¿Alguna vez has pensado dónde van a parar

¿Alguna vez has pensado dónde van a parar       xx
las ideas que nos hacemos
cuando desaparecen de nuestra vista, memoria?
¿Y las imaginativas/ardorosas, 
         añoranzas positivas, pasiva refleja
con las que cerrábamos los ojos dándole la bienvenida al sueño
justo antes de irnos a la cama o a dormir...?
¡Ya ni te acuerdas de ninguna de ellas!, ¿verdad?

¡Todo pasa! ¿A que sí…?
Las ilusiones, los gestos, los abrazos, el dolor
de la carne, el otro, los conceptos,
su contenido/contiendas de su desgarro...

Vamos atados/a rastras, tirados de una cadena
cuyos eslabones... -dinero/salud/cariño-
corren suertes dispares
desde el mismísimo instante en el que nos zurra la comadrona
y abrimos la boca, los ojos para ver la oscuridad
por primera vez...

Puede que haya cambios, puede que gane cualquiera
y no es por nuestra culpa, ventaja/desventajas.
Ni de nuestra orientación sexual "primigenia"
o del cazador recolector que hemos heredado.
O del sentido, vueltas que le demos a la vida-torta.
¡Qué va! 
Es un mal que no tiene cura ni remedio
/remiendo...
¡Es así, y ya está!

Aunque vayamos a misa todos los días 
cuando seamos del todo viejos
a semejanza o por imitación de los que hoy lo hacen...
¿Te has fijado en las iglesias? Siempre tendrán su clientela,
es un negocio que no falla.
El espíritu siempre escapará en busca de su libertad
invirtiendo en futuribles,
es muy inquieto.

Aunque seamos el último animal de la especie
nadie nos va a rescata ni venir a salvar...
Y en la confianza de algo,
eso que nos han vendido/vienen vendiendo/anunciando
desde que llegamos mojándonos con el primer agua a chorro,
dejaremos de existir.

Porque no puede ser de otra manera
ni por educación o sentido común ni por cansancio degenerativo...
Sin montar el pollo nos largaremos.
Fin.
Es que esto se acaba en nada.
Esta vez entre gotas del mismo tipo de agua,
pero en lugar de una hoja de concha marina
serás rociado con el esponsor...

¡Y todo negro!
Sin música ni acomodador
ni cabezas que nos estorben;
ni crujir de pipas, risas ni murmullos.
Si acaso un puñado de gente empujando
con sus prisas/nervios/sobriedad  
mientras sales, entras...

Y esa luz de la que todos hablan
no es más que la caseta de la taquillera/estanquera
vendiendo entradas,
tabaco/chuches para el siguiente pase.

¿Entras, sales? 
¿Qué te parece si vamos de nuevo?, ¿qué me dices?
Te invito, volvamos; igual que cuando el cine tenía doble pase 
o los que aguantaras...

Ven, acércate, la calle está oscura
el asfalto huele a alquitrán, gasoil, aceite, fuego.
Se respira ese olor a máquina.

-Tengo mucho frío/estoy pálido.
Como si me faltara la sangre, creo que soy un vampiro. 

Ya,
son los síntomas habituales del proceso...
La sala es moderna, está climatizada 
no lo entiendo.
Ven, mira que butacas más chulas.
¡No se está del todo mal! 
¿Nos reiniciamos?
Dale a la tecla, venga...

Pero antes, guardemos todos los cambios
en el disco duro, árbol,
fichero del que sacarán 
la madera de tu memoria/ataud
“nave”, cuerpo viajero del no retorno...

Somos eso, grabaciones didácticas de entretenimiento
con el operador y sus secuaces haciendo negocio con las entradas...  
¡No sé para quién!, ¡ni la razón!
Ya que son poco originales…
Espagueti “wester”, nodo de cine de verano
para distribuirlos en/por otros mundos paralelos...
-Exempli gratia, “por ejemplo”-

No me puedo imaginar a un puñado de alienígenas
observando, siguiendo la película de mi vida
con su música/escenas de amor 
y mucha violencia para un final de suspense 
que motive una segunda entrega...

