Que siempre haya alguien más listo…

Que siempre haya alguien más listo.../    xx-    
                            audaz que tú.  
Incluso que haga que te entiendas y conozcas mejor 
cuando lo lees...
Sólo es una coincidencia, un extravío de la casualidad/
canto de ave/duendes invisibles...
Claustrofóbica alucinación que te proporcionas 
en digna mímesis/teletransportación
                convertido en Capitán Memo;
                            -para más inri-.

Tu auténtico demonio.../ángel verificador
espera 
a las puertas del cielo... 
con la única copia de la llave maestra 
             con la que puedes entrar.
¡Eres único, -idiota-!

Nadie/ni nada... por más que lo parezca
debería, ni nos debe hacer sentir                  
                como lo que ni ellos saben que son
-es una aproximación al catón del parvulitos
que nunca nos dejamos atrás...-
Ellos largaron y punto.

A la postre... la eterna complejidad de los elementos,
y sus fisuras en el cosmos
no debe darnos pie 
a aceptarnos hijos adoptivos/putativos
de nadie
-credo ideológico/influencer, religión, poetas...-.

Todos ellos, perros/-guerreros- en el magisterio 
de la santa cloaca/incombustible don de la palabra...
imagen 
que alguien ha procurado preservar 
                     hasta nosotros. 
Y por consiguiente... 
rechazaron/aniquilaron a otras.                  
Por lo que todo tiene de turbio.../injusto, arbitrario.

Desde Homero que pudieron ser más de mil,
hasta el Eclesiastés que lo fue...
Pessoa que se amargó a sí mismo con su soledad/
al Ovidio complaciente.
Shakespeare plagiando a sus coetáneos 
o Cervantes a una mano.
O el Papa Francisco, todo rellenito... 
que les sigue repartiendo hostias/su bendición
y generando santos, beatos, etc.
-todo sea por la causa-.
Igual que otras multinacionales del interés propio...

Algunos entre el saque y los bosques de bambú
a los perdidos.../malditos del absenta.
Pérfidos 
de la sociedad alcoholizada, 
colonizada por una filosofía pura radical...
Suciedad actual confesional de entes/antes y del ahora
vomitiva,  
en la que todos nos vemos dispuestos a seguirles; 
al menos de mente
hasta la muerte global de nuestro espíritu
                                  así secuestrado...   

Pues no, no hay nada nuevo bajo el sol/ o sí...?
-Como esto...- todo está dicho y además
en múltiples ocasiones, en todas las direcciones de las lenguas
y a todo color.
Sólo queda vivir la vida... la que llevamos entre manos/
nos pertenece.
Eres su dueño, no te dejes embaucar/
embadurnar con los Santos Oleos 
             antes de haber muerto/ y de verdad.

Nadie nos va a salvar...
ni aquí/ ni en cualquier otro mundo.
Esto/eso es todo... cara de conejo/ojo derecho de Elmer Gruñón.
Ya has visto como acaban 
          sus preferidos/...   -llenos de perdigones-

Y no sé... pero es que/ si sigo... no acabaría nunca...
¡Es tanto lo que no me encaja y desajusta!
Tal vez sea el recipiente o la serpiente...
                                      ¿Quién sabe? 
Y si no fue ella la que nos creó y/mordió 
como mascota 
que somos de Dios -a su imagen y semejanza...?-
 -pues qué no lo entiendo!
O tal vez sea la nada preparándonos para el sacrificio.

-Más bien eso último... 


5 comentarios sobre “Que siempre haya alguien más listo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s