Se estremece…

Se estremece...              xx+        
               ha recogido sus alas.
El odio helado del invierno está aquí, su grito/
rostro agónico que se pliega 
hacia el interior de la memoria...
-satélites de un sol ya fuera de órbita-

Cada día se me revuelve mejor el estómago/
                   me vuelvo más patán/
-el viejo anunciado...- 
oliendo a príncipe de los gusanos.
Con mi ropa de muerto preparada en el armario
asfixiadas ya la totalidad de las polillas/
pesadillas del cuarto de las ratas
....ratos que pasamos juntos -él y yo-
con nuestras vidas jugando al escalextric.

Cada uno leemos para nuestros adentros... 
-en esta tórrida siesta- 
cuando nos acordamos del océano de los ojos/ 
sus mareas/... -todo aquello que alguna vez amamos- 
Y hablamos solos, nos escuchamos solos 
nos estamos volviendo locos.../ -muriendo solos-.

Todos nos cruzamos en el camino 
con/en la otra mitad de nuestro enigma... 
                                       -origen- 
Somos cosa única/bolsa de secretos y excrementos/ 
el primero de la fila al darnos la vuelta.
-Siempre hay una salida, no te preocupes... -Me digo
aunque sea volver...-

La mañana se levanta/la luna se enturbia 
y desaparece en el azul. 
El amanecer con sus manos abiertas nos empuja y crece 
como si nos invitara a continuar o/ a enviudar... 
de la enfermedad de ser humano. 

No hay solución, no hay espacio... sólo abismo solar/
silencio roto/hondo/hostil y bestial... 
despiadado ogro de la laguna/
lengua arrancada de cuajo con las últimas palabras
de la boca de la promesa.
Y todo ese dolor llorando a su vez 
por el ojo de buey de la nave espacial
para hacer el mar todavía más sólido/ y salado.

La casa del horror permanecerá abierta 
                  por unos días...
Todo cuanto ves delante del espejo
no te da por vencido, si acaso preso
            en pos de la comedida/sabia rendición...
La blandura/blanca circunferencia y sus aristas
ya limadas intuyen algo también
desde la colina de su cielo inmóvil brillante
                  pupila de ciego/luna negra...
piel de sapo/

Lo que existe está en nuestros ojos,
cada uno lo sabe... 
-como de las mentiras que no echamos fuera
cuando las dijimos-
Ahora su frontera/presencia es un obstáculo.
Somos forasteros/espantapájaros en mitad del sembrado...
Nuestra confusión la trajo la palabra
que no se llevó su herencia entre las ofrendas
de la sibila 
para que la suerte nos fuera vencida
                      y no revelada...

Nuestro calor/color y el eco del miedo 
lleno de sus patrañas/
pestañas arrancadas en lenta agonía...
 -fragancia de su tortura- 
junto al latido de la cuchara contra el cristal 
del vaso vacío de su corazón 
                culminarán este/ último acto. 


La Tierra y los planetas no obedecen
      a la estrategia de esta gravedad del ser.
Un ser que no tiene otra salida que morir...
Temblamos, nuestras piernas tiemblan
                       al acercarnos al precipicio...
Sólo nos conocemos por una referencia errónea/inútil, 
-Dios-.

Ahora mi cuerpo en su presencia y comportamiento... 
                            se siente débil
sin que me sirva ya de mucho a estas alturas;
      -como soporte de calavera/ y poco más...

Los aminoácidos son una leyenda urbana.
-Ya, pero no era eso...





Mientras no me decido

Mientras  no me decido           x+
existen fuerzas ocultas/extrañas
que me empujan en un sentido o en otro
...de manera inversamente proporcional
al interés demostrado.

Siempre le discuto a cada empujoncito
-que hasta me arrastra-
que deje de hacer eso...
que por más que se empeñe
yo quiero hacer la otra cosa
...y así con todo.

