A veces oigo ruidos

A veces oigo ruidos al girar la cabeza/...         xx+
como arenillas cayendo, chasquidos de resbalones
cremalleras/pisadas por charcos llenos de limo/cienos...
-pero no veo a nadie-.

Tengo un ruido metálico en el entramado/
                                    interior de la oreja
tirando según se sube.../ hacia el infierno de mi cráneo
que se retuerce/silba sin parar,
no encontrando sintonía.
¿Te acuerdas de Pink Floy/Bienvenido a la máquina?
Pues igual/así... 
y junto a él un moscardón que me atormenta con su vuelo
como un martillo/martirio, mazo/marro de herrero/ 
cascado... -roto-.

Y el mareo que no cesa -te muevas o no-
al girar la cabeza o darme la vuelta...
El ataque de vértigo que te despierta sin avisar
-en cualquier momento...- 
y te echas/tira al suelo
como a un ladrón que haya detenido la policía.

O el dolor del Trigémino.../mortal de necesidad
...como flechas, lanza/bisturí hurgando
burlándose en/de tus sesos hacinados 
          haciéndolos picadillo -tipo/Hannibal Lecter-.

Las jaquecas continuadas que eso me produce /provocan 
como si estuvieras borracho a todas horas/
                                           todo el día...
El dolor de huevos, la tensión/los puñales en la columna,
    los puñetazos en el riñón, los pinchazos en el pecho...
como si te estuvieran cosiendo/zurciendo por dentro
en carne viva.../ y sus latidos... uno a uno 
                                en mi oído izquierdo.

Sus cambios de ritmo, sus saltos/amontonamientos...
La noche, el miedo a la noche... 
                        sin poder conciliar el sueño
sentado en el sofá esperando a que pasen los minutos/
las horas.../ -que hagan su efecto las pastillas-.
El pánico/terror al nuevo día; la gente, la luz
los ruidos, los olores.../ sus caras
la destreza de sus sombras.
Y el puto cabrón del inspector haciéndose el “longuis”...
-no da.../no hay presupuesto- para más pensionistas.

En el dolor veo la cara de cada especialista... 
-a los ojos de mi orgullo mancillado- 
abusando de sus conocimientos para poner en tela de juicio 
                                          lo que me pasa...
Y me acuerdo de ellos...
bien sabe Dios que los recuerdo.../ a todos...
a cada uno/ -desde el primer día que empezó este rollo-
                        de la enfermedad en cadena.

Y lo hago constar aquí/así... aunque algunos de ellos
sean maravillosos/eficaces/acertados.../
-sólo cumplen con su deber.../ lo sé-
Astutos en su campo de trabajo, acción/escisión
inquisición/
buenos profesionales en general...

Porque... /mirándolo desde el punto de vista positivo...
me están ayudando a cargar con el nuevo cuerpo/
que he engendrado/heredado 
por mis descuidados desmanes: azúcar convertida en grasa 
saturando todas mis arterias.
-sobre todo eso...-

Yo no lo sabía/ puedo decirlo bien alto...
para que me escuches y lo tengas/lleves tú tb en cuenta
-si te apetece.../o quieres-
Fumé/bebí... hice/cometí grandes errores-exageraciones/
atrocidades contra mi organismo...
sin tener en cuenta que tarde o temprano las pagaría.

Los excesos/la avaricia por comer-engullir como un pavo/cerdo
...o cuando me daba por hacer ejercicio/por-para adelgazar
-sin siesta-dieta equilibrada ni porras...-
El chocolate, el queso, el jamón/su tocino rojo al pimentón/
los frutos secos... -a mansalva- /las bebidas gaseosas,
los dulces de repostería industrial, los caseros...
Ahora las estoy pagando todas juntas/
y todavía no he llegado a los sesenta.

¿Qué vida es esta que me queda/ ¿a qué esperas... Señor?
¿Quién es este con el que –se supone- 
voy a concluir el viaje...?
¿Alguien me lo presenta/puedes decir?
Porque yo no lo conozco... ¡y lo tengo justo al lado!
delante/ en el asiento de atrás del copiloto.

P.D.
La vida termina tratándote como la tratas...
-o algo así-/
-¡Pues te jodes... por animal!

¿Alguna vez has pensado

¿Alguna vez has pensado dónde van a parar       xx
las ideas que nos hacemos
-cuando desaparecen de nuestra vista- memoria...?
¿Y las imaginativas/ardorosas, 
         añoranzas positivas, pasiva refleja
con las que cerrábamos los ojos
-dándole la bienvenida al sueño-
justo antes de irnos a la cama 
o dormirnos
por encima del sofá o de lo que sea...?
¡Ya ni te acuerdas de ninguna de ellas!, ¿verdad?

