Me dispuse paciente

Me dispuse paciente y repetí...            xx?
Pido ficha/carta... pero no,
alguien saca más alto que yo... -la tiene más larga-.

La suerte heredera del azar licua las expectativas
derramándose como lava/larva de gusano
dentro de la boca del pez que soy/
prisionero en su medio, agua en sazón y anzuelo
burbujas de la razón en un tazón de saque...

Entonces te vas desclavando del madero,
sin bajarte total-mente 
te sientas en el reclinatorio de tu cruz
a rezar por los que te rezan... 
-por los que oran y oran-
con los ojos cerrados obedientes/sometidos...
mientras sienten los latigazos del orco hambriento
-legionario del Pilatos de un imperio-
que intenta desprender su piel en finas tiras/
aperitivos para satisfacer al mundo de la economía
finanzas de prisas/presas 
de esta sociedad de suicidas...
para devolverle la moneda al Cesar
con la que levantaste la hipoteca de un hogar/ser.

Y te mueres otra vez... y otra vez resucitas... 
-clon que envejece al ritmo del sonido
del cocodrilo de Peter Pan-.
Pero no te das cuenta/ni nadie que te diga nada
porque nadie sabe nada y te repites/
te desclavas y te mueres de nuevo 
y te rezan... 
y así hasta el final de la eternidad.

¡Somos lo que somos.../ -despojos del otro para otro-
que quiere comernos, conocerte imposible vivo
porque le gustó el sabor de tu mano.
Hasta convertirnos en un manojo de huesos secos/
vaso vacío-cráneo sin seso
donde dar de beber/alimentar a la tropa.

El mundo se comporta/es frente a ti como ceniza al viento.
Naciste para perder... -me digo
No, nunca he ganado nada, -le contesto
¿Y eso no es lo mismo...? -me dice
¡No si lo entiendes... y terminé la conversación.

Somos de nuestro estreñido entendimiento 
la razón de su por qué...?
La savia de lo correcto que le corroe
recorre su sangre/
-la misma que le alimenta y mata-.

Sólo somos lo que comprendemos... -al tuntún-
el resto es escoria/  aserrín
del árbol de la vida que muere por nosotros
al convertirse en fuego/papel y sombra para su creador...
Nunca saldremos del sitio en el que estamos metidos
porque nunca vamos a saber...-dónde vamos
ni de dónde venimos-
En el origen del destino está la respuesta.
¿Alguien me lo puede explicar?



La verdad

La verdad en cada receptor es engañosa   xx?
subjetiva y arbitraria...
Somos ratas de laboratorio
en manos de unos cuantos chiflados/ desaprensivos.

La cabeza del mundo ha perdido la razón.../
El corazón de su cerebro se ha secado
y el mundo ya no tiene cabeza.
Hace tiempo que cuelga de una pica
en lo más alto del imperio capital/list@.

Somos tripas y nervios embutidos de sexo/seso y sebo
colgando como perniles/raíces secas
sacadas de la tierra-animal donde nos encontró 
el druida flauta 
bajo los efectos terapéuticos de las religiones
...en el sembrado/jardín/desierto de Dios
para abandonados.

Convencidos de que estábamos a salvo/
salvados de antemano... de que habíamos comprado/
comparecido ante las indulgencias
con buen criterio de aceptación... y recaudo/
las vitaminas suficientes para nuestro crecimiento
hoy veneno emponzoñado.
Pero necesitan a los consumidores
sin nosotros no pueden ganar... así en la Tierra
-sus monopolios- como en el cielo
este último dividido también -en tantas o más empresas-
según sus correligionarios.

Luchemos... es la hora de nuestra revolución
rompamos los engranajes/credos del mundo.
La máquina de Charlot se está haciendo cada vez
más poderosa, incluso ni la notamos...
porque estamos dentro/formamos parte de ella
estrangulados/sedados 
por la corriente/los cables de red... y el frío/miedo
a lo desconocido.

Somos espectadores de nuestro final
secuestrados por la palabra/el gran show de la imagen.
Entretenimientos del comunicador/político/noticiero
...riendo a pata suelta -a nuestra costa- 
en la butaca/ enganchados al gotero del doctor 
de la Naranja Mecánica. -Truman inventado/
Matrix de nuestro propio yo-.

