-¡Eh, hola!

-¡Eh, hola!              x+
Señor emergente.../patria/país.
   ¿Qué fue de aquellos/ yo? ¿y...
           en qué quedo la cosa?

Sé que esto.../ 
    -ya está terminando lo que empezó-.
Ya no queda más nostalgia agazapada
ni perdida que el ayer 
con su pack de primeros auxilios al completo.

Temblorosa.../la no vivida ha llegado. 
¡Eso es!
Prometí salvarme de mí mismo...
ahora fugitivo del todo, cierto?
   convertido en perfume/
aroma de alma 
hilillo de humo por la boca del disparo
-nada más-.

¿Qué voy a hacer? ¿lo sabes tú?
-¿Lo preguntas en serio...?

Supe desde siempre, alguno de los sitios 
por los que la aguja no llegaría a pasar hoy...
-pero el traje?- 
ese traje... no lo entiendo/

-Todo se ramifica/ahonda en su raíz 
y crece a la sombra de la sustancia
de las circunstancias...
Concédete conocerte en lo que te acontece
y te queda descosido.   
Hay que saber ser pozo también.


Los cadáveres

Los cadáveres se insultaban...  x?
-allí abajo.../aquel día-
removidos por la reja/el barbecho del tractor/mentor
y su olor resultante era fétido-fatídico...
Todo contra mí...y su don a remojo/macerándose.
Me estaba convirtiendo en algo total-mente 
diferente a campo abierto
con la luz del día...

Sentí la muerte llegar desde mi corazón 
que aguantó de un tirón la ráfaga de sus latidos
a galope tendido en desconcierto.../ 
colgajos en la promesa de un mundo ¿mejor?

Cada vez más torpe 
el dedo sobre el músculo percutor.
¿Quién lo podía saber...?
¡¿A qué hora vendría el de la guadaña?

Así hablo entre dientes.../-morse para mis adentros-
y no es miedo.
Soliloquios que se instalan/instauran brutal
aplastando las vértebras del homogéneo pecho
en el hormigueo del hormiguero
de cada uno de mis pensamientos en sus trincheras 
con el corazón abatido...

Atravesado por el disparo/haz de heces 
de la insensatez/
desperezo del diálogo las inanimadas causas 
que pululan por el miembro/ambiente de lo ambiguo/
de cada gusano que me germinará en el vientre
para comerse a este que os habla.

El horror al féretro tan oscuro también...
y ciego adentro 
coronado de su brillo de seda 
al tacto de mi mano todavía con vida,
como puntadas de relojero ajustando los segundos
...cuerda del titiritero reloj del cerebro
con cada uno de mis gestos que mido.

Da la impresión de que la materia gris licuada
resbalase como la confitura/mantequilla
por las aceras de la ciudad de las ideas...
Con figuras/trazos/contornos/dibujando al objeto
que la boca abierta del mundo se ha de comer
una vez dichas por el predicador
mientras hoy las olvida nada más oídas...

Sobre nuestra cabeza una paloma blanca sobrevuela/
sobrevive a la cacería...
La he visto hace unos instantes.
Un desconcierto aproximativo de la jauría global
se define distancia hacia nosotros en soledad
a mitad de la carrera hacia el cielo 
y del infierno escapándose.

Nuestro reino no ha llegado aún a La Tierra...
Estamos en proceso de creación/periodo de larva
y descendiendo en picado.
Los que han de morir te saludan... 
Señor
con tu dedo pulgar siempre hacia abajo.

Somos los rehenes castrados de la maldición
...ambición del que antes dijo velar por nosotros.
Los muertos como los locos hay veces que 
ni lo saben... pero los otros, ¿y los otros?
¿Y tú...? ¿A qué huele el cadáver 
de lo que estás haciendo?

El jeroglífico/ abstracto 
laberinto de mis palabras tampoco es escusa...
Lo que ha de ser, será.



El bien

El bien y sus delicatessen...
sus elementales partículas/partitura       xx
y todo su coro celestial al completo desafinando/
desafiantes... patinando por el hielo de tu frágil/
                          frígido cráneo helado.

Díscolo/dislocado 
cómo el perro que ha atrapado al mimo de un salto 
y lo despedaza girando/
agitando la cabeza de un lado a otro
mientras lo golpea contra el suelo 
                 y lo sujeta con una pata.
...Ahora tira de él hasta despedazarlo/ 
y arrancarle la piel de la carne.

No es fácil, -ni el cerebro deja de resistirse- 
pero sí la lengua/las vísceras
y entre todas ellas...
el corazón aún rugiente golpeado/bombeando el vacío 
que queda tras su muerte perseguido...
tendido en mitad del charco.

