Soy una imagen viviente

Soy una imagen viviente           xx?
en el mar de la duda...
Entre tinieblas reflejo
la pasión y la locura.

Destellos calculados
de fotos fijas/
que en los espejos respiran
diciéndome cuál es mi fisonomía.

Tengo con mis ideas
    luchas perdidas
de batallas cruentas
en el brazal de mi hombría.

Sufro desde el bancal de grama
hasta la discoteca del alma
    y nada me satisface más
que saber que no soy nada.

Pues yo no soy yo,
ni tú... eres tú.
Somos sombras del ayer
en pantallas de proyección
a todo color y muy natural
que te engañan
y  te crees de verdad.

P.D.
El alma que susurra en el interior
de la mezcla cuerpo-cerebro
es lo único que nos diferencia
como un soplo en el viento...

Lo tierno a lo tierno, lo duro a lo duro…

Lo tierno a lo tierno, lo duro a lo duro...      xx?  
¿Qué come?
¿Dónde mina la oruga o barrena el gusano?
¿En qué se transforman después de una ingesta severa/
breve letargo?
¿Qué hace, en qué pasa/dedica el tiempo la hormiga
con sus mandíbulas/tenazas... Además de ir triturando
convirtiéndolo todo en pulpa
como alimento para sus diminutas y voraces larvas?

Dime...
¿De qué se alimenta el sueño?
¿En qué se convierte después de cada despertar?
¿Y por dónde anda la vida mientras tanto...?

Los sueños, la imaginación
son las mariposas del paraíso perdido...
Distraídos/entretenidos, interpretamos todo tan mal...
[función/defunción/fundición... definición]
Porque nos olvidamos de la verdadera realidad
lo concreto, lo vital.

Nadie necesita salirse del guion cuando se siente así
atraído por el cebo de la infelicidad, por el soborno/
bochorno de las desgracias
y las consecuencias de su  dolor...

Desde su aparición, las ideas son manipuladas
se prostituyen a conciencia a conveniencia del mal...
sometidas al mejor postor/proxeneta.
Anhelo, deseos, odio, rencor... -a partir de entonces-
irán siempre cogidos de la mano.

Hay más tinieblas en un razonamiento al uso
que en cualquier derribo de/para una nueva construcción.
Nuestro destino se compone de estar siempre insatisfechos
disconformes con lo que nos pasa, –sea lo que sea-
y después viene todo lo demás...
Salvo alguna gota desmenuzada de felicidad concentrada laig
como apartado/apeadero para inhalar/respirar un poco/
algo de tranquilidad.

La insatisfacción es una carga hueca, ingrata... torpedo
bajo nuestra línea de flotación.
Aunque con el tiempo nos vamos habituando a ella
como el rehén a su captor.

No nos queda otra salida que inventarnos todo aquello
que no sabemos confundidos/estropeados/perdidos...
Mientras el monstruo hambriento llama a la puerta
porque huele a duda, a carne fresca...
Avispa que pespuntea/penetra con su dardo nuestro corazón
marcándole el paso/ritmo de su latido/un patrón...

Dejemos todo esto de lado/de una vez...  
y disfrutemos.
¡Alcemos nuestra copa y rompamos el cristal...!
Pongamos una liga en el muslo de la desobediencia
y de las obligaciones
por cada verdad/ilusión que se nos resiste.
Que no ha podido ser/ni verá la luz
jamás.
 [Ipsa olera olla legit 
(“Cada cazuela recoge sus propias legumbres.”)]

-¿Te acuerdas cuando Dios todavía era como nosotros...?