El otro día disertaba tan alegre sobre la intrascendencia
del sentido de la vida a estas alturas/
en el gran vacío/agujero negro de nuestro futuro
...respecto de la importancia que debía o no
o tenía para mí la muerte
dada la inoperante voluntad del ser
                   ya conquistado/contaminado...

Con su juego/jugo verbal me iba sintiendo incómodo
notaba un resentimiento/
como si algo desde mi interior se retorciera al oírlas...
                   y todo sin hablar -a grito "pelao"-/
dentro de mí.
Así que abandoné ese camino para relajarme 
y pensarlo mejor... -el estrés acelera la vejez-
Pero el caso es que al final estaba inundado 
de sensaciones raras/
me sentía como más rabioso/con menos miedos...
contrariando el sentido al que nos vemos abocados 
                                    sin remisión.

Quería protestar de alguna manera
ante el eco de lo dicho retumbando en las paredes
de mi hueso duro/ del yo plagiado/clon miliciano
del planeta de los simios 
a las afueras del sol...
Frente a lo que entiendo que soy... y no me dejan ser
porque me falta capital material e intelectual
de los que carezco, -porque soy bastante pobre/
-no estudié ni leí lo suficiente...-.

Y empecé a divagar:
si nuestro destino ya está decidido...¿
si cuanto hagamos nada lo puede cambiar/
si lo que viene para ti nada ni nadie lo va a parar...
Hacer o no hacer ya no basta... hay que romper-destruir
lo que siempre ha sido.

Pero tampoco encontré la respuesta 
con esa especulación desde los extremos/anarquista
-demasiado lejos...- -pensé
Si destrozaba lo que hay 
¿desde dónde partiría entonces/al poco del después?

En la imaginación están las alas rotas/destrozadas
atadas del cautivo... que se cree libre sin poder
-añadí a mi repertorio-.
Ya que soñando se podría alcanzar alguna solución;
...pero los sueños también están prisioneros/
son dependientes del que somos 
-al mismo tiempo/ y a su vez-.
Aunque sin sueños nada es posible/ -es la ilusión
la que tira del carro-/ 
esa zanahoria que engaña al burro.

Es imposible que estemos aquí sin ningún fuste
para no llenar/llegar nunca a colmar nuestros objetivos 
verdaderos intereses...
-como un perro atado sin amo-.
Y la verdad.../ no lo entiendo¿?

Si de la nada venimos y a la nada vamos...
que nos impide que lo que hacemos ahora
sea llevado ante los dioses 
si no la negación/resignación del después que lo borra... 
-la historia y sus secuaces/por ejemplo-

Y me pregunté de nuevo... 
¿Lo que busco es lo que quiero o es algún tipo de trampa?
¿Acaso soy libre de querer lo que quiero...?

En fin... tuve una revelación o algo así que me dijo:
todo, todo el mundo yace en el fondo/
foso de los fusilados
condenados por el dictador del sentido común.
Está claro que pensar no es ninguna gracia 
ni liberación...
-ser hombre tiene/se cobra así su castigo-.

El saber es darle muerte a lo que nace a cada instante/
-espartanos arrojados por el precipicio
                                      de los prejuicios-
sin que lleguemos a conocer nunca su verdadero potencial.
Eso tampoco lo tengo nada claro...¿?

-A estas horas/altura de la película...-
nadie puede salir del laberinto/ el hilo del tuit 
es del mismo cabo que el de la tela de araña del Señor
/del anillo/alianza 
con el que nos desposó con todo...
Esa imagen salvadora/aciaga y sin reflejo/pistola
a la que hemos rendido en homenaje nuestra sangre/
cáliz que bebemos 
creyendo escapar de la traición que nos hacemos.

Ya estábamos perdidos antes de venir/
y el mundo gira y gira -a su bola...-. Hacia dónde¿?
Nadie lo sabe -y lo que es peor- 
nadie quiere saberlo/ ...y para qué
si todos conocemos el final.



¿¡Pepe, qué pena…!

