Llegamos a este mundo

Llegamos a este mundo sin saberlo...              xx    
-a dónde hemos ido a parar, nos decimos inconscientes-  
          y nos acercamos hasta tocarnos cubo/culo
                          timón de sus evangelios...

-¡Qué poco importa todo de ti! El cosmos ni se inmuta/
ningún pestañeo...
-pero si eso te satisface-
                pues bien...

Nadie se inventa lo que no existe.
Y ser ente huido del diablo por el laberinto de la nada...
su prometido dolor de cabeza.../ingrávido
en tu captura.
Y escapar por un tiempo... -eso es lo que estamos haciendo-

Era bacanal en el bancal de la historia...
un ácido clorhídrico del aura/
y del Espíritu Santo 
en tu salvación empeñado
donde sólo crece la soledad de la nada.
Ni se descorre/acurruca el día 
de su telón
ni la gloria de la desgracia perdida.../
como el barro que amasó Dios
                            donde germinó la costilla.
Has vuelto a la tierra, al agua... a sus manos.

El mundo es demasiado pequeño para ti,
como el calzado de un niño que se ha hecho mayor...
             con un nudo insalvable en los cordones
        apretado de años atrás/sin suerte.

Me hierven los pies... -Lo has notado, me digo
cuando me acerco hasta la redención de sus palabras
de lo cansado que vengo, y sin llegar nunca,
           igual que en el despertar de un sueño...
en el que no te puedes mover y te duelen 
todos los miembros 
a los que les mandas cualquier impulso.
Igual que si estuvieras muerto, o igual de despierto.
¿Quién lo puede saber...?

El caso es que, otra vez no sabes donde estás...
Y suena el teléfono y no lo puedes coger.
Y gritan en la tele y no puedes abrir los ojos
ni darle a ningún botón.
Y te llaman al otro lado del túnel
             y te niegas a ir porque no ves la luz.
           Y te quedas quieto hasta que todo pasa.

Eso es... hay que quedarse quieto/en paz
y lo que sea que pase...
Sólo es un momento.
¡Verás como el tiempo todo lo arregla!
Y si no... pues lo borra.
Confía en él, igual que nos mata 
                    nos salva.

-¿Nosotros somos el tiempo?
¡Bueno...! Ahí creo que te equivocas.



7 comentarios sobre “Llegamos a este mundo

  1. º~… el cosmos no se inmuta/ ni los que nos rodean. Conseguir esa calma|paz, es aislada dentro de la misma co~existencia, suena irónico. Adentro|fuera se vuelven casi el mismo lugar. Expandir|exprimir… juego de palabras, la audacia puesta al servicio del “amo” que nos “amó… el tiempo es la cicatriz del des~tiempo. Mover la montaña solo se hace destrozando por más *fe* que le tengas. Conseguir la quietud del espíritu va por el mismo camino. Se rompe| corrompe…, al no quedar nada da esa saciedad o vació de paz…~º

    Le gusta a 2 personas

  2. El tiempo ni lo arregla ni lo borra porque somos él, como escribe J.M. Caballero Bonald precisamente en su libro Somos el tiempo que nos queda magnífico resumen de sus poemas…

    “No te preocupes, no me he ido,
    ¿cómo iba a irme sin saber?
    Somos el tiempo que nos queda”

    Buena y feliz tarde.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s