Postre…

Postre...                 xx
todos esperamos al postre.     
Te dan/ y olvidas lo que más deseas... ¿Cierto?

He de mojarme/decídete de una vez... -pensé.
Algo pasa... ¿Y qué es?
¿Qué lugar es este/en el que estamos?
¿Qué locura es esta...?

-Creo que ya se lo he prestado/presentado antes
quizás una o ninguna... 
Sí tú no lo recuerdas/anda que yo...?
Ufff, -qué lío-
¡No estoy soñando... verdad?

-Lo que quieres que pase y nunca pasa
es muy difícil que se olvide...
Abriste la puerta y se escaparon las pelusas.
Sí.

P.D.
Estamos contaminados... 
La verdadera levedad del ser
es la reminiscencia de donde acabarás/
de su administración/dosis...
-nada que se parezca a lo que haces hoy-
El juego/espectáculo continua.

Cada cuerpo es el hogar de una muerte,
el azar sólo es el destripador/
repartidor de las cartas.
Todos queremos vivir a costa de lo que sea
perseguidos por la presión de continuar. 
Somos los náufragos 
de nuestra propia supervivencia.

Ser es saber lo que pronto olvidará.



Somos bajo la piel

Somos bajo la piel          xx
 dispersión/pensamientos en continua eclosión
                           -cortina de humo
                         imposible de tocar...-

Balbucir/invocar...todo es comienzo...
Y ese tejer de las ideas en tu vientre/cerebro
                          de lo que nunca será...
               -entre millones de larvas de mariposa-

Temer y que te baste... 
Pensando en su vuelo a través del paseo inicial
que realiza la oruga
      por tus intestinos/sexo/     sesos.

No... /
diría que a lo mejor... -pero lo retiro-
porque el cuerpo siempre encaja los golpes que le dan.

Mira duro/mide duro...
Otras veces sé líquido levemente torpe/
objeto de un alma que cuaja/moja...
        y se desliza-destila complacida/ complaciente.

Se tú, 
y en lo dúctil.../
difícil de lo desigual de saberlo
te encontrarás con alguien que conozcas
                                y sabrás 
a quien de todos tus yoes debes seguir/

Ser es descubrirse.

He seguido

He seguido todas las indicaciones/instrucciones/     xx?
                                 inclinaciones...         
 -pero no era así-
¡Por Dios.../ 
es como si nos hubieran estado engañando a posta...!!     

Destilé y saqué la retorcida luz de la Palabra 
en su garganta atravesada...
-esa garrapata detrás de la oreja 
                     chupando de nuestro cerebro-
            Hasta partirme el corazón por la mitad 
  con la hoja/
navaja de afeitar los cadáveres 
en el tanatorio
                       del deseo.
                     
Después fui organizando las nubes por orden alfabético/
de lo que desdibujaban al sobrevolarme/
                         sobrepasarme...
Pero este nido de piojos/ojo del viento
me eleva alto/
más lejos de lo que pueda volver a volar
del que podía haber sido
y me va a soltar bien arriba/...  mientras me dosifico
desinflo del gas de helio/de los sueños... 
Cuando no tengamos fuerza ya.../  -ninguno de los míos-
    lo sé/ bajaré a por ti soltando lastre
cagando leches...

Estoy escribiendo -para mi recaída- un diario 
casi profético/poco poético, prosa fría/
al amparo del brillo verde de la única luciérnaga
que queda en este mundo.
Realmente triste.../bastante triste...
para re-leerme/
re-almarme 
cuando ya esté muerto....  o por casualidad 
haya aterrizado??
                    No sé dónde... -me digo
¡Y para qué/ -también es ninguna otra opcción-

Y seré/me veré como un sosoman/
al espejo del entrenador-exterminador aporreado 
entre las cuerdas/cruceta del rin
con la toalla en la cabeza soltando-emanando vapor 
de la loco-motora
inadaptada a unas vías/vida séptica...
y todos gritando a mi alrededor
mientras la sangre gotea mezclada con el sudor
y el llanto.../ pero ya he perdido.

-¿A qué se corresponde...? ¡Sólo dilo...! 
¿Quieres seguir en la pelea...?
¡Como si tuvieras que salvarte de algo...? -Me preguntó
La muerte es el camino en vida/
por el que no tienes más remedio que pasar...
-no importa el resultado-
ahora ya no tienes de qué preocuparte... -pensé
todo está abortado/dirigido
predestinado a su fin.

