“Ser o no ser, esa es la cuestión…”

Frases muleta en las que se apoyan/elige la gente,
las mentes de-caídas...

“Ser o no ser, ésa es la cuestión...”
(Soliloquio de William Shakespeare
de la obra de teatro Hamlet en el acto tercero,
escena primera.)

Variación/cover/pregunta...//

Ser o no ser.../ esa no es la cuestión
               -ni tampoco hasta cuando-.
La verdadera interrogante seria/sería...
¿Soy yo la respuesta?

La vida y la muerte

La vida y la muerte              xx?  
en la misma cueva, en el mismo nido/nicho.
Los tranquilicé con parsimonia dándoles el pico
sin fijar/fiarme de ninguno de los dos
y de cómo engullían...
Regurgitando de mi vientre hasta las tripas
que no era para alimentarlos.
Vómito de miel manando incansable de la colmena/boca
como una corriente/lengua de lava
        que los atragantaba...

Hubiera podido continuar así hasta consumirme,
pero es que he roto toda esperanza de criarlos sanos.
Una cuerda, un lazo, una hostia o una jaula de alambre
por el furtivo/futuro
tarde o temprano va a dar al traste,
terminará con todos nosotros.

La estación del invierno se avecina
con nervios, apisonadora en mano, y triturador incluido.
El cambio climático, la globalización de las ideas,
la enfermedad, la Toscana
lo trastoca/desequilibra/debilita todo...

La resistencia de antes -de cuando eras joven-
desaparecida en combate.
El frío ha empezado a calar
en la tapicería de tu sarcófago/estante de libros.

El nido roto, deshecho con pulgas/colgajos
y las inclemencias del tiempo haciendo de las suyas...
Los polluelos esqueléticos se han caído 
entre las hierbas del bancal
desde antes de ayer.
Apenas tienen resuello para abrir sus bocas/alas
en señal de auxilio, y la culebra acecha.

Yo por mi parte los he olvidado.
Sin “GPS” imposible de que den conmigo/ellos.
Buscaremos algo para más tarde/después de cenar.

Ni un saludo me queda en reconoceros,
sincerarme desde mi apatía/escuálido pretérito...
Ha sido un placer estar con vosotros, un alivio,
una congratulación, chasquido de dedos...
¡En un “pispás”... todos muertos!

-¿Puedo hacerte una pregunta? -¡Vale...!
¿A qué ha venido todo eso...?

¡No lo sé?

Siempre hay un telo

Siempre hay un telo             x
una fina corteza/piel de pared de burbuja...
como tapadera de caldo del cultivo
en ebullición que no se consigue atravesar.
Una fuerza equidistante y demoledora
desde los bornes de la pila/cabeza.

Un atrayente que fluye/hace que le ofrezcas
la punta de la lengua
que al poco duele/rehúsas por su sabor amargo.
Imán de herradura/-doble sentido-
que dispone sobre el tapete
a los atractivos resortes cárnicos/deseo/ira...
Separándose con la misma fuerza
a la misma velocidad,
con las mismas ganas que los atraía
anterior-mente...

Atormentados todos, -al unísono-
por la misma pregunta
a la misma distancia de las respuestas,
desde el otro lado de la cama
en su filo/martirio/martillo del matrimonio...-
Con el mismo punto de vista/viaje/viraje,
de mira del fusil...
Echando el hombro hacia delante
contra la culata de unos sesos revueltos
de unos huevos escalfados
de una pesadilla de entes/antes de no ver “ná”.

Con el alimento/deflagración más ácida, densa
manando por la boca de la escopeta...
Con los cartuchos aún calientes
esturreados por el suelo
y el humo del disparo
que te hace llorar/lagri-mar los ojos
una y otra vez...

-¿Te molesta?
¡No cariño! Sólo era/es  un mosquito...