¿¡Pepe, qué pena...!         xx
¡Cómo se estropean los cuerpos!
-Sí Gregorio... ¡Qué pena!

¡Ay de mí!
Sé en lo que me voy/estoy convirtiendo
-no sólo por los espejos- sino así.../en general...
por la gente que conozco de toda la vida
...y eso.

Soy un taller mecánico/ animal de cuadra 
en un hospital de campaña-ambulante donde me “tuneo”.
Me gustaría tener una cita, hacer un pacto con el diablo
con la foto/retrato de mi primer carnet de conducir/
                           o de la primera comunión
para utilizarlo de lanzadera hacia el lado oscuro
como ya hicieron otros –Dorian Gray/Fusto-.

Tengo mis sueños de juventud como una perrita en celo
encaramada con sus patitas/nerviosa, deshaciéndome
el bajo de los pantalones de verano, -vaqueros-
                arañándome los muslos/
pantorrillas/pantomimas/payasadas del corazón.

De cuantos agujeros tengo en el cuerpo... sólo veo/
hay uno por el que me podría escapar.
A veces como higos podridos/leo historietas 
de cómo alcanzar la felicidad/perfección, a sabiendas...
[Bona fide (“De buena fe”)]
para que se indisponga/descomponga mi estómago
                                   y así obtener 
        una soberana diarrea de cuerpo/  mental.

La vejez me corroe/mina/avanza tan lentamente...
sitiando/apostada como una estatua impasible/imposible
incansable/de solemnidad...
                      presidiendo el foro de mi atrio.
Entonces te das cuenta de lo que se ha dejado/
alejado/quedado atrás.

Vas abriendo/ cerrando puertas conforme puedes/te deja 
ese vacío en el que vas cayendo/flotando en el aire...
-y no sabes dónde agarrarte-.
Te quedas a conveniencia/voluntad del enemigo, 
hasta que llegas a la nueva sala de estar, -desguace-
donde sólo te fijas/tienes ojos
para el mejor de los sillones/-reclinable a ser posible-
donde te sientas con las patas por alto
como un truhán...
Cansancio nivel-igual al infinito.../ a todas horas.

Y ese abrazo “chillao” de lo mucho que te quieres/gustas
entre las sábanas.../
del frio que tienes en el invierno... universo
estirando poco a poco los pies/los brazos 
-tanteando el lugar-
como si fuera la primera vez.
Notas el dolor de las articulaciones 
-a juego con los demás otros-/ con los que tampoco duermes
como un menopáusico... 
a cada momento sin saber qué hacer
con la ventana/el aire acondicionado o el botón de la estufa.
Apretando/aporreándolos a todos sin parar y a la vez
sin atinar.
Para climatizar el habitáculo/tu cajón de feria/
féretro ambulante-ambulancia en lo que se ha convertido 
todo cuanto te rodea...

Ahora con la edad 
nos tendemos en el lecho de muerte/catre...
como si estuviéramos vivos,
como el que se rinde al matarife/sin rechistar/resistir.
Porque ya sabemos lo que hay/la soledad/el silencio 
de la noche más oscura/el dolor/
su cúmulo de recuerdos hecho pesadillas/pastillas de vida
papilla en tu boca mutilada que traga por obligación/
para sobreponerte...
Sobrevives al día así, sin pasar por él/ 
...pero sí por ti.

La cama con los años se va convirtiendo en esa tienda
de campaña de la excursión de cuando éramos críos...
de cuando nos dolían las muelas o el oído
y empinabas las sábanas camuflado/escondido del mundo
con tu aciago dolor...
Ahora la dejamos sin recoger/hecha un lío,
con nuestros azogues y pestes.
Hasta la contagiamos/le grabamos nuestras arrugas/
venganza en su llanura...
y ella nos suma las suyas en el rostro/
-pellejos de cualquier lado-
desfigurándolo aún más de lo que está.