Somos la sangre derramada, 
el pan y el vino de nuestra esperanza 
en el cuerpo de la resurrección de lo que renegamos 
haber sido...
junto al Todo Poderoso del diablo de los pobres,
para rendidos, sucumbir en la plática/
plácida hambre entre los dientes
del poder y del dinero -can/
del puto hombre caníbal-

Así es la vida... un bocado a la muerte/
-casi como si no fuéramos nada- 
hechos de la papilla/babas del caos.
Y ese exterior deslumbrante que nos alberga/
atosiga/amargosea y amaga/embarga...
deslumbrados/olvidados de nuestra condición 
haciendo el ridículo ante los dioses que nos observan
e indican a sus niños de párvulos/-este o aquél- 
para que se entretengan
dándole empujoncitos a ver quién gana en el cielo
y llega primero a la fila/-despeñadero espartaco-
que por cierto, también estamos invitados
pero desde otro prisma/perspectiva
de la cicatriz-ciclogénesis animal...

Somos carne de mamón voladora en el cañón del circo, 
carne de hacer pienso/-luego existo- 
para los puercos/perros/pollos y gallinas
de los que nos van a alimentar... 
-sacar pastillas de concentrado/libros-
Somos caldo de cultivo -magma de carne y mugre-/
tabletas para la sopa de/hasta nuestros antecesores/
delincuentes descendientes... -que sepan más y mejor-
Para disminuidos/diminutos liliputienses abusones 
y escondrijos
por los que nos hacen/harán pasar si queremos escapar...
-ojo de aguja de todos los escritos fechados hasta hoy-

Saber es una trampa y de su maña/milagro 
jamás olvidados...
El cielo al que tanto nos invitan con sus envites
es una cataplasma/-cría de Alien-
mortaja en el rostro
de los muertos vivientes que somos... 
para que no nos duela lo que tocamos/
vemos en el día a día/
que le sirvamos de alimento complacidos
como si en nuestro interior no sucediera nada
mientras se alimenta y crece el libertador...

Somos el resultado fatídico de nuestra esperanza...
un agujero/hueco más en el queso gruyere de la hoguera/
entretanto la nave con los huevos aparcados espera
en hacer maniobras/malabarismos 
el bien amado Creador...

Los ojos sólo miran lo que quieren ver
y la razón aterrada en su escusa/exclusa les escucha.
Los sentimientos son el hijo póstumo 
de la verdadera realidad...
así la vida se convierte en la cárcel de un cuerpo.
Y tú... el idiota que sólo sabe
               que no sabe nada/ 
mientras el tiempo lo devora.

-¿Ser o no ser? 
¡Qué más da bajo estas condiciones...?!
El caso es no rendirnos ante la evidencia de la mentira.
-¿Y para qué...? 
Pues para salirnos con la nuestra.



Lo complicado

Lo complicado e inquietante... xx
-el aquí y allá de lo geométrico/ es la base 
en la arquitectura/utensilios empleados 
en el manejo de los sentidos.

Todos conspirando en contra de la esfera...
la gota de agua, el ojo, los astros, las neuronas/
los planetas y las plaquetas ovaladas... y esa luz.
Su pérgola de lo maligno/imaginario/milagroso
en el punto de mira del alma cándida.

Una historia sin vida y su mudez organizan el destino.
Los pétalos/pedazos de nuestro tiempo conduciéndolos...
Oigo una segunda parte en la mitad de la batalla/
zona restringida para la gloria de una religión
...en el lodo/lobo/lado oscuro 
de lo más brillante de la catástrofe revelada.

La humanidad se derrite desconcertada/
su descendencia se mutila/multiplica en la limitación.
Encorsetados organismos fabricantes de ofrendas/
lubricantes para que los dioses refugio
los penetren mejor/envenenen envasados al vacío...-

Tanta hambre para nada...
y delante la naturaleza del miedo/árbol del dolor
con su fruta prohibida ya en el estómago.
No sólo parece.../es duro el duelo de/en saberlo.
Y la fosa común utilizada para el pecado
donde vamos cayendo en cascada/desde el primero;
falla/raja bajo las faldas de un hombre pacífico...

La granada de La Tierra abierta en canal
dejando caer sus granos-lágrimas rojas de sangre 
ahora amarilla por él/ en el mar de lo azul...
De su rostro roto vagando en el cosmos oscuro y mudo.
Y el engañado peregrino juntos/ en resucitar...

-¡Y sí todo es un puto sueño.../ sin despertador?
Reencarnaciones de la vida misma, en ella misma/ 
para sí/única vida navegando atravesada
en multiuniversos para-lelos... 
flotando como alfeñiques;
no más lejos del vaho primero de cualquier mañana
de la fría realidad/eternidad
en las que Dios se asoma al mundo...

¿Al final qué? ¡Como termina la peli?
-Creo que voy a salir a tomar un poco el aire, 
el ambiente está demasiado/muy cargado... entorchado;
y en la sala sólo veo idiotas vociferantes. 

¡Alabado sea el Santísimo!
-¡Eso digo yo... que baje y se lo mire un poco/
el proyector/la pantalla/ y las butacas llenas de pipas
y de chicles/mocos secos pegados...
Ya... pero eso último es cosa del acomodador.
-Sí, creo que todos estamos comprados y vendidos/
en función continua... y de la propina
su lacayo.




Solos se balancean los recuerdos,

Solos se balancean los recuerdos,         xx+
tendidos como ropa usada
a la suerte del viento.

Solos se balancean los recuerdos,
una vez gloriosos
queridos como ciertos.

