imaginármelo...-
   Cuando me besas de la barriga para abajo
un alambre de espino se enreda en mis ingles
y zigzaguea regateando esbirro
evitando el paso de tu lengua hacia la quebrada...
Y te sujeto la cabeza por las orejas
para verte mejor/comtemplar 
-lo bien que lo haces-.

Tus labios laten, flagelan el corazón de la luz
-filamentos al rojo vivo-
como el vuelo de una mariposa inquieta
acercándose a la lámpara que la ha de matar
y sin hacer el menor ruido se posa dulce
seduce/emerge o se duerme
mientras aletea presa del hambre que le crece
/que se acerca en ayunas desde su vaguada
con su trompeta de jauría de lobos/
galgos de presa y podencos
-badajo/al son de las campanas de fiesta 
             en este trajín de dioses...-

Sus alas en forma de manos me mudan/saltan
saludan esquivas/se retuerce en el círculo de arena
con el toro chocando contra el burladero.
Apretándose la masa del gentío por ver la faena
desde la localidad/loca verdad 
-verbena/castillo del placer-.

Una despedida de pañuelos blancos
que me invita a pasar/que me lleven a hombros
cuantas veces pueda/aguante la algarabía.
-Cuando ladeas tan sutilmente tu mirada/gesto...
sabedora de lo que te viene encima
después de lo visto
a poco que me des otra oportunidad-
¡Insisto...

Ya sabes que tienes -siempre- toda la razón
la última palabra/
y el pájaro en tus manos/regazo
para que lo beses o lo metas donde quieras
antes de echarlo a volar...

Espera...
tal vez, y si no es mucho pedir...
Podrías darte la vuelta/ querida?
¿Has oído la banda... 
-después del pasodoble feliz-/
han tocado cambio de tercio.
-¡Vale, amor!


* Publicado anteriormente 16/JUNIO/18

Hay un espacio

Hay un espacio no identificado      xx  
hasta que te desnudas y me miras
                     -delante mío-
con la bala entre los dientes...
Con ese sabor a pólvora mojada y de su metal 
dulce satinando/salivando en riadas
cuando te beso...
-a mil leguas de la verdad de las circunstancias-/
circunferencia 
de la órbita de nuestra galaxia.

Goteando miel por sus poros, -las estrellas-
y los cientos de rayos de la esfera del desamor
multiplicada por los espejos de discoteca/desdicha 
que nos dan la bienvenida
a cada momento...
Combinando/cambiando de baile -el flujo de la respiración-
por las dos vertientes de la curvatura de un relámpago
que busca de nuestro cuerpo su pararrayos, la playa/ 
espada con la que se dará muerte
al apagar su luz/ -vela... en este entierro-

¿Qué somos...? 
Si no dos armarios ya viejos
llenos de carcoma,
-rebosantes de pulgas y de rencor por los cuatro costados- 
con sus manos atadas/montecitos de polvo/ y picor... 
Escombreras de la mina de nuestros corazones
y de su diluvio universal/dibujo olvidados/
ahogados ya roto.
        Nada más que un adiós 
        sin beso de retorno ni misericordia...
Un bienvenido, Míster Marshall
pero sin Pepe Isbert.


* Publicado anteriormente 15/JUNIO/18





 

Relampaguea…

Relampaguea... una especie de inanidad rara    x+
en cada movimiento tuyo
-de manera igual a cuando finges
                    o me huyes...-
Olfato impropio de mi hocico en tu rastreo
al dorso de la entrepierna de tus desplantes
                -en su clímax absorto-.

¡Qué bonita palabreja...!
Da ganas de tumbarse en una hamaca
a contemplarla, a releerla una y otra vez
-cuantas se deje...-
Y soñar con ella levitando incansable
para que sepan las demás palabras
que ella es mi preferida/ la reina
de los campeones/  -mis escritos-.

Y no lo que pasas de mí...
Al poco caso que me haces
    -ni atención que me prestas/ o dedicas-
Y lo bien que te acomodas/aclimatas;
lo preparada que estás al desierto de la nada
que avanza igual que nuestra historia interminable
borrando todo lo que no hay ni existió;
-sabiendo/ignorándolo por igual
pero sin Atreyu...-

Pero no me importa,
-de verdad- no te preocupes... 
Es que me gusta quejarme,
si no... no me luce!

P.D.
Lo que tiene que pasar es lo que pasa
-por lo general...-
Y si se olvidan de ti
o dejan de prestarte atención o de hacerte caso/
hay que recoger velas y buscar nuevos aires...
-el rumbo fijo es siempre un castigo-.

Nadie escapa a su destino
y menos si lo buscas con trampas o artimañas...
-no existen los buenos navegantes-
Al final lo que viene para uno
es con lo que te estrellas, y nadie 
                             te lo va a quitar.

El fondo del mar es como la corteza del corazón;
-pobre cascarón vacío...- 
a la deriva/


* Publicado anteriormente 14/JUNIO/18