El hacerte mayor conlleva el aguante/la reflexión 
-...rendición incondicional-
Esa moderación que nos atrofia 
bajo la batuta del padecimiento controlado
en toda su dimensión/de todas tus limitaciones. 
Acaso sospechando de que eso/esto o aquello 
no puede terminar así...
Agonía/ pura agonía. ¿Para qué engañarnos...?
[Sic vita (“Así es la vida”)]

Somos carne de cañón en putrefacción 
desde el mismísimo momento en el que vimos la luz,
-como los vampiros/  pero sin aniquilamiento ipso facto-
         ...y así hasta que se dignen a enterrarnos/
ocultar nuestras vergüenzas... 
donde ya han empezado su tarea a trabajar ya los gusanos.

Lo que se queda/hemos dejado atrás 
ahora está haciendo nuestro capullo/
teje nuestra nave espacial... para cuando volvamos 
de tomarnos unas copas con el demonio y/o los angelitos... 
¡Espero que nos lleven bien lejos con la borrachera/mona!
-muy lejos-
como si nada de todo esto estuviera pasando/ 
hubiera ocurrido. 
 
P.D.
Ser mayor es el cúmulo/colmo de la suma
de cuantas cosas empiezan a no tener cabida ya...
Hay dos maneras de desalojarlas/despejarte/despegar... 
como anticipo del préstamo
                     al más allá:
...de tu mente/ -volviéndote loco-
con la muerte devolviendo tu cuerpo a la tierra.

Al final... ser mayor es el principio del fin
al que se llega sin remedio/ 
en continua progresión irreversible 
y cada vez peor.../ 
Morir así, más que un castigo es la salvación
del cuerpo y del alma prisioneros en un desperdicio
de lo que alguna vez triunfó como vida.

Vivir, morir... todo es empezar a entenderlo/
y después, nada que objetar... 
-ha sido un regalo-
un recado para alguien que quizás 
no lo interpretó bien y quiere/cree que todavía
aquí o allí debe seguir el ensayo...

La perfección/purificación del alma/espíritu 
es una trampa, un sueño más que nos ha conquistado
-premio para darle sentido a nuestras desgracias
atrapados con la esperanza/esperma de la resurrección-
Y no somos nada/ salvo una prueba del ser...
alguien/uno -algo que ha existido-.
¡Sólo eso!

Pero eso no es suficiente... dicen algunos; 
eso lo puede hacer cualquiera/
-lo nuestro es más trascendental, afirman-
razonando/rozando la idiotez supina.
Al final... 
todos vamos a terminar como el rosario de la aurora.
Y lo saben...!?








































Descontar lo gastado

Descontar lo gastado de lo que resta/     xx?  
ahí estamos todos estancados/
paralizados...
como unos dedos llenos de llagas 
que esculpieran su certeza en la corteza de la piedra
en torno a algo... 
-parecido a una cabeza-/

Sólo hay una huella reservada en el alféizar
...la que ocupará tu cuerpo boca arriba/nicho.
¡Pero hay de los afligidos...!
De sus llantos reza el murmullo de las olas del mar.
Esa queja que no cesa...
Esa desesperación/aflicción que nadie controla/gobierna
y se estrella contra las rocas...
resbalando en la arena/

Lo complicado es la situación abordo de la nave 
de la vida/
secuestrada por el motín de cada parte
del cuerpo inservible/irrecuperable
en progresión contraria a lo que te gustaría...

Apenas quedan agujas/puntadas en el paño
para coser un nuevo traje... de verdugo/
La tierra prometida... ya no hay quién la cultive.
La fe ha escapado en busca de otro lugar
más cálido y seguro con su amiga 
-la tarjeta de crédito-.
Desde aquí todo se ve gris/ 
ya no está de moda creer en nada... si no lo compras.
Los templos están vacíos/
-el profeta ha renegado de su profecía-
¿Era ahí donde te ibas a refugiar?

P.D.
Con los años nos rendimos a la evidencia...
-de que cada vez/ se puede menos-
Sin un espíritu fuerte y joven dispuesto a la lucha
sólo nos queda esperar la partida de defunción
con el sicario de turno...

Aunque querer es poder... según algunos/
-más vale maña que fuerza/dicen otros-.
El final es uno.
Y vete acoplando a tu novedad... -la voluntad del cambio-
ese cuerpo en continuo declive/mengua
...y no pretendas imaginarte en lo que no eres
porque el engaño es una mala paga.