Solos se balancean los recuerdos,
cacheados por horquetas
en la ubre del intelecto.

Solos se balancean los recuerdos,
en babateles mimados
del apartheid doméstico.

Solos se balancean los recuerdos
colgados de sus tripas
vagabundos en el tiempo.


Cuando te hagas mayor…

Cuando te hagas mayor...           x+
por las calles ajusticiadas de tu cerebro
se volverán hacia ti, medio burlescos,
los verbos del silencioso recuerdo.
...Hasta ensordecerte con sus estopines hambrientos
de tragos duros y elocuentes festejos.

Esos de ser un pobre cómico de reos
servidor y huésped frenético
de cualquier jugoso deseo.
Serás tú y tus engendros...
desfilando por el transitado erial
de hacerte cada vez más viejo.

P.D.
En la espera... 
la cadena se crece y estira 
al calor/en la hoguera de la ilusión
...incluso creemos vernos libres.

Todo cuanto somos 
se lo debemos a la nada
y al final se lo devolveremos/
iremos allí... 
-sólo eso-.
Somos deuda viva... 
Un pétalo seco
marcando las hojas del libro
del cuenta cuentos del corazón.

Nuestra existencia 
la guía nuestra insistencia...
-en querer, en luchar, en volver a nacer-
Todo tiene sentido para una cabezota embriagada/
extasiada en el ejercicio del éxito
al considerarse El Creador/-un Dios-.

Sentirse inmortal/ única-mente 
                    por el hecho de haber nacido
es como viajar en el tiempo sin billete de regreso.
-Una fatalidad/fantasía al alcance de cualquiera
...una media verdad para cazarnos al vuelo/
                                        a todos-
Sólo somos los muertos del futuro
en el caldo de cultivo de la esperanza...-.
Vivir así es un canto de alabanza a la resignación!
-La suerte de las cartas no está en la jugada-.



 


			

Hoy abandonado

Hoy abandonado        x+
en un rincón de mi yo,
tiento a mi ser
y se burla de mí...

Que sinvergüenza es,
un día me lo comeré
o me quitaré de aquí,
y entonces... 
dejará de sonreír.

P.D. 
Nuestro organismo se debate 
entre la vida y la muerte... 
y se defiende/define a sí mismo 
en una mezcla de sustancias 
cuya finalidad es la supervivencia.

La reacción entre los distintos elementos
y las influencias en estos del exterior 
es lo que hace de nosotros un ser vivo, 
único/irrepetible y emergente. 

El concepto del yo pensante 
no es nada más que el resultado de una necedad...
una necesidad del intelecto; 
un intento de explicar lo inexplicable, 
de justificar nuestra presencia excelsa
en este mundo...
de diferenciarnos de los demás seres.

Pero al igual que ellos
sólo somos química en una jaula/jugada de azar... 
-un capricho más de la naturaleza-.

Si resistimos es porque lo deseamos
empujados por ley de vida.
Nuestro cuerpo se debate entre la transformación
                     y la adaptación al medio, 
-no hay nada de otro mundo-...
excepto la posibilidad 
de que nuestro viaje por el espacio
haya terminado aquí, así/ de esta manera...

Nuestra vida sólo es un puto punto 
-en caida libre-
en el abismo del destino.
Mientras evolucionamos... 
todo es un saco de ascos/misterio en la mesa/
masa de las especies/as del matarife.
Visto desde fuera no somos más que células 
luchando dentro de un organismo
que se resiste a perecer. 

A pequeña y gran escala/todo es lucha. 
Mientras el conjunto de los buenos vaya ganando
nuestra existencia cobrará forma/cierta miga-imagen...
semejante del ritual/danza macabra 
de ir hacia la muerte
...entretanto esta no nos aborde/abduzca
mientras se aproxima/ 

Cada ser es lo que dura la conciencia viva de un ente.
Si no sabemos nada de los otros, ello quizás tampoco...
Somos muchos en el planeta/Universo.
Vamos en paralelo o en línea, al mismo lugar... 
unos se adelantan
otros se reproducen y aguantan... parapetados/

Somos animales reproductivos 
dentro de la madriguera del gran espejo viviente.
Nuestro cerebro sólo es el teatro/tarro de las esencias...
y aunque todos lo tienen, no todos lo usan ni sienten.
Luego... -a caso- somos de nuestra masa gris,
la imagen que ella nos da, y del cuerpo 
su esperanza de combustión y subsistencia.

Nuestra vida/ -cualquier tipo de vida-
es fruto de una infinita/indescifrable casualidad 
cuya finitud es/ acaba justo en el momento/
de/al haber nacido...
Todo lo que hay después no es nada más 
que el camino hacia el precipicio.
Somos el no escapado en la esfera del reloj
cuyas agujas son el gatillo que aprieta
el asesino del tiempo -a cada momento- 
                             en darnos caza-.

Todo lo que empieza ha de terminar alguna vez...
Sólo la eternidad es patrimonio de los dioses.
¿Y para qué vivir para siempre?
Si más que una gracia parece una limitación/
-¡eso de no tener fin...-
¡Qué angustia!