¡Ay…/ si pudiera ser…

¡Ay.../ si pudiera ser desde dónde estoy...!  xx
-¡Dije que no y es no!
¡Mira!, ¡Soy! Ya no hay pérdida.
-¡Eres, es verdad!

¿Será así como lo tenía planeado?
-¡Quizás!, cuando le pongamos música.
 ¡Espera un poco -corazón-!     

¡Ha sido genial!!
-¿Y ahora qué...?
-Dios cansado de tanto lío vuelve a su trono-.

Escupí/esculpí en su mano
antes de dejarle estrechar la mía.
No sé por qué lo hice, no se trataba de eso...
Él se quedó con el cincel/saliva en la boca
y las palabras de los dos en sus ojos.
Ya se marchó la última vez con la misma sensación,
seguro...
-Lo has estropeado.
¡Ya!

¡Oh, tú!, ¡Maldita cabezonería!
Por tu culpa todo lo que he sido, era y seré
           se amontona de pronto en un rincón
como en la clase de mates/lengua
por castigo divino... 
brazos en alto lleno de libros/-nunca libre de mí-.

-En la memoria de una rata su cebo -Tú-
en la trampa
y la luna pensando/pasando por el aro...
como un globo/ojo en blanco lleno de granos.
Pacta sur servanda 
(“Los pactos deben cumplirse.”)

Me la cargué/cagué yo solito... siempre con el deseo/
inquietud en la punta de la lengua -y algo más-/
interrumpiendo al profesor.
-¡Sí!, creo que sí.
¿Por cierto... cesó por fin tranquila la falta
que ahora echas de menos...?

Si.../un poco de eso también.
¿Y Él, podrá perdonarme...?
-Eso tienes que preguntárselo tú.


P.D.
Seguimos pendientes/pendiendo de lo que fuimos.
Nuestra existencia se mide por el instante
ese que no se puede remediar y te aborda
-te echa al mar para que te ahogues-
               y entonces renacer
como una Neptuno viejo y sabedor
de las trampas del agua/

Nunca escapamos/saldremos de lo que alguna vez 
                             se ha deseado
                ni de lo que se ha querido.
La vida te inventa/ e intenta ocultarlo 
pero sale a flote
con sólo meter la mano buscándote
en ese sitio que sólo está en tu cabeza.

Somos un dios coagulado/infartado/castigado de normas
para que el mundo ande... -su precio-
La rebeldía/coraje del ser así muere mucho antes
                          de su muerte natural.
Nunca seremos/habitaremos en lo que creímos
   porque nosotros mismos somos la piedra
   y nos lo impedimos.

Ser y deseo son contradictorios
y el mundo su teatro...


2 comentarios sobre “¡Ay…/ si pudiera ser…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s