Puedes estar escribiendo

 

Puedes estar escribiendo        xx
durante toda tu vida
en busca de ese alguien
que desearías conocer.
Y lo único que consigues
es ahondar un poco más en la tierra
haciendo una zanja más amplia
de lo que terminas metiendo...

Ya de pequeño llenabas los cuadernos
con emes interminables entre las dos rayas.
O cuando aprendiste a escribir
redactabas notas de arrepentimiento
dando explicaciones de tus fechorías.

La mayor parte de los escritos quedaron
en las traviesas de unas vías muertas/
caminos sin retorno.
Lo único que vas consiguiendo
es ligar con tu amor propio/álter ego
conducido/
guiado a un callejón sin salida.

Hay detrás de las cosas algo que se esconde
que insiste 
que quiere pasar desapercibido
ante nuestros ojos.
Hay tantas mentiras a la luz cegando, 
ocultando la verdad
que la sangre se impacienta en sus cavernas/
torrente esperando que hagas algo.
Que te apartes a la meditación
empujando el espíritu contra la pared
cogiéndole del cuello,
levantándolo hasta que se rinda
o reviente.

Uno debería hacerse continuamente preguntas
solubles sólo para sí
pues con las respuestas nos definimos.
Nada nos modifica tanto
como una realidad mal entendida.
Sólo conocemos a los otros por los demás
y a nosotros por nosotros mismos.

Las penas y las alegrías deben disolverse
con la misma cuchara.
El tiempo es útil como molde
donde vaciar lo que nos va pasando.
-Un manotazo enérgico que nos disminuye
cuando echamos la vista atrás-

Con él tenemos el pulso perdido,
los latidos sin sangre
pues no reconoce el origen de un eco
puesto en marcha con una suerte sin suerte
incierta...
En un corazón golpeando/empujando hacia delante
con el que te resientes/resistes
porque no cesa en su empeño
de hacer que te notes vivo.
Y resucita contigo 
a la par del día en cada mañana.

Envuelta en la voz

 

Envuelta en la voz de tu acompañante      xx
te veía follar/flotar radiante, ardiente, inmaculada,
hipnotizada, -hospitalizada por sus palabras...-
¿Acaso no era eso lo suficientemente grave
         como para echarme a hervir de puros celos?
Hermosa, bella y siempre sonriente, a la espera...
¿De qué más...!

Parece que nada haya cambiado desde entonces
-y no me digas dónde estamos- porque no llevo la cuenta...
Te veo pasar en la distancia que me diste/dejaste 
cuando iba a tu lado,
conmigo...  
¿No te suena eso?  -No sé de qué...

A veces creo que todo esto no es más que un maldito sueño
que se repite/repta, retuerce recurrente 
en el enigma
estigmas de la noche.
Que te abraza y te arde, -ya sabes con qué intención-.
-¿Para que no le hables a las nubes...?

Nuestros enfados/discusiones, supuestas riñas
-amañadas, o no, por el subconsciente-
siguen su curso durante el sueño
en azogues interminables entre la colcha y las sábanas.
Ese veneno recuperando el latir de nuestro cuerpo
mientras duerme...

¿Qué importa eso ahora? -me dices,
¿después de tanto tiempo?
¡Pagué el billete, pasé y me senté! 
¿Y para qué...?

Vuelan/vuelven siempre como si fuera ayer
y me castigan en el honor de mi hombría sin tapujos,
-y para más inri- en la cama... 
¡Qué locura!
Como si sucediera de verdad.

-Pobrecito pez/sapo... 
¿Has probado a quedarte quieto?

Sufro igual que antes, y no lo entiendo...
                              ¿Hasta cuándo?
Menos mal que a veces los distingo y logro separarlos 
de la realidad
a base de pequeñas alquimias, -ensayos y licencias-
que voy maquinando en vías/pos de mi salvación...