¡Todo pasa! ¿A que sí...?
Las ilusiones, los gestos, los abrazos, 
el dolor de la carne, el otro, 
                           los conceptos...
su contenido/-contienda de su desgarro...-

Vamos atados/-a rastras- tirados de una cadena
cuyos eslabones...       -dinero/salud/cariño-
corren suertes dispares
desde el mismísimo instante 
en el que nos zurra la comadrona
y abrimos la boca/los ojos -para ver la oscuridad
por primera vez...-

Puede que haya cambios, 
                   puede que gane cualquiera
y no es por nuestra culpa, -ventaja/desventajas...-
Ni de nuestra orientación sexual "primigenia"
        o del cazador recolector que hemos heredado.
O del sentido/vueltas que le demos a la vida-torta.
¡Qué va...! 
Es un mal que no tiene cura ni remedio
/remiendo.
¡Es así, y ya está!

Aunque vayamos a misa todos los días 
      -cuando seamos del todo viejos-
a semejanza 
o por imitación de los que hoy lo hacen...
-nuestros mayores-
¿Te has fijado en las iglesias? 
Siempre tendrán su clientela,
es un negocio que no falla/-ni le falta de nada...-
El espíritu siempre escapará en busca de su libertad
invirtiendo en futuribles,
        -es muy inquieto-.

Aunque seamos el último animal de la especie
nadie nos va a rescatar ni venir a salvar.
              Y en la confianza de algo...
-eso que nos han vendido-/vienen vendiendo/anunciando
desde que llegamos mojándonos con el primer agua 
bendita a chorro, -ahora a gotitas/sponsor-
                     dejaremos de existir.

Porque no puede ser de otra manera
     ni por educación o sentido común 
     ni por cansancio degenerativo.
-Sin montar el pollo nos largaremos-.
Fin.
Y es que esto se acaba en nada...
Esta vez entre gotas del mismo tipo de agua,
pero en lugar de una hoja de concha marina
       serás rociado/
       -en tu nave espacial de madera-

¡Y todo negro!
Sin música ni acomodador
ni cabezas que nos estorben;
ni crujir de pipas, -risas ni murmullos-.
Si acaso un puñado de gente empujando
con sus prisas/nervios/sobriedad  
        mientras sales, entras...
        -por algún tipo de pasillo/pasadizo-.

Y esa luz de la que todos hablan
no es más que la caseta de la taquillera/estanquera
vendiendo entradas,
tabaco/chuches para el siguiente pase.

¿Entras, sales? 
¿Qué te parece si vamos de nuevo?, ¿qué me dices?
                          Te invito, volvamos... 
igual que cuando el cine tenía doble pase. 
¡Te acuerdas?
-o los que aguantaras...-

Ven/ acércate, la calle está oscura
el asfalto huele a alquitrán, gasoil, aceite y fuego.
Se respira ese olor a máquina/motor
celuloide requemado...
que sale desde nuestro/el interior.

-Tengo mucho frío/estoy pálido.
Como si me faltara sangre, creo que soy un vampiro. 

Ya, Nosferatu no es lo tuyo...
-son los síntomas habituales del proceso-
La sala es moderna, está climatizada 
                     no lo entiendo?/
Ven, mira que butacas más chulas.
¡No se está del todo mal! 
¿Nos reiniciamos?
Dale a la tecla, venga...

Pero antes, 
guardemos todos los cambios en el disco duro/árbol,
fichero del que sacarán 
la madera/palos de tu memoria/ataud
“nave”, 
-cuerpo viajero del no retorno-.

Somos eso... 
grabaciones didácticas de entretenimiento
con el operador y sus secuaces haciendo negocio 
                                 con las entradas...  
¡No sé para quién!, ¡ni la razón!
Ya que son poco originales...
Espagueti “wester”, nodo de cine de verano
para distribuirlos en/por otros mundos paralelos.
                  -Exempli gratia, “por ejemplo”-

No me puedo imaginar a un puñado de alienígenas
observando, siguiendo la película de mi vida
               -con su música/escenas de amor- 
y mucha violencia para un final de suspense 
que motive una segunda entrega.../
precuela.

Es que me da angustia tanta repercusión/remember 
                      quizá se trate de eso...¿?
Somos la parte de la parte, -a lo Grocho Marx-
cualquiera de ellas sin nexo conocible/
aglutinante/adhesivo ni paliativos...
Somos un trozo de cualquier cosa 
      que se llama igual que uno.
Somos tantos en ninguna parte 
que abducidos alucinamos con la idea de continuidad
como el que se chupa una horchata/-la polla-
                   en la terraza del pueblo
bajo la luz llena de una nube de mosquitos
que en bandadas camicaces buscan la sangre/semen
flujo de su redentor
de un cuerpo aún en riesgo de perecer por igual
desde ambos lados/entre el placer y la muerte.
Somos el motivo de la vida y la razón 
del no vivo que vino para morir...

Vivir, morir, ¿qué más da? 
     Si todo hecho nos invita/
     induce a que iremos a parar al mismo sitio...

Somos un palacio vacío donde las golondrinas/ -ideas- 
                                  han hecho sus nidos 
           mientras los zagales/sociedad las apedrean 
           para apropiarse de sus huevos/crías
y comérselos -hambrientos creyentes- 
de una segmentación/sanación milagrosa
de ultimísima hora...

