Ondeaba la mora “tronchá”

Ondeaba la mora "tronchá"       xx
en la reja maciza
al amparo venéreo
de la brisa alcalina.

Tenderetes de zarzas
alfombran supinas
las trincheras desplegadas
al hambriento suicida...
Picadero de alondras/
almirez de jauría.

Al raso se descara
con la chicharra dormida
en la mocosa glorieta
de nalgas embutida.
Abrevadero salobre/
rubor que lubrica.

Y envuelto entre guijarros
tizón se obstina...
en echarle de nuevo las cartas
en su ascensión a la mina.

Y solo son nanas bobaliconas
que pretéritas confinan
a su lindo templario
en tan angosta agonía.

Pues hace gala el insensato
de penacho tente tieso.
Y no es -nada más...-
que un payaso de serrín
envuelto en pellejo.


No todos los caminos

No todos los caminos llevan a Roma...        x?
ni el mejor de tus refugios al infierno,
ni el más alto sótano/rincón 
al techo de tu cielo.

Lo único que pasa,
es que siempre quieres retenerlo todo.
Trazas y forjas un límite...
buscas un significado;
y a la postre... dirimes según tú,
el paso de las cosas.

-Cuando es mucho más sencillo
de lo que parece...-
Pues sólo
con un poco de capacidad,
para ver las naturalezas acechantes
en la trompa del devenir,
sería suficiente para poder entender algo...

Pero eso no quiere decir
que lo tuyo sea lo que ves/
ni lo que ves, sea todo lo que está.
Tan sólo es un estímulo hacia él
y de él hacia ti... -nada más-.

¡Por favor! No pretendas trazar
más líneas de las que hay ya...

Erecto embajador…

Erecto embajador...         x?
fragancia de tedio.
Despojos de león/
naufrago degüello.

Crepuscular vertebra aciaga.
Erizo clavado en los sesos.
Embutido tieso al son
de la marcha triunfal de tu cuerpo.

Guarida de delfín....
virtual pasajero.
Muleta de hollín/
alpiste en brasero.


P.D.
Tendemos a ser obedientes
con cualquiera de nuestras partes del cuerpo
-alteradas/excitadas...-
y buscamos el anclaje para ese miembro.

Normal-mente ya sabemos la causa;
pero hay veces que cuesta
por lo del imprevisto/improvisar y eso...

Necesitamos hacernos a la idea/
-no siempre- el corazón navega solo
en medio de tanta víscera...












Cuando siembres

Cuando siembres       x?
perdidos en tus cabellos
los haces de luz
del acogedor sueño...
sentirás la angustia de mil soplos
con uno solo de sus meneos.

Y cuando vuelva
ese duendecillo encantado
removiendo charcas
de poses sin reflejo...
enturbiará tu imagen
de casto travieso.

Para entonces...
perderán su dinero
los bellos instantes
con ese endiablado coqueteo
...y no podrás comprar
un nuevo te quiero.


P.D.
Muchas veces confundidos,
nos conformamos engañados
-tomando como cierto- 
cualquiera de nuestras creaciones 
o ensueños...

Dejamos de ser objetivos con lo real
-con las gafas del deseo puestas-.
Así es difícil/nos cuesta
encontrar la verdad que buscamos...
vagando
como cabras perdidas por el desierto.

Relámpago mudo…

Relámpago mudo...       x?
invasora cosquilla.
Lomo escamado
de volutas dormidas/

Quieren machacar tus muslos
las proas que se avecinan.
Pero altivos...
en su comba de túmulos,
tus miembros
se confabulan en un puño.

Hasta titilan jubilosos
con su cántico torvo/
acordes de orquesta,
cóncavos mozos.

Y de pronto...
un clamor bituminoso,
como insensato calambre ronco.

Te has estrellado con tu brío
en los velos rocosos...
Ese mural invisible
que modela de gusto tu dorso.

Y aspirando la calma
que anega cualquier soplo,
entre gemas núbiles
jadeas de gozo.


P.D.
Un buen polvo es toda una delicia
-nada se parece tanto a la muerte/
a lo que debe ser el descanso eterno-
Pero esta vez te imaginas que resucitas,
y es verdad/es cierto, 
porque te ves vivito y coleando...

Somos el instrumento de nuestro placer;
el cielo... aquí en la tierra tiene otro nombre/
El juicio final puede esperar
ya no tiene sentido si aprovechamos bien el tiempo.
Ya sabes/ mejor pájaro en mano que...- 
¡Follemos 
o si lo prefieres, -hagamos/practiquemos el acto del amor...-
¡Todas las religiones nos invitan a ello/
no pueden estar equivocadas!

Gallo fino

Gallo fino             x?
bravo y solemne,
que ciñes tu cresta
sobre la plebe.

Recuerda de no presumir
en ser el primero...
cuando todos se marchen
después de tu entierro.

Porque no es igual
triunfar en el cielo
que destronar reyes
que nunca lo fueron.

No olvides
participar en el orbe
con tu música y tu cuento.
Para cuando tu partas
otros ya habrán vuelto...


P.D.
Te estiras porque te crees algo...
pero el valor se sopesa a posteriori;
-a toro pasado-
La corriente que nos arrastra
es la misma que nos vacía en el mar.
Igual de ilógica que sabemos 
si es macho por sus huevos...

El mundo gira trabando sus años de historia
en una cremallera de huesos de humanos
que no se puede cerrar del todo.
Y tú... empalme insignificante;
quieres salirte del pantalón
como si te esperara la vida eterna
más allá de esta/su muerte.

Con el mismo placer que te provoca
la visión del futuro que te traga...
tejes letras en el papel
esperando que te salve el portero del cielo
engañado con un poema/
Como si fuera una mujer enamorada...

Y ya sabes lo que hacen ellas
con las lindas palabras/papel tan refinado
-cuando se cansan de ti... y de tus cuentos-. 






Grilletes tirantes

Grilletes tirantes        x+
como hervideros de avispa
embozan el gong
de mis colgantes reliquias.

Escalfados glotones
que me ponen en cuclillas.
Pues una balada
de naipes viejos
hicieron vado
en mi anfibio reyezuelo.

Interpelo ante la enagua
del arquero sexo,
que no eche el cerrojo
que viole este pleito.

Testigos te ofrezco;
un par de pelotas
y un bate de béisbol/
Una estola de ángel
y una ganzúa de terciopelo.