Se retuercen las virutas

Se retuercen las virutas del tabaco/carne        xx? 
       en la boca de la pipa/
-tripa de la vida...-.
Abrasándome-abrazándote un poco más
con cada chupada, en cada suspiro.

Desgranas diagramas/jeroglíficos de cicuta
en los aledaños de la cinta de tu bragueta...
Y apareces tú con el mismo gesto/enfado/
                 ...empalme de siempre. ¡Pop!

         Las chicas están tan preciosas! (?)...
         tan bonitas e interesantes/
¡Como no las recordaba ya... -ni de antes-!
Germinan a la vista sin detenerse al pasar/
a tan sólo unos metros/décimas de segundo
                              de mis pensamientos.

Giro la cabeza y oigo el crepitar de la brasa/¡Crac!
Babosa pisada, larga como una serpiente...
   -bufanda al abrigo de mi cuello/cintura y castigo-.

Me crece el deseo a la velocidad de la luz.
¡Voy en un tiovivo!...
Con ese mareo extraño, raro/misterioso/“Stradivarius”...
de cuando frenas y no sabes si el otro
continua o no en movimiento.
-ni alcanzas a ver la retahíla de faenas
que hay pendientes-

Vuelvo a pisar con fuerza
el pedal del embrague/calzoncillo
pero el disco patina... ¡Hiiiic!
Los frenos echan chispas, ¡Están que arden!
[Le presento mis disculpas/escusas...
     -"Aquí mi melocotón/ allí tu cuchillo"]

Exhalo exhausto, extenuado, consumido
el aroma que rezuma su piel/pelo... ¡Sigh!
-Por los cuatro puntos/poros cardinales
costado de este infierno-,
en los quijeros de mi letanía fugaz...
nervioso suceso/encuentro/secuestro furtivo
con síndrome de Estocolmo.

En el reposo/repudia de la desdicha -en este infortunio-
emerge-fluye el almíbar ámbar
de la angustía/ sugestiva respuesta subcutánea.
También veo notas de arrepentimiento/
    cariño en suspenso y puentes colgantes...
Sujeto -a penas-, por las yemas/
punta de los dedos que esperan su vez
pendientes de caer al vacío
en el aire que me falta/inhabita.
            -Entran en mí... se va/sale-.

Abro la ventanilla un poco más
para brindar/invitar a relajarme/
        regalarme cierta descongestión...

El semáforo empieza a parpadear,
su tono me da la salida.../ salgo...
sigo firme, tieso/enfermo.
Pero ella continúa a lo suyo...
con su garbo; paso a paso -atuendo del demonio/
¡Ufffff!...-
Dejando caer pequeñas migas,
-imágenes/imanes de hoja de lata-
a los que me uno/pego/adhiero/
muerdo rabiando, persigo/dilato
delato en mi suicidio del sano y
                 pérfido/perdido juicio...

Tachuelas que me hacen pinchar/desinflo,
aterrizando en la puerta de mi nada, causa/
cosa/casa...
a la que llego todavía enfrascado, tan fresco
con la manía/memoria del duelo y del luto
lustroso cuento de musas/del nunca acabar/... y fin.

-Nunca dije que el más allá fuera un sitio/
ni que tuviera/habitara en algún lugar.
Ni yo...
-es una manera burda y obscena de mirar para otro lado
...de quitarnos de encima la pesada losa de la noche-.
¿Y a qué viene eso ahora?
-Por si me preguntas si he quedado.


2 comentarios sobre “Se retuercen las virutas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s