Mi fantasma

Mi fantasma se confundía                     xx?
entre el vapor de la locomotora que tira del convoy...
        Atravesado por las flechas negras de vencejos
        que no paraban de volar en círculo/
como buitres/
cuervos desconcertados ante el hedor a muerte
grasas y despojos del ser...

Un operario vasallo del Señor
se encargaba de atizar la máquina...
-su garganta de fuego- donde se retorcían las piedras/
alma
                en medio de las enfervorizadas llamas
antes de desaparecer convertidas en energía,
-fuerza capaz de alcanzar/conseguir 
unos cuantos kilómetros más... de vía/vida-.

El silbo y la gran biela arrancaron/ trotando al compás
de la orden del jefe de estación/ -Dios-.
             Haciendo temblar el suelo bajo mis pies
             por el latido de los hierro/salto provocado 
             sobre las juntas-comba de las traviesas...

Se alejaba con el ronroneo/susto en el cascarón
...corazón de un paciente ansioso 
cuyo horizonte ya resuelto/ resbalaba de su dibujo
por el cristal de las ventanillas llenas del vaho
del inframundo que encerramos/encarnamos/enmascarado.
Haciéndose todo cada vez más menudo, lejano y pacífico...
¡Todo tranquilo... chaval¿? -me dije.

A veces uno se sacrifica negando el estado actual 
de las cosas... maquillando 
lo que podría evocar después un funesto recuerdo.
-No me entero de nada.

Pues... que no deberías preocuparte ni estresarte 
por ningún motivo/ -asunto que ande todavía lejos...-
Todo este lío sólo significa 
que las inquietudes -tarde o temprano-
        por fin parten/se terminan marchando.
-¿Y el fantasma...?
El fantasma eres tú/ payaso!!


10 comentarios sobre “Mi fantasma

  1. ¡Qué quieres que te diga, Lucio! no me seduce nada ser fantasma.
    El día que esa máquina/corazón, se pare, que se pare del todo,
    ni cielo, ni infierno, ni fantasma, ni reencarnación,
    a mí que me dejen tranquila en mis cenizas,
    que con una vida he tenido más que suficiente…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Imaginamos cosas que no existen, es nuestra naturaleza para luego no ver las que tenemos al lado. Ansiedad e impaciencia. Total…para nada. Uff…ya jueves. El tiempo si que debiera ser un fantasma y quedarse donde está o donde nos dé la gana dejarlo. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s