Estoy en un momento dulce…

Estoy en un momento dulce...      xx+   
          -agrio, quizá después-
cuando lo eche de menos/o más falta me haga...

Recuerdas el tamaño de un hombre...  su olor
el sabor/el saber de sus pupilas en el aire que ascendió.
Yo estaba sin deseo 
pero no era así...
y de cómo elegí no saberlo.

-¿Cuándo te dejarás saber más de ti?   
Desde dentro de todo esto...


P.D.
Renunciamos a los ideales como pago/castigo
hacia el mundo de la tranquilidad.
Nada es menos irremediable que decidirte
-sólo es dar un paso al frente...-

Ya sé que en la órbita de los elementos de deshecho
lo perecedero y lo espiritual
van todos juntos/-a destrío-.

Nos conquista la quietud con el gozo 
                      al ver al enemigo vencido
                      y ahora no sabemos que hacer...
El centro del mundo es tu corazón 
y en el interior de las cosas hay un latido 
que le pertenece.
No te dejes engañar por él 
y devuélvete al que siempre has sido... y lucha/
-en esta pelea a muerte-.

El exterior acecha para aniquilarnos/quitarnos el trono
-del rey de todo lo que existe-
el sol de poniente nos amenaza 
            y la vida sonríe...
            Y tú pensando en las musarañas.

-No hay nada mejor que lo que te venga en gana... -hacer-
y no le hagas caso a nadie, -nadie sabe nada-.
Ni siquiera tú/
por eso, hagas lo que hagas... seguro que aciertas.


¡Ay…/ si pudiera ser…

¡Ay.../ si pudiera ser desde dónde estoy...!  xx
-¡Dije que no y es no!
¡Mira!, ¡Soy! Ya no hay pérdida.
-¡Eres, es verdad!

¿Será así como lo tenía planeado?
-¡Quizás!, cuando le pongamos música.
 ¡Espera un poco -corazón-!     

¡Ha sido genial!!
-¿Y ahora qué...?
-Dios cansado de tanto lío vuelve a su trono-.

Escupí/esculpí en su mano
antes de dejarle estrechar la mía.
No sé por qué lo hice, no se trataba de eso...
Él se quedó con el cincel/saliva en la boca
y las palabras de los dos en sus ojos.
Ya se marchó la última vez con la misma sensación,
seguro...
-Lo has estropeado.
¡Ya!

¡Oh, tú!, ¡Maldita cabezonería!
Por tu culpa todo lo que he sido, era y seré
           se amontona de pronto en un rincón
como en la clase de mates/lengua
por castigo divino... 
brazos en alto lleno de libros/-nunca libre de mí-.

-En la memoria de una rata su cebo -Tú-
en la trampa
y la luna pensando/pasando por el aro...
como un globo/ojo en blanco lleno de granos.
Pacta sur servanda 
(“Los pactos deben cumplirse.”)

Me la cargué/cagué yo solito... siempre con el deseo/
inquietud en la punta de la lengua -y algo más-/
interrumpiendo al profesor.
-¡Sí!, creo que sí.
¿Por cierto... cesó por fin tranquila la falta
que ahora echas de menos...?

Si.../un poco de eso también.
¿Y Él, podrá perdonarme...?
-Eso tienes que preguntárselo tú.


P.D.
Seguimos pendientes/pendiendo de lo que fuimos.
Nuestra existencia se mide por el instante
ese que no se puede remediar y te aborda
-te echa al mar para que te ahogues-
               y entonces renacer
como una Neptuno viejo y sabedor
de las trampas del agua/

Nunca escapamos/saldremos de lo que alguna vez 
                             se ha deseado
                ni de lo que se ha querido.
La vida te inventa/ e intenta ocultarlo 
pero sale a flote
con sólo meter la mano buscándote
en ese sitio que sólo está en tu cabeza.

Somos un dios coagulado/infartado/castigado de normas
para que el mundo ande... -su precio-
La rebeldía/coraje del ser así muere mucho antes
                          de su muerte natural.
Nunca seremos/habitaremos en lo que creímos
   porque nosotros mismos somos la piedra
   y nos lo impedimos.

Ser y deseo son contradictorios
y el mundo su teatro...


No es más feliz el que más tiene… II

 

Frases muleta en las que se apoyan/elige la gente/
las mentes de-caídas...

"No es más feliz el que más tiene
sino el que menos necesita." Parte II

Frase recomendando la austeridad basada en el pensamiento
generalizado de que poseer/desear es nuestra perdición...
Apoyada por alguna corriente/religión/doctrina filosófica...

