Tórridas veladas/ 

Tórridas veladas/   xx?            
con periódicos húmedos tirados 
ensuciado/embarrando el suelo de negro...
Y mis "yo" mirando desde la sierra al valle
desde la entrada de la salita al salón.
Me sugieren cuando les pido una cita a solas/ al oído
-para leernos el futuro o echarnos las cartas-
que los deje en paz.
No me entienden...¿?

Ansiaba oler una vez más su aroma -en la oreja/pelo-
aquel viejo gel/champú
tan explosivo recién salido de la ducha
                con el espejo empañado...
El cuerpo era joven/desnudo
seduciéndome fresco y animoso 
hasta que me descubría... -otra vez en la realidad-.

Ahora los veo en la memoria tal como éramos 
y me acuerdo muy a menudo, -sin exactitud-
aunque piense en lo contrario... de lo que ha sido/
Hablan de todo conmigo...
-por ejemplo:/de la caótica coherente/cobardía-
o en la resurrección de los sueños perdidos
con tan poco tiempo como nos queda ya...

Pero ninguno presta la suficiente atención/ 
                     al otro lado de su vida
     y de los nuevos caprichos hoy preso...
Manipulación-manutención que echa por la borda
cualquiera de nuestros/sus planes 
esos que algún día creímos vencer... para este presente
que hoy a su vez -sin hacer nada-.

Se instalan como mensajeros/viajeros del espacio sideral
ese tiempo ambiguo en desuso
por el que gravitamos tantos años...
Oportunidad inmejorable 
que no la voy a volver a tener jamás
...de haber mantenido un entente cordiale
más próximo a la reconciliación que a la pena/quejas
abatido por la desesperación y el llanto fácil.

Es tu pifia, ¡qué le vamos hacer...!
-nada es lo que es si no pasa-.
Moví/ladeé el sol buscándote pero no estabas allí 
-sé bueno al menos/contigo-
-Me dijo... uno de ellos.

Le devolví el gesto con algunas palabras...
tú que tienes la suerte de cara/de verlo todo tan claro
-continué...
Tú que hablas de interioridades... sin ningún pudor/
ni reparas en gastos... 
dime en qué hueco te has trabado,
en qué piedra te has convertido... al tropezar
di, de qué árbol el fruto equivocaste su sabor
en tu boca
y de su busca/hueso aún no has salido/sabido pelar.

Haz que albergue alguna esperanza -pensé
siempre estaremos juntos/así/aquí...
Y nos divertiremos... ¿verdad?
Sí... sin ningún ápice/chispa de duda... -me contestó

Si es literatura/ linterna fácil... 
cabe tal o cual predilección... ¡qué más da!
-no tener objetivo también es uno-.
Como el sentir que no se ama o se es amado/ 
-o que te pique el culo-.
Todo pasa... incluso hasta te pesa...
¿qué importa lo que no haya venido? Más carga/
más problemas...¿?

Escribe/sigue así... algo saldrá...
para dispararle/dispersarte/refugiarte/refrigerarte/
redimirte/agotarnos/aburrirnos a todos 
con tus ninguneos.
¡Qué no paras...! ¡Por Dios!

Y que no te quepa la menor duda/ni lo olvides jamás...
Tú y yo nunca vamos a ser/somos el mismo
ni de lo mismo ni del mismo amo.
¡Ni por asomo!
Por eso... haz lo que quieras
que yo haré lo que tenga que hacer.
Amén.

P.D.
Nunca nos creemos responsables de nuestros actos
pensamos que ha sido el otro;
otro de tantos desconocidos/impulsos
instinto del descosido corazón que nos habita.
Nunca asumimos la culpa sin creernos victoriosos
-antes- ...en algún rincón del ánimo.

Somos de nuestra negación la única realidad posible 
que conocemos...
Sólo podemos salvarnos con la búsqueda
...en encontrar cierta utilidad/sentido a lo que hacemos.
Somos una tarea por realizar/ -y punto-
una máquina de matar y de muerte. 
Para nada/ bueno... -para dar por saco/
culo-.

*Publicado anteriormente 13-03-2019


6 comentarios sobre “Tórridas veladas/ 

  1. Sigo aquí
    Donde mismo
    Pensando lo mismo
    Si tiendo lo mismo
    Aun cuando
    Pareciera que ya nada
    Es o será igual
    De mi casa
    No te has ido
    Tampoco quiero
    Que te vayas
    Por mi
    Quédate a vivir
    Para siempre
    No es necesario que digas
    Hagas nada
    Total siempre con tus miedos
    Me acostumbre a amarte así
    Desde donde tú me dejabas
    Desde el espacio que creabas
    Nada ha cambiado
    Si te sirve de algo
    Te sigo amando

    Le gusta a 1 persona

  2. dime en qué hueco te has trabado,
    en qué piedra te has convertido… al tropezar
    di, de qué árbol el fruto equivocaste su sabor
    en tu boca
    y de su busca/hueso aún no has salido/sabido pelar.

    Magnífico… magnífico.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s