Desde el púlpito de oro de lo oscuro

Desde el púlpito de oro de lo oscuro         xx
       hasta lo que te estás convirtiendo...
te llevas y estás haciendo mucho daño
con su lenta agonía/descomposición del molde,
            viejo modelo que no te reconoce como suyo.

        Antes de que me fueras necesario
ya te echaba de menos, -suplicio mío-
Y sin ayuda de la partera que calla...
         culebrean las horas que nacen al segundo
sin ninguna defensa.

En las medias de sus muslos he visto que no hay excusa.../exclusas
por las que salir ni escapar, más que dirigirnos
otra vez al sexo...

¿Qué somos.../
    sino el dedo en el gatillo del revolver de la vida
                                 disparando al aire?

-¿Y eso no es mejor que la callada espera por respuesta 
en la esfera,
         bola de lo azul...
atiborrando de hijos a la impúdica muerte?

Así pasan los días.../    así de lento voy yo.

¡Ni sé/ni pienso lo que me digo! ¡Por Dios! 
¡Qué angustia!

-Anda, toma algo de aire/respira "pa" dentro 
coge fuerzas
      y expulsa al demonio.
¡Venga, otra vez...!

Un comentario sobre “Desde el púlpito de oro de lo oscuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s