Al final he descubierto
que el tiempo que pierdo
apostado/apostando por la victoria.../
contemplando el enfrentamiento
de la particularidad de las posibilidades;
no por menos insatisfecho me siento
cuando veo pasar a mi otro yo
por el camino contrario/
de vuelta a reunirse conmigo
-...de nuevo-.

Estando en lo cierto de que en la espera
la avanzadilla de esa pequeña porción de tus "yo"
puede resultar rentable/ 
y dan prueba de fe los observadores
-de que todo merece la pena-
...nunca lo sé. 

¿Es la cantidad de dudas 
lo que establece la diferencia...? 
-me digo
-aunque poco veneno también mata, lo sé-
Hay unos pocos que resultan así de eficaces/letales...
y hay que aprender a tolerar/acostumbrarse/
inmunizarse hasta donde se pueda;
-que estoy en ello-

Si tardo y no me decido habitualmente con premura,
no tiene nada que ver con esto último que cuento/rollo...
pero ayuda al saber que hagas/lo que hagas
si no llegas hasta sus extremos.../-o lo apuras-
es muy posible que no salgas vivo/te quedes
algún tiempo más así/aquí.
-¡No lo entiendo!

Piensa/pinta/escribe/recapacita... resucita!
-Pues sigo igual?! No sé que hacer/


Me regalo

Me regalo una efímera victoria/derrota   xx
-según proceda-, 
con cada ilusión/alusión que se pospone.
Le hago ligeros tocamientos mientras se acicala para mí;
le hablo de los dos con voz tenue al oído...
pero ella me dice, -que no sabe nada de lo nuestro-.

¿Has intentado abrazar el viento?
¿Le has dado un beso en la boca.../ con lengua?
¿Le has silbado a la cara/oído?
¿Cuéntame? ¿Y qué tal..?

Lo volátil se desvanece como un reflejo de carretera
invisible..., 
barriéndolo todo bajo la alfombra/
pies del malabarista/movimiento/velocidad....
conforme te acercas al enunciado, a la cuneta, 
-y la cuenta que no te das-.

Su trazada se convierte/asumes en acuse
del substrato oculto... 
con cada intento que se repite.
Réplicas del submundo que te llama/atrae/y evapora...
Ligeras pinceladas que aletean al acabar la jornada.
Acción que nos devuelve/vomita 
como la mariposa borracha cegada por la luz 
chocando una y otra vez contra la corteza... 
piel/realidad de la bombilla.

Errante la ausencia espera abrochada/cercenada
a la punta de la lengua/ojal del silencio.../
inactividad...
Siempre sucede igual/
las mismas manchas en la piel del papel;
la tinta escurriéndose entre los dedos/
    índice/corazón y pulgar... -de lo vulgar-

El sueño en su arrepentimiento/apareamiento
de entrepiernas/interpretación al cuaderno...
Es una efigie 
que mira con los ojos vendados
al horizonte de la página.../hojas/arenas del reloj.

El humo del cigarrillo/pensamiento,
detiene su escalada mientras lo chupas
como el licor entre los cubitos de hielo...
recreando/creciendo hilillos de nubes/
corrientes en busca de aire fresco
         para sus pulmones/latido en desazón.

El círculo/cuadro de la creación donde nadan
las promesas prometidas, 
-líquido amniótico de la placenta del espacio/tiempo- 
rompen sus aguas en una tierra inerte/
hostil/y en blanco...
Las semillas en la almazara/
-escuela de infancia de la desdicha...- 
desconocen la inutilidad
del posible sentido/validez/revelado en blanco y negro.

Sólo al partirle/sacarle la anilla a la lata/
pata de la paloma/halcón/gallina
-a la granada de la razón...-
sus burbujas chispeantes te dan más frescor/
aplauso/vuelo...
te espabilan mejor que el próximo trago/jaula
de donde intentas salir.

Mientras... 
sigues acariciando con las yemas dactilares/
                                 dilatorias;
 ese contorno suave al metal reblandeciéndose/
                      estrangulado con la mano...
sudoroso helor de un cuerpo que se hunde
latiendo al compás del vacío que deja...
llenando tu tripa con la necesidad del eructo expeditivo
que te ayude a plegar la vela de la lengua/
-que apagues la luz- 
con el mástil del lápiz/
el soplido en el pico del ave rapaz/mensajera...
goma del borrador que te acecha...

