¿Qué sería de nosotros…

¿Qué sería de nosotros...                xx-   
sin nuestro enemigo natural número uno la mujer?
En el laberinto de la libertad de su pecera
todos bajo la misma manta...
Y sucumbir al encanto/embrujo mutuo del otro algo
con la misma magnitud/proporcionalidad adictos.

No, no le tengamos miedo a la encantadora de serpientes
y bailemos en el cesto...
Que no se detenga la musa/música
muert@s de miedo los espectros/espectadores.
Y los dos juntos esperar de las propinas la salvación
en el infierno del paraíso eterno.

Cuánto más tranquilos/descuidados estaríamos
sin esa alerta continuada/constante
que hace que florezca nuestra inteligencia.
Practicando/ensayando golpes para batirnos
ante cualquier tipo de peligro en la infinita gratitud...

¿Cuánto más mansos/cautivos de las circunstancias
afortunados sucumbiríamos sin rechistar hasta desaparecer
del mapa sin una arruga, sin un rasguño?

¡No! Dejémosla danzar a solas…
Nos mantiene alerta en su lucha con brega constante
       con todo lo que les rodea/atrae.
Convertidos/convencidos...
las hace nuestro anticuerpo favorito.

Sin ese aguijón/espuela el mulo/
músculo de la bestia se duerme.
Aunque no sepa/sabe que ha de andar... Y así
se ignoran del daño/rehenes
                a cambio de la compostura/polvos
de Campanilla...
Despiertos a la belleza/tiranía de la carne, al mundo
por conquistar abatidos.
Tirando del carro, -eso también- en eso estamos juntos/con ellas.

A veces sueño con un mundo paralelo de lujuria
y la monto a la mañana gigante del cada día.
Su intriga simulada me acecha/entrega sin condiciones
                  al más dulce verdugo...
Mientras me aparta el cuello de la camisa/pijama
para darme un beso.

¡Mentirnos! ¿Y qué significa eso...?
Comparado con la felicidad que se destila/dilata/mastica
apretujado entre sus miembros/muslos/sexo...
Salpicándome con tono jocoso/valiente al arranque
de otro ataque.

Así nacemos todos los días como un proverbio chino
como un poema de amor del periodo clásico/
desesperados...

Así me gusta y la quiero a ella, la bruja
generosa y /emergente...
Escrupulosamente edificante/eficaz/capaz de hacer latir/crujir
la brasa de/en mí pecho
con su olor/aromas a mujer en cueros recién despierta.
Y el desayuno...
¡Que rico el desayuno!

¿Qué sería de nosotros?
O del todo y a la vez imposible.../sin esa otra dimensión...  
                                            [Ella/s]

¿Dime...
a ti también te pasa?
Que cuanto más la necesitas más te duele/aburres
desquiciada de tu necesidad...
Mientras te arrancan el pan de las manos/las galletas
y te van dando mordisquitos en la muñeca
poniéndote los grilletes/garfios, atado al larguero de la cama/
vida...

¿Qué sería de nosotros sin ese tormento?
Tan sólo simples bestias/animalillos a la suerte terrenal.
Aunque Dios nos hubiera ayudado al arrancarnos la costilla...
¿Y qué importa una costilla más o menos a cambio de/
en lo que se puede/ha convertido...?

¡Ah, claro...!
Se trataba de mi perdón o yo
            y le echaron la culpa a ella... ¡Ya!
A la manzana de Robin Hood en la boca de la culebra.
Y elegí pulpo... prudencia insostenible
de momento/motivos reservados suprimido...
Para después poder bajar a su valle, beber de su agua...
     y respirar con toda la parsimonia del mundo
con las fosas nasales atoradas en el bosque de Alicia.

Escojo tiempo/le dije... dando una palmadita en el colchón
como lo hacen los luchadores/contendientes en el ring.
Y se echó de lado a seguir durmiendo...

¿Qué sería de nosotros? ¡Menudos locos enigmáticos!
Todo lleno de semillas globo/de diente de león
arrastradas por el viento y atrapadas en papel adhesivo/caza moscas.
Batman/murciélagos/pajarracos de la noche revueltos
todos juntos
sin poder ver el cielo menos negro...
Eso somos... insecticidas y no insectos. Manjar de aerosoles
esquirla de una fricción 
en el ojo del productor de la peli...

Y lavarte la cara y contemplarnos enteros...  ¡Que valor!
Con el sabor aún en los labios/pene de la resurrección del cuerpo
y del alma donde hemos estado gravitando mejorándonos...

¡Qué sería de nosotros sin todo eso!
Nada más que un puñado de carne triturada/amasada...
Abanicos/destríos de cerebro rancio, futuro incierto
entre sábanas limpias... casa/cáscara hueca.
Y la sensación de esa pequeñez abismal
ante el espacio que nos separaba antes o despues
de haber estado con ella...
Una historia, sí... una historia.

¿Existo o no existo? ¡Existes... luego existo!
Eso somos un reflejo de lo que queremos.

¿Qué sería de nosotros?
Nos aburriríamos a muerte igualando  nuestra reproducción/
anterior procedencia...
Aprovechemos el momento/lugar/ellas...
e intentemos conquistarlas como lo hicieron los que sabían hacerlo.
Que no haya tregua, esto es una guerra sin cuartel.
             
         El cartel es el que sigue...
“Ven que te voy a dar eso que a ti tanto te gusta...
y punto”
Por mí no pararía.../de escribir...
-Pues para que ya está bien...loco de la concha/cancha/colina...
Oscuridad en busca de la luz donde vive todo lo demás...
Tú.
-¡Que cortes coño...! ¡!!! 
¡Era su eco...!  
-Y yo FIN landés/idiota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s