La tarde está vendada/

La tarde está vendada/     xx
sembrada de nubes.
Lagunas en el azul púrpura
ocres/violeta y ámbar.
Todo un lienzo de color...
con su rosa pálido naciente
que vaga eclipsado/taponado al instante
por un naranja turbio guarro.

No sé qué es más cursi/"gelipollezco"...
si esta actitud de redobles de sandeces
o el desparrame mimoso/acaramelado
tan sugestivo/sutilmente crítico/ágil
del ocaso.

Si el mañana se suprimiese...
si su llegada se hiciera/resultase incierta
entendería tan delicado alarde,
retahíla de mimos/pomposo agasajo.

¿Para qué ese empecinamiento/obstinación...
recrearse así en el acto de mudanza?
¿Cuántas veces seguiremos –y hasta qué punto-
dorándole la píldora al tránsfuga...
como si no fuera a volver?

Pues así es.../ que lo hacemos con todo.
La de tiempo que se pierde/perdemos
en la observancia explicativa
de la misma naturaleza/cosa.
Total... para no añadir nada nuevo
que no tengamos visto
ni dicho ya.

-No seas la voz de tu ojo/su amo
que sea la duda la que te habite
hasta en el último suspiro...-

La paradoja... 
esa paloma de la paz inexistente
se pose por fin en tu corazón.
La inundación/
el diluvio universal del saber y la razón
habrá terminado para ti...

Sólo somos espías en un país lejano...






Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s