Yo descanso a la sombra

Yo descanso a la sombra     xx
de mi ángel de la guarda.
El viento de sus alas
me indica/marca su presencia.
El roce de sus cabellos,
la cercanía de su silencio
y aún así
me caigo cuando tropiezo.

Le rezaba un Padrenuestro
todas las mañanas
a sugerencia de mi madre Soledad,
y hasta hoy
las rentas de esas plegarias
aún surten/transmutan su efecto.
Aunque me caiga de vez en cuando
creo que es
para que no me confíe.

Nuestro ángel de la guarda
debería morir y ser enterrado
con nosotros
en un ataúd de pequeño formato
para no molestar,
tan discreto como es él.
Todo lacado de blanco
a los pies de nuestra tumba/fosa
para levantarse
y contarle a todo el mundo que pase
las peripecias y fechorías
de los dos.

Si no lo hace así
es porque los servicios prestados
no fueron de su agrado,
o que es un gandul como yo
o un traidor como mi otro yo.

De todas formas
lo voy a querer y a necesitar
igual-mente.
Después de tanto tiempo juntos
se va pareciendo algo a mí,
como yo a él.

¡Somos ya tan iguales...!

19 comentarios sobre “Yo descanso a la sombra

      1. Perfecto…/María… Tienes razón… me he pasado con las suposiciones en tu nombre…
        Pero creo que no te he faltado al respeto… faltaría más…
        Cada uno es cada cual…/lo siento…
        A veces se me va la olla, será el calor…
        (Y que conste que yo creo en pocas cosas/ya lo iremos viendo…)

        Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s