El espejo/ o tus amigos/vecinos de siempre
pueden resultar de gran ayuda...
-sobre todo- si eres corto de vista.
La vida se gasta contigo dentro 
-vais en el mismo lote-
Aunque creas que puedes escapar
con alguna parte tuya etérea/alma...
más vale que te fijes mejor por donde vas ahora.

Todo lo que empieza acaba alguna vez, ¡seguro!
-Ya... eso lo has dicho decenas de de miles de veces...
¡Bueno, para que no se te olvide... -qué te crees 
de otro mundo...-!



Nada cura…

Nada cura... y aun así en el mismo cajón      x?
de nuestra mesita de noche/ ilusión
junto a las pastillas... -comida del futuro-
sombras que se retuercen/acercan de una muerte segura/
no prematura.

Volamos como un pájaro disecado/resucitado
del aserrín del árbol de la vida
libre de lo contrario que éramos
lejos de lo que ahora somos... y que nunca será ya
lo que fue.

Y ese miedo terrible/irreversible
a convertirnos en estatua de sal tocando a tu puerta
-condimento sazonador para la bestia
de alas rotas-
si volvemos la vista atrás... 
que nos persigue como un viento amargo.

Todo nos da igual.../
la importancia nos viene de fuera:
la paga/las facturas/la gente...
Atrapados en la llama del tiempo/nos comparten
en el hambre del espacio que vela/vuela
entorno a nuestra agonía
como ave rapaz... 
-los que nos buscan como clientes en el osario-
y de la verdad... que se extraña al vernos.

Esa pequeña fortuna y quiebra de lo imborrable/
bienes que amamanta la vida 
y sus castillos de arena de cera
con la amenaza de incendiarnos/quemarlos
en misa de doce... -si no nos entra el zapato-
Y el sacristán tirando de la soga/badajo
ojos y lengua de tu cabeza arrancada
sonando a rebato.

Somos las campanas echadas al vuelo/cielo de los ciegos
tanteando con la varita atrancada/
sujeta en la trampa del alcantarillado virtual
por las manos/voluntad de un ente superior
que nos menosprecia... 
-a nuestra suerte engañados-

No tenemos solución
porque tampoco somos un problema...
-para nada ni para nadie-.
Tanto lo bueno como lo malo es cosa nuestra/
-en todas sus vertientes/variantes...- 
está en potencia como en acto en cada uno
incluso antes de nacer. 
                                
Ahí radica/está la salvación...
en saber la dosis de veneno en el chupete-dirimir 
en que territorio nos dejamos conquistar hasta desaparecer.
Somos la llama de la esperanza de un corazón podrido
el alma fracturada de un ser invisible
-pero inevitable-
que se pone un nombre para distinguirse de lo demás.

Nuestra vida es un juego de sinsentidos.
Se puede decir lo que sea porque nada importa...
es lo que es/ -se diga lo que se diga-
o vea lo que se quiera. 
Nada/ somos espuma de mar.

-El que busca termina encontrando la voz de su llamada-.
La fe es el castigo del inepto.








La tarde vestida

La tarde vestida de piedras preciosas  xx   
a cual más embustera... en idilio.
Falsas gemas/cristal de “lapis lazuli”/luz huidiza
habitables/oferta/ofrendas de final del día/crepúsculo 
                               repitiéndose cansino.

La bola de nieve roja ardiendo ha rodado 
hasta precipitarse/hundirse/caer al abismo...
Ahora su fantasma -la Luna- vaga en la oscuridad
por la tela-pared de fondo del teatro/
filo de la concha/profundidades/sinergia
más pálida que el hielo.
La noche se engalana de estrellas
diamantes en la cresta de las olas de un mar muerto
donde se mece el cuerpo ahogado
de tus sueños. 
Fin.

¡Vamos a ver...?
¿Las señales del cielo/camino estaban ya...
o ha sido uno de mis enanos majareta
en un ataque de rabia/locura
que los ha ido poniendo...?
-Ahora no te estoy escuchando.
Perdona. 
Anda... quita/saca la mano de mi bolsillo 
que por aquí hay mucho tarado.../ y
malpensado.
¿¡Vale!?

