Una soledad

Una soledad intransferible...     xx
¡Única!
Sólo mía, para mí.

Fría, sin tapujos
congelada hasta el éxtasis.
Para sentir en su cubierta
el crujir de las grietas
con el agua tibia 
del sueño de tu presencia
cuando decidas volver...

Una soledad lisa y blanca
en el hondo de la huevera
esperando el ligero golpe
que le abra el cascarón/caparazón
para soparle la yema
con pellizcos de pan vivo...
-Mollas de un corazón
absorbiendo a otro-.