Trato de pasar inadvertido

Trato de pasar inadvertido         xx?   
        a la clandestinidad de mi cerebro,
en la soledad/independencia de mis silencios...
  pero me conozco de antes, y lo sé.
Es imposible.

La buena sintonía/conjunción es una casualidad.
    Me despierto retorcido
     como los brotes tiernos del naranjo
              acosados por el minador
aplicándome calmantes de todo tipo
por cualquier orificio,
agujero…

¿Cómo recuperar el tono de lo que me toca ser/
sanar/sonar bien... acorde 
con el mundo sensorial/interestelar del que me siento no menos 
                                           que cebo de ratón?
Por lo pronto antes del Apocalipsis/exterminio...
           para que el gato/látigo del creador siga dormitando.

Esa crueldad incierta, lívida, vilipendiada
a la que me voy acercando/sometiendo
como una promesa 
compartiendo/compatible hasta ahora 
    con mi holocausto, contaminando el bosque salvaje
de una escarcha maléfica/maldecida... melancólica.

Me siento abatido, alcanzado,
vuelto/disperso/dispuesto "nivel mil"
                             a la contra 
contraria de cualquiera que se me acerque... -como un perro 
atado al carro de su amo...-.

Me voy reduciendo, arrasado/arrastrando
sin sabor a nada/nadie, ni oído, casi mudo
      con la desesperación y la rabia ahora triunfante
copado/campando a sus anchas por cualquier camino que vaya...

En la parte trasera del decorado/de este teatro ambulante
espero a que pase el resplandor de los flases/-luciérnagas de la noche-
    y vuelva a ver con nitidez a las espaldas del espejo.
-El sol en su bola de cristal anaranjada nos saluda...-

Apostaba contra mi indisciplina y perdí...
todo para desagradar
como un borde.
Se trataba de una pulsión visceral no intelectual...

Ese burbujeo/pompas de mocos en el pañuelo negro de la rendición/
arriado con la cabeza arrancada al enemigo en ciernes
                                        en los puros huesos/
tibia/fémur y humero
haciendo la señal de la cruz en la capilla de los despropósitos... 

Las "granás" de mis entrañas desgajadas
ondeando al viento entre las balas de cañón que rompen el casco 
cáscara/cascarón del huevo de los sueños, 
y me hundo... -como el galeón fantasma de Piratas del Caribe
va mi tropa por el fondo del mar 
                   hasta la pila del agua bendita-.

En bloque -con todo mi ejercito- doy un paso inorgánico al frente
absorbido en vida, carne sin sangre
    que alimente ni un minuto más el cuerpo de mi alma
allí entregada/en ofrenda al redentor...

Blanco y frío 
para la última foto de fin de curso,
          mirando al techo de la capilla
ante las faldas del altar/en un carrito bien mono del
templo que he de pisar
conquistado ya desde mi nacimiento con un nombre
                      en su pila de bautismo.

Ufff, todavía respiro...
Absuelto por momentos, 
        diáfano en lo esencial,
-"corre ve y dile"- de mis pensamientos
...imaginados ya imposibles/muertos de risa
en los labios que me besan
al despedirse del cadáver florecido,
aún virgen 
en el prado de esta maldita/inhóspita pesadilla
pues veo que todo no deja de ser un sueño...
-menos mal-/

Se agitan dentro como un cóctel/corazón, nervios y mercurio,                
fervor distante
en la indolente hecatombe, cascada/ceremonia de liturgias
repetidas hasta la saciedad
con el beneplácito de una razón utópica suicidándose/
colgada de un almendro/olivo/olvidado igual que Judas...

La serpiente del sufrimiento
repta huyendo por las cavernas huecas 
                           del flujo de la vida,
túneles vaciados de su líquido elemento
sorbidos por el monstruo del deseo... 
                   hecho razón/espadachín que me tienta/tiene
                               de espaldas contra la pared...

Ahora chorros de oro
del manantial de la gloria de tu divinidad futura
          buscando el cielo...
dan cuerda al reloj/noria del viejo molino
en la vaguada de Dante. 
Talentoso recuerdo 
hecho añicos/convertido en polvo
igual que lo vas a estar tú, en un "pis pas" de tiempo... 

La cristiandad ha encontrado en su Biblia
todos los cuentos (Salmo 23)
que te harán dormir para siempre
ya tranquilo
                       en su Amén.
No te despiertes mi niño, el hombre ya te alcanzó.
¡Por Dios...! ¡sigo dentro del sueño...! 

-Cierta clase de frialdad/crueldad... ¡espabila!
Ya lo sé, guapetón... 
por eso te llevo a ti de guardaespaldas.
Anda, cántame esa canción de Whitney Houston.
-¡No, que rompes a llorar...!

9 comentarios sobre “Trato de pasar inadvertido

  1. Anda, Lucio ¡Levántate y anda!
    Hay que soñar con noches mágicas, playas paradisíacas, buenos manjares, buena compañía y lo de cuerpo presente solo para hacerle disfrutar…
    El tiempo se encargará de poner las cosas en su sitio, el polvo al polvo…
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Amigo Lucio, querido colega del soñar despiertos: Tremendo y prolongado tu poema , donde a intervalos quieres dejar de leer pero no puedes hacerlo, pues como la electricidad quedas atrapado/electrocutado desde el primer momento, desde el primer pensamiento. Genial Lucio, genial. Gracias por tan magnifica entrada. Espero no llegar al final en donde me encuentre dormido/despierto/soñando…, pero si llega pues aquí estoy!!
    Un Saludo.
    Antonio.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s