Cuando me despierto lo hago bastante cabreado/confuso
al amparo de su larga fogata agotado...
Y me confisco tenebroso en esa jaula/cepo que te atrapa
para devorarte el ogro de pasos de siete leguas 
del pantano/páramo del pensamiento nocturno 
así viciado.

Hasta que descubro que ha sido una nueva mentira
y la obvias olvidándolo...
Pero tardo en soltar amarras, -la rabia
de mi cuerpo se resiente apesadumbrado-.
Sin descontar para nada 
la cuota del descubrimiento de la verdad
mis yoes y yo nos vamos inventando así un muerto 
para cada día/ un Vietnam
incluidas sus bombas de napalm y las secuelas/
                            traumas mentales
de los combatientes al volver/verse de nuevo 
las caras en casa.

Y así llevo toda la vida, discordante/callejeando.
Si lo llego a saber...
habría cortado de cuajo en aquel maldito/preciso momento
en el que empezó todo a delinquir/destruirme.
-¿Qué se te ha perdido allí, ni se ve a nadie ya...?

Y podría no haber vuelto de las escusas/exclusas
con sus candados abiertos sueltos en los bolsillos.

El escenario es idéntico, los comentarios los mismos...
Los supuestos/pruebas de superación
de nota muy deficiente
ya no alcanzan el aprobado -ni en el mejor de los casos-.

No salgo del bache, de su mundo perfecto.
Y al otro lado lo mismo peleando...
Reflejo en el agua temblando mientras cruzamos el puente 
de la oscuridad más ciega
sin luna...

Y me exprime sacándome el jugo/me dejan tieso, muy seco...
Igual que una momia en su desierto de arenas movedizas
eternas
dando vueltas y más vueltas en sus conos de cristal/
                     mundo vertical para lelos.

Y entonces en un alarde de valentía me remonto/
retomo...
Pero no hay nada
sólo basura de la descomposición/descomprensión
a los pies de mi lecho de muerte...
Jugando a la pelota con los calcetines sucios embrollados
del antes de acostarnos.
Y ese hilo dental/mental tan prometedor/higiénico
con el que te lo quitabas todo de en medio
en un rincón del cuarto/en el suelo
junto a una pata de la mesita.

Pero ya somos mayores
con más polvo -que no claridad- en nuestras cabezas.
Y lo soportamos porque no podemos escapar
atrapados en su danza sufí.
¡Es lo que hay...!

¿Es el perdón acaso/ o la penitencia de alguna culpa?
¿Y para qué quiero yo esa palabra?
Arrepentimiento,
-que por cierto- suena tan mal, como a pendón 
                                  de la mentira.

Sí, parece que todo sigue igual.
¡Uffff...!
Ya no sé en qué mundo me encuentro.
Llevo puesto el automático sin haber tocado fondo
y me da la sensación 
de que todavía se puede seguir cayendo...

El tiempo siempre tarda lo mismo de quién esperas
se pueda aliviar tu corazón de su carga.
Creo que no tengo arreglo... 
Tanto los buenos
    como los malos sentimientos se reproducen solos,
son hermafroditas.

Y buscamos excusas.
¡Nada era tuyo ni mío!
Sólo tratamos de congeniar/compaginar...
y me topé/nos chocamos los dos.
¿Pero qué nos pasó? 

Y tejerlo/aliñarlo con tanta pegada, -púgil de palabrerías-
Ya no éramos unos críos y crecimos...
                      aunque a veces me parece que no.
                    ¡No es que seamos muy tontos 
para no habernos dado cuenta antes!
¿Qué nos creímos? 
Sólo había que descifrar el texto...

Menuda lata nos espera/te estoy dando/nos contempla.
¡Nos jodan!
Con una única condición, -a gusto...-
                                Mi amor.

No, no hay tregua ni etiquetas para ese descosido, 
ni aguja que remiende los rotos del corazón/
musgo de la piedra así engañada
al abrigo/sombras de la desesperanza...
Regurgitada, fuera de su refugio 
la marmota en pleno temporal...
Ahora abrasa, araña con el filo de sus uñas 
las paredes de la garganta que estrangula el sueño 
al tragar
Out of time... 