¿Te has dado cuenta... 
qué día tan precioso y con tan poco fuste?
Días así... -como el de hoy- se meclan/
diluyen entre los demás
como si no hubieran existido/sucedido nunca...
-Sí, eso también pasa.

P.D.
La mudanza y el transcurso tan igual de la jornada
provoca una indiferencia 
-en su esencia... criminal- 
hacia los detalles de la naturaleza
que se empeña/fractura en llamar nuestra atención
sin ser correspondida...

La costumbre nos mata con sus balas
de fogueo hasta que llega la de verdad.
El juego empieza cuando se descarga el arma/
alma del vientre que nos parió/
y dio la vida.
El tambor de su revolver -desde entonces-
lo cargan a dúo/y a gusto 
el diablo y el Señor 
          ...pero apuntando a tu sien.

-Feliz Apocalypse Now/The Deer Hunter... ¡colega!
en esta jaula de grillos/río prisioneros/ 
Y no me respondas...
deja hablar al silencio.

No dura mucho

No dura mucho lo que tengo...       xx?
de un día para otro ya es pasado.
Me arrastro/funciono como un muñeco-pelele/marioneta
en las manos de un niño cabreado/
          con múltiples enfados.

La noche nunca llega tarde... -a su hora-
Detrás del que sigo dentro de mí me convierto en otro... 
que sale y actúa.
Se me encoge el espíritu entre las cosas que quiero 
                                      y no puedo... 
Y a su vez... 
¡no sé qué coño es lo que me pasa/pesa!

Estoy real/francamente destrozado cuando me pongo
delante del espejo...  -¡eso es otra!-.
Envidio/enviudo de la imponente simplicidad de llorar 
amargamente por nada,
...por la noche sobre todo/a solas y escondido.
Mientras me puede o venzo al dolor
ante la muerte en su expositor/vitrinas de adopción
incapaz de hacer algo/nada ya por mí
que velarme 
y escribir notas y notas... para llamar la atención.

Me entreno/estrecho el cerco a base de nostalgias 
como anticipo 
de lo delicada-mente tierno que soy... -cursi-
como si de una ramita/persona sensible se tratara;
-sabios mejunjes de Zoroastro trasnochado-
                   queriendo dar el pego... 
-Sobre todo con lo de tierno y sensible.
¡Qué ya no se lleva... tío
ni dar pena/ ni liar-tergiversar tanto los escritos!

La forma/tipo de cuerpo vago en su retirada/ me mira 
tanteando-tentado de manera brutal 
en el burdel de esfuerzos por salir de ahí.
Quiero volver al río/ser río...
a sus playas 
y tumbarme cogiendo puñados de arena
y dejarlos escapar entre los dedos... y verlos caer
sin pensar
observando el vacío del hueco de la mano
como si fuera yo desapareciendo...

Destrozo la verdad que he soñado -heredada del engaño-
observando con anterioridad a la mentira...
-pues nada es/ ni me resulta igual 
o más desagradable
que un engaño asumido sin pelear-.
Está claro... no lo sabía? 
ocupado/vagando en tantos inventos de mi cabeza
que le falté perdido a la realidad.

Sus estaciones/vías/trenes... 
ya son de otro mundo
partieron tiempo atrás repletas de mis yoes
-cuando tadavía no sabía de la vida lo que hoy sé-.
Ahora sólo hablo de aquello en función de sus fotografías
/película muda en el aljibe del recuerdo ciego... 
por un rayo de sol-verdad... 
-ojos que no querían/ ni supieron ver-.

Ya nada sufre/emociona/palpita/corre como antaño.
Todo lo nuevo/por primera vez/cada vez/
en cada ocasión que se presenta... me parece viejo
es un timo/escuálido timo
y yo su Cuasimodo 
detrás
buscando a Esmeralda.

Ayer, hoy...  mañana, ¿para qué?
¡Si todo va a terminar igual! -en el pilón de los azotes 
o cayendo al vacío...
o debajo de la piedra agotado-
¡Esto es un sin vivir... pero la culpa la tengo sólo yo.


Mi padre y yo…

Mi padre y yo...       xx
en el aseo/baño del hospital.  
-De pie los dos 
frente al gran espejo-.

