Incorporo el cuerpo de algo nuevo

Incorporo el cuerpo de algo nuevo   xx
que no es lo que parece,
a la orilla de la idea de lo que es.
Cuando consigo hacer que se mueva
su contraste con lo que ya conozco,
la hace visible.

También me gusta estarme quieto
haciendo la estatua en ese lugar
en el que estoy,
y la observo con detenimiento/
suma atención.

Y sé por un fugaz momento
que ella existe, 
que ya mora en mi cabeza...
Porque la he visto pasear
cogida de la mano
de mi fantasma,
a la espalda del espejo
donde sólo tú te puedes ver
junto a los otros "yo".

Esos compañeros habituales
-gusanos de seda-
que aguardan su turno 
de caricias y mimos
entre los zarzos de la sala,
mientras coqueteabas 
con la nueva inquilina/
incertidumbre...

Están muertos de hambre,
celosos perdidos
con la cabeza empinada
agitados/revueltos/buscándote,
pues creen que les debes 
una explicación.

-Me acuerdo de ellos
desde que eran chiquitos,
como cagadas de mosca
en la caja de cartón de los zapatos
agujereada,
y les poníamos hojas de morera.

Ufffff, ¡qué no son esos!
-No lo has entendido...-
Son tus otros "yo"
con sus ideas.
-Pues eso...
también los criamos ¿no?
Año tras año,
mariposa tras mariposa
que vuelve a eclosionar...

Me dedico a crispar emociones…

Me dedico a crispar emociones...       xxx
Hago matanzas del hoy
con el mañana del ayer.
Las voy colgando como perniles
-en el cañizo del cielo raso-
donde las ratas
se pelean con los angelitos
mientras hacen equilibrios
por el alambre.

Dan vida a unas imágenes
inconclusas
en la penumbra de la sala
cruzada por unos ojos/haz de luz
que las clava como mariposas
en el yeso de la pared.

Hay piezas
con cierto matiz siniestro
por su exposición al mayor peso
-bajo los montones de sal-
entre las maderas del cajón.
Otras zonas con pimentón...
que aliña el sebo blando
entre los huesos salientes
de las carnes magras.

Reflujo/reconducción/anatomía
de una memoria enquistada...
Suburbios del ánimo
en manos de unos dedos apretando/
escurriendo la última gota de sangre
del corazón del éter
atravesado por la lanza del romano.