La mirada del solsticio

La mirada del solsticio estaba resbalándonos...   xx+ 
                                    rebobinando/
Nervioso el astro rey de sus ojos 
-como una puerta abierta- sin nadie desde fuera
                           ni en su interior... 
borrosa/incendiaria/ascendiendo en la quebrada
                          rebosante de su lagrimal...
-el ocaso florecía-.
Saltaban chispas de la soldadura del sol de sus ganas
                       sobre el espejo del horizonte/

El ruido del mundo continuó...
y yo tiza que suda, -porque estaba escrito-
    la dejé caer/irse, y se fue... internándose 
en la oscuridad de la noche.
La duda otra vez se había colado por lo inútil 
                                  de la sin razón...

P.D.
¿Qué es el significado desposado/despojado del objeto
                                    sino la nada...
y aun así perece/parece que vive con él 
de contínuo indiferente?

Sólo la mirada comedida de la mentira
             puede ser infinita/ -infinidad de cosas- 
más potentes que el amplio espectro de los fantasmas 
que pululan por el Universo... 
creyendo decir verdad/

Lo bien hecho es un molde limitado para una única cosa.
Lo imperfecto es autárquico, 
más complejo y variado que la voluntad del ser/recto...

El saber es la paga/
manutención a la ignorancia consentida...
El que no sabe es como si lo supiera todo. 
En cambio/ el que sabe lo que sabe; 
          siente su modelo/medida de presión 
como la muerte/cepo que le acecha... -ya plisado-.

Es más fácil y cómodo no saber...
-el funeral ya está pagado y cubierto por el seguro-
al final te lo vas a dejar todo puesto, -todo- 
hasta la nave.
Y tú preocupado... 
como si vivir fuera un regalo que hay que devolver.

No hagamos nada, 
perdamos el tiempo jugando a las máquinas,
son fruto de nuestra creación necesaria/
reflejo/laberinto de cipreses 
del que no vamos a poder escapar...
Como un dios castigado a ser adorado 
y siervo de su descendencia/demencia colectiva
en un cuerpo/amasijo, 
-conglomerado de culturas/humanidad-.

El sol cada día sale exclusiva-mente para ti. 
Eso es lo que nos dijeron siempre... 
-cada una de las bondadosas y sabias religiones-.
¿Te imaginas cuando todo acabe!? 
¿Qué se dirá entonces de él/de ellas... 
y dónde estarás tú?
¿A qué te importa un bledo? 
Pues igual ahora, no seas bobo y no te malgastes
¡luce tu palmo...

-Con lo bien que habías empezado... parecía conducirnos
a algo sumamente lindo/
   Suele pasar.
   No todo termina como empieza...

A priori…

A priori... 
del fruto el árbol,    x
después otra vez el árbol.
¿O el huevo fue antes que la gallina?

Primero es lo primero.
Segundo; el primero después de él.
Tercero, el segundo del primero 
que no lo es...

Reinventamos las cosas
como el otro hacedor
-una y otra vez-
de cualquier manera...

Todo es cuestión de primeros
segundos y terceros instantes.
Empezar se llama...
Luego ya es algo
sin motivo/descerebrado.
Entonces viene el hombre y lo preña todo
de sabi-duría
para confundirnos más.

Así es/se convierte la vida, 
en una aclaración de la extorsión
una explicación serenísima/completa-mente
innecesaria; -y todo porque creemos 
que le debemos una/a alguien...-.

El corazón es un “pollito

El corazón es un "pollito de feria"       xx   
que necesita calor, arrullos, grano/cariño
                y algún gusano para jugar 
                 con/ -entre su pico...-

Y no que lo echen/ o lo tiren a la basura
  cuando no sepan qué hacer con él
                  porque el capricho 
se les ha pasado...

P.D.
El corazón es un músculo indefenso
-en lo emocional-
sólo sabe obedecer la orden autómata 
                      de sus latidos...
No hay máquina que compita con él/

Y nos aprovechamos de su desventaja
-lo exprimimos al máximo-
lo exponemos a los elementos/
le hacemos sufrir para sentirlo.
Pero él nos devuelve con creces la tortura
picoteándonos de continuo la razón.





No duermo ni como relojes,

No duermo ni como relojes,         x  
ni descanso/ni mastico horas
minutos ni segundos.
Ellos están contenidos
encerrados en esa caja
esfera de metal/cristal
con sus manecillas, virolas 
y campanas.