¿A qué se debe, a qué sabe...?
Sé que eres tú de nuevo.
¡Oh, no...!
Ya has dicho que sí y yo ni siquiera había terminado
la mitad de una parte... -y se lo zampa-.
Y volvemos a lo mismo sin ninguna intención 
a salvo.

Mientras me rebozo/mezo en la laguna de tu boca 
con la lengua llena de palabras ausentes...
Antes nos estorbaban -¿Te acuerdas?- 
pero ahora nos buscan,
nos sobran.

Esa angustia/dualidad de lo femenino mascullando
que fermenta en el estómago del que lo come
y se expande a todo el organismo intentando cuadrar
el ángulo
de la bisectriz del cuadrado de la hipotenusa
y gestionarlo con la tablet/wasap
aspirina...

No, no hay cuartel/ni cordel suficiente en este laberinto/
laboratorio de encrucijadas/ratonera...
para sujetar al minotauro. 
Ni tejer la salida/
sólido puente, ni red que atrape al monstruo...
Precipitados en una bola gigante de seda
en la que ha puesto sus huevos Spiderman 
y El Octavo Pasajero a la par, 
a la misma vez...

Posada del diablo que hemos engendrado argumentando y 
regentamos en su maldición/nos deslizamos juntos
-no se sabe dónde...-
Pero antes, cuando aterricé en su planeta, 
hasta la tripulación,
todos habían muerto... menos el gato.
Tal vez sea el infierno palacio de Little Nicky.

¿Qué quieres, qué buscas cada noche, ...sueño?
Aullando como un lobo hambriento en celo
y otras vas por ahí/me enloqueces 
          con el orgasmo de tu silencio...

Y lo que escribo/concibo nunca ha sido para ti nada especial,
sólo sospechas...
Juguetes del destino que tan arbitrariamente defeca/
ha posado sus nalgas sobre mí 
obligado a observar sus genitales 
como si fueran el cielo...

Y no me arrepiento de nada de lo que fui
ni de lo que he sido/ ni de lo que sigue viniendo/
venciéndome...

Hoy duermo junto a esa mujer, la de antes, la del mañana,
-esclavos...-
Y me conjuro en rebeldía ante una retahíla de voces
viles, inexactas precavido... 
presumiéndome a salvo.
Estrujándome ultrajantes la sinfonía del cuerpo
y de la savia de sus monsergas.
Moraleja vertida a los pies del altar del Dios sordo 
de nuestro cariño ya enterrado vivo.
Como dos amantes sacrificados 
pasados por la piedra/puñal en Totonaca/Michoacán...

Al final sólo somos el fruto alimentado de la sangre 
vertida/bajando de la pirámide...
Pobres polluelos helados cercados en su nido de huesos
brillando como calaveras por la escarcha
  ya en el frígido frío 
de nuestro invierno...

Puedo imaginármelo como algo eventual,
pero no. Nada de esto me va a pasar factura
            más de la que pueda soportar/pagar...
Ni me cansa, ni me causa sorpresa/frenesí 
ni vigilia innecesaria
más que aquellas que le permite mi flaco saber/naturaleza.
A la que el destino le pasó/gestionó una mala jugada
haciéndole trampas por debajo de la mesa.

Es una pesadilla violenta, por entregas, ¡qué te cagas!
en algunos tramos lacerante e inequívoca
que nunca perece...
ni parece que vaya a terminar/a perpetuidad.

Pero yo la agarro, también en mis sueños ¡claro!,
del cuello y le saco los ojos, 
le muerdo la lengua hasta arrancársela de raíz...
Le meto el puño hasta las entrañas por el ano/ojete
y le hago presa entre alaridos.
Mientras la desgarro con mis encías/
dientes de leche de Abyzou
hasta ver su alma en el suelo    
     zafa de los desperdicios.
Que por cierto...
sabe a limón y miel de su desobediencia/
inocencia perdida 
de la que me relamo reclamo.

