Estiro el cuerpo

Estiro el cuerpo 
extraído de su caparazón
con el filo de los dientes,
con la punta de la lengua,
con la de un palillo/tenedor.
Pero vuelve el muy bribón
a su forma original,
a su forma espiritual/de la espiral
como al principio.

Me da no sé qué tragármelo,
se parece tan poco al de fuera
tanto a él, a mí...

Siempre hay una voz 
que hace de fiel, pesa y balanza
detrás de cada uno
-independiente y callada
lejos del mundanal ruido-
que continúa llamando
a cada cosa por su nombre.

-No sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s