Detrás de las ventanas/

Detrás de las ventanas/ojos...    xx?.
¡“Joder”!       
Cuánta vida nueva y fresca hay que desconozco.
          ¿Cuántos tipos de molde/modelos de envidia 
                            puede uno tener, Señor?
Porque yo los copo todos/
 
Le doy vueltas y más vueltas, -súbdito de mí-. 
Es fuerza/atracción que me pone alas... lo noto, 
                       como si fuera a despegar.
Porque sea viejo no estoy vencido. -Me digo.
Puedo seguir señando... o qué¿?

-¡Evítame si quieres corazón, pero escucha... 
veo tu luz, ¿oyes La Voz? 
Te puedo salvar.

...Estoy atrapado/déjalo, no te comprometas/preocupes.
              Son cosas de la edad que te hace presa 
       como un tornillo/tormento desgarrando, 
descuartizando/desvalijado ya el cerebro.

En lugar de verlo todo más claro, es justo al revés.
Sé que algún día, -cuando menos me lo espere-
todo esto terminará... 
¡seguro!
Soy un plasta, -prototipo de humano fallido-
que se desajusta/desmonta/
desmorona con sólo su resistencia centrípeta...
                   con el dedo acusador en el pecho!
Ya he sufrido un par de avisos, 
-como en las corridas de toros-.
Todo lo que empieza debe de tener un final...
                                  dicen!

-¿Pero descontento de qué, ¡no te quejes hombre...!?
A veces el futuro sufre un accidente... -no seas bobo-.
 Ven... pasa un rato más conmigo, tengo chocolate/
                  y todavía está el pan caliente.
         
¡Y dale que te pego...!
¿Es esa tu intención/la estrategia que piensas seguir?
-No, ni te la imaginas...
pero sé que eres goloso y te gusta mucho el pan
y no digamos el sexo!

A pesar de todo, las turbulencias/las flores 
de las matas salvajes a la vera del camino... -todo
de película-/ se va apagando.
La moderación en dar caza al hombre que no existe
llega a su fin.
-¡Jo!

La noche de los cuchillos largos me espera
       ya no me detendré más a ser franco contigo/
La olla de la locura en su jaula de huesos
es en lo que se ha convertido mi cabeza.

...Mientras mueren estas palabras con su lectura
mi alma vuela en tu busca
hacia la eternidad de lo edificado/infinito
              en las hojas de sangre del poema...
Este es mi lío/libro, -el diario de un suicida lento-
muy lento!

-Prefiero entonces la envidia. Al menos te motivas...
-aunque sea un pecado capital-/ no tengo patria
ni reino/ ni mejor dueño que yo... 
como dice la canción.

Uffff!!! ¡Siempre inventándote cosas!
Incontestable.


* Publicado anteriormente 22/09/18



4 comentarios sobre “Detrás de las ventanas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s