Señalando/recordándome al paso 
de sus agujas/dígitos...
que toda la numeración,
esa circunferencia,
esas lanzas con punta de flecha
-arco incluido
en su templo mecánico...-
forman/configuran lo que también está
dentro de mí -el tiempo-.

Aunque aún continúo
dándole cuerda, dejándolo ir/
dejándome llevar...
Lo observo y me doy cuenta
de lo sensible que es,
la tensión que sufre en su barriga
por la espiral de acero/tripas...
O los cambios climáticos/
meteorológicos de fuerza
en el rum rum de sus engranajes
mi psique, la suya enfermando/enfrentados
de ambos lados en el  tic tac
de la cita.

Me gustaría que se pusiera a andar,
que tuviera piernas para zancadillearlo
para atraparlo y romperlo 
a martillazos.
O ponerle una inyección letal
de óxidos...
sabiendo entonces a ciencia cierta
que no funciona 
y que se habría parado...

Porque no teniendo tiempo
tampoco tendría lugar, ni me tendría a mí
ni yo sería algo...
¿Verdad?

Así que todos muertos 
en el ataúd vacío del cosmos...
-¿Y entonces qué sería la nada
sino la justificación/
       algo por lo que no se puede luchar?

No, seguirías siendo cero...
La excusa de un objetivo que cumplir
atrapado en una ilusión
no nos exime/
ni evita alcanzarlo...

Silbaba…

Silbaba...                 xx+
ya de su memoria decapitado 
rodando monte a través/ 
        -cuesta abajo-.

Huía del forajido... 
-atravesado de muerte/
seccionado su corazón 
por la daga certera de un cupido 
                   hecho hombre-.
Sin otro honor ni motor 
que los restos/espejo del ser 
en su belleza.

Ahora reposa en las faldas de la colina 
entre los brazos de su amada ilusión
que le esperaba tendida/-abatida 
       a la orilla del estanque-, 
mientras él hacía cábalas
de desamor...

Muerto, teñida el agua de rojo 
con el reflejo de la luna llena más oscura, 
                  -noche etérea/sobrante- 
sólo dentro de su cabeza...
-¿Y qué quería, sino volver a estar con ella? 

Y allí se quedó para siempre 
como estatua de piedra/ 
mojón guía de la artillería naval 
-...dragaminas 
de la desesperación-.
-¿Pero tenía razón, no... 
ella lo deseaba/lo necesitaba igual/
                  o más que él?

No, 
ni siquiera existía ninguno...
era el fruto del sueño de una flor 
que había sido cortada para regalo 
de algún amante... el día de San Valentín.
-¿Y cómo lo sabes? 

Porque yo soy el tallo que dejó...


      











El diablo con su cola de flecha

El diablo con su cola de flecha        x
apunta directamente hacia donde tú estás.

Haciéndote el remolón
como si no fuera contigo la cosa...
tiemblas igual que la hoja de papel
en manos del culpable/ 
o de un borracho.

Pecas tan a menudo/cada vez
que se te presenta la ocasión,
porque compruebas/has visto
que no te pasa nada...

Pero él ya ha decidido
lo que va a hacer contigo
cuando menos te lo esperes;
en cualquier momento...

Te va a colgar del cuello/garganta
atado de pies y manos
al filo de una tapia llena de vidrios
en el mes de los gatos en celo,
vagabundos y sarnosos;
gritando/peleando los unos con otros
por querer echar un polvo...

Para que purgues bien tus fechorías
para que te arrepientas...
Mientras te arañan/se agarran a ti
con sus garfios para no caer
y te sacan los ojos/las tripas 
como a un pescado...
Mientras te surge la duda 
          del gato de Schrödinger.

-No me lo imagino...?


Me tengo que ir,

Me tengo que ir, creo que me llaman...         xx?
   ¿Qué hace toda la vida/todavía este tipo aquí? 
–te preguntas...

Diría yo que menguamos en la cotidianidad/continuidad,
      exponencial-mente sin ser Luna/satélite 
de nuestra Tierra/-cuerpo-.
Busco la secuencia clara/incitante de lo obvio. 
-Por mí no te molestes...

¿No es acaso una locura descabellada 
                   abarcar en el vacío de su espacio
                    el cuerpo desintegrado/deshecho
y llevarlo a cuestas cuán calvario/- ya cádaver-
        sin más peso ni clavos, sin espinas
               sólo sangre/madero/sandalias de soga
y el látigo del centurión arreando...?