Mientras le voy limpiando el culo...
él se mira zarandeando sus genitales
a lo que le digo: estate quieto
que no puedo ponerte el pañal.

Y le comento:
¿Te conoces papá?... ¿Sabes quién es ese?
-Pues claro hijo.
¿Cómo has cambiado... eh?  Y asiente con la cabeza.
Por qué no me afeitas, -Me dice.
-¿Esa enfermera tan simpática viene esta tarde,
verdad?

Lo senté en el sillón... y me miraba como un búho.
¿Qué pasa papá?
-¿Qué es eso que lees?
Poesía le digo.
Y se encoge de hombros.../ toma su vaso de plástico
de la mesita y le da un sorbo al agua.

Sigue mirándome sin parar...
¿Te pasa algo/te encuentras bien?
Y encoge los hombros de nuevo
mientras se entretiene mirando a una señora
que deambula sin parar por el pasillo.

Me vuelve a mirar...
-¡Qué buque!
Me suelta sin ningún complejo.
-¿¡Has visto eso.../ qué buque!?
Insiste.

Le hago un gesto de censura -que al parecer no entiende-
pues el compañero de habitación 
seguro que lo ha oído...
-no se da cuenta de que el camisón 
la hace enorme-

Ese es mi padre...
Haciéndose el tonto/despistado cuando algo no le interesa.
                                         -Si le riñes...- 
No sé si darlo por cosa/causa perdida o encontrada.
Es curioso el “jodio”, ya está muy mayor
es mi bebé viejo...
93/diez de ellos de malísima calidad/Ictus.

Lo miro y me veo...
Nos miramos y seguimos sin conocernos,
aunque hayamos hablado largo y tendido en bastantes
o insuficientes ocasiones -parece...-.
Otras sólo de escucharnos entre los demás.

No lo conozco todavía y menos ahora de esta manera...
Algo tendríamos que haber hecho antes de estar así/
tan al final de nuestro contacto.
-O mejor no-.
¿Quién lo puede saber?
¿Qué es lo que podría mejorar/a él/a mí
...nuestra relación a estas alturas?

No, no hay que calentarse mucho la cabeza...
-eso es lo que creo-
Las cosas son como/lo que son... y punto/


*Publicado anteriormente 14/03/2019


Tórridas veladas/

Tórridas veladas/   xx?            
con periódicos húmedos tirados 
ensuciado/embarrando el suelo de negro...
Y mis "yo" mirando desde la sierra al valle
desde la entrada de la salita al salón.
Me sugieren cuando les pido una cita a solas/ al oído
-para leernos el futuro o echarnos las cartas-
que los deje en paz.
No me entienden...

Ansiaba oler una vez más su aroma -en la oreja/pelo-
aquel viejo gel/champú
tan explosivo recién salido de la ducha
                con el espejo empañado...
El cuerpo era joven/desnudo
seduciéndome fresco y animoso 
hasta que me descubría -otra vez- en la realidad.

Ahora los veo en la memoria tal como éramos 
y me acuerdo muy a menudo, -sin exactitud-
aunque piense en lo contrario... de lo que ha sido/
Hablan de todo conmigo...
-por ejemplo:/de la caótica coherente/cobardía-
o en la resurrección de los sueños perdidos
con tan poco tiempo como nos queda ya...

Pero ninguno presta la suficiente atención/ 
                     al otro lado de su vida
     y de los nuevos caprichos hoy preso...
Manipulación-manutención que echa por la borda
cualquiera de nuestros/sus planes 
esos que algún día creímos vencer... para este presente
que hoy a su vez sin hacer nada.

Se instalan como mensajeros/viajeros del espacio sideral
ese tiempo ambiguo en desuso
por el que gravitamos tantos años...
Oportunidad inmejorable 
que no la voy a volver a tener jamás
...de haber mantenido un entente cordiale
más próximo a la reconciliación que a la pena/quejas
abatido por la desesperación y el llanto fácil.

Es tu pifia, ¡qué le vamos hacer...!
-nada es lo que es si no pasa-.
Moví/ladee el sol buscándote pero no estabas allí 
-sé bueno al menos/contigo-
-Me dijo... uno de ellos.

