La tibieza del blanco/

La tibieza del blanco/      xx   
y la promesa en la penumbra de sus contornos...
         Sin ninguna obligación/necesidad
         necesaria...          -salvo lo que no hay-.

Como/cuando si de una vez se tratara -el escapado-
   expandiéndose y huido de su futuro en usufructo
               al amparo de lo que no ha de suceder...
               va y se pega un tiro en la cabeza.
Y regresado tras esa frontera -entre la vida y la muerte-
de vuelta a casa/ y de su cerebro conquistado, solo... 
ya en mi cuarto
-abatido-
sin ser presa del pánico 
porque no puede ser de otra manera... 
Pedirle a todo esto que pase -lo antes posible-
                                      a otro estadio/

Algún nadie/ o algo así parecido a mi lado 
cogidos de la mano en este sueño 
y el sutil sin embargo... que se perdió en el trayecto
o la tentación a no ser visto/percibido
ni siquiera fugaz
de ningún deseo cautivo... 
         ni obra acometida engatusado.
-Porque no esperando nada de la vida vivo menos amargado-.

Somos la limpieza del molde/su cáscara de transparencias
-cristal de un retablo/hollín de lápiz sobre papel-/
máscara inmaculada de la criatura desdibujada/
                 caricatura de lo que desconocemos
                 hasta que se realiza 
al quitársela y quedarse un instante en el mismo sitio
-cara a cara-.
Y ser eso...
Otra vez nada... -a la espera-
para poder ser lo que no hemos sido todavía.
Un deambular perenne por los confines del multiverso
y del mini yo así sacrificado
converso/ 
convergiendo en el aliento/-fugaz susurro de la oscuridad- 
sombra del que nunca ha de nacer...
y de su cuerpo marchito
fantasma.

-Me dejas anonadado/enojado...

Nunca sabremos de lo que somos capaz, -ni haciéndolo-.
Hay un dicho/nicho de misterio/criterio/griterío
en la ejecución/
una parábola/paradoja de onda maquiavélica
oculta tras una rendija del espejo  
que nos observa cuando nos miramos
pasando la información a la máquina/Matrix 
       que nos devora absorbidos/abducidos...
       el corazón 
      -hasta la totalidad de las entrañas-
       difuminando nuestra imagen 
a la luz
en el agua de la mente global ahora removida.

Sólo somos la reencarnación de una ilusión/     
                                   -un sueño que huye-
por un camino de cables en las tripas del monstruo
que no se detiene/deben     ni se puede pisar/transitar 
por los que nos interferimos...
magnetizados/-presa del Omnipotente-
encadenados del cuello colgando en el vacío
de este patíbulo/cadalso/
suplicio de vida.

Porque ya estábamos muertos antes de volver del éxtasis/
al existir de la materia.
Somos entes reanimados...
en el eco de una agónica agonía expandiéndose 
por el espacio sideral 
                        del caos, 
       hacia su aniquilación total permanente
                   que le atrae sin remisión.
Somos el flujo/fluido del espíritu cósmico
atravesando el embudo/-constelación de almas
                                  en contracción- 
entrando por el ojete/agujero negro/
del culo de Dios.

-Pues me lo pones aún peor... te complicas.
¡Es broma, pavo... /que eres un pavo...!
Anda, descansa y tómate algo/lo que quieras.
¿Es que no ves la tele, 
cine.../
-es que no te gusta la ciencia ficción-?




Nacer/morir/soñar…

Nacer/morir/soñar...                 xx+  
  parece que nada está en nuestras manos.

Somos los moradores de un mundo trágico,
animales de tránsito en rotación...    
                  -polvo de estrella-
   atrapados en su haz de luz.
   Todo es efímero/ pasajero... 
-¡Buenos días... brillad!

Mi causa ni yo la conozco.
Busco y tampoco sé si debería de haber algo...
Me tuve que quitar y hoy no sé dónde ponerme
              -ahora sufro en mi piel futura-.
               Estoy en horas bajas.
-¡Corra jefe, corra...! 
¡Que estamos cerca, saldremos del embudo/embrujo
apuro!

Algunas cosas sólo crecen y florecen en la penumbra.
La realidad es irrelevante,
                -...tampoco es que signifique mucho-.
No hay mercancía análoga ante el gran cinismo
que alivie nuestra angustia existencial...         
           Sólo estamos nosotros/-solos-
           y lo sabemos...           
           junto al yo de lo etéreo/eterno.
Lo que todavía no existe puede ser mejor o peor
pero no nos va a modificar/salvar
ni cambiar la sustancia de la esencia del ahora.

A veces no sabes en qué lado de la frontera andas
                                       o estás...  
si en el de la realidad o en el de los sueños.
¡Sabéis lo jodido que es eso, verdad...!?

Estoy harto de correr por los pasillos
de este inhóspito hospital, de este hospicio
                 lleno de pasadizos secretos
como un pájaro atrapado/criado en cautividad
           que no sabe que está en una jaula
           sin la noción previa de lo que es
ni del precio.../ 
-lo precioso de su libertad-.

Busco a alguien con quien hablar de este tema
                  de manera natural y espontánea
    como si eso no significara nada para ninguno. 
¡Pero se acabó! 
Aquí no hay, no queda/
no tengo más cosas que hacer...
ni qué decir.
-¿A qué viene eso?

Somos el lanzamiento abortado por una manzana
              en el plató/plato/pastel de Eva...
La rampa de despegue llena de sanguijuelas
y el pecado/
     pescado original aún fresco en la pecera/
papelera del adivino/olvido del gran dictador/
soñador...
Al final sólo somos una imitación
de la buena obra/-intención fugaz de Caín/Judas-
que todavía tintinea en las sombras
             bocado de cada religión. 

Ser consciente/recipiente de todo lo que te mereces
            y de su imposibilidad -no ayuda mucho...-
Todo esto no es más que un espectáculo inútil
infantil...
-de bobos para bobos- mientras las agujas del reloj 
cosen el traje del astronauta/
 -mono del animal- fuera de las medidas/
órbita de su/nuestro tiempo.
-¡Que lo que dije, pues que no se vale
 y así...!

El mundo es un monstruo salvaje insaciable
y el hombre el domador
...conquistador de su calavera/cabalgadura.
Somos un desgarro en el telo/
    cuerpo de la humanidad... Universo
buscando el sitio por dónde pueda salir/
-sacar a flote-
      su/nuestra pompa/burbuja...
Y ese miedo a que alguien decida 
que no te lo mereces
en continua cocción/eclosión/ebullición.

Avanzamos trabados/fragmentados 
por la lluvia de meteoritos procedentes 
                   del espacio exterior.
-No hay conocimiento seguro
asegurándonos totalmente de todo ni de nada-.
Cada uno hace/se agarra/
arrastra como puede...
con lo que lleva puesto o le han prestado      
...o tocado.       
-El de la varita mágica¿?-

Lo singular compite con el poder de la bestia
     y el magma sólido salido de la confusión
     nos desborda
     más allá de lo aguantable/asumible
     por nuestra estrecha condición física       
                         y escasa mollera...
¡Pero si sólo era/ es una pelusa!