Nosotros los observamos impotentes/indefensos 
porque somos estatua de metal/de-mente
                  del pensador de Roden 
que esculpimos/-escupidos en frío- del original caído 
en mitad de la procesión de Jueves Santo.
Aquel que ibas todo de limpio 
a que te lavara los pies el cura/pater of sacristán.

Las penas con guasap parecen menos penas,
           y de los escritos en la frente
reflejados por su luz interior cárcel/
            -cáncer de la comunicación-
distrayéndonos de todo lo verdadero/-nuestro universo-
se están apoderando del mundo que conocemos...

Nuestras ideas junto con nosotros mismos 
son enterradas ciegas en la pastilla rectangular 
                     de esta Odisea 2001/móvil.
Alguien le encontrará sentido, -pero no el suyo...-

La transmisión/
intercambio de datos confunde a los ordenadores
creyéndose otra cosa por la que establecerá 
un patrón erróneo a la hora de calificar nuestra actitud...
Ya la inteligencia artificial nos suplanta viciada 
en sus cálculos de poder.
-Influenciar a las masas-
se convierte en doble falta eliminando la individualidad
de la que han sacado el molde. 
Por lo tanto, a partir de ya, todo es/será más confuso 
                          y de lo esperado sin control 
la libertad pasa a ser una banal utopía.

¿Qué somos? 
El reflejo de un engaño. 
¿Qué no somos?
La verdad de una realidad hecha hombre.
¿Dónde ha ido todo a parar? 
Al saco, 
papelera de la basura del técnico de la computadora.
Amén.
 
Y la bendición de Dios, Padre, Hijo, Todopoderoso, 
y el Espíritu que se quería escapar, también...
estén con todos nosotros
-porque falta nos hace-

Espera hace unas estrofas que me torcí/cambié
el ritmo/tono/argumento del discurso
y no has dicho nada...
- ¡Pa qué¿?




 

Me duelen tantas cosas…

Me duelen tantas cosas     xx?
que se empujan haciéndose sitio
para que sea una de ellas  -en concreto- 
la primera que atienda...
sin deparar que tengo tiempo para todas.
¡Qué tontas...!

Se amontonan/acomodan sacándome de quicio...-y mucho-.
Pero hay pastillas para cada una de ellas, y la calma
elimina/borra del todo
incluso lo que no está escrito, ni dicho...
Aniquilan tanto la queja como el llanto
el amor propio, la pena, el orgullo, la devastación/
desflorestación de lo incomprensible, 
la soledad del infierno.
Sacos de escoria/tripas llenas de problemas 
oliendo a lo que llevan dentro
y su peineta/pandemia de amos...

Ese es el dolor imposible,
el de verdad.
Los demás son de pacotilla, de andar por casa...
A esta edad en la que empiezas a conocer
tu cuerpo/órganos por los parches/achaques
que te dan/opacan/sufres...
-Aferrado a la traición de lo imposible-

Tengo el tiempo justo para contaros esto
antes de que me dé –un día de estos..._
otra nueva tanda de mareos
vértigos...
O algo mejor, más fulminante que acabe conmigo
y me resulte menos gradual 
lo inevitable...

Prueba de lo mal que lo llevamos -yo 
y lo que me rodea...-
Es el ejemplo de que he invitado a mi sombra 
a tomar una copa en el bar de la esquina 
y no ha podido ni doblarla...
O mi perro que tampoco se levanta de su siesta habitual
para despedirse cuando me voy.
O la de gente que hay en el pueblo 
que ya ni conozco.
Algo está cambiando, sí...

Paz con la mirada abierta de par en par o perdida...
Esa es mi paz con la que sueño 
o me desquito mientras me detesto/desteto del ahora.
Arrinconado detrás de lo que te gustaría 
tener delante...
Filo del cuchillo/abismo por el que te vas a tirar desnudo,
sentado a horcajadas con las manos atadas a la espalda
con la lengua fuera humedecida 
en el aceite del motor y de la grasa...
-Sudoríparo lacrimógeno- 
Dando brillo a la hoja/espejo a la vera/borde de tu ángel
mientras liga con el sepulturero.

Que sepas que al límite de un principio/precipicio
es él el que te empuja/anima a que saltes.
Su atracción es latente/letal/inevitable.
¿O no es así...?

-Derogado asciendo en mi caída libre...-
Me han debido de cubrir/tapado ya los ojos
con alguna moneda del cepillo de misa de doce
porque no entiendo ni veo/ni torta...

¿Qué hago?, ¿dónde estoy?, ¿qué es todo esto?
¿Tú lo sabes...?
-¡Jesús, qué lío!

Las horas/olas del mar llevan tu nombre escrito..."inri"
y te declaman en su golpeo al madero.
Nos amortajan con el lienzo/túnica del redentor
beso con lengua en cada uno de sus aullidos/latidos
lanzas/flechas de su clemencia...    Hostia 
        dentro de tu boca ardiendo.

¡Ufffff, me estás liando más...!
¡Para!