Le devolví el gesto con algunas palabras:
tú que tienes la suerte de cara/de verlo todo tan claro... 
-continué.
Tú que hablas de interioridades... sin ningún pudor/
ni reparas en gastos... 
dime en qué hueco te has trabado,
en qué piedra te has convertido...
di, de qué árbol el fruto equivocaste su sabor
en tu boca
y de su busca/hueso aún no has salido/sabido pelar...

Haz que albergue alguna esperanza -pensé
siempre estaremos juntos/así/aquí...
Y nos divertiremos... ¿verdad?
Sí... sin ningún ápice/chispa de duda... -me contestó

Si es literatura/ linterna fácil... 
cabe tal o cual predilección... ¡qué más da!
-no tener objetivo también es uno-.
Como el sentir que no se ama o se es amado/ 
-o que te pique el culo-.
Todo pasa... incluso hasta te pesa...
¿qué importa lo que no haya venido? Más carga¿?

Escribe/sigue así... algo saldrá...
para dispararle/dispersarte/refugiarte/resfriarte/
redimirte/agotarnos/aburrirnos a todos 
con tus ninguneos.
¡Qué no paras...! ¡Por Dios!

Y que no te quepa la menor duda/ni lo olvides jamás...
Tú y yo nunca vamos a ser/somos el mismo
ni de lo mismo ni del mismo amo.
¡Ni por asomo!
Por eso... haz lo que quieras
que yo haré lo que tenga que hacer.
Amén.

P.D.
Nunca nos creemos responsables de nuestros actos
pensamos que ha sido el otro;
otro de tantos desconocidos/impulsos
instinto del descosido corazón que nos habita.
Nunca asumimos la culpa sin creernos victoriosos
-antes- ...en algún rincón del ánimo.

Somos de nuestra negación la única realidad posible 
que conocemos...
Sólo podemos salvarnos con la búsqueda
...en encontrar cierta utilidad/sentido a lo que hacemos.
Somos una tarea por realizar/ -y punto-
una máquina de matar 
y de muerte. Para nada/ 
bueno... -para dar por saco/culo-.


El bosque

El bosque de la mitología con sus faunos...       xx
hadas madrinas/ninfas/musas/sátiros 
seduciendo a los dioses.
Machos y hembras semidesnudos con apenas una gasa, 
visillo/bata finísima transparente 
-de las de andar por casa-
para seducir al amante/marido...
¡Yo os penetro!

-¿Oye... pero qué dices/en qué piensas?
¡Se te ha ido la olla!
Estás hablando en voz alta... 
además estás bloqueando la puta cola del super/
hipermercado...

Quiero ver si contesta-contenta a alguien
-me dije con tono grotesco/siniestro-
observando las situaciones tan curiosas que se dan
según la teoría de colas...

-¡Pues estamos "apañaos...! 
                       ¡Desde luego que sí...!
-Aunque nunca dejas de ser un animal hay veces
que te pareces bastante.
¡Qué te folle un pez...!

P.D.
Nuestra mente -caldera/celda imaginaria de ingeniería-
se suele saltar las reglas...
Nuestra lengua enmudece ante los ojos
del presunto adversario/-enemigos que nos sitian-.
Y no tenemos -por poco- que contentarnos
mudos con/en "Los mundos de Yupi".

Hablar y soñar es lo mismo en silencio
-...si no hay nadie que nos escuche/
acompañe-.
Somos animales sociales imbécil-mente 
conquistados por el entorno
y de las circunstancias su esclavo.
Para ser... debemos medir primero nuestros actos,
y eso -que yo sepa- 
no tiene ningún sentido/nada que ver con SER.

La libertad no se negocia.../ se conquista.
Cuanto más amplio sea nuestro imperio
más pequeño nos parecerá el mundo
          -...y a la inversa-.

-De huevo tío... lo has clavado.
             Sí... hasta la bola.
Ahora límpiame la sangre/babas de caracol/sudor
que me chorrea...
   -¡Ufff, 
cuánto trabajo nos manda el Señor 
con nuestros "yo"!