Tu vuelo hecho un asco en el frasco/fracaso de futuros.
Escribir y lo que quieres nunca es lo mismo...
Toda ilusión tiene un precio/ y su límite.
Tú, por ejemplo/


Si mi obligación

Si mi obligación es hacerme ver...       xx
para que me reconozca real o imaginado,
nunca coincidiré con ambos a la vez
en el cruce de que la suposición se produzca.

Todo cuanto hay en mí es prestado.
Todo cuanto desconozco me es ajeno.
Todo cuanto alcanzo... se desvanece nada más lo toco.
Todo cuanto anhelo está perdido para siempre.
Todo cuanto atesoro es mi culpa y ruina.
Todo cuanto la especie me ha dado, empobrezco...
Tanto lo bueno como lo malo que conozco,
apenas resulta un sencillo uñetazo/arañazo
en el telo/vuelo de la crisálida
                 nada más nacer...

P.D.
Nunca sabemos de nuestro sitio
el lugar justo al que pertenecemos...
La sustancia, el vapor de cada pensamiento
se disuelve/desvanece a penas ve la luz
en contraste con lo demás
y de sus sombras.../ sobras.

No somos más que miseria;
un almacén de detritos/Frankenstein recompuesto
por el mismo doctor que lo asesinó.
Si no sabes nada y dudas de qué estás hecho
no tienes ni existe 
una verdadera demanda del ser.

Lo que nos habita ahora
por desgracia ya existía...
lo que vemos empezó lejos de nosotros.
Ahora el badajo de la campana se descuelga
y el sonido a muerto es lento de cojones.

Somos de lo que ignorantes ignoramos 
ignorados... su eco,
un acertijo enhebrado/enrevesado
atravesándonos el cerebro.
Por eso...
no te creas nada si no lo necesitas/ 
ni vayas a consumir...
-hacerte es saber elegir-.








Noto/me regocija…

Noto/me regocija,      xxx?
hay cierta tranquilidad,
sosiego
en imaginarme esa quietud eterna de la tumba
cuando repose de una vez y por todas...

A mí me da cierto gusto extraño/extracorpóreo/regustín...
el suponer y pensar lo bien que se debe de estar
en calma/paz: esa que nunca he tenido.
Y ese paseo del curioso en averiguar quién mora allí,
donde el no tardará -bien pronto- en capuzar 
y acompañarme.

Una imagen mía o sólo el nombre coronando
ese pequeño montecito en el valle de los muertos.
Y alguna flor del tiempo que me eche de menos
y a todos los que sin haberme conocido
me olvidarán...

Sólo lo que quede fuera podrá dar fe,
demostrar/verificar que he existido.
Lo de dentro ya no nos sirve
a ninguno...

¿Y para qué?
Me diría de no ser tan vanidoso...
Por eso me entretengo en confirmarme
aturdido por/en la grandeza de otros
de cuyo asombro me emborracho 
mientras los leo 
y leo.

Son tantos los que me gustan...
que necesitaría de muchas vidas
para saciar este hambre atroz,
feroz/caníbal del conocer.

Me siento tan ínfimo/efímero/ineficaz
     frustrado e insignificante a su lado. 
Y tan cerca de ellos
en sus libros a la vez...
No es que me vea o entienda como su colega...
sólo como vecinos de platea, 
en el planeta.

De manera que lo he dejado (lo de la lectura)
a la suerte,
por el orden en el que caigan en mis manos.
Por azar o por búsqueda desconsiderada
en apoyo de no sé qué cosa...

De no hacerlo así me volvería loco
y entonces
sí que tendría algún sentido todo esto.
Es, y lo sé porque estoy completamente sólo
y ya los echo de menos, 
incluso antes de acabarlos
como el amigo que se tenía que ir 
y no lo sueltas, ni paras de hablar
mirando al vacío en el que te vas a encontrar
con los ojos perdidos en el aire 
donde van tomando/alzando el vuelo 
las palabras.

