Ser en/ a la sombra del ser…

Ser en/ a la sombra del ser...          xx+  
a través de lo que deseas y no tienes ni tendrás.
Eso es lo necesario imposible.../
       -concebirse por ausencias-.

Al final, hay más tuyo que de lo nuestro en todo esto/
                        más de lo que esperabas
... y lo notas.
En cuanto no queda nadie y cierras los ojos 
lo presientes/
lo ves... 
-como un ciego la verdad-¿?

Existe lo que nos han dicho que hay 
                    porque le han puesto un nombre, 
                    Y nos devora... 
                    al poco de conocerlo.
Nuestras manos/ojos, nuestro cerebro
              al servicio de la bestia.
              -El nombre abominable de las cosas-.

Somos lo que nos dicen que somos... 
-y también es otra mentira-
para que no sea de otra manera/ 
-porque les interesa-. 
-¿A quién...?

Yo descanso

Yo descanso a la sombra     xx
de mi ángel de la guarda.
El viento de sus alas
me indica/marca su presencia.
El roce de sus cabellos,
la cercanía de su silencio
y aún así
me caigo cuando tropiezo.

Le rezaba un Padrenuestro
todas las mañanas
a sugerencia de mi madre Soledad,
y hasta hoy
las rentas de esas plegarias
aún surten/transmutan su efecto.
Aunque me caiga de vez en cuando
creo que es
para que no me confíe.

Nuestro ángel de la guarda
debería morir y ser enterrado
con nosotros
en un ataúd de pequeño formato
para no molestar,
tan discreto como es él.
Todo lacado de blanco
a los pies de nuestra tumba/fosa
para levantarse
y contarle a todo el mundo que pase
las peripecias y fechorías
de los dos.

Si no lo hace así
es porque los servicios prestados
no fueron de su agrado,
o que es un gandul como yo
o un traidor como mi otro yo.

De todas formas
lo voy a querer y a necesitar
igual-mente.
Después de tanto tiempo juntos
se va pareciendo algo a mí,
como yo a él.

¡Somos ya tan iguales...!