También se podría entender que no lo quiero
aunque sería lo mejor para todos/-ambos...-
él y yo; 
pero no es así, lo busco
escondido en su dolor... -ese olor/amor a la muerte-
que nos impregna el vivir.

-Cuéntame... ¿y qué hiciste?
¿Hay sentido/vida/sonido más allá de la luz...?
¿Comenzó el Génesis y sólo quedamos tú y yo?, ¿es eso?
No seas bobo!!

Me tengo que ir, noto su llamada...
Siempre parece que quisieran abrazarte 
                           cuando menos lo necesitas,
                             -pero no me importa...-
           
Un hilo de seda/saliva 
desciende por tu garganta hacia la rambla de anillos/
cartílagos flexionados -por el nudo de congoja-
después de las últimas palabras que he oído levitar
mientras pensabas para adentro
en esta atmósfera de mierdas cotidianas/conta-minada
para evitar que eso suceda... 
-la no resurrección-

Aferrándote/agarrándolo todo bien sujeto,
como en un apretado y profundo suspiro/
rosario/abanico que te ahoga/
y anuda a las palabras no dichas, 
pero que has oido;
arenas movedizas del reloj -que atrancadas ya no caen-
de la silenciosa depresión que te asfixia 
estrangulado por la cintura de las dos esferas/
esperanza del tiempo que te has dado,
cuello, tronco y cabeza... 
-rosario de huesos con carne en putrefacción-.

Ojalá que no se nos ocurra volver, a lo que fuimos...
a ninguna de las dos partes  -arriba ni abajo-
nunca jamás unidas...
Como el jinete misterioso/sin cabeza.

...Cae espuma de su boca, de lo diáfano, 
y no me arrepiento, ¡Tú!  
La hoja de la lengua/cuchillo de las mentiras 
remonta la corriente de aire que te vence 
arroja al fin
al vacío
en el camino/río seco de tus arterías/
estómago y/cerebro
ahora lleno de piedras a hombros del tío saín.
          
-¿Cómo sabes que me voy si aún no he vuelto
ni completado el ciclo menstrual de haber llegado 
y darme la vuelta... 
sangrado en ese espejo tuyo?

Solitario/solidariamente vasto/irreproducible/inhóspito
siempre te has dejado caer/vencer 
a la primera de cambio, 
-por eso lo sé-             porque te conozco... 

Te apartas/aparcas en el silencio más abominable/
-apabullante...-
Era evidente/demencial, 
que no duraríamos mucho tiempo juntos...
Ser vapor de alcohol/espejismo en el desierto
-demasiado fácil para que nos arrastren-/
tragase la tierra/-duda de la nada- 
en el socavón del olvido 
y el desprecio.

Ahora he cambiado de ubicación 
             porque estoy bastante nervioso.
Y te acuno en cada latido/ del ligero parpadeo 
con el que te miro, 
a salvo desde la vaguada del lagrimal,  
hundiéndome cada vez más
en las circunstancias/circulación/
circunvalaciones de mi bolica del mundo/
-globo ocular de lo fantástico- 
nadando a la contra
en el agua oscura/-de lo más podrido del ser-.

-¡Eso no es cierto, por Dios...!?
Habiendo hecho lo imposible/
imperdonable/impensable, con tan poca cosa... 
no florezca de su fortaleza ni la más diminuta hélice 
de diente de león
en cualquiera de sus grietas
para jugar con sus semillas el viento...

Y te veo/lo veo todo fatal...
como si estuviéramos muertos.
-¿Tanto puede durar esto, o simplemente te doy pena?
Porque yo no le encuentro/veo final...

Todo te lo debo a ti.
Ojalá vinieras... deberíamos morir otra vez 
y volver resucitados...
Creo que alguno de los trozos se pueden arreglar     
-acaso reparar-
repartir el trabajo a medias...
en la medida de lo justo o de lo pensable
y de lo /posible.

Sólo necesita ser rojo.  -Sí.../como el corazón.
            Nos necesitamos más de lo que crees.  
                               Y latir juntos. 
-También... 

"Oda a la esperanza perdida".
-Parece el título de una rapsodia...?
                       ¡Lo es!

-Al final era por ti/ o por una chica...
Y yo qué sé!¿?