La soledad de la muerte sólo es comparable,
compatible a la soledad en vida.
No hay mayor soledad
que la de estar siempre acompañado.
Y ante esto no tengo nada más que añadir.
Lo de antes, lo de cinco líneas arriba
sólo era una suposición/divagación.
-Uffffffff...

Pero en el fondo... nos sentimos raros. 
Tantos yoes zumbándonos al oído, a latigazo puro y limpio  
como si fuéramos ganado engordado, represado
prestos al matadero, listos en las esclusas/cadenas
del entendimiento
por el tamaño de su idiotez...

Para morir y rellenar un agujero 
no hace falta tanta tontería. -Me digo.
Hay que ver la de cosas que se inventa el hombre
para verse y creerse inmortal.

-Tío, que los libros son un tesoro...

Sí, un montón de cadáveres amontonados puestos en pie
con la chepa inflamada del infierno en llamas que guardan.
Restos del árbol de la vida jorobados oliendo a lo que fueron.
-Que sepas que hay otra vida, más vida 
                 después de esos muertos ilustres... 
La tuya por ejemplo, esa que enganchas y la drogas de cuentos
hasta el padecimiento, síndrome de abstinencia 
que te velará vivo/volverá loco 
hasta la asfixia por completo del que podrías haber sido
o no...
en la comparación rancia de equidades. 
-Salvando las distancias-.
Para qué cebarse en esos seres inanimados
a los que se les ha sacado brillo por alguna razón...
Posiblemente por el interés de alguien en su alimento,
para su beneficio ya sea editorial o de renombre,
enjundia...

Si te gusta leer o escribir que sea sólo un condimento más 
en el aderezo de la carne que se descompone
para que no huela, para que no moleste al menos 
cuando/cuanto somos reales.
Tomando notas de lo que está bien o mal 
que a otros les fue mejor o peor y esas atrocidades
de la comparación maquiavélica suicidándonos
con el disparo de la mediocridad en la danza/
dulzura de lo común.

Vivir para morir no es un castigo si se toma con calma y en serio,
y no te lías más de la cuenta la pata del romano que pudimos ser
y conquistar un imperio destruido desde sus entrañas 
por una religión sustituyendo a otras. 
No hagas lo mismo contigo,
mantén firme tu ejercicio/ejército y defiende tu plaza. 
Tú eres el imperio, tú eres el señor del cielo 
y de la tierra, tú eres el dios que te ha de salvar y suceder.
Luego nada será igual, ni antes ni después, 
por más que lo quieras o desees.
Vivir para morir y reinar en uno, eso es...
Tuyo es el poder y la gloria por siempre 
de lo que siembres,
te prolongará.

-Otra vez Ufffffffffffff, pero más largo...
Lo siento.
-No, por mí déjalo como está...

Ahora viajo en globo

Ahora viajo en globo          xx?
a lomos de un supositorio para el dolor
dando la vuelta al mundo.
Por un intestino, instinto que todos sabemos
hasta donde nos lleva/conduce,
evacúa y acaba...

Nunca podré saber ni averiguar
el alcance de mi descontrol/retortijones.
Y sigo a la espera del tren o ese autobús 
con el billete del corazón de papel de fumar 
entre los labios
esperando al revisor para enseñárselo.

No quiero que mi peregrinar termine
antes de besar al Apóstol,
antes de alcanzar las cloacas,
-pozos ciegos del conocimiento
ante el nivel freatico de los hechos-.

Tan lejos ya de esas tardes de gloria
con vino dulce, pasto seco, cubatas
en alguna cafetería/tasca de la ciudad.
O de esa taza de chocolate caliente
con galletitas, bizcocho, porras
y un par de bellos ojos escuchándome
una vez consumido/consumado el ritual
post-galanteo.
-¡Garrote que no te dan!

