Nuestras vidas…

Nuestras vidas...          x?
              que con el viento escuchamos
viajan compartiendo/compitiendo en ese deslizamiento
más cerca del abismo 
que del reposo absoluto de cualquier otro lugar...
Polvo que si descansara podría dejar/
darnos algún respiro
al gaznate.

Sabíamos que te ibas a perder en aquel lugar nada más entrarte.
Me he quedado quieto para escucharlo y contárselo
a los demás angelitos
              de mis argumentos que vienen conmigo,
y comprendo entonces los movimientos de lo que descarnó
tu huida...

Somos fracaso/fraude de enmienda... un despropósito
-me digo cada vez que intento algo- y sin respuesta
ni corto ni perezoso me agarro y lo intento,
o sea, 
no hago en absoluto nada digno de tu clemencia.

Lo que no está ahuyenta a lo que hay... -lo has visto,
¿verdad?
El molde de su silencio/
pliegue del dolor que le infringe es tan delicada-mente estricto
como su inexistencia causante en fuga.

No hay descanso...-maldita sea-.
No puedes ofrecer la caridad que reclamas como parte tuya.
No haces nada más que quejarte, 
       abocados a un callejón sin pérdida de la memoria.
La distancia es la mejor consejera...
                  de cerca, ¡así nos va!








4 comentarios sobre “Nuestras vidas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s