He triturado

He triturado la hoja          xx
para oler mejor su fragancia en el hondo de la mano.
             Otra versión de mí/y lo escribo.
             -Sólo es eso...-
El otoño ha llegado
y el invierno está/lo veo cada vez más cerca.
Es así.

He vuelto dando un garbeo/circunvalación
-baipás conmigo mismo espacio-tierra-tiempo-
      y no queda nada/nadie de los de antes/-igual-
ninguno de los demás con los que iba... 
Y nos preguntamos/
-mejor dicho; me pregunto...-
¿Para qué?
Y esa no es la respuesta de lo que vemos...
           ellos sin mí no existirían/ 
           y nunca seré imparcial-.

Cada vez que volvemos nos rodeamos
                           de cuanto ocurrió allí.
Ese sitio no es sólo lo concebible.../es una trampa.
Y dentro nos desangramos/desgarrados/empalados...
y empalmados empalmamos con el más allá
del ayer/
Pero no, 
esta vez no es eso lo que busco...
Es lo que no ha pasado aún lo que me mortifica.

Oigo acercarse un jinete entre la maleza/
                             ante la fortaleza,
         con un pañuelo blanco atado a la baqueta 
         cuello del cañón del fusil.
En la punta de su bayoneta todavía hay restos de sangre
                            de la matanza del otro día...

-Acaso una rendición anunciada te exime del castigo...
¡No...! 
Todos vamos a morir.
Así que, preparate y reza cuanto puedas/sepas
porque de esta no salimos...
¿Y qué creés que hago, 
o significa todo esto que escribo?

-¿Y la cruz del sufrimiento; qué no la veo/berzotas...?
Son los borrones/tachaduras a la sombra del lápiz/lanza 
que se desgrana 
al entrar en el pecho del papel/cristo... 
grafito/grafismos del alma en pena.
Polvo, nada más que polvo gris de una T sin el hogar 
de una madre.

-¿Y qué somos... sino los huérfanos del mundo?
El único animal que sacrifica a su familia-especie
y hace bloques de carne/ideal y sed
construyendo una torre de Babel para salvarse de él mismo/
-diluvio universal transversal generalizado-
en cada uno de los individuos 
de una sociedad ya muerta
para llegar al cielo 
de la leche/veneno que le dieron con el primer biberón.

P.D.
Nacemos muertos, extrangulados de remate 
por el corazón/cordón que nos venía alimentando.
El vacío que hemos dejado nos absorbe
como la cueva de ladrones/joyas prometidas
para nuestra salvación eterna...

La luz al nacer sólo es el final de túnel
              mientras el tren nos pasa por encima
saltando/triturando/haciendo papilla nuestros huesos
cerebro...
Y esperamos zombis de la nada en la estación/ataúd
como si el viaje existiera hacia algún sitio 
-lugar de verdad-
a otro fuera de este que nos acaba de matar
por existir...

Si esto no funciona ni funcionó nunca/jamás
     es porque salga lo que salga del todo 
-revolución/guerras/saber científico-/
vamos a seguir comportándonos igual...
El pecado/error es el mismo porque la Ley es la misma.

No te preocupes... 
Esto es una broma del destino -ni él ni tu existe-.
Y no se merece ni estar/contemplando el asedio
y derrota del que se cree libre por un sueño
ya secuestrado 
camino infinito hacia el conocimiento/cementerio.
Morir así es darse doble muerte.

Y qué somos... sino la espada de Damocles
en la mano del dios que nos hemos inventado 
                 en/con cada paso que damos
mientras la sangre corre como la vida
arriba y abajo por los mismos conductos...
Ser y morir es lo mismo
cuando la distancia entre ell@s es el hombre.






Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s