No sabía si estaba en el cielo o en el infierno...
hasta que una mano me tocó
y alguien me dijo...
-Es por aquí, pasa/ -y no vi a nadie- pero entré.
Ahora todo es gris, no hay color
pero la longitud de onda del sonido e imagen 
y de su eco en el laberinto de trincheras
cuando vuelve todo a mi cabeza.
-parece que lo conozco-.
Y entonces creo en una posibilidad...  Yo.


Hay grietas de agua

Hay grietas de agua             xx
       y grietas de sequía...     
y un aljibe lleno de tinta... /en el cerebro/ombligo
 que Él
     ha inventado para ti.

No hay respuestas.../
cuando la pregunta es siempre la misma-.
Lee... -me digo, y los espíritus se instalarán en ti.

         Ya saldremos de esta/no te preocupes...
-me continúo diciendo
Y amarse 
como el amanecer despelleja la oscuridad de su castigo.
Todos nos equivocamos alguna vez.../
la duda nos persigue/
                                  pero nos protege...

¡Ahí es donde quiero estar.
He soñado tantas veces con eso...? 
-¡Sí, 
el modo de hacerlo también importa/
aunque el resultado sea el mismo...
yo no te puedo salvar.

P.D.
No se trata de que la queja resuelva el problema,
ella es la primera 
de la que nos debemos soltar...
La actitud es la observancia;
el camino lo despeja el machete de la acción
la voluntad y el coraje
aunque el tesoro nunca está donde esperabas.

La vida es una serpiente venenosa
que ha mordido el filo del cáliz que has de beber
enroscada en la muñeca de tu memoria
mientras alzas la copa/
La fiesta sólo dura cuatro días y mil noches...
-eso es todo-/
El todo que está en tu templo/discoteca, 
ese hueso hueco y redondo 
como la pelota pinchada/desinflada de un niño
harta de puntapiés.

Este campo de juegos 
es la válvula de escape a nuestros fantasmas.
La pluma, la mano y los sesos hacen el resto...
Somos la escusa perfecta/cuña que separa 
y aparta las partes del mundo.
Somos el fin último de una pregunta
esperando las palabras en la boca adecuada...

Estar despiertos hoy no es mejor ni peor 
que dormidos el resto de la eternidad...
Ni saber lo que te llevas entre manos
quiera decir que así seas.
La niebla ciega tus ojos de la luz
que limpia te deslumbra/ desatada
de la muerte.
-Ser o no ser no importa si no lo sientes...-






 

En primera persona

En primera persona respiro lento;    xx
en segunda me hundo despacio,
en tercera 
prefiero que no exista ninguno de los dos, 
¡ni un yo... -nada ni nadie-
      sería lo mejor para todos...

Peleo y retrocedo.../giro mientras sostengo 
sujeto en la mano de lo que me voy!
-¿Y eso no es un juego?

En propagación de pareceres de/en mi ser abandonado,
cada puntada del deseo
es una capilla de oración/banco de arenas movedizas
sin ningún resuello-crédito...
-¡Sí, aflígete!

Cautivo me reconozco bajo la mordaza/enmohecida azacaya...
lucha/lanza del tiempo...
tomándome poseído/cosido por sus finos brazos/garfios, 
-garras de la pantera negra/mascota de la muerte-
       que me quiere sacar las tripas de lo que pienso
                                         de todo esto...

Un mendigar desamparado se inflama, 
andamio de gandul como sombra de estatua/
-monumento al que seré...-
Porque hagas lo que hagas
siempre te van a levantar la malla 
a los pies de la cruz negra en la plaza del pueblo.

Espinas de la corona del Satanás hippie
bajo los faldones calientes de la mesa de camilla/brasero
de la melancolía/desigualdad/incontinencia
en la carne donde me refugio/infierno al que parasito
y le pido perdón por no haber llegado antes...

Casco/ascos de mis sesos.../nave nodriza/cicatrices/
entre las culebras de Medusa/tumba ambulante 
a grieta abierta...
Mis dioses no son de este mundo;
ni de ningún otro planeta/tengo constancia de ello...

Soy un nómada atemporal... 
Un sueño sin crepúsculo/sin auroras/
sin diabetes ni colesterol.../-sin vida-
amasado en las tonterias/bufonadas de mi tinta 
entre los hierros retorcidos de Neptuno/horqueta/
tridente metido por el culo.
-tiritando de nervios a la vieja/promiscua usanza...-
atrapado en el fango del fondo marino/manicomio
del pez volador fuera de la pecera viendo la tv...

Fruto de la vejez/edad avanzada.../costuras rotas 
del cráneo, huecos por donde entran a por ti 
los lobos de la noche/de la estepa/
espesa etapa del ocaso tatiturno germinado
que no termina de brotar por el frío
helor del martillo mientras baja y te machaca...

