Te he implorado y no ocurres/

Te he implorado y no ocurres           xx-   
               pero me da exactamente igual...
Desnudo al borde de mí
me relamo las heridas/remuerdo el labio 
           dúctil y carnoso de tu adiós.

Casto/costoso agobio.
Carbonizado anillo de boda del diablo...
Descarnado camaleón por el filo de la azacaya/venganza.

Temí al errar, no ser competente,
y fingí que no estaba.
          ¿¡Y que no fueras capaz... -ni siquiera-
                de mandarme un recado verbal!?
-Irreductible/estremecedor-
Semejante a aquellos que tanto utilizabas
para estimular/entibiarte la saliva mientras me devorabas.

Ahora que ya no sé nada de ti,
ni de nuestro futuro...
Cierro la puerta y se estremece/chirría como antes,
            duda de sí... -o de si volverás-. 

Como yo... -que no lo sé-.
Devastado por la tormenta y de su indiferente arco iris.
                           Calma que clama al cielo 
                     con una lluvia que no deja de caer            
                            mientras nos echamos para atrás...
Sin haber entrado/encontrado nunca lo que queríamos 
resguardados en el hall; -del uno en el otro-.
Ninguna de nuestras expectativas así satisfechas,
            como sucede -con todo- en esta vida real/mundo...

El horizonte no tiene espejo retrovisor, -por si viajas-
para cuando llegues 
       a la linea divisoria del planeta/   Piensa que...
este viaje al centro de La Tierra ha terminado.
Y recuerda: el cuerpo y la mente 
             nunca descansan de la paz que no han conocido.
Fin.










4 comentarios sobre “Te he implorado y no ocurres/

  1. •~…como sería el horizonte con espejo retrovisor o mejor aún la vida corriendo al revés… con los espejos en el suelo y las grietas en el cielo. Muchas veces los implorados son desencantos que sirven para crear~imaginar~sucumbir~explorar… todo lo alterno que no ocurre más que en a esencia del lado opuesto… esa sabiduría que nos lleva a construir en líneas en versos en arte… todo lo que se corrompe de la perfección~imperfecta de esta existencia que nos hace creer que no hay límites… pero allí están y se co~habitan soltando las riendas de las neuronas…~•
    Me fui… en un trance brote sin pensar… así que Lucio ya sabes, la implosión del momento~•

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s