Cuando yo crezco

Cuando yo crezco destruyo/    xx?
se amplía mi reino.  
Mis conquistas, victorias o derrotas 
son el cementerio de los demás con los que muero 
-cuando pierdo/cuanto tengo-.

Te llamas desastre pero desconozco tu identidad/intención/
motivo/ santo y seña...
Me acuerdo de ti -incluso antes de conocerte-
y de cómo era el mundo.
¡Te vengo suponiendo tanto tiempo entre mis sueños 
antes de despertar!

De la razón que me das hoy/dado jamás...
escualos rondan el bote, -la balsa pinchada-
en busca de otro disparo que acabe contigo
-aviador camicace-/ 
desconsolado mi espíritu.

La inmundicia, los reproches... 
todos abordo de la nave
se echan/vierten en el vaso de tu cráneo vacío
-ya sin ilusión- mezclados en el depósito del carburante 
para indigentes/gente inteligente que brinda/
brincan de contentos- junto al otro yo 
que espera en el acantilado de las respuestas
antes de tirarse/saltar al abismo ya sin esperanza.

En legítima defensa me declaro culpable/desheredado
desenhebrado de la aguja que me ha de coser
en estos pespuntes de nuestra aflicción agónica...
En el tanatorio de la verdad más cercana sentados.
-Realidad de tardes espesas/ 
con neblina-/ 
y los ojos en blanco dentro de las tinieblas de Lucifer.

Cómo la “graná” una vez seca
zarandeada contra el tronco/ramas del árbol
-su música forma parte del tedio que nos atormenta-.
Soy cáscara sin grano tierno...
casa refugio de los insectos que corroen/conocen
de la inexistencia de mi otra vida paralela 
ya sin fruto/futuro.
Posada del pájaro parapléjico minusválido a tiempo parcial 
y de su establo habitante
destajo de obras inacabadas prisionero.

Perdóname mientras reposo en esta lánguida morada
-laguna/charco de excrementos-,
pero es que me he vuelto a quedar dormido en el retrete
sin notar acostumbrado el olor a mierda;
con las manos en la sien atajando sin querer 
la circulación de la sangre al cerebro.
Todavía no es la hora/locura 
y no te puedo atender como te mereces... -amada mía/muerte-
Estoy en huelga de huesos/huevos caídos/
dentro de la consoladora bolsa refugio del escroto 
de los futuribles renacuajos de mis pensamientos castrado.

¿No ves cómo se me escapa el ánimo/ ebrio?
Ese murciélago/vencejo de corazón y pluma negra en la noche
atravesado por el dardo venenoso del pigmeo/fe
mientras intentaba cruzar vadeando el bosque de cañas
cañaveral/campo de alcanciles lilas en flor... ofrendas/
-esa gloría prometida para mi alma-.
No resuelta/

-Y todavía quieres que te atienda...
Huye conmigo, es tu lugar/-ese espacio del universo
lo que buscan- lo no nacido/ y el tiempo perdido... 
su vacío.../ Que les hagas un sitio propicio al disparo 
para que mueras/ pero aún no ha llegado
el final de tus días.
Llora desconsolado entonces en mis brazos...
antes de que te arrepientas 
arruines/oxidada en la nada nuestra alma.

No, yo no soy el que buscas. 
Ha sido todo un error del apuntador -de cuanto he dicho-
mientras se caía asustado  al verle las bragas al diablo.
Eran rosa y de encaje¡?
-¡Qué pasada...! 
Está la función/-vida- que no hay quién venga/

* Publicado anteriormente 02/07/18


8 comentarios sobre “Cuando yo crezco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s