Hay un día crítico,

Hay un día crítico, no siempre       xx?  
ni tiene que ser muy a menudo... 
              -cada equis periodo de tiempo-
                    en el cenit de la balanza. 
 En el que los acontecimientos te empalman/
       aplastan y empalan atravesándote 
-de abajo arriba- 
hasta detenerse en el hueso cóncavo
puntal fetiche de la batalla... 
             Tu pobre y desmadejado/hueco craneal.
 
Mientras el goce reposa ya tumbado en la losa manuscrita 
del destino/
los cuervos, -medio descompuesto tú- 
te van sacando los ojos de sus cuencas/órbitas 
tirando de los hilos, 
   y los echan al aire a navegar juntos, a volar/rotar...
Pero esta vez 
en medio de la parábola de la galaxia de lo que nunca 
                                     vas a llegar a ser.

Navegando a través de planetas/placentas 
                                      inimaginables
y de angustias inconcebidas pretéritas, como latigazos,
serpientes rodeando el cáliz/árbol de tu cuerpo,
cuenco del veneno 
que el mundo ha de beber...

Ajustando las sabanas de la carne de tu alma al colchón
con el vaso de agua en una 
y las pastillas en la boca del perro guardián del cementerio
...esperando a la puerta de tu casa 
                           porque huele a muerto.

Noto como me corroe/recorre en mitad del duelo/sueño 
un aire extraño 
en esta noche, final del plácido verano...
         y me noto como si estuviera despierto

-Praesente instable cavene perdas hoc tum (cuídate 
de no perder el presente inestable).


6 comentarios sobre “Hay un día crítico,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s