La luna blanca en la noche con su monóculo te mira/
mientras un dragón serpentea/nada en el cielo
aguas arriba del corazón 
esculpido por el esfuerzo de amar.
El aliento y el humo que sale de su boca en tu busca 
lo vacía/sorbe para afuera el espíritu de vigilias 
que vigilaban al reo atado al carro
camino del patíbulo.
Todo arde/ antes o después y sin ayuda...
Tu fantasma lo persigue en el sueño/huyes
                mientras te despiertas/ 
Es lo que me dice el muy bribón
al oído del ciego abrir de ojos...

-Disfruto con ello para guardar la línea.
Y yo... -le contesto mientras seguimos corriendo.
-¿Mañana vas al gimnasio? 
¡Pues sí, colega...
Bueno... pues nos vemos allí;
y lleva ropa cómoda/



-¡Eh, hola!

-¡Eh, hola!              x+
Señor emergente.../patria/país.
   ¿Qué fue de aquellos/ yo? ¿y...
           en qué quedo la cosa?

Sé que esto.../ 
    -ya está terminando lo que empezó-.
Ya no queda más nostalgia agazapada
ni perdida que el ayer 
con su pack de primeros auxilios al completo.

Temblorosa.../la no vivida ha llegado. 
¡Eso es!
Prometí salvarme de mí mismo...
ahora fugitivo del todo, cierto?
   convertido en perfume/
aroma de alma 
hilillo de humo por la boca del disparo
-nada más-.

¿Qué voy a hacer? ¿lo sabes tú?
-¿Lo preguntas en serio...?

Supe desde siempre, alguno de los sitios 
por los que la aguja no llegaría a pasar hoy...
-pero el traje?- 
ese traje... no lo entiendo/

-Todo se ramifica/ahonda en su raíz 
y crece a la sombra de la sustancia
de las circunstancias...
Concédete conocerte en lo que te acontece
y te queda descosido.   
Hay que saber ser pozo también.


Los cadáveres

Los cadáveres se insultaban...  x?
-allí abajo.../aquel día-
removidos por la reja/el barbecho del tractor/mentor
y su olor resultante era fétido-fatídico...
Todo contra mí...y su don a remojo/macerándose.
Me estaba convirtiendo en algo total-mente 
diferente a campo abierto
con la luz del día...

Sentí la muerte llegar desde mi corazón 
que aguantó de un tirón la ráfaga de sus latidos
a galope tendido en desconcierto.../ 
colgajos en la promesa de un mundo ¿mejor?

Cada vez más torpe 
el dedo sobre el músculo percutor.
¿Quién lo podía saber...?
¡¿A qué hora vendría el de la guadaña?

Así hablo entre dientes.../-morse para mis adentros-
y no es miedo.
Soliloquios que se instalan/instauran brutal
aplastando las vértebras del homogéneo pecho
en el hormigueo del hormiguero
de cada uno de mis pensamientos en sus trincheras 
con el corazón abatido...

Atravesado por el disparo/haz de heces 
de la insensatez/
desperezo del diálogo las inanimadas causas 
que pululan por el miembro/ambiente de lo ambiguo/
de cada gusano que me germinará en el vientre
para comerse a este que os habla.

El horror al féretro tan oscuro también...
y ciego adentro 
coronado de su brillo de seda 
al tacto de mi mano todavía con vida,
como puntadas de relojero ajustando los segundos
...cuerda del titiritero reloj del cerebro
con cada uno de mis gestos que mido.

Da la impresión de que la materia gris licuada
resbalase como la confitura/mantequilla
por las aceras de la ciudad de las ideas...
Con figuras/trazos/contornos/dibujando al objeto
que la boca abierta del mundo se ha de comer
una vez dichas por el predicador
mientras hoy las olvida nada más oídas...

Sobre nuestra cabeza una paloma blanca sobrevuela/
sobrevive a la cacería...
La he visto hace unos instantes.
Un desconcierto aproximativo de la jauría global
se define distancia hacia nosotros en soledad
a mitad de la carrera hacia el cielo 
y del infierno escapándose.

Nuestro reino no ha llegado aún a La Tierra...
Estamos en proceso de creación/periodo de larva
y descendiendo en picado.
Los que han de morir te saludan... 
Señor
con tu dedo pulgar siempre hacia abajo.

Somos los rehenes castrados de la maldición
...ambición del que antes dijo velar por nosotros.
Los muertos como los locos hay veces que 
ni lo saben... pero los otros, ¿y los otros?
¿Y tú...? ¿A qué huele el cadáver 
de lo que estás haciendo?

El jeroglífico/ abstracto 
laberinto de mis palabras tampoco es escusa...
Lo que ha de ser, será.