Es que me da angustia tanta secuela/remember 
quizá se trate de eso...
Somos la parte de la parte,
cualquiera de ellas sin nexo conocible/aglutinante/adhesivo.
Somos un trozo de cualquier cosa que se llame igual que uno.
Somos tantos en ninguna parte que abducimos la idea de continuidad
como el que se chupa una horchata en la terraza del pueblo
bajo la luz llena de mosquitos
que en bandadas camicaces buscan la sangre
de un cuerpo aún en el riesgo de perecer...
Somos el motivo de la vida y la razón de nuestra muerte...

Vivir, morir, ¿qué más da? Si todo hecho nos invita/
induce a que iremos a parar al mismo sitio...

Somos un palacio vacío donde las golondrinas, ideas 
han hecho sus nidos mientras los zagales/sociedad las apedrean 
para apropiarse de sus huevos/crías
y comérselos hambrientos creyentes de una sanación milagrosa
de última hora...

Nosotros los obsevamos impotentes, indefensos porque somos estatua
del pensador de Roden que esculpimos del original caído 
en mitad de la procesión del Jueves Santo.
Aquel que ibas
todo de limpio a que te lavara los pies el sacristan...

Las penas con guasap parecen menos penas,
y de los escritos en la frente
reflejados por su luz interior cárcel/cáncer de la comunicación
distrayéndonos de todo lo verdadero,
se está apoderando del mundo que conocemos...

Nuestras ideas junto con nosotros mismos son enterradas ciegas
en la pastilla rectangular de esta Odisea 2001/móvil.
Alguien le encontrará sentido, pero no el suyo...

La transmisión/intercambio de datos confunde a los ordenadores
creyéndose otra cosa por la que establecerá un patrón erróneo
a la hora de calificar nuestra actitud...
Ya la inteligencia artificial nos suplanta viciada 
en sus cálculos de poder.
Influenciar a las masas
se convierte en doble falta eliminando la individualidad
de la que han sacado el molde. Por lo tanto, a partir de ya, 
todo es/será más confuso y de lo esperado sin control 
la libertad pasa a ser una banal utopía.

¿Qué somos? 
El reflejo de un engaño. 
¿Qué no somos?
La verdad de una realidad hecha hombre.
¿Dónde ha ido todo a parar? 
Al saco, papelera de la basura del técnico de la computadora.
Amén.
 
Y la bendición de Dios, Padre, Hijo, Todopoderoso, 
y el Espíritu que se quería escapar, también
estén con todos nosotros
porque falta nos hace...


 

7 comentarios sobre “¿Alguna vez has pensado dónde van a parar

  1. Quizás hay una “nube” para cada tema, de donde cogemos y donde soltamos los pensamientos, deseos e intenciones cada vez que “apagamos”.
    Deben estar en diferentes niveles y hacer órbitas alrededor de nosotros (?) como los electrones con respecto al núcleo de un átomo…
    (Después de todo, este concepto atómico es” más viejo que el hambre” y ha servido para muchos temas con anterioridad, repitiéndose siempre el mismo esquema mecánico, desde el sistema solar hasta asuntos sociológicos…)
    Y lo mejor de todo es que puede ser que tenga razón….¡O no!.
    Saludos

    Me gusta

    1. Bueno…/Calauche ya estoy aquí, he tardado demasiado pero vamos al tema…
      Primero gracias por tus comentarios…
      En tú blog intentas sacar partido a unas imágenes/palabras convirtiéndolas en algo divertido y lo consigues…
      Tienes esa segunda visión bastante interesante… (desde/con tus nubes) dentro del sistema en el cual orbitas…
      Y tienes razón somos, a pequeña escala, una copia del Universo…/desde las galaxias hasta el átomo más insignificante…
      Y eso somos nosotros seres insignificantes que se entretienen mientras giran y giran.
      -Cada uno a su manera- y con lo que tiene a mano…
      Y sí… Creo que viajamos/navegamos en la misma nave…
      Saludos…!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s