Me acuerdo a menudo de mi fantasma

Me acuerdo a menudo de mi fantasma       xx         
flotando por las baldosas de la ciudad
después de haberte esperado tantas horas/
tantas tardes... para escuchar de tus labios
o con un gesto/que no te acordabas/
que no lo sabías...

Me tronchaban los celos
-de con quién/por dónde habrías estado-
con esa estocada hasta la bola.../
Brocheta caldosa de la desolación.

Llorando para mis adentros
más rápido que hacia fuera.../
todos mis lamentos, en peregrinación
navegaban/sucumbían cayendo
una y otra vez en el remanso de ese fango
podrido/perdidos en el fondo,
creando un denso tarquín/limo.

Desde entonces... me aparté tanto/
que aún te busco cerca de mí, incluso
cuando todavía pareces dormida.

¡Entiéndelo...!?
Me juré fidelidad y cariño
con un absolutismo ilustrado
hacia esta conjunción de carne y hueso
que hoy te observa...

Hasta que me entierren
latirá con un solo propósito -por los dos-
Y allí te esperaré...
Sin importarme para nada
cuando llegues.

 

2 comentarios sobre “Me acuerdo a menudo de mi fantasma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s