Tan lejos ya de todo
como esas veladas de estudio
de flexo coqueto/mugriento
leyendo las hojas de los apuntes
llenas de notitas de perifollo del día.
Hasta caer rendido/masacrado,
torturado por la bestia del sueño 
que te besaba/relamía cada párpado
con regusto al infinito.
Sabor a ti tan despiadado 
que te arrancaba el alma a jirones/de cuajo
salibando como un Alien ante su presa
para escupirsela al diablo a la cara. 

Igual de lejos que ahora me encuentro
ya de ningún punto/puerto de amarre
nadando como el patito feo en la laguna Estigia
del estreñimiento/diarreas del saber.

¡Él siempre lo ha querido así!
Es el destino y no le puedo defraudar...
-Cosa que me llama/llena de orgullo-
Deo gratias “Gracias a Dios”,
sigo vivo para contarlo/maltratarlo 
y darle muerte retorciéndole el cuello 
como a una gallina de corral 
en domingo de Pentecostés.

-¿No eras vegano...?

El humo trepa como una culebra

El humo trepa como una culebra...   xx
en medio de la sala de autopsias
hasta el nido del cuco.
El médico forense ni se inmuta, ni le hace caso.

El vapor caliente que mana del cuerpo 
mientras va siendo examinado/conforme se enfría 
se enreda con el olor al impostor 
sin poder escapar ninguno de los dos de la habitación 
mientras tú estés dentro, en él, de ella.../
allí.

Esa es la vida... la antesala/ostra
hasta otro empujoncito más al abismo del que partimos
confiados en la siembra de mamá.
Envenenados/autolesionados por el cazador recolector
desde fuera/a la fuerza del que vinimos/
forclusión....

Somos humo desvaneciéndose... mientras alguien
se interesa por nuestras vísceras/cría 
en proyecto/del provecho que se les pueda sacar y obtener...
para que se pudran de otra forma/en otro molde/estuche.
-Siempre que no lo hayas estropeado/
contaminado en demasía...-

Yo creo que el alma/-si existe...- es también humo que escapa.
Huevo que se arroja del nicho ante el desconcierto del suplantador.
Todo se va/nada permanece, excepto lo que no ha pasado
o el que se consiguió engañar.

Por eso los sueños son tan bellos mentirosos/
estúpidos estupendos...
Porque nunca pasan de moda... van acorde/se ajustan
al/con el maniquí y su cabeza/calabaza de Halloween.

Su función es endulzar/modular el apetito de lo patético...
Por eso su chispa tiene tanto éxito/prende, incendia
desde el subconsciente.
Porque de verdad... ¿alguien le creería?

Está claro que esto es un puto punto/caos de mentiras...
Un saludo irreverente al vacío/para llenarte los sesos de gusanos.
Sólo eso...

Mientras lo cuentas, el tiempo en tu contra se detiene.
Ahora corre a tu favor, igual que el viento de la noche...
Vivir en las historias de uno 
es doble vida/solución a la malversación/malgasto 
del cuerpo que se pudre sin remedio
a cada instante.

Cada día que pasa es un paso más hacia la muerte.
Vivir no tiene sentido en ninguna otra dirección 
que no sea la de escapar al verdugo
y a su vertiginosa/veloz hacha...

Tu juicio es serenísimo/sumarísimo hacia ti y los tuyos...
Todos juntos en la plaza del pueblo/mudos ante la ejecución.
Tu final te ve y respira desde el pozo que te espera bajo tierra
por el túnel/hueco de la lombriz/alma inmortal 
de lo que hayas hecho.
El ser y el no ser se funden en uno para morir contiguos/
contigo para siempre 
             y su verdad no tendrá fin.
Por los siglos de los siglos.
Amén.

-¡Bueno! tendríamos que tomarnos algo a cuenta y brindar...
Si, vamos a emborracharnos para celebrarnos aún con vida.
-Y mañana...
Pues... nos con-vida/mos otra vez.
-¡Vamos a parecer unos "borrachuzos"!
Mejor.
-¿Y las chicas...?
¡Ya la vas a liar!