-Espero que te vaya bien -en toda regla- en la otra vida
porque en esta...
Si puedo lo haré, colega.
¿Qué tal si vienes conmigo o me buscas en otro mundo/momento
cuando termines de leer este rollo?
Sé de un sitio en mi ciudad/Trapería/Café Drexco
donde hacen un chocolate/bizcocho para chuparse los dedos...
Y nos podemos entretener viendo pasar a la tropa.
¿Te apetece?

Piensa que soy un maldito “exagerao”, nada es ni la mitad
de la quinta parte de lo que parece que te cuento.
Es por hablar de algo, 
siempre he sido bastante fantasioso.

¡Ah!, si no te gusta el bizcocho tienen churros/galletitas/
tapas...y gente guapa.
Sí, ¡Murcia es muy maja!
-Como diría Juan Rascón-
Pero se pelean por un trozo de pan y una longaniza/chorizo
en el Bando de la Huerta, ¡sí!
Cosa de “murcianicos”. En cuanto bebemos un poco...
¡ya se sabe!
Un beso.

¿Oye, de qué te hablaba antes?, que ya ni me acuerdo!
-Ni yo...
¿Quedamos?

-¡Acho no seas impaciente!
¡Descansa, anda, tómate un respiro...!



No es por nada…

No es por nada...            x
pero se van apilando los enfados
configurando una piña bien compacta.
Apenas quedan espacios en sus celdas
para aguantar más porciones de evasivas
ira, sumisión incontenida...

Piñones presos intratables/
tiros a bocajarro/degüello 
desuello de la pieza...
Todavía chorreando la sangre
por la pata de la mesa/cuchillo 
del matarife.

No se curan/remedian...
ni con las mariposas del arrepentimiento,
ni con el fuego/tizón del perdón póstumo,
ni con la bragueta abierta/suelta,
ni con las bragas “bajás”.

Nada puede hacer cambiar todo esto
de imagen, contenido, forma...
Nada puede sustituir los vocablos vertidos
los volcánicos vacíos dejados en las entrañas
después de la erupción del cruel Apocalipsis.

Lava que calcina al poblado y sus restos...
-señas de identidad de un pasado en común-
Zumbidos de enjambres de abejas rabiosas
atareadas/"atacás” por las arterias dilatadas
de la fina piel de la trampa/traumas/pelea.

Ni resucitar, hacerlas tangibles
asumibles, comestibles
las magras intoxicadas ahora veneno...
Llenas/abarrotadas de muertos sus trincheras
en una táctica de guerra de desgaste
día tras día.

Tal vez... 
En el ocaso del acaso
puede que resultara/pudiera haber sido 
de otra forma, de alguna otra manera.
Pero no sé…
-¡Tu bendito culo/cerebro, ¿dónde están
al suponer esto?!

Hay cosas que si se dicen/tocan
ya no tienen vuelta atrás/impiden una solución...
Que al decirlas te corresponde/corrompes/asignan
una llave de casilla secreta
donde se guardan
con un explosivo/detonante/nido unido a ellas.
Con su llave maestra arrojada al río.

Que desde el mismísimo instante en que las oyes
notas salir de tu boca/la suya...
revientan/estallan en tú cuerpo.
Entonces sientes como todo cambia
alejándote de la estancia/estación al hospital
sin ánimo, sin gas ni ganas
para volver nunca jamás, ni alguna vez...
Incluso te olvidas de inmediato de la clave
santo/señal y seña
con la que lo hubieras evitado/arreglado todo.
-¡Vaya...como el que lo necesitara!

Y una caja y su corazón/coraza
al otro lado de la calle del mundo 
viéndote marchar esperando
expectante...
-Pobre ignorante tú...
¡En el fondo eres tonto de solemnidad!