Variación/cover/pregunta...//

Por qué esa nueva filosofía de: “menos es más”.
Si está bien claro que el tener da seguridad y comodidad.
¿Qué está pasando?
¿Qué no hay para todos?, ¿es eso...?
¿A qué nos invitan con la austeridad?

Pero analicemos la frase en profundidad...
¿Qué es la necesidad?, sino aquello que nos falta
o creemos que nos falta.
¿Y quién lo establece?, ¿tú?

Luego no es más feliz el que más tiene sino el que está conforme/
a gusto con lo que tiene...
Y ¿quién lo está? NADIE.
Nadie ni nada se conforma porque somos entes en expansión.
Luego la felicidad no anda por aquí
en el tener o no tener, esa no es la solución.

La cuestión es dar con algo que solucione nuestras pegas.
Ese debe ser el motor/criba, “la utilidad”,
única verdad de lo necesario...

Para ser felices necesitamos tener lo que deseamos,
ni más ni menos.
El problema es la cantidad.
Cada uno tiene unos umbrales de satisfacción,
lo que les llevará al deseo en función de su actitud
cívico social aprendida.
O sea, 
que la educación en los valores es otro hándicap.
Y si sumamos, cada vez hay más obstáculos que salvar/saltar.

¿Se puede ser feliz con poco?, ¿cuánto de poco?
Partimos de que renunciar a algo es privación/infelicidad.
Haciendo uso de tu libertad, al mismo tiempo estás coartando
a los demás entes internos.
Por otro lado, el querer ir siempre a más es agotador 
y te lo inyectan por los poros, 
ojos/oído de continuo al cerebro, 
a la sangre.
Ufffff, demasiadas cosas en fricción...

¿Quién determina lo necesario?,
¿viene de dentro o llega de fuera?, esa es otra.
Si es una decisión interna bien va, pero si es impuesta
desde el exterior, por más que nos lo expliquen...
¿Tú crees que tu espíritu va a estar contento?

"Cuanto más tienes más quieres", eso se dice.
¿A caso alguien sabe con cuanto nos basta?
¡El tener hace posible tantas cosas...!
¿Acaso eso es negativo?

Existe un cúmulo de elementos llámense físicos o espirituales
a los que les tenemos que dar solución a cada momento,
lo importante es que encajen con nuestro ser
y no lo desajuste con sus reprimendas, 
en su peregrinar por el caos generalizado del mundo. 

El tema estaría entonces en la administración...
ese es el motivo de la felicidad parodiada hasta la extenuación
convirtiendo la palabra en una necesidad a su vez.  
Luego... ¿Para qué necesito ser feliz?, 
habría que preguntarse.

La necesidad/intentar establecer una cuota de particularidades
con las que vivir, ¿no es eso acaso excluir también 
nuestra cuota de libertad?
Pues no es más feliz el que más tiene, 
pero tendría más posibilidades.
Y en cuanto al que menos necesita, 
allá él con su control de vida...

Quién es nadie para decirnos/aconsejarnos de nuestros niveles
del deseo...
La frase sería:
El tener ayuda a alcanzar con más facilidad la felicidad
a la que por otro lado no debemos serle/resultar
demasiado exigentes en consonancia con nuestras facultades.

Que tengas necesidades, porque sabes lo que quieres y lo necesitas 
es fundamental, y luchar por conseguirlo.

En resumidas cuentas;
No es más feliz el que más tiene sino el que quiere 
y estima lo que ha conseguido de lo que cree que necesita.
Otra vez uffff... 

Ser/vivir/felicidad son sinónimos de hacer...
Estamos en traslación/mutación/combinaciones imprevisibles
cambio puro y duro en un espacio y tiempo determinado 
por nuestro hábitat particular...
La edificación/sus cimientos/la resistencia
a las inclemencias de la naturaleza/tiempo... 
no vienen solas,
hay que procurárselas.

Ser es pelea constante con el no ser.
Su negación lo reivindica como posibilidad 
y en su brega se fatiga. 
Es algo que debe de comprender/el desgaste...
Sólo lo que ha de terminar tiene una excusa para morir,
el haber nacido...

Y no te preocupes por tener o no tener, 
por necesitar o no necesitar...
Ni siquiera por ser feliz...
Eres... y con eso tenemos bastante.
Menuda suerte comparada con lo que no es...o no ha sido,
o ha dejado de ser...

Disfrutemos de lo bueno mientras se pueda.
Lo demás son zarandajas...